AR­MO­NÍA EN CLA­VE VER­DE

En las plan­tas pre­do­mi­na la ener­gía del desa­rro­llo, por eso son idea­les pa­ra pre­ve­nir los ma­les del cam­po emo­cio­nal, co­mo la an­gus­tia o la de­pre­sión. Có­mo apro­ve­char las ca­rac­te­rís­ti­cas Yin o Yang y cuá­les son las es­pe­cies pu­ri­fi­ca­do­ras.

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

La in­ter­ac­ción de los dis­tin­tos ti­pos de ener­gía en­tre los se­res vi­vos -léa­se hu­ma­nos, plan­tas y mas­co­tas-, es otro de los as­pec­tos que el Feng Shui tie­ne muy en cuen­ta a la ho­ra de ar­mo­ni­zar los am­bien­tes de una ca­sa. Co­mo en la plan­tas pre­va­le­ce la po­ten­cia del desa­rro­llo, su uti­li­za­ción pro­vee­rá al ho­gar de un an­tí­do­to na­tu­ral contra la an­gus­tia y la de­pre­sión, por­que su ca­pa­ci­dad pa­ra equi­li­brar el Chi re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en el equi­li­brio emo­cio­nal de los mo­ra­do­res de la vi­vien­da.

Na­tu­ral­men­te, ca­da es­pe­cie tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias y lo que pre­ten­de es­ta mi­le­na­ria téc­ni­ca chi­na es apro­ve­char­las de la me­jor ma­ne­ra op­ti­mi­zan­do su ubi ca­ción sin da­ñar su sa­lud, al­go que a la lar­ga re­sul­ta­ría ne­ga­ti­vo pa­ra la ar­mo­nía del ho­gar. Por eso pri­me­ra­men­te las cla­si­fi­ca se­gún las le­yes del Yin y el Yang. Aque­llas que ne­ce­si­tan po­ca luz y se adap­tan al in­te­rior po­seen ener­gía Yin; en cam­bio, las que pros­pe­ran ba­jo la luz so­lar di­rec­ta y son co­no­ci­das co­mo “de ex­te­rior” po­seen ener­gía Yang, por eso se re­co­mien­da co­lo­car­las en los bal­co­nes y muy cer­ca de las ven­ta­nas y puer­tas, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que no sean de gran­des di­men­sio­nes, por­que in­va­den el ám­bi­to y se pier­de la ar­mo­nía.

“Si se tie­ne un bal­cón lo ideal es pen­sar­lo co­mo un es­pa­cio in­de­pen­dien­te que ac­túe de ba­rre­ra ver­de contra la ener­gía ne­ga­ti­va que pue­da pro­ve­nir del ex­te­rior, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Allí ha­brá que pen­sar en un di­se­ño si­nuo­so, al­ter­nan­do es­pe­cies de ma­yor por­te ubi­ca­das a los cos­ta- dos o pe­ga­das a los mu­ros que even­tual­men­te se­pa­ran las aber­tu­ras, con otras más pe­que­ñas (no más de un me­tro de al­tu­ra) cer­ca­nas a los bor­des y dis­pues­tas de frente a los ven­ta­na­les”.

Los in­te­rio­res

Hay dos as­pec­tos en el di­se­ño de las cons­truc­cio­nes con los que las le­yes del Feng Shui es­tán ín­ti­ma­men­te re­ñi­das: las co­lum­nas y los rin­co­nes. Las pri­me­ras por- que al te­ner lí­neas muy du­ras, en án­gu­lo rec­to, ge­ne­ran un lu­gar don­de al Chi no flu­ye ar­mó­ni­ca­men­te, es me­jor po­ner al­go pa­ra sua­vi­zar el bor­de y no sen­tir esa ri­gi­dez de la co­lum­na; la se­gun­da por­que son es­pa­cios don­de no cir­cu­la ai­re y al po­ner una plan­ta ge­ne­ra una me­jor cir­cu­la­ción del Chi. Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción pue­de re­ver­tir­se co­lo­can­do de­lan­te de las co­lum­nas plan­tas vi­go­ro­sas y po­bla­das de ho­jas, es­pe­cial­men­te aque­llas

que po­sean tex­tu­ra sua­ve y re­don­dea­da, co­mo po­tus o sin­go­nios. Pa­ra los rin­co­nes las es­pe­cies in­di­ca­das son las de ho­jas alar­ga­das, co­mo dra­cae­nas o san­se­vie­rias.

Los pa­si­llos, es­pe­cial­men­te si son ex­ten­sos, ge­ne­ran una co­rrien­te de ai­re po­co be­ne­fi­cio­sa, por eso es ne­ce­sa­rio co­lo­car en los ex­tre­mos ma­ce­tas con pal­me­ras de ho­jas lar­gas y sua­ves. De es­ta ma­ne­ra el ai­re que co­rre en­tre sus ho­jas se trans­for­ma­rá en un Chi saludable.

El ba­ño es un lu­gar don­de abun­da la ener­gía Yin y en es­te sen­ti­do las plan­tas tam­bién son uti­les a la ho­ra de ar­mo­ni­zar es­te es­pa­cio. Los po­tus, he­le­chos y san­se­vie­rias son las es­pe­cies ade­cua­das, por­que ade­más no ne­ce­si­tan de luz na­tu­ral de ma­ne­ra cons­tan­te. Tam­bién es im­por­tan­te que tan­to la puer­ta del cuar­to de ba­ño co­mo la ta­pa del inodo­ro es­tén per­ma­nen­te­men­te ce­rra­das, de es­te mo­do se evi­ta que la ener­gía Yin se dis­per- se por to­da la ca­sa y la des­ar­mo­ni­ce.

Es­pe­cies pro­tec­to­ras

“An­ti­gua­men­te, en Chi­na se es­pe­ra­ba en­tre dos y tres me­ses an­tes de ha­bi­tar una ca­sa que ha­bía si­do re­cién pin­ta­da pa­ra que los tó­xi­cos que ema­nan se neu­tra­li­za­ran. Na­tu­ral­men­te, eso es im­po­si­ble en nues­tra épo­ca, pe­ro aho­ra sa­be­mos que hay de­ter­mi­na­das es­pe­cies que ade­más de equi­li­brar la ener­gía del ho­gar tam­bién pue­den pu­ri­fi­car el ai­re. Al­gu­nas de ellas son el aloe ve­ra, que tie­ne el po­der de ab­sor­ber los va­po­res tó­xi­cos; el la­zo de amor, que eli­mi­na el mo­nó­xi­do de car­bono y la ni­co­ti­na del ta­ba­co; la cli­via, que eli­mi­na el hu­mo y la hu­me­dad am­bien­te; el fi­cus, el mo­nó­xi­do de car­bono; la mons­te­ra, que pu­ri­fi­ca el ai­re; el po­tus, que qui­ta los tó­xi­cos de los pro­duc­tos quí­mi­cos; y el spa­ti­fi­lium, que ab­sor­be el amo­nía­co, la ace­to­na y otros com­pues­tos quí­mi­cos que for­man par­te de al­gu­nos pro­duc­tos uti­li­za­dos en el ho­gar”.

Por otra par­te, al­gu­nas plan­tas tam­bién son ca­pa­ces de lim­piar el ai­re de mi­cro­or­ga­nis­mos, lo cual las ha­ce in­dis­pen­sa­bles, es­pe­cial­men­te en la épo­ca in­ver­nal, co­mo el he­le­cho plu­mo­so y el la­zo de amor. Tam­bién exis­ten aque­llas que con su sua­ve aro­ma son ca­pa­ces de re­ver­tir los es­ta­dos de áni­mo y crear un am­bien­te cal­mo. Es el ca­so de la la­van­da y la sal­via, dos ar­bus­tos idea­les pa­ra te­ner en el jar­dín o pa­tio, cer­ca de las ven­ta­nas pa­ra que la bri­sa arras­tre su aro­ma ha­cia el in­te­rior de la ca­sa.

Por su par­te, los cac­tus y las plan­tas cra­sas po­seen una vir­tud especial, y es la de lim­piar los am­bien­tes de ra­dia­cio­nes. Lo ideal es uti­li­zar­los en el li­ving, cer­ca de los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, y en el es­cri­to­rio o lu­gar des­ti­na­do a las compu­tado­ras. Otra de las re­co­men­da­cio­nes es col­gar aque­llos que po­sean es­pi­nas más lar­gas y fuertes del la­do de afue­ra de las ven­ta­nas pa­ra pro­te­ger la ca­sa de la ma­la ener­gía que pu­die­ra in­gre­sar.

El ko­ke­da­ma es un cul­ti­vo que es­tá muy de mo­da en es­tos tiem­pos. Con­sis­te en en­vol­ver las raí­ces de al­gu­nas es­pe­cies en una bo­la de tie­rra y mus­go y no se le co­lo­ca ma­ce­ta. Es­té­ti­ca­men­te es muy be­lla; sin em­bar­go, no es pa­ra el Feng Shui una prác­ti­ca saludable.

“Pue­de ge­ne­rar mu­chos hon­gos en el am­bien­te y de es­ta ma­ne­ra con­ta­mi­nar el ai­re, in­flu­yen­do en la sa­lud de las per­so­nas. Si la ten­ta­ción por te­ner­la es muy gran­de, lo me­jor se­rá de­jar­la en el pa­tio o en el bal­cón”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.