EL CHAU PUCHO CHINO

La me­di­ci­na orien­tal en­tien­de que co­mo cual­quier adic­ción, el ta­ba­quis­mo de­be en­fren­tar­se de ma­ne­ra in­te­gral. Por eso pro­po­ne es­ta te­ra­pia con té ver­de, di­gi­to­pun­tu­ra y res­pi­ra­ción cons­cien­te a prue­ba de re­caí­das.

TAO - Tomo IV - - Salud -

De­jar de fu­mar re­pre­sen­ta uno de los ma­yo­res desafíos pa­ra quie­nes pa­de­cen ese vi­cio tan per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud, por­que pe­se a la va­rie­dad de tra­ta­mien­tos que exis­ten pa­ra en­fren­tar­lo, des­de na­tu­ris­tas o alo­pá­ti­cos has­ta elec­tró­ni­cos, los re­sul­ta­dos no siem­pre son de­fi­ni­ti­vos y las fre­cuen­tes re­caí­das ter­mi­nan des­alen­ta­do al pa­cien­te.

Co­mo su par oc­ci­den­tal, la me­di­ci­na chi­na tam­bién en­tien­de que pa­ra las adic­cio­nes no exis­ten so­lu­cio­nes má­gi­cas y que se de­ben tra­tar el pro­ble­ma de ma­ne­ra in­te­gral. Por eso pro­po­ne una ba­te­ría de re­cur­sos pa­ra ir ale­ján­do­se del vi­cio pa­so a pa­so.

“Los cam­bios brus­cos afec­tan ne­ga­ti­va­men­te al or­ga­nis­mo, es un gol­pe muy fuer­te pa­ra el cuer­po y, ade­más, mu­chas per­so­nas no pue­den sos­te­ner­lo en el tiem­po”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Te­ra­pia de tres pa­sos

En pri­mer lu­gar su­gie­re mas­car una ho­ja de té ver­de ca­da vez que se ten­gan ga­nas de en­cen­der un ci­ga­rri­llo, lo que no só­lo qui­ta­rá el de­seo de fu­mar sino que tam­bién li­be­ra al or­ga­nis­mo de tó­xi­cos .

“To­das las va­rie­da­des de té ver­de son bue­nas, pe­ro la lla­ma­da Long Jing es la me­jor por­que, ade­más de sus efec­tos des­in­to­xi­can­tes, tie­ne un agra­da­ble aro­ma que neu­tra­li­za el olor y el sa­bor del ta­ba­co”.

Co­lo­car en la bo­ca una ho­ja de té des­hi­dra­ta­da (así es co­mo se con­si­gue), hu­me­de­cer­la muy bien con la sa­li­va y lue­go mas­car­la co­mo si fue­ra un chi­cle. Tam­bién su­gie­re in­ge­rir dos tazas dia­rias de la in­fu­sión.

“La res­pi­ra­ción cons­cien­te es otro mo­do de so­bre­lle­var la te­ra­pia an­ti­ta­ba­co. Lo in­di­ca­do es to­mar­se unos mi­nu­tos al día, es­pe­cial­men­te cuan­do se ten­gan mu­chas ga­nas de fu­mar, pa­ra res­pi­rar co­mo si se es­tu­vie­se as­pi­ran­do el hu­mo del ci­ga­rri­llo. Es­te me­ca­nis­mo per­mi­te ex­pan­dir los pul­mo­nes y lle­nar­los de ai­re pu­ro; cuan­do se con­tro­la la an­sie­dad, se tie­ne la sen­sa­ción de es­tar fu­man­do, pe­ro sin el in­gre­so de los tó­xi­cos pro­ve­nien­tes del ta­ba­co. La ma­ne­ra de ins­pi­rar de al­gu­nos fu­ma­do­res, don­de se lle­va el hu­mo en una gran ins­pi­ra­ción a ca­da rincón de los pul­mo­nes, es el me­ca­nis­mo que hay que apro­ve­char pa­ra lle­var al ai­re has­ta ca­da rincón y des­car­tar el ta­ba­co que en­ve­ne­na el cuer­po”. Con di­gi­to­pun­tu­ra tam­bién es po­si­ble ba­jar el ni­vel de an­sie­dad que ca­rac­te­ri­za la pri­me­ra eta- pa de ale­jar­se del ci­ga­rri­llo. Los pun­tos a es­ti­mu­lar son Zhu­bing (Ver Ima­gen 1) ubi­ca­do en la ca­ra in­ter­na de la pier­na, jus­to don­de ter­mi­na la pan­to­rri­lla, apro­xi­ma­da­men­te a sie­te de­dos des­de el hue­so del to­bi­llo ha­cia arri­ba. El otro es Fen­glong (Ima­gen 2), ubi­ca­do en la par­te me­dia del hue­so pe­ro­né. La fun­ción de am­bos, ade­más de cal­mar la ne­ce­si­dad de fu­mar, es des­in­to­xi­car al or­ga­nis­mo.

“Si se es­ti­mu­lan es­tos pun­tos dia­ria­men­te es po­si­ble ven­cer la adic­ción con bas­tan­te fa­ci­li­dad; yo lo he pro­ba­do en mi con­sul­to­rio, don­de le apli­qué acu­pun­tu­ra en es­tos pun­tos a va­rios fu­ma­do­res y pu­die­ron de­jar el ci­ga­rri­llo”. Ade­más, pa­ra cal­mar la an­sie­dad y la ten­sión en los mo­men­tos de cri­sis es muy bueno ma­sa­jear el pun­to Shen­men (Ima­gen 3), ubi­ca­do en la par­te in­ter­na de la mu­ñe­ca en la ar­ti­cu­la­ción con el hue­so cú­bi­to

La prác­ti­ca de Chi Kung es

otra de las ar­mas in­dis­pen­sa­bles pa­ra li­brar la ba­ta­lla contra el ta­ba­quis­mo. “Si apren­de­mos a ma­ne­jar el Chi que in­gre­sa al or­ga­nis­mo po­dre­mos equi­li­brar las emo­cio­nes, eli­mi­nar los tó­xi­cos y ga­nar­le a mil en­fer­me­da­des” .

Be­ne­fi­cios in­me­dia­tos

Pe­se a que el ta­ba­quis­mo de­ja hue­llas im­bo­rra­bles en el or­ga­nis­mo, cuan­do se aban­do­na el há­bi­to el cuer­po co­mien­za a re­com­po­ner­se en for­ma ve­loz. Se­gún un in­for­me ela­bo­ra­do por el Mi­nis- te­rio de Sa­lud de la Na­ción, pa­sa­dos 20 mi­nu­tos de ha­ber apa­ga­do el úl­ti­mo ci­ga­rri­llo el pul­so, la pre­sión san­guí­nea y la tem­pe­ra­tu­ra se nor­ma­li­zan. A las 8 ho­ras el ni­vel de ni­co­ti­na en co­mien­za a des­cen­der (por eso apa­re­cen el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia), y a las12 ho­ras el ni­vel de oxí­geno en re­co­bra sus va­lo­res nor­ma­les. El día pos­te­rior, la an­sie­dad es­tá en su pun­to má­xi­mo (mo­men­to ideal pa­ra apli­car las téc­ni­cas ex­pli­ca­das) y tar­da­rá, apro­xi­ma­da­men­te dos se­ma­nas en nor­ma­li­zar­se.

Dos días más tar­de co­mien- zan re­co­brar­se el ol­fa­to y del gus­to, pe­ro la irri­ta­bi­li­dad es­tá a flor de piel (in­sis­tir con el Chi Kung). Tres días des­pués, de­sa­pa­re­cen los ras­tros de ni­co­ti­na que que­da­rían en evi­den­cia en un exa­men to­xi­co­ló­gi­co. Si­gue su­bien­do la an­sie­dad y las ga­nas de fu­mar, pe­ro la res­pi­ra­ción me­jo­ra no­ta­ble­men­te. Al fi­nal de la pri­me­ra se­ma­na se con­si­de­ra nor­mal que una per­so­na ten­ga de­seos de fu­mar al me­nos tres ve­ces en un día. A los 10 días, los epi­so­dios de de­seos de fu­mar ba­jan a dos por día. En­tre 3 y 4 se- ma­nas más tar­de, se pue­den ma­ne­jar los sín­to­mas de la abs­ti­nen­cia a la ni­co­ti­na y co­mien­za a des­apa­re­cer la tos del fu­ma­dor. A par­tir de los 9 me­ses me­jo­ra la fa­ti­ga y dis­mi­nu­yen las pro­ba­bi­li­da­des de in­fec­cio­nes pul­mo­na­res. Al año ba­jan a la mi­tad las posibilidades de su­frir in­far­tos y ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res y la ener­gía fí­si­ca se in­cre­men­ta. Lue­go de 5 años el ries­go de pa­de­cer cán­cer de bo­ca, gar­gan­ta, esó­fa­go y ve­ji­ga dis­mi­nu­ye a la mi­tad y el de cán­cer de cue­llo igua­la al de un no fu­ma­dor. A los 10 años dis­mi­nu­ye en un 50% los ries­gos de su­frir cán­cer de pul­món, la­rin­ge y pán­creas y al ca­bo de15 las posibilidades de te­ner en­fer­me­da­des co­ro­na­rias son las mis­mas a las de quien no ha fu­ma­do nun­ca.

“Co­mo pue­de ver­se, los be­ne­fi­cios de de­jar de fu­mar son fun­da­men­ta­les pa­ra al­can­zar una vi­da ple­na y saludable”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.