EL DESAFÍO DE LA RO­SA AZUL

Tres hom­bres acep­tan el due­lo de en­con­trar una ex­tra­ña flor a cam­bio de des­po­sar a una prin­ce­sa que des­de­ña el ma­tri­mo­nio. El en­ga­ño y la de­silu­sión co­mo te­lón de fon­do del amor au­tén­ti­co.

TAO - Tomo IV - - Leyendas -

Cuen­ta la le­yen­da que en la an­ti­gua Chi­na hu­bo una vez un po­de­ro­so em­pe­ra­dor que so­bre­sa­lía por su sa­bi­du­ría y bon­dad; el pue­blo es­ta­ba fe­liz con su go­bierno y rei­na­ba la paz y la pros­pe­ri­dad. Sin em­bar­go, el hom­bre no po­día dis­fru­tar­lo por­que ha­bía al­go que no lo de­ja­ba sen­tir­se pleno: su úni­ca hi­ja, una be­llí­si­ma e in­te­li­gen­te jo­ven, se­guía sol­te­ra y no mos­tra­ba el me­nor in­te­rés ha­cia los hom­bres. Frente a es­ta si­tua­ción, re­sol­vió ocu­pa­se per­so­nal­men­te en en­con­trar­le el me­jor pre­ten­dien­te del reino y con­ven­cer­la de ca­sar­se y for­mar una fa­mi­lia.

Cuan­do el em­pe­ra­dor pro­cla­mó pú­bli­ca­men­te su de­seo de ca­sar a la prin­ce­sa cien­tos de as­pi­ran­tes se pre­sen­ta­ron en el pa­la­cio de­seo­sos de to­mar su mano, pe­ro ella se mos­tró in­di­fe­ren­te con to­dos los can­di­da­tos. Sin em­bar­go, y pa­ra no des­ani­mar a su pa­dre, de­ci­dió po­ner una con­di­ción pa­ra ele­gir a su pre­fe­ri­do: se ca­sa­ría con aquel que le con­si­guie­ra una ro­sa azul, es­pe­cie nun­ca vis­ta has­ta el mo­men­to pe­ro que, se­gún las an­ti­guas es­cri­tu­ras, cre­cía sil­ves­tre en un pa­ra­je má­gi­co en­tre las mon­ta­ñas. Ob­via­men­te, era una ma­ne­ra su­til de des­obe­de­cer la or­den del em­pe­ra­dor.

Co­mo era de es­pe­rar, ca­si to­dos los pre­ten­dien­tes se sin­tie­ron des­alen­ta­dos frente a se­me­jan­te pe­di­do y re­nun- cia­ron al sue­ño de ca­sar­se con la prin­ce­sa; na­die ha­bía vis­to ja­más una ro­sa azul y to­dos ig­no­ra­ban dón­de po­dría cre­cer. Sin em­bar­go, tres de ellos pen­sa­ron que no era im­po­si­ble y que la con­se­gui­rían.

Los tres va­lien­tes

Los tres que acep­ta­ron el desafío fue­ron un ri­co co­mer­cian­te, un va­lien­te guerrero y un fun­cio­na­rio de jus­ti­cia.

El pri­me­ro, un hom­bre ra­cio­nal y ma­te­ria­lis­ta, cre­yó que la con­se­gui­ría en una de las me­jo­res flo­re­rías de la ciu­dad y allí se di­ri­gió dis­pues­to a pa­gar lo que sea. Ob­via­men­te, sin­tió una gran frus­tra­ción cuan­do el flo­ris­ta le ase­gu­ró que ja­más en sus mu­chos años de tra­ba­jo ha­bía oí­do si­quie­ra men­cio­nar que exis­tie­se tal va­rie­dad, pe­ro co­mo el hom­bre le pro­me­tió una for­tu­na si la ha­lla­ba, se ofre­ció a bus­car­la.

Pa­ra el guerrero, en cam­bio, la ex­tra­ña flor de­be­ría en­con­trar­se en al­gún lu­gar de las exó­ti­cas tie­rras que ha­bía re­co­rri­do en sus cam­pa­ñas, y em­pren­dió via­je ha­cia el país de los Cin­co Ríos acom­pa­ña­do por cien sol­da­dos. Sa­bía que allí abun­da­ban los tesoros y que su rey era muy ri­co, pe­ro no con­ta­ba con un ejército pa­ra de­fen­der sus po­se­sio­nes, así que re­sul­tó sen­ci­llo per­sua­dir­lo de que en­tre­ga­ra la ro­sa azul, que efec­ti­va­men­te guar­da­ba ce­lo­sa­men­te. Uno de los cria­dos se pre­sen­tó an­te el guerrero lle­van­do en sus ma­nos tem­blo­ro­sas un ele­gan­te es­tu­che ro­jo. Cuan­do lo abrió, el guerrero que­dó im­pac­ta­do por lo que veía: un her­mo­so za­fi­ro ta­lla­do en for­ma de ro­sa. En ese pre­ci­so mo­men­to co­men­zó a sa­bo­rear el triun­fo y en el ca­mino de re­gre­so no hi­zo más que so­ñar con la gran bo­da, pe­ro cuan­do se la mos­tró a la prin­ce­sa és­ta mo­vió la ca­be­za con des­agra­do al con­tem­plar la jo­ya; el pre­sen­te era be­llo, pe­ro no una flor ver­da­de­ra co­mo ella ha­bía pe­di­do, de ma­ne­ra que el guerrero que­dó fue­ra de jue­go.

Mien­tras es­to ocu­rría, el co­mer­cian­te aguar­da­ba pa­cien­te­men­te a que el flo­ris­ta con­si­guie­ra la flor, pe­ro co­mo te­mía que sus ri­va­les lo lo­gra­ran an­tes que él, le en­vió una no­ta du­pli­can­do su re­com­pen­sa, ofer­ta que exa­cer­bó la co­di­cia de su es­po­sa, una mu­jer as­tu­ta y ava­ra, quien con­ven­ció a su ma­ri­do de en­ga­ñar al pre­ten- dien­te enamo­ra­do ti­ñen­do de azul una ro­sa blan­ca común, co­brar la gra­ti­fi­ca­ción y huir le­jos pa­ra dis­fru­tar de la for­tu­na. El flo­ris­ta acep­tó ale­gre­men­te el plan y man­dó avi­sar al co­mer­cian­te que ya es­ta­ba su pe­di­do. El hom­bre lle­gó rá­pi­da­men­te a la flo­re­ría, to­mó la flor de her­mo­sos pé­ta­los azu­les y se pre­sen­tó en el pa­la­cio, don­de arro­di­lla­do frente a la jo­ven le ofre­ció su te­so­ro. Ale­la­dos, to­dos los pre­sen­tes cre­ye­ron que la prin­ce­sa al fin ha­bía en­con­tra­do es­po­so, pe­ro ella mo­vió nue­va­men­te su ca­be­za con des­agra­do y di­jo: “Es­ta ro­sa no es real y no la quie­ro; la ti­ñe­ron con un lí­qui­do ve­ne­no­so que ma­ta­ría a la ma­ri­po­sa que so­bre ella se po­sa­ra. No acep­té la jo­ya del guerrero ni acep­to la ro­sa fal­sa del mercader”.

La ro­sa de por­ce­la­na

El fun­cio­na­rio de Jus­ti­cia se sin­tió es­pe­ran­za­do al asis­tir al fra­ca­so de sus ri­va­les, pen­só en la for­ma de ha­llar la ro­sa azul que la prin­ce­sa que­ría, y por fin, una idea bri­lló en su men­te. Fue al ta­ller del ar­te­sano más pres­ti­gio­so de la ciu­dad y le pi­dió que hi­cie­ra una ta­za con la por­ce­la­na más fi­na y pin­ta­ra en ella una ro­sa azul. Lis­to el tra­ba­jo, el ar­tis­ta le pre­sen­tó a su clien­te lo que él creía era la me­jor obra de su vi­da y el fun­cio­na­rio por su par­te no du­do en que el triun­fo ya

era su­yo. Col­ma­do de di­cha le en­tre­gó la ro­sa a la prin­ce­sa, quien que­dó per­ple­ja an­te tan­ta be­lle­za, era una obra úni­ca, que agra­de­ció con una gran son­ri­sa, pe­ro no era lo que ella que­ría. Por lo tan­to el fun­cio­na­rio tam­bién fue re­cha­za­do.

La prin­ce­sa fi­nal­men­te ha­bía lo­gra­do su pro­pó­si­to de no ca­sar­se ja­más y su pa­dre no pu­do ha­cer­le nin­gún re­pro­che ya que nin­gún hom­bre ha­bía de­mos­tra­do ser lo su­fi­cien­te­men­te bueno pa­ra su ama­da ni­ña. Ya no que­da­ban pre­ten­dien­tes y no se vol­vió a ha­blar del te­ma.

Los días trans­cu­rrie­ron fe­li­ces pa­ra la jo­ven, pe­ro lue­go de unos me­ses ocu­rrió al­go que la hi­zo arre­pen­tir­se de su ju­ga­da. Una her­mo­sa no­che de ve­rano pa­sea­ba con una de sus don­ce­llas por el jar­dín del pa­la­cio y lle­gó a sus oí­dos una dul­ce me­lo­día; su acom­pa­ñan­te le con­tó que se tra­ta­ba de un tro­va­dor muy fa­mo­so, de vi­si­ta en el reino. Sin du­dar­lo, la prin­ce­sa le or­de­nó lla­mar­lo, el mú­si­co sal­tó el mu­ro y can­tó pa­ra ella sus más her­mo­sas can­cio­nes. Co­mo era de es­pe­rar­se se enamo­ra­ron y ca­da no­che se en­con­tra­ban se­cre­ta­men­te en el par­que. Pe­ro lle­gó el mo­men­to en que el tro­va­dor no so­por­tó más ver­se a es­con­di­das y qui­so pre­sen­tar­se an­te el em­pe­ra­dor pa­ra pe­dir la mano de su hi­ja. Fue en­ton­ces cuan­do la jo­ven le re­cor­dó su pro­me­sa de ca­sar­se só­lo con el hom­bre que le con­si­guie­ra una ro­sa azul, y sa­bía que su pa­dre le exi­gi­ría tam­bién a él que cum­plie­ra ese re­qui­si­to im­po­si­ble.

La sor­pre­sa

El pa­la­cio se re­vo­lu­cio­nó cuan­do co­rrió el ru­mor de que un nue­vo pre­ten­dien­te se so­me­te­ría a la gran prue­ba. Lle­ga­do el día, el tro­va­dor ca­mi­nó en­tre cor­te­sa­nos y da­mas, se arro­di­lló frente a la prin­ce­sa y ten­dió su mano ofre­cién­do­le una her­mo­sa ¡ro­sa blan­ca! Frente al asom­bro de los pre­sen­tes, ella son­rió fe­liz y con­fe­só que esa era exac­ta­men­te la ro­sa azul que que­ría. Ob­via­men­te, los mur­mu­llos inun­da­ron el sa­lón y has­ta el mis­mo em­pe­ra­dor la mi­ró des­con­cer­ta­do, pe­ro cuan­do vio la fe­li­ci­dad en sus

ojos, com­pren- dió que su hi­ja ha­bía ha­lla­do al amor de su vi­da. Con voz fir­me aca­lló los su­su­rros y sen­ten­ció que si la prin­ce­sa con­si­de­ra­ba que la ro­sa que le pre­sen­ta­ban era azul, na­die po­día du­dar­lo. Es que fi­nal­men­te com­pre­dió que po­día ma­ne­jar to­do un reino pe­ro nun­ca los sen­ti­mien­tos más pro­fun­dos de su hi­ja. La ro­sa azul era, ni más ni me­nos, el amor ver­da­de­ro.

Afor­tu­na­da­men­te, en la Chi­na ac­tual es po­si­ble con­se­guir ro­sas azu­les, que los jó­ve­nes ro­mán­ti­cos re­ga­lan a sus enamo­ra­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.