SO­BRE­SA­LIEN­TES DES­DE EL ARRAN­QUE

La vuel­ta al co­le im­po­ne una ru­ti­na co­no­ci­da pe­ro tam­bién un nue­vo desafío que obli­ga a un ma­yor es­fuer­zo y con­cen­tra­ción. La de­man­da de ener­gía se mul­ti­pli­ca du­ran­te el apren­di­za­je y de­be ser com­pen­sa­da. Có­mo ren­dir me­jor en la es­cue­la.

TAO - Tomo IV - - Niños -

Co­men­za­ron las cla­ses y las va­ca­cio­nes de ve­rano ya son un re­cuer­do le­jano. Jun­to con los guar­da­pol­vos y las mo­chi­las car­ga­das re­tor­na la ru­ti­na del es­tu­dio, eta­pa que exi­gi­rá un es­fuer­zo in­te­lec­tual ex­tra pa­ra asi­mi­lar los nue­vos co­no­ci­mien­tos. Es el mo­men­to pro­pi­cio pa­ra equi­li­brar la ener­gía si que­re­mos al­can­zar un ma­yor ren­di­mien­to en la es­cue­la, al­go que, se­gún los cri­te­rios de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, só­lo se lo­gra a tra­vés de la bue­na ali­men­ta­ción y el ejer­ci­cio. Pe­ro hay otras cues­tio­nes que in­ci­den en el me­jor de­sen­vol­vi­mien­to del es­tu­dian­te, y tie­nen que ver con cier­tos ma­los há­bi­tos pos­tu­ra­les que, si no se tie­nen en cuen­ta, a la lar­ga ha­rán que el es­fuer­zo de en­tre­nar­se y ali­men­tar­se que­de en la na­da.

“En la es­cue­la los chi­cos pa­san mu­chas ho­ras sen­ta­dos, así que es­te es un as­pec­to que se de­be te­ner muy en cuen­ta, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Por­que si la po­si­ción no es la co­rrec­ta a la ho­ra de leer o es­cri­bir, el cuer­po no es­ta­rá re­la­ja­do y en­ton­ces se can­sa­rá más rá­pi­do. Lo pri­me­ro que hay que en­se­ñar­les a los ni­ños, in­clu­so an­tes de apren­der el abe­ce­da­rio, es a adop­tar una po­si­ción co­rrec­ta pa­ra sen­tar­se en el ban­co, por­que cuan­do el cuer­po es­tá de­re­cho, la san­gre y el Chi flu­yen me­jor, oxi­ge­nan­do al or­ga­nis­mo en su to­ta­li­dad, lo que in­clu­ye al ce­re­bro, par­te fun­da­men­tal en el pro­ce­so de asi­mi­la­ción de los co­no­ci­mien­tos”.

Lo que se su­gie­re en es­te as­pec­to es en­se­ñar­les a los ni­ños a no sen­tar­se en la pun­ta del ban­co sino apo­yan­do to­da la nal­ga en el asien­to y lo más atrás po­si­ble, de ma­ne­ra que la co­lum­na que­de en lí­nea con el res­pal­do y las pier­nas a no­ven­ta ga­dos, apo­yan­do los pies de­re­chos en el sue­lo.

“Yo he vis­to que los chi­cos tien­den a acos­tar­se so­bre el ban­co pa­ra es­cri­bir, con la es­pal­da ar­quea­da y des­pa­ta­rra­dos. Es­to no es bueno. Los maes­tros no siem­pre les co­rri­gen la ma­la po­si­ción, sí que es me­jor que nos ocu­pe­mos en ca­sa”.

El otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta pa­ra ayu­dar a los ni­ños en la eta­pa es­co­lar es la ali­men­ta­ción. Des­de ya que la die­ta de­be ser va­ria­da y ar­mó­ni­ca, pe­ro ade­más en con­ve­nien­te te­ner en cuen­ta que hay al­gu­nos ali­men­tos que no pue­den fal­tar en la die­ta del es­tu­dian­te.

“La cla­ra de hue­vo, por ejem­plo, que po­see la ener­gía ideal pa­ra es­ti­mu­lar el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro, y el pes­ca­do, que pro­te­ge la me­mo­ria y re­tra­sa el en¬ve­je­ci­mien­to neu­ro­nal (Ver no­ta de Co­ci­na en es­te nú­me­ro), son dos in­gre­dien­tes fun­da­men­ta­les pa­ra la bue­na ali­men­ta­ción de los ni­ños y jó­ve­nes en es­ta eta­pa. Las ver­du­ras ver­des tam­po­co pue­den fal­tar pa­ra es­ti­mu­lar la me­mo­ria y la con­cen­tra­ción ya que las plan­tas tie­nen una gran ca­pa­ci­dad de me­mo­ria. Por ejem­plo, es­tá com­pro­ba­do que hacen un mo­vi­mien­to de ale­gría cuan­do ven acer­car­se a la per­so­na que siem­pre las rie­ga. Es­ta par­ti­cu­la­ri­dad de los ve­ge­ta­les na­tu­ral­men­te es­tá con­te­ni­da en su ti­po de ener­gía, que el or­ga­nis­mo ab­sor­be y apro­ve­cha. Es im­por­tan­te in­cor­po­rar a la die­ta en es­ta pri­me­ra eta­pa to­das las ver­du­ras de ho­jas ver­des que es­tén dis­po­ni­bles, ya que en el in­vierno se­rá más di­fí­cil de en­con­trar­las y se­gu­ra­men­te no se­rán tan fres­cas. Co­mo siem­pre di­go, hay que apro­ve­char to­dos los ali­men­tos que la na­tu­ra­le­za nos va brin­dan­do a su de­bi­do tiem­po, es de­cir, con­su­mir las fru­tas y ver­du­ras de es­ta­ción, por­que su ener­gía es­tá en los más alto”.

Pa­ra los exá­me­nes

El ca­len­da­rio es­co­lar no es pa­re­jo, tie­ne mo­men­tos más re­la­ja­dos otros en los cua­les los es­tu­dian­tes de­ben es­for­zar­se más, co­mo cuan­do tie­nen que ren­dir exá­me­nes. En es­te mo­men­to sue­len apa­re­cer los pro­ble­mas de ener­gía que se ma­ni­fies­tan a ve­ces con al­gu­nas ma­les me­no­res o sín­to­mas de ago­ta­mien­to. Pa­ra evi­tar­lo po­de­mos agre­gar en es­ta épo­ca al­gu­nos nu­trien­tes que po­ten­cia­rán la ener­gía.

“Las nue­ces por ej­me­plo, son un in­gre­dien­te ideal pa­ra el desa­yuno en es­ta eta­pa. Pe­ro es im­por­tan­te pa-sar­las por agua hir­vien­do pa­ra que se des­pren­da la mem­bra­na que las re­cu­bre, ya que es al­go tó­xi­ca. Tres nue­ces por día es­ti­mu­lan la me­mo­ria por su apor­te de vi­ta­mi­nas y áci­do fó­li­co. Los dá­ti­les tam­bién son con­si­de­ra­dos un alia­do pa­ra los es­fuer­zos in­te­lec­tua­les. Cuan­do una per­so­na

lee y es­tu­dia de­ma­sia­do, la san­gre y la ener­gía Yang se con­cen­tran en el ce­re­bro, di­fi­cul­tan­do la re­ten­ción de los con­te­ni­dos. Pa­ra equi­li­brar­lo y re­fres­car­lo es muy bueno co­mer una sopa de po­ro­tos Mung”.

El té de cri­san­te­mo es tam­bién un acom­pa­ñan­te in­fal­ta­ble en es­ta eta­pa, es­pe­cial­men­te si se lo en­dul­za con unas cu­cha­ra¬das de miel, que es­ti­mu­la el ba­zo –re­la­cio­na­do con el ce­re­bro- y lo ayu­da a tra­ba­jar me­jor.

“Es­ta in­fu­sión es ex­ce­len­te pa­ra ba­jar el fue­go de Yang de la ca­be­za; el ex­ce­so de es­ta ener­gía no per­mi­te el de­sen­vol­vi­mien­to in­te­lec­tual óp­ti­mo. Tam­bién es muy útil cuan­do por tan­ta lec­tu­ra los ojos es­tán en­ro­je­ci­dos y los pár­pa­dos con­ges­tio­na­dos, que di­fi­cul­tan la con­cen­tra- ción. Pa­ra des­con­ges­tio­nar­los, en el mo­men­to que se pre­pa­ra es­te té, hay que acer­car cui­da­do­sa­men­te la ta­za ha­cia los ojos de ma­ne­ra que el va­por to­me con­tac­to con ellos. El ali­vio es ca­si in­me­dia­to”.

Otro as­pec­to im¬por­tan­tí­si­mo pa­ra po­der es­tu­diar me­jor, es co­mer en can­ti­da­des mo¬de­ra­das, de es­ta ma­ne­ra el sis­te­ma di­ges­ti­vo fun­cio­na me­jor, la men­te es­tá más des­pe­ja­da y los pen­sa­mien­tos son más cla­ros.

“Las ho­ras de sue­ño tam­bién tie­nen que res­pe­tar­se, si el cuer­po lo­gra re­po­ner la ener­gía du­ran­te la no­che el ren­di­mien­to se­rá mu­cho ma­yor du­ran­te el día”.

Ya he­mos di­cho que el mo­vi­mien­to es pri­mor­dial pa­ra el desa­rro­llo, por eso los chi­cos son in­quie­tos, es una con­se­cuen­cia na­tu­ral. Pe­ro en los úl­ti­mos años do­cen­tes y pa­dres vie­nen se­ña­lan­do que hay una ten­den­cia ca­da vez ma­yor en los ni­ños a pa­sar más tiem­po quie­tos, sen­ta­dos frente a al te­le­vi­sor y la compu­tado­ra. Tam­bién ocu­rre, es­pe­cial­men­te en­tre los ado­les­cen­tes en la es­cue­la se­cun­da­ria, que van acu­mu­lan­do los te­mas de es­tu­dio has­ta los días pre­vios al exa­men y lue­go se pa­san to­do el tiem­po en­fras­ca­dos en ellos, in­clu­so res­tán­do­le ho­ras al sue­ño, pre­pa­rán­do­se pa­ra la prue­ba. Na­tu­ral­men­te, es­te mé­to­do no es na­da acon­se­ja­ble pe­ro, se sa­be, es di­fí­cil li­diar con ado­les­cen­tes. Por eso lo me­jor en es­tos ca­sos es con­ven­cer­los que de que ha­gan de vez en cuan­do un pa­rén­te­sis y se mue­van un po­co.

“No es ne­ce­sa­rio que en­ca­ren una ru­ti­na de gim­na­sia. Con una sen­ci­lla ca­mi­na­ta al ai­re li­bre, con mo­vi­mien­tos de bra­zos y ejer­ci­cios de pier­nas al­can­za­rá pa­ra equi­li­brar y reac­ti­var tan­to la ener­gía co­mo la cir­cu­la­ción san­guí­nea, al­go que re­dun­da­rá en in­com­pa­ra­bles be­ne­fi­cios por­que la oxi­ge­na­ción del ce­re­bro per­mi­ti­rá que asi­mi­len me­jor los co­no­ci­mien­tos. Ade­más, el ejer­ci­cio ali­via­rá la ten­sio­nes y ha­rá que se sien­tan me­nos nerviosos al en­fren­tar la prue­ba”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.