Me­nú de es­ta­ción

TAO - Tomo IV - - Salud -

El po­llo se re­la­cio­na con el ele­men­to Me­tal, al igual que el otoño, por eso es el mo­men­to ideal pa­ra con­su­mir­lo, aun­que se de­be te­ner cui­da­do con el mé­to­do de coc­ción.

“No es con­ve­nien­te fri­to, ya que su ca­rác­ter na­tu­ral es de Fue­go y es­ta for­ma de coc­ción lo in­cre­men­ta. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do se lo co­ci­na agre­gán­do­le pi­can­te”. Los in­gre­dien­tes son otro pun­to a te­ner en cuen­ta pa­ra que el me­nú se con­vier­ta en me­di­ci­nal, co­mo es­te que pre­sen­ta­mos con cas­ta­ñas (Ban Li Zi Ji), an­ti­guo y muy fa­mo­so pla­to chino. El cal­do de ga­lli­na (ener­gía Yin) es otro de los pla­tos que no pue­de fal­tar en es­ta épo­ca, es­pe­cial­men­te si el ave es adul­ta, al con­tra­rio del po­llo. Aquí van las dos re­ce­tas tal co­mo las pre­pa­ra­ba la abue­la de Liu Ming.

Ban Li Zi Ji

Cor­tar un po­llo en tro­zos y ma­ri­nar­lo en una mez­cla de sal­sa de so­ja, vinagre, azú­car y ajo pi­ca­do. De­jar­lo to­da una no­che en la he­la­de­ra.

Re­ti­rar­lo un ra­to an­tes de co­ci­nar; se­pa­rar el po­llo y re­ser­var la ma­ri­na­da. Se­llar la car­ne has­ta que se do­re en una sar­tén con un po­co de acei­te. Agre­gar cas­ta­ñas pe­la­das (re­fuer­zan el ri­ñón), la ma­ri­na­da y con­di­men­tos a gus­to; de­jar co­ci­nar por es­pa­cio de una ho­ra a fue­go sua­ve. Tam­bién pue­de co­lo­car­se un tro­zo de re­ga­liz (gan cao) pa­ra qui­tar los po­si­bles tó­xi­cos.

“La piel del po­llo po­see mu­cha ener- gía y ge­ne­ra de­fen­sas or­ga­nis­mo, por eso es con­ve­nien­te no re­ti­rar­la, pe­ro se de­be te­ner cui­da­do, ya que al­gu­nos cria­de­ros in­yec­tan hor­mo­nas en ella. El po­llo de cam­po es más se­gu­ro, de lo con­tra­rio es me­jor sa­car­la”, sos­tie­ne Liu Ming.

Cal­do de ga­lli­na

Co­lo­car una ga­lli­na evis­ce­ra­da y lim­pia en una olla y cu­brir­la con agua; lle­var­la a fue­go fuer­te has­ta que hier­va, qui­tar­la del fue­go, des­car­tar el agua y en­jua­gar­la. De es­ta ma­ne­ra se des­gra­sa­rá. Re­lle­nar­la con un jen­gi­bre en­te­ro, al que se le ha­rán unos ta­jos pa­ra que des­pi­da su ju­go, y dos o tres ce­bo­llas de ver­deo. Co­lo­car­la en una olla y agre­gar­le hon­gos shii­ta­ke, ore­ja de ma­de­ra (u otro a elec­ción), gou qi , vino blan­co y cu­brir con agua. Lle­var a fue­go muy len­to y de­jar que co­ci­ne unas 5 ho­ras. “Be­bien­do el cal­do se es­ta­rá to­ni­fi­can­do la ener­gía, y es lo me­jor en el otoño, ya que se ne­ce­si­ta del Chi fuer­te pa­ra que pue­da des­in­to­xi­car el cuer­po y evi­tar las en­fer­me­da­des”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.