CASCARITA PRO­DI­GIO­SA

Las vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas de la cás­ca­ra de man­da­ri­na son am­plia­men­te re­co­no­ci­das tan­to por la me­di­ci­na chi­na co­mo por la oc­ci­den­tal. Be­ne­fi­cios de la in­fu­sión y co­mo con­di­men­to.

TAO - Tomo IV - - Salud -

Es épo­ca de man­da­ri­nas, uno de los cí­tri­cos más po­pu­la­res y sa­bro­sos que se pue­de dis­fru­tar en otoño e in­vierno. Mu­cho se co­no­ce so­bre las vir­tu­des de su ju­go y pul­pa, pe­ro po­co so­bre del te­so­ro que en­cie­rra su cás­ca­ra. La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na las vie­ne uti­li­za­do co­mo re­me­dio des­de ha­ce más de 2000 años, por eso es común ver en los ho­ga­res sus tro­zos se­cán­do­se jun­to a la ven­ta­na de la co­ci­na.

Es que las vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas de la cás­ca­ra de man­da­ri­na es­tán aso­cia­das al me­ri­diano del ba­zo, por eso ac­túa efi­cien­te­men­te an­te los pro­ble­mas di­ges­ti­vos ta­les co­mo nau­seas, ga­ses y dia­rrea. Tam­bién se re­la­cio­nan con el me­ri­diano de pul­món, com­ba­tien­do la acu­mu­la­ción y eli­mi­nan­do las fle­mas, por es­te mo­ti­vo es muy re­co­men­da­ble pa­ra me­jo­rar res­fríos y gri­pes. Otra de sus vir­tu­des es que re­gu­la el flu­jo de Chi, lo cual equi­li­bra to­das las fun­cio­nes de los ór­ga­nos, y tam­bién po­se efec­to an­ti­bac­te­riano, to­ni­fi­can­te y ca­len­ta­dor del or­ga­nis­mo.

Tra­di­cio­nal­men­te las cás­ca­ras de man­da­ri­nas se uti­li­zan pa­ra pre­pa­rar in­fu­sio­nes y tam­bién se las agre­ga co­mo con­di­men­to en so­pas, gui­sos y es­to­fa­dos, y co­mo ade­re­zo de las car­nes ro­jas, a las que tier­ni­za y les otor­ga un de­li­cio­so sa­bor. Pre­pa­rar su fa­mo­so li­cor re­que­ría al­gu­na des­tre­za en la co­ci­na, por eso tal vez una ver­sión co­mer­cial re­em­pla­zó en los bar­gue­ños al es­pi­ri­tuo­so néc­tar que an- ti­gua­men­te so­lían pre­pa­rar las abue­las, re­ser­va­do pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les. Y aun­que la mar­ca ya ha des­apa­re­ci­do, aún sue­le usar­se su sin­gu­lar en­va­se co­mo ele­men­to de de­co­ra­ción.

Pe­ro la cás­ca­ra de man­da­ri­na no só­lo es uti­li­za­da por la me­di­ci­na orien­tal; la oc­ci­den­tal tam­bién las re­co­mien­da, ya que con­si­de­ra que po­see vein­te ve­ces más an­ti­oxi­dan­tes que su ju­go. Es­tos tie­nen el po­der de des­truir las to­xi­nas y los ra­di­ca­les li­bres, pre­vi­nien­do la apa­ri­ción de cé­lu­las can­ce­ri­ge­nas y el en­ve­je­ci­mien­to pre­coz. La piel y el ca­be­llo tam­bién me­jo­ran no­ta­ble­men­te con su uso y ade­más for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, y de­pu­ra y re­gu­la los ni­ve­les de gra­sa (co­les­te­rol) en la san­gre.

Un ri­co té

La in­fu­sión se pre­pa­ra co­lo­can­do un pu­ña­do de cás­ca­ra de man­da­ri­na pre­via­men­te di­se­ca­da y cor­ta­da en tro­zos pe­que­ños en una ta­za de agua hir­vien­do, lue­go se de­ja re­po­sar du­ran­te unos mi­nu­tos y se cue­la. Si se desea pue­de en­dul­zar­se con miel a gus­to. Be­ber dos tazas al día.

Co­mo se tra­ta de una fru­ta de es­ta­ción, no es po­si­ble con­se­guir­las en gran par­te del año, por eso es bueno ha­cer­se de una bue­na pro­vi­sión. Lo me­jor es se­car­las al sol y lue­go guar­dar­las en un fras­co de vi­drio bien ce­rra­do. Así po­dre­mos dis­po­ner du­ran­te to­do el año de un re­me­dio na­tu­ral, ri­co y eco­nó­mi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.