MIAN JIN, LA CAR­NE DE TRI­GO

El mi­le­na­rio ar­te cu­li­na­rio chino nos apor­ta una in­tere­san­te re­ce­ta pa­ra cui­dar el bol­si­llo sin per­der las pro­teí­nas, el sa­bor y la con­sis­ten­cia de la car­ne. Con él se pue­den ha­cer ham­bur­gue­sas, em­pa­na­das, es­to­fa­dos y has­ta gui­sos. La ela­bo­ra­ción.

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

Es nu­tri­ti­vo, sa­bro­so e in­dis­pen­sa­ble pa­ra quie­nes no quie­ren o no pue­den in­cluir car­ne va­cu­na en su die­ta; pe­ro ade­más, su con­sis­ten­cia y sa­bor son muy si­mi­la­res y por eso es­ta suer­te de car­ne ve­ge­tal es un sus­ti­tu­to ideal aho­ra que el ki­lo de mi­la­ne­sas co­ti­za en oro.

Con­si­de­ra­do un ali­men­to com­ple­to, el mian jin es mu­cho me­jor to­le­ra­do por el es­tó­ma­go ya que vie­ne pre co­ci­do y prác­ti­ca­men­te no po­see con­tra­in­di­ca­cio­nes, ex­cep­to pa­ra quie­nes no to­le­ran el glu­ten, ya que se ba­sa en él. Se ela­bo­ra con ha­ri­na de tri­go y se co­ci­na en un cal­do ve­ge­tal muy par­ti­cu­lar. Es ideal pa­ra las die­tas hi­po­ca­ló­ri­cas (apor­ta ape­nas 122 ca­lo­rías ca­da 100 gra­mos), y tie­ne un por- cen­ta­je de pro­teí­nas mu­cho ma­yor que la car­ne y a la so­ja. Tam­bién un ba­jo ni­vel de gra­sas y azú­ca­res, 2 gra­mos de ca­da una de ellas. Ade­más, con­tie­ne mu­cho cal­cio, hie­rro, po­ta­sio, fós­fo­ro y vi­ta­mi­nas que surgen del mis­mo glu­ten, pe­ro tam­bién de los con­di­men­tos agre­ga­dos en su coc­ción.

“El mian jin es un ex­ce­len­te ali­men­to pa­ra las per­so­nas ve­ge­ta­ria­nas ya que po­see gran can­ti­dad de nu­trien­tes, pe­ro su con­sis­ten­cia obli­ga a mas­ti­car­lo mu­chas ve­ces, lo que es­ti­mu­la la se­cre­ción de sa­li­va, in­dis­pen­sa­ble pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to di­ges­ti­vo, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Ya en épo­cas de la di­nas­tía Ming (1368-1649), un mé- di­co lla­ma­do Li Shi Zhen, quien es­cri­bió un li­bro muy des­ta­ca­do so­bre me­di­ci­na, ex­pli­ca­ba la im­por­tan­cia de con­su­mir­lo, so­bre to­do pa­ra las per­so­nas que ba­sa­ban su die­ta en ve­ge­ta­les co­mo re­em­pla­zo de la car­ne. En su li­bro in­cluía la re­ce­ta pa­ra pre­pa­rar­lo y co­ci­nar­lo, y des­ta­ca­ba los be­ne­fi­cios que apor­ta­ba pa­ra las per­so­nas que desea­ban desa­rro­llar su mus­cu­la­tu­ra, co­mo los de­por­tis­tas de alto ren­di­mien­to de hoy, y pa­ra los ni­ños, ya que es­tán en una eta­pa de pleno desa­rro­llo cor­po­ral.

Su ori­gen

Se­gún los re­gis­tros his­tó­ri­cos, es­te ali­men­to se con­su­me en Chi­na ha­ce más de 600 años, es la ba­se de la ali- men­ta­ción de los mon­jes bu­dis­tas y fue en en la ciu­dad de Wu Xi, don­de sur­gie­ron las aho­ra fa­mo­sas es­fe­ras fri­tas de mian jin.

“En esa ciu­dad exis­tía un tem­plo don­de so­lía ha­cer­se una fies­ta en ho­nor a Bu­da. Ha­bía allí una an­cia­na que era la en­car­ga­da de co­ci­nar pa­ra los vi­si­tan­tes, pe­ro en uno de esos even­tos, pa­ra

el cual ella te­nía pre­pa­ra­da una gran can­ti­dad de car­ne ve­ge­tal, la con­cu­rren­cia fue muy es­ca­sa y so­bró una gran can­ti­dad de co­mi­da. Des­de lue­go, la mu­jer ni pen­só arro­jar­la a la ba­su­ra, así que de­ci­dió agre­gar­le sal pa­ra que se con­ser­va­ra unos días, pe­ro por las du­das los vol­vió a co­ci­nar en acei­te hir­vien­do. Pa­ra su sor­pre­sa se for­ma­ron es­fe­ras per­fec­tas y con un sa­bor inigua­la­ble. Así fue que na­ció el mian jin fri­to, pla­to in­fal­ta­ble en to­das las fies­tas im­por­tan­tes, es­pe­cial­men­te en aque­llas don­de se reúne to­da la fa­mi­lia, ya que su for­ma re­don­da sim­bo­li­za pre­ci­sa­men­te la unión fa­mi­liar y el for­ta­le­ci­mient

La ela­bo­ra­ción

Pa­ra pre­pa­rar el mian jin se ne­ce­si­tan 1 ki­lo de ha­ri­na de tri­go, 1 li­tro de agua, una ta­za de sal­sa de so­ja, 1 ca­be­za de ajo,1 cu­cha­ra­da so­pe­ra de jen­gi­bre fres­co ra­lla­do y un tro­ci­to de al­ga kom­bu (op­ta­ti­vo).

Co­lo­car la ha­ri­na en un re­ci­pien­te e ir in­cor­po­ran­do el agua de a po­co; co­men­zar a mez­clar con las ma­nos. La can­ti­dad de agua se­rá aque­lla que per­mi­ta ha­cer una ma­sa com­pac­ta pe­ro sua­ve. Una vez lo­gra­da, ar­mar un bo­llo y co­lo­car­lo en un re­ci­pien­te cu­bier­to con agua lim­pia a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te du­ran­te 45 mi­nu­tos. Al ca­bo de ese tiem­po agi­tar la ma­sa a mo­do de la­va­do, el agua co­men­za­rá a tor­nar­se blan­ca y ha­brá que cam­biar­la a ma­ne­ra de en­jua­gue tan­tas ve­ces co­mo sea ne­ce­sa­rio, has­ta que que­de cla­ra. Es­te pro­ce­di­mien­to per­mi­te re­ti­rar to­do el al­mi­dón de la ma­sa, de­jan­do úni­ca­men­te el glu­ten o pro­teí­na de tri­go, que pre­ci­sa­men­te tie­ne una tex­tu­ra fi­bro­sa muy si­mi­lar a la car­ne va­cu­na.

En es­ta ins­tan­cia el bo­llo ha­brá to­ma­do un co­lor le­ve­men­te más os­cu­ro.

El pa­so si­guien­te con­sis­te en co­lo­car en una olla un li­tro de agua, 250 cc de sal­sa de so­ja, los dien­tes de ajo pe­la­dos, el jen­gi­bre y, si se desea el al­ga. Lle­var­la a fue­go fuer­te has­ta que rom­pa el her­vor e in­cor­po­rar el mian jin en­te­ro o en dos par­tes, y co­ci­nar a fue­go len­to du­ran­te 45 mi­nu­tos. Va­le acla­rar que cuan­to más tiem­po se lo co­ci­ne, más fir­me se­rá la tex­tu­ra. Si se desea ob­te­ner un pro­duc­to más blan­do, 30 mi­nu­tos se­rán su­fi­cien­tes; lo ideal es pro­bar­lo an­tes de cor­tar la coc­ción. Otro de­ta­lle im­por­tan­te es que al co­ci­nar­se, su ta­ma­ño au­men­ta­rá y to­ma­rá un co­lor os­cu­ro. Una vez lis­to, apa­gar el fue­go y de­jar­lo en el mis­mo re­ci­pien­te has­ta que se en­fríe; lue­go se cor­ta en ro­da­jas, tro­zos pe­que­ños o co­mo se pre­fie­ra; si no se pre­pa­ra­rá en el mo­men­to, lo más con­ve­nien­te es hu­me­de­cer­lo con sal­sa de so­ja y en­vol­ver­lo en pa­pel film pa­ra que no se re­se­que.

A par­tir de es­ta car­ne ve­ge­tal se pue­den pre­pa­rar una in­fi­ni­dad de re­ce­tas, en­tre ellas re­lleno pa­ra em­pa­na­das o pas­tel de pa­pas, es­to­fa­do, gui­sos, so­pas, al­bón­di­gas, ham­bur­gue­sas y com­bi­nar­se con ver­du­ras y ce­rea­les. In­clu­so, en al­gu­nos lu­ga­res de Chi­na, lue­go de freír­las, re­lle­nan las es­fe­ras con ve­ge­ta­les o ce­rea­les.

Se pue­de conservar en el free­zer du­ran­te me­ses, siem­pre y cuan­do se lo vuel­va a co­ci­nar des­pués, no es con­ve­nien­te des­con­ge­lar­lo y con­su­mir­lo di­rec­ta­men­te.

Con­ser­va­do en la he­la­de­ra so­la­men­te re­sis­te en­tre 3 a 4 días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.