PA­SIÓN DE MUL­TI­TU­DES

La pól­vo­ra, la brú­ju­la, los fi­deos y pa­re­ce que has­ta el fútbol es un in­ven­to chino. Créa­se o no, lo cier­to es que los re­gis­tros his­tó­ri­cos prue­ban que el Cù Ju po­dría ser el pa­dre del de­por­te más po­pu­lar del mun­do. Las re­glas y su ne­gra his­to­ria.

TAO - Tomo IV - - Cultura -

El Cù Ju es un de­por­te mi­le­na­rio que co­men­zó a prac­ti­car­se en Chi­na en los tiem­pos de Huang Di, el em­pe­ra­dor Ama­ri­llo, quien lo im­ple­men­tó co­mo par­te del en­tre­na­mien­to mi­li­tar en­tre los sol­da­dos de su ejército por­que con­si­de­ra­ba que a tra­vés del jue­go los hom­bres lo­gra­rían ca­si sin dar­se cuen­ta ma­yor agi­li­dad y fuer­za. La tra­duc­ción li­te­ral de Cù Ju es “pa­tear la pe­lo­ta”, y por es­to y al­gu­nas de sus re­glas se cree que pu­do ha­ber si­do el an­te­ce­den­te del fútbol ac­tual. Se­gún cons­ta en los es­cri­tos de la épo­ca, se po­pu­la­ri­zó en­tre los so­la­dos más allá del en­tre­na­mien­to, es­pe­cial­men­te pa­ra los que de­bían per­ma­ne­cer du­ran­te años en cam­pa­ña, ale­ja­dos de sus fa­mi­lias y se­res que­ri­dos. Du­ran­te la di­nas­tía Zhou, en épo­cas de gue­rra, los ge­ne­ra­les ya or­ga­ni­za­ban tor­neos de Cu Ju en los cam­pa­men­tos.

Con el pa­so del tiem­po y los cam­bios de di­nas­tías es­te de­por­te fue ga­nan­do sim­pa­ti­zan­tes, per­fec­cio­nan­do su téc­ni­ca y mu­tan­do sus re­glas. A lo lar­go de la his­to­ria Chi­na se en­cuen­tran re­fe­ren­cias, in­clu­so es­tá re­gis­tra­do en un li­bro muy im­por­tan­te lla­ma­do Zhan Guo Che, que da­ta de 2300 años atrás.

Pe­ro con­tra­ria­men­te a lo que pue­de creer­se, en sus orí­ge­nes era más po­pu­lar en­tre las cla­ses al­tas que en las ba­jas. Por ejem­plo, en Lin Zi, pro­vin­cia de Shan­dong, ciu­dad en don­de vi­vían fa­mi­lias de muy bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca, to­dos de­di­ca­ban sus ho­ras de ocio a la mú­si­ca, al aje­drez chino, la ri­ña de ga­llos y, por su­pues­to, al Cù Ju. Pe­ro pron­to el go­bierno ad­vir­tió que es­te de­por­te en­tu­sias­ma­ba a las ma­sas, y co­men­zó a uti­li­zar­lo pa­ra in­cen­ti­var a los ci­vi­les a fe­de­rar­se con la in­ten­sión de in­cor­po­rar­los a las fi­las del ejército, que en esa épo­ca de­man­da­ba ca­da vez más sol­da­dos. En un mo­men­to de­ter­mi­na­do se lle­gó a con­tar más de 70000 ins­crip­tos, nú­me­ro por de­más ten­ta­dor si se pien­sa en tér­mi­nos de po­de­río bé­li­co.

El fun­da­dor de la Di­nas­tía Han, Han Wu, era un gran afi­cio­na­do a es­te de­por­te, quien ade­más de prac­ti­car­lo lo fo­men­tó en to­do su reino. De allí sur­gie­ron mu­chos equi­pos, po­si­bi­li­tan­do así la or­ga­ni­za­ción de tor­neos en to­do el país que pron­to re­qui­rie­ron la cons­truc­ción de es­ta­dios pa­ra los ca­da vez más en­tu­sias­tas es­pec­ta­do­res.

La pe­lo­ta que uti­li­za­ban era si­mi­lar a la ac­tual, de cue­ro por fue­ra y re­lle­na con pe­los y piel de ani­mal, pe­ro co­mo era muy pe­sa­da el jue­go se ha­cía len­to. Los equi­pos es­ta­ban in­te­gra­dos por 12 ju­ga­do­res y ga­na­ba aquel que pu­die­ra su­mar la ma­yor can­ti­dad de go­les, pe­ro no ha­bía dos ar­cos, sino una suer­te de car­pa con una puer­ta re­don­da por don­de ha­bía que em­bo­car­la. Y tam­po­co ha­bía ar­que­ros.

Las mu­je­res tam­bién eran fa­ná­ti­cas del cù ju y lo ju­ga­ban muy bien, re­cor­de­mos que en es­ta épo­ca se las res­pe­ta­ban mu­cho y se les da­ba li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar­se tan­to en las ar­tes co­mo en los deportes.

Con la lle­ga­da de la di­nas­tía Tang las re­glas cam­bia­ron y el jue­go tam­bién; co­men­zó a ha­cer­se a ca­ba­llo em­pu­jan­do la pe­lo­ta con un bas­tón, co­mo el en po­lo mo­derno. El ba­lón aho­ra se ha­cía con la ve­ji­ga de al­gún ani­mal que pos­te­rior­men­te se in­fla­ba so­plan­do con la bo­ca; es­to po­si­bi­li­ta­ba el re­bo­te y el jue­go se ha­cía más ágil. El ar­co tam­bién

su­frió mo­di­fi­ca­cio­nes; se ar­ma­ba con dos grue­sas ca­ñas de bam­bú que sos­te­nían una red te­ji­da y se im­pu­so el uso uno pa­ra ca­da equi­po en don­de el ri­val te­nía que em­bo­car la pe­lo­ta. Los cam­peo­na­tos to­ma­ban ca­da vez más fuer­za, ga­nan­do fa­ma y po­pu­la­ri­dad.

Jue­gui­to mi­le­na­rio

La di­nas­tía Song mar­có co­mo ten­den­cia las ex­hi­bi­cio­nes in­di­vi­dua­les; una so­la per­so­nas se pa­ra­ba frente a la mul­ti­tud y ha­cia jue­gos con la pe­lo­ta. Se­gún las re­glas, és­ta no de­bía to­car el pi­so y pa­ra sos­te­ner­la en el ai­re se po­día uti­li­zar cual­quier par­te del cuer­po me­nos las ma­nos; a es­ta prác­ti­ca se la de­no­mi­nó Bai Da. Con el tiem­po se per­mi­tió que dos o tres per­so­nas ex­hi­ban sus ha­bi­li­da­des al mis­mo tiem­po en un mis­mo es­ta­dio. En es­te mo­men­to sur­gió un equi­po lla­ma­do Qi Yun She, in­te­gra­do tan­to por em­pe­ra­do­res co­mo por mi­nis­tros y ofi­cia­les quie­nes lo ha­cían con pro­fe­sio­na­li­dad y tam­bién fa­na­tis­mo. Es­te ti­po de tor­neos te­nía mu­chos ad­mi­ra­do­res; se­gún cons­ta en un fa­mo­so li­bro lla­ma­do Shui Hu Zhuan, exis­tió un ju­ga­dor que lle­gó a ser un gran mi­nis­tro, gra­cias a las ha­bi­li­da­des y la téc­ni­ca de com­ba­te que lo­gró con es­te jue­go.

En el trans­cur­so de la era Song, las mu­je­res tam­bién ju­ga­ban es­te ti­po de fut­bol, pe­ro con la in­ten­ción de cap­tar la aten­ción de los hom­bres.

Mi­gra­ción, de­ca­den­cia y caí­da

La di­nas­tía Yuan fue fun­da­da por los mon­go­les que in­va­die­ron Chi­na, quie­nes adop­ta­ron es­te jue­go y lo tras­la­da­ron ha­cia di­fe­ren­tes re­gio­nes de Eu­ro­pa, don­de tam­bién co­men­zó a ju­gar­se. Pe­ro el fin del cù ju lle­gó con la di­nas­tía Ming, en el año 1370, ya que tan­to los fun­cio­na­rios co­mo los ofi­cia­les del ejército se fa­na­ti­za­ron a tal pun­to que de­ja­ban sus res­pon­sa­bi­li­da­des de la­do pa­ra par­ti­ci­par en las com­pe­ten­cias, en mu­chos ca­sos or­ga­ni­za­dos pri­me­ros por ca­sas de jue­go y lue­go por bur­de­les que ar­ma­ban equi­pos con la in­ten­ción de cap­tar clien­tes. Así el jue­go en­tró en de­ca­den­cia y fi­nal­men­te el em­pe­ra­dor Zhu Yuan or­de­nó su prohi­bi­ción.

La re­gla­men­ta­ción se vol­vió más es­tric­ta du­ran­te la di­nas­tía Qin, por­que la prác­ti­ca del cu ju, que ha­bía lo­gra­do elu­dir las res­tric­cio­nes puer­tas aden­tro de los cuar­te­les, co­men­zó a mi­nar la mo­ral del ejército al li­gar­se al jue­go y las apues­tas clan­des­ti­nas. De a po­co fue ins­ta­lán­do­se la idea de jue­go prohi­bi­do y sus gran­des cul­to­res que­da­ron en el ol­vi­do. Sin em­bar­go, a me­dia­dos de es­ta eta­pa (en la se­gun­da mi­tad del Si­glo XIX) la es­tan­da­ri­za­ción del jue­go en Oc­ci­den­te con el Có­di­go Cam­brid­ge – co­no­ci­do así por­que fue­ron los co­le­gios in­gle­ses los que uni­fi­ca­ron sus re­glas pa­ra la prác­ti­ca del de­por­te- el fútbol co­men­zó a di­fun­dir­se en Oriente, re­sig­ni­fi­can­do una tra­di­ción que hoy, co­mo en to­do el mun­do, es pa­sión de mul­ti­tu­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.