LA ALMOHAD A QUE LLA­MA

A pro­pó­si­to de la con­me­mo­ra­ción del Día Mun­dial del Sue­ño, el maes­tro Liu Ming nos re­cuer­da al­gu­nos con­se­jos de la me­di­ci­na chi­na pa­ra ven­cer al in­som­nio, mal que afec­ta al 40 por cien­to de los ar­gen­ti­nos. Su mé­to­do pro­pio y una ayu­di­ta del Feng Shui.

TAO - Tomo IV - - Salud -

El pa­sa­do 18 de mar­zo se con­me­mo­ró el “Día mun­dial del sue­ño”, fe­cha ins­tau­ra­da des­de ha­ce ocho años por la Aso­cia­ción Mun­dial de Me­di­ci­na del Sue­ño (World As­so­cia­tion of Sleep Me­di­ci­ne), con el ob­je­ti­vo de lla­mar la aten­ción so­bre la im­por­tan­cia de des­can­sar ade­cua­da­men­te. A par­tir de ese mo­men­to, y ba­jo el le­ma “Dor­mir bien es un sue­ño que se pue­de cum­plir”, ca­da ter­cer vier­nes de mar­zo se or­ga­ni­zan char­las gra­tui­tas pa­ra di­fun­dir las cau­sas y con­se­cuen­cias de es­te pro­ble­ma que, se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Fun­da­ción Fa­va­lo­ro, afec­ta a más del 40 por cien­to de los ar­gen­ti­nos.

En Tao sa­be­mos que es­te es un pro­ble­ma re­cu­rren­te y que pro­vo­ca des­de tras­tor­nos le­ves has­ta es­ta­dos de an­gus­tia; por esa ra­zón, el maes­tro Liu Ming si­gue de­ve­lan­do los secretos chi­nos me­jor guar­da­dos pa­ra re­sol­ver el tan te­mi­do in­som­nio.

“El in­som­nio es una en­fer­me­dad mo­der­na y, se­gún mi ex­pe­rien­cia, en la Ar­gen­ti­na la pa­de­ce pro­por­cio­nal­men­te un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas que en Chi­na. Es­ta si­tua­ción se re­la­cio­na, en­tre otras cosas, con la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, por­que la par­te sur se co­rres­pon­de con el co­ra­zón y los sen­ti­mien­tos, por eso aquí son más emo­cio­na­les y sen­si­bles. Si el co­ra­zón no es­tá en cal­ma, el sue­ño no lle­ga. Ade­más aquí hay una gran es­ti­mu­la­ción vi­sual que, si no se con­tro­la, di­fi­cul­ta que la men­te de des­co­nec­te. En es­te sen­ti­do la tec­no­lo­gía tam­bién jue­ga en contra”, ex­pli­ca Liu Ming.

El uso de la fuer­za fí­si­ca ya sea en el tra­ba­jo, el de­por­te o en otra ac­ti­vi­dad, tam­bién jue­ga un rol im­por­tan­te a la ho­ra de ir­se a la ca­ma.

“Cuan­do una per­so­na rea­li­za un tra­ba­jo en el que ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que usar su cuer­po, por ejem­plo, un me­cá­ni­co, al­ba­ñil, de­por­tis­ta, etc. des­gas­ta una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de ener­gía que le pro­vo­ca can­san­cio y no tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir. En cam­bio, aque­llos que uti­li­zan su in­te­lec­to, pe­ro son fí­si­ca­men­te se­den­ta­rios, tie­nen un ex­ce­so de ener­gía acu­mu­la­da y su­fren de in­som­nio”.

La ma­ne­ra de com­pen­sar el can­san­cio men­tal es rea­li­zan­do ac­ti­vi­dad fí­si­ca an­tes o des­pués del tra­ba­jo y tam­bién uti­li­zan­do me­nos el au­to y las es­ca­le­ras me­cá­ni­cas. “La an­gus­tia y el es­trés tam­po­co co­la­bo­ran a la ho­ra de dor­mir, por eso es ne­ce­sa­rio ma­ne­jar los sen­ti­mien­tos por­que es­tán es­tre­cha­men­te li­ga­dos al cuer­po y ter­mi­nan en­fer­mán­do­nos”, afir­ma Liu.

Una so­lu­ción pla­cen­te­ra

“Nues­tro cuer­po ne­ce­si­ta mo­ver­se sa­bia­men­te, por eso voy a ex­pli­car un ejer­ci­cio muy sen­ci­llo que sue­lo prac­ti­car yo cuan­do no me pue­do dor­mir. En es­tos ca­sos la cla­ve es­tá en aquie­tar el co­ra­zón, lue­go la men­te, los sen­ti­mien­tos y, por úl­ti­mo, el cuer­po. El sue­ño se con­si­gue des­de aden­tro ha­cia fue­ra. Una vez en la ca­ma de­be­mos con­cen­trar­nos en la res­pi­ra­ción, sen­tir có­mo el ai­re in­gre­sa al cuer­po y se re­la­cio­na con to­dos los ór­ga­nos; lle­ga al co­ra­zón y lue­go se di­ri­ge ha­cia el centro, don­de se en­cuen­tran el hí­ga­do, la ve­sí­cu­la y el ba­zo.

En una ter­ce­ra eta­pa de­be­mos de­di­car unos mi­nu­tos pa­ra sen­tir la piel y el ve­llo; la ca­be­za y el ca­be­llo, has­ta lle­gar al ce­re­bro. De­bo su­po­ner que una luz muy cla­ra in­gre­sa por la ca­be­za, re­co­rre el pe­cho, los bra­zos, el ab­do­men, las pier­nas y lle­ga a la plan­ta del pie. Esa luz cá­li­da ar­mo­ni­za y re­la­ja, pre­pa­rán­do­nos pa­ra un buen des­can­so”.

Pa­ra po­ten­ciar el ejer­ci­cio es acon­se­ja­ble uti­li­zar me­dias y una bol­sa de agua ca­lien­te en los pies.

La pos­tu­ra tam­bién ayu­da

La ubi­ca­ción del cuer­po es muy im­por­tan­te pa­ra que la ener­gía flu­ya por él y en es­to son fun­da­men­ta­les las re­glas del Feng Shui, pa­ra

que na­da in­ter­fie­ra con el buen des­can­so. El pun­to más im­por­tan­te en es­te sen­ti­do es que la ca­ma y las vi­gas del te­cho si­gan la mis­ma di­rec­ción, nun­ca de­ben cru­zar­se ya que el Chi al­te­ra­ría el sue­ño; lo mis­mo ocu­rre cuan­do la ca­ma que­da en el me­dio de una co­rrien­te de ai­re. Por otra par­te, lo me­jor es que la ca­be­za que­de mi­ran­do al Es­te y los pies ha­cia el Oes­te, o en su de­fec­to la ca­be­za ha­cia el Sur y los pies al Nor­te. “Cuan­do dor­mi­mos bien es­ta­mos re­for­zan­do el Yin y es­ti­mu­lan­do el Yang; el Yang ba­ja des­de la ca­be­za a los pies por la par­te ex­ter­na del cuer­po y el Yin as­cien­de por la par­te in­ter­na ha­cia la ca­be­za. Si el Yang no ba­ja el Yin no sube, am­bos de­ben con­fi­gu­rar un cir­cui­to”.

Re­cor­de­mos tam­bién que la ma­ne­ra de co­lo­car el cuer­po so­bre la ca­ma tam­bién con­tri­bu­ye al buen dor­mir.

“Cuan­do ha­blo de la pos­tu­ra del cuer­po siem­pre doy un ejem­plo, y es que de­be to­mar la for­ma de un ar­co. Ob­via­men­te, es­to no sig­ni­fi­ca que de­ba­mos en­cor­var­nos, sino ex­pan­dir las ar­ti­cu­la­cio­nes pa­ra per­mi­tir el mo­vi­mien­to du­ran­te el sue­ño; nun­ca de­be­mos de­jar­nos caer en la ca­ma con to­do el peso co­mo si fue­ra­mos una bol­sa de pa­pas”, afir­ma Liu.

Un ejem­plo muy cla­ro de es­to son los ani­ma­les, en especial los pe­rros y los ga- tos, ellos duer­men en una pos­tu­ra, lue­go se es­ti­ran y to­man otra, es­to les per­mi­te ener­gi­zar­se, por eso son más ági­les.

Al acos­tar­se en la ca­ma es ne­ce­sa­rio de­di­car unos mi­nu­tos pa­ra aco­mo­dar la co­lum­na; pri­me­ro ubi­car la lum­bar, lue­go la dor­sal y por úl­ti­mo la cer­vi­cal. Lue­go es­ti­rar las pier­nas y los pies, co­mo si se qui­sie­ra al­can­zar al­go con la pun­ta de los de­dos.

“Los de­dos de los pies son los re­cep­to­res de ener­gía, por esa ra­zón hay que ubi­car­los per­fec­ta­men­te, de­ben ase­me­jar­se a un aba­ni­co. La par­te ex­ter­na del pie apo­ya en el col­chón y los de­dos van con­for­man­do un mo­vi­mien­to on­du­lan­te”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.