CO­MO AGUA BEN­DI­TA

Los ba­ños ter­ma­les se han po­pu­la­ri­za­do tan­to que ya cons­ti­tu­yen una nue­va ca­te­go­ría del tu­ris­mo. Mu­chos co­no­cen y han pro­ba­do sus be­ne­fi­cios, pe­ro po­cos sa­ben de dón­de pro­vie­nen. Bon­da­des y res­tric­cio­nes.

TAO - Tomo IV - - Terapias -

En las úl­ti­mas dé­ca­das se po­pu­la­ri­zó en la Ar­gen­ti­na un nue­vo ti­po de tu­ris­mo re­la­cio­na­do con la sa­lud y son las vi­si­tas a las fuen­tes de aguas ter­ma­les, un ti­po sin­gu­lar de te­ra­pia que apro­ve­cha la tem­pe­ra­tu­ra del agua que emer­ge na­tu­ral­men­te de la tie­rra a una tem­pe­ra­tu­ra más ele­va­da, ri­ca en mi­ne­ra­les que pro­por­cio­na va­rios be­ne­fi­cios al or­ga­nis­mo. No se sa­be a cien­cia cier­ta quie­nes la des­cu­brie­ron, pe­ro sí que son uti­li­za­das ha­ce mi­les de años. Al­gu­nos re­gis­tros his­tó­ri­cos se­ña­lan que se dio por imi­tar la con­duc­ta de al­gu­nos ani­ma­les, co­mo los ja­ba­líes, los osos y otros ma­mí­fe­ros que, an­te una he­ri­da o le­sión, se su­mer­gían en ellas pa­ra ali­viar su do­lor. In­clu­so ac­tual­men­te en Ja­pón exis­te una fuen­te en la ciu­dad de Ya­ma­nou­chi, lla­ma­da “Ter­mas de Ji­po­ku­da­ni”, el lu­gar pre­fe­ri­do de los mo­nos ma­ca­cos que con­cu­rren asi­dua­men­te pa­ra ca­len­tar el cuer­po y re­sis­tir a las ba­jí­si­mas tem­pe­ra­tu­ras del lu­gar.

En Chi­na tam­bién eran uti­li­za­das ha­ce si­glos, es­pe­cial­men­te por los mon­jes taoís­tas, quie­nes se ins­ta­la­ban al­gu­nos días en cue­vas en me­dio de las mon­ta­ñas pa­ra orar y apro­ve­char las vir­tu­des de cier­to ti­po de agua que ema­na­ba de las ro­cas a la que con­si­de­ra­ban una Di­vi­ni­dad de la Tie­rra. Y fue­ron ellos los que cla­si­fi­ca­ron es­tos si­tios don­de se en­cuen­tran las aguas ter­ma­les co­mo las 10 gran­des cue­vas de Cie­lo; 36 cue­vas de pe­que­ño Cie­lo y las 72 Tie­rras con gran for­tu­na se­gún las pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas de ca­da uno.

“El agua que emer­ge del po­zo de la Tie­rra es la me­jor, ya que con­tie­ne su esen­cia. Ca­da uno de los lu­ga­res de la Tie­rra tie­ne di­fe­ren­tes ti­pos de Chi; en el taoís­mo te­ne­mos una fra­se “Yin Tian She Di” (la ra­zón del Cie­lo y la cons­truc­ción de la Tie­rra), quie­re de­cir que to­dos los cam­bios que se dan en la Tie­rra pro­vie­nen del Cie­lo, por­que en­tre am­bos exis­te un in­ter­cam­bio de Chi, que sube y ba­ja de ma­ne­ra per­ma­nen­te mo­di­fi­can­do la Tie­rra, ex­pli­ca Liu Ming. Ade­más, el Chi que lle­ga a la pro­fun­di­dad de la Tie­rra ge­ne­ra ca­lor. Re­cuer­do que una vez fui a un tem­plo muy im­por­tan­te de Chi­na y des­de allí vi­si­ta­mos la cue­va “Jing Guang Dowg (Cue­va de luz do­ra­da), pre­ci­sa­men­te don­de los mon­jes taoís­tas re­cu­rrían pa­ra me­di­tar; es­te lu­gar era muy ca­lu­ro­so y po­seía aguas ter­ma­les. Ese ca­lor es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con la ener­gía de la Tie­rra. Se­gún se sa­be, mi­les de años atrás un mon­je se con­vir­tió en inmortal, ya que a tra­vés de la me­di­ta­ción en ese lu­gar, lo­gró lle­var su ca­pa­ci­dad fí­si­ca y men­tal a un ni­vel muy alto.”

Be­ne­fi­cios sin ries­gos

Des­de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na se afir­ma que es­te ti­po de agua cau­sa un efec­to ar­mo­ni­za­dor en to­do el or­ga­nis­mo y ge­ne­ra un gran bie­nes­tar, por­que reac­ti­va la ener­gía y res­ta­ble­ce la sa­lud de los ór­ga­nos, oxi­ge­nán­do­los y li­be­rán­do­los de to­xi­nas; ade­más, me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y ba­ja los ni­ve­les de es­trés. Mu­chas per­so­nas re­cu­rren a ellas por­que ali­vian no­ta­ble­men­te el do­lor de los hue­sos y las ar­ti­cu­la­cio­nes. Y es­to tie­ne su jus­ti­fi­ca­ción des­de la me­di­ci­na taoís­ta. Se­gún la ley de los cin­co ele­men­tos apli­ca­da al cuer­po, el Agua se re­la­cio­na con lo hue­sos; el Agua na­ce de la pro­fun­di­dad de la Tie­rra y los hue­sos de la pro­fun­di­dad del cuer­po, es de­cir que com­par­ten el mis­mo ori­gen y vi­bra­ción ener­gé­ti­ca. Por eso en los ca­sos de reuma, ar­tri­tis y do­lo­res ar­ti­cu­la­res, ac­túa en do­ble sen­ti­do, ya que el ca­lor be­ne­fi­cia re­la­jan­do los múscu­los, dis­mi­nu­yen­do la ri­gi-

dez y me­jo­ran­do la mo­vi­li­dad y, por otro la­do, ac­túa co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rio, lo que dis­mi­nu­ye el do­lor.

Pe­ro pa­ra op­ti­mi­zar las bon­da­des del agua ter­mal, es ne­ce­sa­rio co­no­cer al­gu­nas cues­tio­nes fun­da­men­ta­les.

“Cuan­do se con­cu­rra a un centro ter­mal ba­jo te­cho, es ne­ce­sa­rio con­tro­lar que ten­ga una bue­na ven­ti­la­ción, de lo con­tra­rio es muy pro­ba­ble que se sien­tan ma­reos y náu­seas, ya que el ai­re se tor­na muy pe­sa­do, es­pe­cial­men­te por la au­sen­cia de ve­ge­ta­ción. Re­cor­de­mos que cuan­do nos ex­po­ne­mos a es­te ti­po de ba­ños es­ta­mos in­cor­po­ran­do el Chi de la Tie­rra, que nu­clea a to­dos los mi­ne­ra­les pre­sen­tes en ella y es­tos pue­den cau­sar un gran im­pac­to si no se ha­ce ade­cua­da­men­te”. Uno de los erro­res más co­mu­nes es dar­se un cha­pu­zón ape­nas se in­gre­sa a la pi­le­ta; sin em­bar­go, la re­co­men­da­ción es pri­me­ro mo­jar­se los bra­zos y las pier­nas; lue­go sen­tar­se en el bor­de y co­lo­car los pies en el agua. Per­ma­ne­cer así un buen ra­to, de ma­ne­ra que el cuer­po se va­ya adap­tan­do al cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra.

Por otra par­te la res­pi­ra­ción jue­ga un pa­pel pri­mor­dial, ya que los va­po­res que ema­nan de las fuen­tes trans­for­man el ai­re. Por eso hay que res­pi­rar de ma­ne­ra len­ta, ins­pi­ran­do y ex­ha­lan­do cons­cien­te­men­te.

En cuan­to a la du­ra­ción de los ba­ños, la re­co­men­da­ción es no ex­ce­der­se de los 15 ó 20 mi­nu­tos, ya que al­gu­nas de las con­se­cuen­cias más co­mu­nes del abu­so, son la ta­qui­car­dia, los ba­jo­nes de pre­sión, los des­ma­yos y cier­to can­san­cio.

Los cui­da­dos

Co­mo en to­dos los tra­ta­mien­tos, al­gu­nas per­so­nas pue­den su­frir cier­tas con­se­cuen­cias in­de­sea­das, por eso es ver­da­de­ra­men­te ne­ce­sa­ria la con­sul­ta mé­di­ca pre­via. En ge­ne­ral es­ta te­ra­pia no es re­co­men­da­ble pa­ra quie­nes tie­nen an­te­ce­den­tes de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, co­mo hi­per­ten­sión, ta­qui­car­dia, in­far­tos, etc. Re­cor­de­mos que la piel ab­sor­be la ener­gía y lle­ga a la pro­fun­di­dad del cuer­po. Tam­po­co pa­ra quie­nes ha­yan su­fri­do un ACV, por­que el ca­lor di­la­ta las ve­nas y sube el Fue­go. Las em­ba­ra­za­das de­ben con­sul­tar con su es­pe­cia­lis­ta, al igual que los ni­ños, que po­seen na­tu­ral­men­te mu­cho Fue­go, al­go que las aguas ter­ma­les acre­cien­tan mu­cho más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.