PA­RA VER­TE ME­JOR

La me­di­ci­na chi­na en­tien­de que la conjuntivitis pue­de ser la con­se­cuen­cia de un des­arre­glo en un ór­gano vi­tal, el hí­ga­do. Por eso pro­po­ne mé­to­dos pa­ra equi­li­brar­lo y una in­fu­sión de cri­san­te­mo pa­ra el tra­ta­mien­to ex­terno.

TAO - Tomo IV - - Salud -

La conjuntivitis se ori­gi­na al pro­du­cir­se una in­fla­ma­ción de la mem­bra­na mu­co­sa trans­pa­ren­te que cu­bre to­do el glo­bo ocu­lar lla­ma­da con­jun­ti­va. Es­ta afec­ción pue­de afec­tar a un ojo o a am­bos si­mul­tá­nea­men­te y sue­le cau­sar­la una in­fec­ción vi­ral o bac­te­ria­na, o cier­tos agen­tes ex­ter­nos ta­les co­mo el vien­to, el hu­mo, el pol­vo, el po­len y la po­lu­ción am­bien­tal.

Sus sín­to­mas son fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles, ya que en for­ma in­me­dia­ta el ojo se en­ro­je­ce, la­gri­mea ex­ce­si­va­men­te, se irri­ta y en mu­chos de los ca­sos se sen­si­bi­li­za frente a la luz; ade­más, si la in­fec­ción es de ti­po bac­te­ria­na el ojo despide mu­co­sas du­ran­te la no­che, lo que pro­vo­ca que las pes­ta­ñas se pe­guen al des­per­tar­nos.

Ge­ne­ral­men­te, los tra­ta­mien­tos que rea­li­za la me­di­ci­na oc­ci­den­tal son lo­ca­li­za­dos, es de­cir que re­cu­rre a co­li­rios o po­ma­das apli­ca­das di­rec­ta­men­te en el ojo; en ge­ne­ral dan re­sul­ta­do, pe­ro otras no y el pro­ble­ma se ex­tien­de o re­apa­re­ce du­ran­te me­ses.

La me­di­ci­na chi­na, en cam­bio, abor­da es­te pro­ble­ma de ma­ne­ra glo­bal, por­que en­tien­de que en es­te des­arre­glo in­ter­vie­ne tam­bién uno de nues­tros ór­ga­nos vi­ta­les, el hí­ga­do.

“En el otoño sue­le ha­ber más ca­sos de conjuntivitis y la ex­pli­ca­ción se en­cuen­tra en la ley de do­mi­nan­cia de los cin­co ele­men­tos, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Re­cor- de­mos que los ojos son la ven­ta­na del hí­ga­do (Ma­de­ra), y en es­te mo­men­to es­ta­mos frente a la pre­sen­cia del Me­tal, que do­mi­na la Ma­de­ra; por lo tan­to el hí­ga­do se en­cuen­tra más dé­bil; es de­cir que cuan­do sur­ge una en­fer­me­dad o sín­to­ma que afec­te a los ojos rá­pi­da­men­te se de­be re­vi­sar el es­ta­do del hí­ga­do”.

Ade­más, la me­di­ci­na chi­na tam­bién coin­ci­de con la oc­ci­den­tal en que al­gu­nos fac­to­res ex­ter­nos son los que pue­den cau­sar conjuntivitis; por ejem­plo, el vien­to afec­ta di­rec­ta­men­te al hí­ga­do y la se­que­dad ex­tre­ma al ba­zo, que tam­bién cau­sa irri­ta­ción en los ojos. El ho­ra­rio tam­bién mar­ca al­gu­nas di­fe-

ren­cias: si por la ma­ña­na los ojos es­tán más ro­jos y con ma­yor su­pu­ra­ción; es­to in­di­ca que in­ter­na­men­te subió el Fue­go.

Vol­ver al equi­li­brio

“Co­mo siem­pre ex­pli­co, la so­lu­ción a las en­fer­me­da­des es­tá en re­co­brar el equi­li­brio in­terno, y en es­te sen­ti­do es fun­da­men­tal co­rre­gir el te­ma de la ali­men­ta­ción. Cuan­do las conjuntivitis se vuel­ven re­cu­rren­tes es ne­ce­sa­rio in­ge­rir una ma­yor can­ti­dad de ver­du­ras de ho­ja, es­pe­cial­men­te de co­lor ver­de, ya que for­ta­le­ce los ojos y la vi­sión. Re­cuer­do que mi ma­má te­nía una ami­ga que du­ran­te el em- ba­ra­zo se ali­men­tó úni­ca­men­te con car­ne, du­ran­te la ges­ta­ción nun­ca co­mió una ver­du­ra y mu­cho me­nos de ho­ja. Si bien en ese mo­men­to la car­ne era muy cos­to­sa, ella po­día com­prar­la por­que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca era muy bue­na. El re­sul­ta­do fue muy dra­má­ti­co, ya que tu­vo un be­bé que du­ran­te el pri­mer año no po­día ver prác­ti­ca­men­te na­da”.

Una saludable cos­tum­bre es con­su­mir car­nes co­mo pri­mer pla­to y lue­go ver­du­ras co­ci­das, ya que pre­vie­nen to­do ti­po de afec­cio­nes ocu­la­res. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te re­mar­car que cuan­do se es­tá frente a un cua­dro de es­te ti­po, de­ben evi­tar­se la ce­bo­lla y el ajo cru­dos, y los con­di­men­tos pi­can­tes, por­que con­tri­bu­yen a le­van­tar el Fue­go. Es pre­fe­ri­ble ele­gir los sa­bo­res sua­ves y las co­mi­das li­via­nas.

Tra­ta­mien­to ex­terno

Las in­fu­sio­nes son tam­bién muy efec­ti­vas, tan­to pa­ra pre­ve­nir co­mo pa­ra cu­rar.

“To­das las ma­ña­nas en ayu­nas de­be­mos be­ber una ta­za de té de li­món con miel pa­ra re­for­zar el hí­ga­do y per­mi­tir que la ener­gía flu­ya me­jor. Es­ta in­fu­sión se ob­tie­ne mez­clan­do el ju­go y las cás­ca­ras de un li­món en una ta­za de agua hir­vien­do; mez­clar muy bien y una vez ti­bia, re­ti­rar las cás­ca­ras y agre­gar­le miel a gus­to.

Cuan­do al des­per­tar se sien­tan los ojos muy se­cos, re­co­mien­do be­ber, tam­bién en ayu­nas, un va­so de agua ti­bia con sal”.

Pa­ra ba­jar el Fue­go in­terno lo me­jor es el Di Huang (reh­man­nia glu­ti­no­sa); pre­pa­rar una in­fu­sión co­lo­can­do 15 gra­mos de es­ta hier­ba se­ca en 1 ta­za de agua hir­vien­do, co­lar y be­ber. El pro­ce­di­mien­to se pue­de re­pe­tir va­rias ve­ces.

Exis­ten al­gu­nos re­cur­sos mi­le­na­rios que se pue­den po­ner en prác­ti­ca pa­ra des­in­fla­mar y ali­viar la pi­ca­zón tan ca­rac­te­rís­ti­ca de las conjuntivitis. Uno de ellos es la­var los ojos con una in­fu­sión de té ver­de ti­bio. Co­lo­car ro­da­jas de pe­pino fres­co so­bre los pár­pa­dos tie­ne efec­tos si­mi­la­res, y tam­bién eli­mi­na el Fue­go lo­ca­li­za­do.

Las flo­res de cri­san­te­mo chino tie­ne una fun­ción do­ble: des­in­fla­man y acla­ran la vi­sión. En la Chi­na an­ti­gua las per­so­nas se ha­cían ba­ños ocu­la­res de va­por, que con­sis­ten en her­vir me­dio li­tro de agua en una olla, agre­gar­le un pu­ña­do de flo­res y una cu­cha­ra­da de sal fi­na. Cuan­do lle­ga a su má­xi­mo her­vor, re­ti­rar de la hor­na­lla y acer­car el ros­tro pa­ra que el va­por in­gre­se a los ojos.

Las com­pre­sas con una in­fu­sión de cri­san­te­mo tam­bién son muy bue­nas pa­ra lim­piar los ojos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.