Con­se­cuen­cias del mal Feng Shui

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

Ade­más de los pun­tos des­crip­tos, es im­por­tan­te pres­tar aten­ción al es­ta­do de sa­lud y aními­co de quie­nes ha­bi­tan la ca­sa.

“Cuan­do una per­so­na se en­cuen­tra siem­pre muy can­sa­da o con pro­ble­mas de sa­lud que no pue­de so­lu­cio­nar, se­gu­ra­men­te en su ho­gar rei­na una ma­la ener­gía cau­sa­da por la ma­la com­bi­na­ción de mue­bles, am­bien­tes o ca­na­les de ener­gía que cru­zan.”

Por otra par­te, ca­da uno de los am­bien­tes de la ca­sa se co­rres­pon­de con un ór­gano: el li­ving con el co­ra­zón; el ba­ño, con el ri­ñón; el hí­ga­do con el co­me­dor; el ba­zo con la co­ci­na; el pul­món con el dor­mi­to­rio. En­ton­ces, cuan­do se tie­nen en­fer­me­da­des a ese ni­vel es ne­ce­sa­rio re­vi­sar ca­da uno de los cuar­tos.

Los pro­ble­mas de fer­ti­li­dad se re­la­cio­nan con el Chi que no flu­ye co­rrec­ta­men­te por los am­bien­tes, y las co­lum­nas de la edi­fi­ca­ción se re­fle­jan di­rec­ta­men­te en la pro­pia y en los hue­sos en ge­ne­ral.

“Los des­equi­li­brios que ha­ya en ca­da uno de es­tos lu­ga­res se ve­rán re­fle­ja­dos en el or­ga­nis­mo y en la pros­pe­ri­dad, de allí la im­por­tan­cia de co­rre­gir la ener­gía”.

Pa­ra con­sul­tas so­bre Feng Shui, pla­ni­fi­car o re­de­co­rar su ca­sa, es­cri­bir a:

ori­gen­del­fengs­hui@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.