QING MING: EL DÍA DE LOS MUER­TOS CHINO

En­tre el 4 y el 6 de abril las fa­mi­lias chi­nas le rin­den tri­bu­to a los que ya no es­tán lim­pian­do y de­jan­do cu­rio­sas ofren­das en sus tum­bas. Pe­ro tam­bién es el mo­men­to del re­en­cuen­tro y lo ce­le­bran con gran­des ban­que­tes. Los orí­ge­nes.

TAO - Tomo IV - - Celebración -

La chi­na es una de las cul­tu­ras que más hon­ra a sus an­te­pa­sa­dos, y el fes­ti­val del Qing Ming es una ce­le­bra­ción re­ser­va­da pa­ra es­to y tam­bién pa­ra el re­en­cuen­tro fa­mi­liar, es­pe­cial­men­te en­tre los que vi­ven en dis­tin­tas ciu­da­des de su ex­ten­sa geo­gra­fía, y jun­tos ren­dir­le tri­bu­to a sus muer­tos. Ese día, que trans­cu­rre en­tre el 4 y el 6 de abril del ca­len­da­rio lu­nar, es vi­vi­do con una mez­cla de sen­ti­mien­tos; por un la­do la nos­tal­gia por quien ya no es­tá y, por el otro con cier­ta ale­gría, que los in­cen­ti­va a arre­glar y pin­tar las tum­bas, de­jar ofren­das ta­les co­mo la co­mi­da que más le gus­ta­ba al di­fun­to, en­tre las cua­les es­tá el in­fal­ta­ble po­te de arroz; be­bi­das y flo­res. En un sec­tor del ce­men­te­rio, que se ubi­ca en lu­ga­res a cam­po abier­to o mon­ta­ñas, exis­ten bra­se­ros don­de la gen­te pue­de que­mar ré­pli­cas de bi­lle­tes, de ro­pa y otros ob­je­tos. Se­gún se cree, ser­vi­rán pa­ra que quie­nes ha­bi­tan en el más allá, ten­gan una vi­da pla­cen­te­ra y no pa­sen ne­ce­si­da­des.

Es un día de fies­ta na­cio­nal y el cli­ma sue­le acom­pa­ñar, ya que ocu­rre en ple­na pri­ma­ve­ra, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra as­cien­de y las pre­ci­pi­ta­cio­nes se van es­pa­cian­do. Es­to sig­ni­fi­ca que es el mo­men­to pa­ra arar y sem­brar los cam­pos, por lo cual tam­bién es un mo­men­to muy im­por­tan­te pa­ra la agri­cul­tu­ra, que his­tó­ri­ca­men­te fue la fuen­te de re­cur­sos pri­mor­dial pa­ra la economía del país. Por eso sue­le aso­ciár­se­la a la vi­da ru­ral y las fa­mi­lias apro­ve­chan pa­ra pa­sar un día de cam­po, se or­ga­ni­zan los tor­neos de ba­rri­le­tes, que vue­lan du­ran­te el día e ilu­mi­nan la no­che con las lu­ces ro­jas de los tí­pi­cos fa­na­les de pa­pel.

Por su­pues­to, no pue­den fal­tar los gran­des ban­que­tes en los que se com­par­ten los man­ja­res pre­pa­ra­dos el día an­te­rior, de­bi­do a que es­te no se pue­de en­cen­der el fue- go. Por es­ta ra­zón tam­bién se lo lla­ma han shi, es de­cir, “el día de la co­mi­da fría”.

An­ti­gua­men­te en es­te día tam­bién se plan­ta­ban ár­bo­les, in­clu­so se lo co­no­cía co­mo el Día del Ar­bol, aun­que a par­tir de 1979 se cam­bió y aho­ra es el 12 de mar­zo.

En las re­gio­nes más po­bla­das es­ta cos­tum­bre se ha sim­pli­fi­ca­do. Aun­que en ma- yor o me­nor me­di­da el ri­tual siem­pre es­tá pre­sen­te, los deu­dos se li­mi­tan a lim­piar las tum­bas, ofren­dar co­mi­da y flo­res a los muer­tos, que­mar in­cien­so y ré­pli­cas de di­ne­ro e in­cli­nar­se an­te las lá­pi­das.

Los orí­ge­nes

Se­gún se sa­be, el día de Qing Ming se creó en me­mo­ria de un fiel mi­nis­tro del es­ta­do de Jin, lla­ma­do Jie Zi­tui, quien ser­vía al prín­ci­pe Chong Er, obli­ga­do a exi­liar­se cuan­do se desató una gue­rra ci­vil. Des­de lue­go, lo acom­pa­ñó en esa pe­no­sa eta­pa y, se­gún cuen­ta la his­to­ria, has­ta cor­tó un tro­zo de su pier­na pa­ra ali­men­tar a su su­pe­rior cuan­do se que­dó sin co­mi­da. Fi­na­li­za­da la gue­rra, el prín­ci­pe vol­vió y se con­vir­tió en em­pe­ra­dor; fue el fa­mo­so Jin Wen. El so­be­rano re­com­pen­só a los hé­roes de la re­sis­ten­cia, pe­ro se ol­vi­dó de Jie Zi­tui, quien to­mó sus cosas y se re­clu­yó con su ma­dre en el mon­te Mians­han. Arre­pen­ti­do, Jin Wen fue a bus­car­lo, pe­ro no acep­to vol­ver; pa­ra per­sua­dir­lo, le acon­se­ja­ron que que­me el mon­te y así obli­gar­lo a sa­lir. Pe­ro las cosas no sa­lie­ron bien y Jie Zi­tui mu­rió en­tre las lla­mas al pie de un vie­jo sau­ce. Pa­ra re­cor­dar­lo, Jin Wen or­de­nó que es­te día fue­ra el han shi, es de­cir el día sin fue­go. Al si­guien­te año el em­pe­ra­dor vi­si­tó la mon­ta­ña y des­cu­brió que del vie­jo sau­ce ha­bía cre­ci­do un re­to­ño, en­ton­ces de­cre­tó que ese día se­ría el Qing Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.