DIE­TA CHI­NA AN­TI RE­CAÍ­DAS

La obe­si­dad es la an­te­sa­la de in­nu­me­ra­bles pro­ble­mas de sa­lud. Ba­sán­do­se en su ex­pe­rien­cia clí­ni­ca, el maes­tro Liu Ming desa­rro­lló es­te plan que com­bi­na una te­ra­pia de cin­co pa­sos pa­ra adel­ga­zar y au­ricu­lote­ra­pia pa­ra man­te­ner­se.

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

El so­bre­pe­so es un te­ma que preo­cu­pa por igual a mu­je­res y hom­bres de to­das las eda­des, que en me­nor o ma­yor me­di­da pue­de da­ñar cier­tos as­pec­tos de la sa­lud, co­mo el co­ra­zón y el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio, el hí­ga­do o el ri­ñón, y pro­vo­car el des­gas­te pre­ma­tu­ro de las ar­ti­cu­la­cio­nes que a la lar­ga com­pli­ca­rán la mo­vi­li­dad.

Pe­ro ba­jar de peso y peor aún man­te­ner­lo cuan­do se ha con­se­gui­do re­cu­pe­rar la lí­nea lue­go de una die­ta es­tric­ta es ca­si tan di­fí­cil co­mo lu­char contra una adic­ción. Sin em­bar­go, alar­ma­do por la can­ti­dad de con­sul­tas que re­ci­be en es­te sen­ti­do, el maes­tro Liu Ming ela­bo­ró ba­sán­do­se en su lar­ga ex­pe­rien­cia, un plan que pro­me­te so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de una vez y pa­ra siem­pre.

Por qué en­gor­da­mos

De­tec­tar cuál es la ra­zón por la cual se acu­mu­lan ki­los es la cla­ve pa­ra em­pe­zar a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de la obe­si­dad.

“Una per­so­na en­gor­da ge­ne­ral­men­te por dos ra­zo­nes: por los ma­los há­bi­tos o por una cues­tión psi­co­ló­gi­ca. Yo creo que la ma­yo­ría tie­ne es­te úl­ti­mo pro­ble­ma, ase­gu­ra Liu Ming. Por ejem­plo, ha­ce un tiem­po me en­te­re del ca­so de un hom­bre que era el más gor­do del mun­do. Esa per­so­na en reali­dad bus­có en el ex­ce­so de ali­men­ta­ción la ma­ne­ra pa­ra ter­mi­nar con su vi­da, fue su ma­ne­ra de sui­ci­dar­se. En cuan­to a los ma- los há­bi­tos, yo con­si­de­ro que el se­den­ta­ris­mo es una de los ma­yo­res res­pon­sa­bles del ex­ce­so de peso. Si co­me­mos po­co y en­gor­da­mos mu­cho sig­ni­fi­ca que no nos es­ta­mos mo­vien­do lo su­fi­cien­te, es de­cir, que las ca­lo­rías que in­gre­san al or­ga­nis­mo se acu­mu­lan en él. Si nos de­te­ne­mos a ob­ser­var a nues­tro al­re­de­dor, ve­re­mos que las per­so­nas que rea­li­zan tra­ba­jos en los que em­plean su fuer­za fí­si­ca co­men mu­cho y en­gor­dan po­co y ahí es­tá la res­pues­ta”.

No sen­tar­se a co­mer es otro de los pun­tos en contra pa­ra la si­lue­ta. Mu­chas ve­ces las per­so­nas no se sien­tan a al­mor­zar un me­nú equi­li­bra­do, pe­ro pa­san gran par­te del día co­mien­do ga­lle­ti­tas, fac­tu­ras, fru­tas y otros ali­men­tos que, al fi­nal del día, re­pre­sen­tan po­cos nu­trien­tes y una gran can­ti­dad de hi­dra­tos de car­bono.

“Es­ta con­duc­ta tam­bién con­fun­de el fun­cio­na­mien­to de los ór­ga­nos, por­que por la ma­ña­na el ba­zo y el es­tó­ma­go es­tán fun­cio­nan­do a to­da mar­cha, por lo cual se de­be co­mer muy bien. Al me­dio­día, fun­cio­nan el co­ra­zón y el in­tes­tino delgado, mo­men­to en el cual tam­bién se de­ben in­ge­rir ali­men­tos pa­ra que el in­tes­tino delgado los con­vier­ta en ener­gía. Por la no­che, la ce­na tem­prano y li­via­na por­que el or­ga­nis­mo a

par­tir de las 18 hs co­mien­za a pre­pa­rar­se pa­ra el des­can­so. Si se co­me mu­cho, el cuer­po tam­bién se hin­cha y se lle­na de fle­mas” Otro pro­ble­ma de quie­nes hacen die­tas pa­ra adel­ga­zar es in­ge­rir ali­men­tos fríos, lo que obli­ga al cuer­po a de­fen­der­se ge­ne­ran­do ca­lor y gra­sa en ex­ce­so. Cuan­do inocen­te­men­te se co­me una en­sa­la­da o se to­ma una be­bi­da fría, aún cuan­do sea light, se es­ta­rá en­gor­dan­do más que con una bue­na sopa o un pla­to de pas­tas.

Las 5 re­glas de oro

“La or­ga­ni­za­ción y la dis­ci­pli­na son al­gu­nas de las claves pa­ra co­mer, nu­trir­se y no en­gor­dar. Por eso, en prin­ci­pio quie­ro com­par­tir cin­co re­glas fun­da­men­ta­les pa­ra no en­gor­dar”.

1) Co­mer sin ham­bre

“Co­mer an­tes de sen­tir ham­bre, be­ber an­tes de sen­tir sed; co­mer me­nos cuan­do se tie­ne ape­ti­to y más cuan­do no lo hay. ‘Un bo­ca­do me­nos en la ce­na pro­lon­ga la vi­da has­ta los 99 años’, di­ce un vie­jo pro­ver­bio chino. Es­to sig­ni­fi­ca que si se co­me an­tes de te­ner ham­bre se in­ge­ri­rá lo jus­to y de la me­jor ma­ne­ra, mas­ti­can­do muy bien y per­mi­tien­do que la sa­li­va im­preg­ne ca­da bo­ca­do pa­ra que el ali­men­to lle­gue al es­tó­ma­go en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra ser pro­ce­sa­do y asi­mi­la­do”.

2) Res­pe­tar los ho­ra­rios

“Lo ideal es to­mar el desa­yuno a las 7 de la ma­ña­na, el al­muer­zo a las 12 del me­dio­día y la ce­na en­tre las 18 y las 19 pa­ra fi­na­li­zar a las 21 hs. Lue­go de esa ho­ra no se de­be con­su­mir na­da más, tam­po­co agua; así, a la ho­ra de acos­tar­se ya se ha­brá rea­li­za­do gran par­te de la di­ges­tión, fa­ci­li­tan­do la asi­mi­la­ción de los nu­trien­tes y me­jo­ran­do el des­can­so.

Es pri­mor­dial desa­yu­nar abun­dan­te­men­te pa­ra en­fren­tar la ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na con ener­gía; al­mor­zar un pla­to ba­lan­cea­do, que con­ten­ga ce­rea­les (in­te­gra­les y re­fi­na­dos), al­gún ti­po de car­ne, ve­ge­ta­les y fru­ta. La ce­na, en cam­bio, de­be ser li­via­na, con cal­dos, ve­ge­ta­les y fru­tas.”

Ser disciplinado con la co­mi­da es fun­da­men­tal. No es saludable co­mer un día en for­ma abun­dan­te, otro muy po­co o no ha­cer­lo, por­que des­ar­mo­ni­za el or­ga­nis­mo y re­per­cu­te tan­to en la sa­lud co­mo en la si­lue­ta.

“Los chi­nos co­me­mos tres ve­ces al día, res­pe­tan­do ho­ra­rios, can­ti­da­des y há­bi­tos; es por eso que a pe­sar de in­ge­rir por­cio­nes ge­ne­ro­sas, lo­gra­mos es­tar bien ali­men­ta­dos y no en­gor­da­mos. Tam­po­co so­le­mos in­ge­rir ali­men­tos en­tre co­mi­das”.

3) Los ali­men­tos prohi­bi­dos

Zhu Dan­xi, un mé­di­co muy im­por­tan­te pa­ra la his­to­ria de Chi­na, de­cía que el equi­li­brio se lo­gra­ba evi­tan­do el abu­so de be­bi­das, car­nes, ali­men­tos gra­so­sos, fri­tos, asa­dos, pi­can­tes, irri­tan­tes y dul­ces, y re­co­men­da­ba no co­mer cru­dos ni fríos, in­clu­yen­do ver­du­ras y fru­tas.

“Los ali­men­tos de­ben es­tar siem­pre ca­lien­tes o ti­bios, in­clu­so en ve­rano, por­que el ba­zo y el es­tó­ma­go se da­ñan cuan­do in­gre­san ali­men­tos o be­bi­das a una tem­pe­ra­tu­ra me­nor a la cor­po­ral”.

4) La pa­cien­cia del buey

“Te­ne­mos que evi­tar co­mer co­mo un lo­bo o un ti­gre, es de­cir, de­vo­ran­do los ali­men­tos, por­que así no se asi­mi­la la esen­cia de la co­mi­da y no nu­tre a los 5 ór­ga­nos. En pre­fe­ri­ble la pa­cien­cia del buey, que mas­ti­ca una y otra vez ca­da bo­ca­do.

En ge­ne­ral se de­ben co­mer ali­men­tos blan­dos (so­pas, pu­rés, pa­pi­llas, etc.) pa­ra que se pue­dan di­ge­rir me­jor. Tam­bién hay que apren­der a re­gu­lar las pro­por­cio­nes en­tre ver­du­ras y car­nes. Los orien­ta­les, por ejem­plo, con­su­mi­mos ma­yor can­ti­dad de ver­du­ras y me­nos car­nes y dul­ces. Los oc­ci­den­ta­les, en cam­bio, prio­ri­zan las car­nes y los dul­ces an­tes que los ve­ge­ta­les”,

5) No a co­mer y acos­tar­se

“Siem­pre que sea po­si­ble, es re­co­men­da­ble ca­mi­nar des­pués de la ce­na. No es

“Una per­so­na en­gor­da ge­ne­ral­men­te por dos ra­zo­nes: los ma­los há­bi­tos o por una cues­tión psi­co­ló­gi­ca. Yo creo que la ma­yo­ría tie­ne es­te úl­ti­mo pro­ble­ma”

ne­ce­sa­rio cu­brir gran­des dis­tan­cias, in­clu­so pue­de ha­cer­se den­tro de la ca­sa, mo­vién­do­se muy len­ta­men­te y con­cen­trán­do­se en la res­pi­ra­ción. De es­ta for­ma se evi­tan en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la ma­la ali­men­ta­ción y la di­ges­tión inade­cua­da, co­mo la hi­per­ten­sión, la dia­be­tes, la ar­te­rios­cle­ro­sis y los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res”.

Co­nó­ce­te a ti mis­mo

“En El Ar­te de la Gue­rra, la obra del ge­ne­ral, es­tra­te­ga y fi­ló­so­fo chino Sun Tzu, abun­dan los con­ce­jos so­bre có­mo ac­tuar en una con­tien­da mi­li­tar, pe­ro mu­chos de ellos tie­nen un sen­ti­do fi­gu­ra­do que bien pue­den apli­car­se a otros ór­de­nes de la vi­da. Uno de ellos se­ña­la: ‘Co­nó­ce­te a ti mis­mo y a tu enemi­go y en cien ba­ta­llas nun­ca se­rás de­rro­ta­do; si te co­no­ces a ti mis­mo y no a tu enemi­go, ga­na­rás só­lo el cin­cuen­ta por cien­to de las ba­ta­llas; si no te co­no­ces a ti mis­mo y tam­po­co a tu enemi­go, nin­gu­na ba­ta­lla ga­na­rás’. Es­ta idea es muy im­por­tan­te pa­ra sa­ber quién soy y qué ca­pa­ci­da- des ten­go; sa­ber quién es el otro y qué ca­pa­ci­da­des tie­ne me ser­vi­rá pa­ra usar lo me­jor de mí pa­ra ata­car la de­bi­li­dad del otro y pa­ra evi­tar te­ner que opo­ner­me a las for­ta­le­zas de mi enemi­go. Y yo creo que es­to se pue­de apli­car pa­ra en­fren­tar y so­lu­cio­nar un pro­ble­ma de sa­lud, en­tre los que se en­cuen­tra la obe­si­dad. Mu­chos me pre­gun­tan qué de­ben co­mer pa­ra no en­gor­dar y es­tar sa­lu­da­bles. La res­pues­ta es sen­ci­lla, si co­no­ces a tu cuer­po sa­brás qué es lo que te ha­rá bien o mal; si co­no­ces la fun­ción de ca­da ali­men­to, sa­brás en qué mo­men­to con­su­mir­lo y en cual no. Es­ta in­for­ma­ción es el ar­ma más po­de­ro­sa con la que con­ta­mos pa­ra ga­nar la gue­rra contra la obe­si­dad, de lo con­tra­rio, ca­da vez que co­me­mos es­ta­mos in­to­xi­can­do al or­ga­nis­mo. En ne­ce­sa­rio sa­ber qué nos ha­ce bien y qué nos fal­ta o so­bra en un mo­men­to de­ter­mi­na­do. No to­dos los ali­men­tos son bue­nos pa­ra to­das las per­so­nas. Uno mis­mo es quien de­be de­ter­mi­nar lo me­jor. Só­lo así se lo­gra­rá lle­var una die­ta exi­to­sa”, afir­ma Liu.

Se­lec­cio­nar los ali­men­tos

Exis­ten cier­tos ali­men­tos que ne­ce­sa­ria­men­te de­ben for­mar par­te de la die­ta, ya que no só­lo apor­tan mu­chos nu­trien­tes y po­cas ca­lo­rías sino que tam­bién ayu­dan al me­jor fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co y ener­gé­ti­co. Los mis­mos pue­den con­su­mir­se en cual­quie­ra de las tres co­mi­das, ló­gi­ca­men­te siem­pre si­guien­do la re­gla que in­di­ca que ca­da uno de­be co­no­cer qué es lo que ne­ce­si­ta su cuer­po.

A tra­vés de la ob­ser­va­ción de los ve­ge­ta­les es po­si­ble

“La or­ga­ni­za­ción y la dis­ci­pli­na son al­gu­nas de las claves pa­ra co­mer, nu­trir­se ade­cua­da­men­te y no en­gor­dar”

de­ter­mi­nar pa­ra qué sir­ven y có­mo ac­túan en el or­ga­nis­mo; es­ta es otra de las claves pa­ra es­tar sa­lu­da­bles y con el peso jus­to.

“To­dos los ve­ge­ta­les que tie­nen una par­te hue­ca en su in­te­rior po­seen ener­gía que ex­pan­de y apor­tan un ma­yor por­cen­ta­je de Chi, (por ejem­plo mo­rrón, za­pa­llo, me­lón); en cam­bio, cuan­do tie­nen una pul­pa ho­mo­gé­nea (pe­pino, pa­pa, ba­ta­ta), son me­jo­res pa­ra la cir­cu­la­ción. Las ver­du­ras de ho­ja con­tie­nen ener­gía de cre­ci­mien­to, por eso con­tri­bu­yen al desa­rro­llo”.

En cuan­to a las car­nes, de­be se­guir­se un cri­te­rio si­mi­lar. Por ejem­plo, aque­llas que po­seen un por­cen­ta­je ma­yor de gra­sas (cer­do o va­ca) de­ben con­su­mir­se en in­vierno, pa­ra pro­te­ger al or­ga­nis­mo del frío. En pri­ma­ve­ra y ve­rano es me­jor ele­gir aque­llas ma­gras, co­mo el po­llo, cordero, al­gu­nos cor­tes de car­ne va­cu­na y pes­ca­do.

Ver­du­ras pa­ra el desa­yuno

Co­mo se­ña­la­mos más arri­ba, in­cor­po­rar ve­ge­ta­les a la die­ta re­dun­da en in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios. Pe­ro pa­ra Liu Ming, cuan­do se quie­re ba­jar de peso esa má­xi­ma de­be lle­var­se al ex­tre­mo ya que sos­tie­ne que pa­ra te­ner éxi­to en la die­ta se­rá pri­mor­dial in­cor­po­rar­los has­ta en el desa­yuno.

“Por la ma­ña­na es im­por­tan­te con­su­mir ve­ge­ta­les, ya que el or­ga­nis­mo es­tá des­per­tan­do y no se en­cuen­tra en las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra me­ta­bo­li­zar ali­men­tos pe­sa­dos. Mu­cha gen­te, es­pe­cial­men­te quie­nes vi­ven en el cam­po y rea­li­zan tra­ba­jos que de­man­da fuer­za fí­si­ca, pre­fie­ren desa­yu­nar só­li­dos a ba­se de ha­ri­nas o car­nes. A mí me gus­ta co­mer car­ne por la ma­ña­na, pe­ro an­tes de ha­cer­lo to­mo un té de li­món con miel, dos tazas, apro­xi­ma­da­men­te. Lue­go co­mo un bi­fe tran­qui­la­men­te, con tiem­po, mas­ti­can­do muy bien pa­ra po­der di­ge­rir­lo co­rrec­ta­men­te. Des­pués, in­va­ria­ble­men­te, me sir­vo una bue­na por­ción de ve­ge­ta­les, que pue­de ser de bro­tes de so­ja, de bam­bú, sopa de arroz con ve­ge­ta­les y jen­gi­bre fer­men­ta­do en vinagre, ya que le­van­tan el Chi y nos man­tie­nen en for­ma.”.

Con res­pec­to a las be­bi­das, hay que re­cor­dar que be­ber lí­qui­dos du­ran­te las co­mi­das no só­lo di­fi­cul­ta la di­ges­tión, sino que tam­bién dis­tien­de los in­tes­ti­nos y fa­vo­re­ce la for­ma­ción de la “pan­ci­ta”, es­pe­cial­men­te si se beben ga­seo­sas o cer­ve­za. La ex­cep­ción es el vino - siem­pre y cuan­do sea en can­ti­da­des mo­de­ra­das- que fun­cio­na ace­le­ran­do la cir­cu­la­ción y el me­ta­bo­lis­mo. Agre­gar al­go de pi­can­te a la co­mi­da qui­ta la hu­me­dad acu­mu­la­da en el or­ga­nis­mo y ayu­da a que la ener­gía cir­cu­le más rá­pi­do, por lo cual con­tri­bu­ye a per­der peso y des­hin­char­se.

Ma­sa­jear el ab­do­men al fi­nal la co­mi­da es otro mo­do efi­caz de evi­tar la in­fla­ma­ción del es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos, dos fac­to­res que abul­tan el vien­tre (ver no­ta Te­ra­pia com­bi­na­da contra los ma­les di­ges­ti­vos en N° Tao Nº15).

Au­ricu­lote­ra­pia de man­te­ni­mien­to

El tra­ta­mien­to ba­sa­do en la es­ti­mu­la­ción de los pun­tos re­fle­jos de la ore­ja se uti­li­za en me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na ha­ce más de 3000 años con re­sul­ta­dos muy sa­tis­fac­to­rios. En las orejas exis­ten más de 200 pun­tos que se co­nec­tan di­rec­ta­men­te con ca­da ór­gano y glán­du­las y a tra­vés de su es­ti­mu­la­ción es po­si­ble me­jo­rar las to­das fun­cio­nes or­gá­ni­cas. Su uso pa­ra ba­jar de peso fue muy di­fun­di­do en oc­ci­den­te en

“No to­dos los ali­men­tos son bue­nos pa­ra to­das las per­so­nas. Uno mis­mo es quien de­be de­ter­mi­nar lo me­jor. Só­lo así se lo­gra­rá lle­var una die­ta exi­to­sa”

los úl­ti­mos años, pe­ro se­gún Liu Ming, pa­ra te­ner éxi­to en el con­trol del peso de­be apli­car­se en for­ma com­ple­men­ta­ria con to­do lo desa­rro­lla­mos en es­ta no­ta.

Ca­da ore­ja cum­ple un rol di­fe­ren­cia­do, la iz­quier­da se re­la­cio­na con la cir­cu­la­ción de la ener­gía; la de­re­cha con la san­gre y los ór­ga­nos. La ma­ne­ra de es­ti­mu­lar ca­da pun­to es di­ver­sa, pue­de ser me­dian­te un ma­sa­je con el de­do ín­di­ce o ma­yor, acu­pun­tu­ra o di­gi­to­pun­tu­ra, o me­dian­te pe­que­ñas se­mi­llas que se co­lo­can a ma­ne­ra de par­che du­ran­te un tiem­po. Pa­ra es­te fin se sue­len uti­li­zar las se­mi­llas de vac­ca­ria, de­bi­do a su ta­ma­ño y su du­re­za, pe­ro tam­bién pue­den re­em­pla­zar­se por las de mi­jo u otras de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res.

El tra­ta­mien­to in­vo­lu­cra a am­bas orejas y en pri­mer lu­gar se de­be lo­ca­li­zar los pun­tos a tra­tar. Son ocho (ver ima­gen): Shen Meng, pa­ra con­tro­lar la an­sie­dad y qui­tar las ga­nas de co­mer a des­ho­ras; el de in­tes­tino grue­so, in­tes­tino delgado, glán­du­la su­pra­rre­nal, Nei Feng Mi (sis­te­ma en­dó­crino),gan (hí­ga­do); es­tó­ma­go y ba­zo.

“Pa­ra ubi­car­los qui­zás sea ne­ce­sa­rio pe­dir ayu­da y tam­bién va­ler­se de un pa­li­llo al que se le ha­ya re­don­dea­do la pun­ta. Hay que te­ner en cuen­ta que los pun­tos re­fle­jos tie­nen una ma­yor sen­si­bi­li­dad, por eso cuan­do se los en­cuen­tra no­ta­re­mos la di­fe­ren­cia y esa es una pau­ta de que se ha he­cho co­rrec­ta­men­te”.

El pa­so si­guien­te es lim­piar muy bien la ore­ja con al­cohol y pro­ce­der a la apli­ca­ción de las se­mi­llas. Co­lo­car una en ca­da pun­to y cu­brir­la con un pe­que­ño par­che he­cho con una cin­ta ad­he­si­va; es ne­ce­sa­rio es­ti­mu­lar ca­da uno de ellos por, apro­xi­ma­da­men­te, cin­co mi­nu­tos. Si al ha­cer­lo se sien­te do­lor, sig­ni­fi­ca que exis­te un des­equi­li­brio, fi­na­li­za­do el tra­ta­mien­to ya no mo­les­ta­rá. Du­ran­te el día re­pe­tir el ma­sa­je pun­tual. De­jar los par­ches dos días, lue­go re­ti­rar­los y lim­piar nue­va­men­te con al­cohol.

La ope­ra­ción de­be re­pe­tir­se al ca­bo de una se­ma­na, uti­li­zan­do se­mi­llas y par­ches nue­vos.

“Lo ideal es po­ner un pla­zo, por ejem­plo, un mes y ver los re­sul­ta­dos, a par­tir de allí re­pe­tir to­das las ve­ces que se crea ne­ce­sa­rio, ya que no tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes”, con­clu­ye Liu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.