MEN­SA­JES EN EL CIE­LO

La téc­ni­ca de fa­bri­car y re­mon­tar ba­rri­le­tes es ca­si tan an­ti­gua co­mo la ci­vi­li­za­ción chi­na, pe­ro en sus orí­ge­nes no te­nían un fin lú­di­co sino que eran uti­li­za­dos pa­ra la gue­rra. His­to­ria y evo­lu­ción de un ar­te sin­gu­lar.

TAO - Tomo IV - - Costumbres -

Los ba­rri­le­tes han si­do el jue­go pre­fe­ri­do de los ni­ños de ca­si to­do el mun­do, es­pe­cial­men­te an­tes de la era elec­tró­ni­ca. La­men­ta­ble­men­te, las consolas de jue­go, las compu­tado­ras y los ce­lu­la­res han re­le­ga­do el sano pa­sa­tiem­po de apro­ve­char las so­lea­das y ven­to­sas tar­des de otoño jun­to a los ami­gos del ba­rrio armando y re­mon­tan­do ba­rri­le­tes. Y aun­que mu­chos do­mi­nan la téc­ni­ca, ca­si to­dos ig­no­ran su ori­gen y me­nos que me­nos co­no­cen los ver­da­de­ros pro­pó­si­tos que im­pul­sa­ron su uti­li­za­ción.

Co­mo en ca­si to­das las cosas, los chi­nos tam­bién fue­ron pio­ne­ros en es­te ar­te, pe­ro no con una fi­na­li­dad lú­di­ca, sino co­mo un so­fis­ti­ca­do có­di­go de co­mu­ni­ca­ción en­tre los ejér­ci­tos. Se­gún se sa­be, sus co­mien­zos se re­mon­tan a unos 2500 años an­tes de Cris­to, du­ran­te la di­nas­tía Han, y fue el ge­ne­ral Han-xin quien lo pu­so en prác­ti­ca cuan­do la ca­pi­tal im­pe­rial es­ta­ba si­tia­da. Se­gún el co­lor, la for­ma y la al­tu­ra a la que fue­se re­mon­ta­do un ba­rri­le­te era po­si­ble trans­mi­tir una or­den o ad­ver­ten­cia a los ejér­ci­tos que es­pe­ra­ban en las afue­ras de la ciu­dad pa­ra asal­tar­la. Tam­bién se cuen­ta que sol­da­dos es­pe­cial­men­te entrenados po­dían ele­var­se so­bre co­me­tas de des­co­mu­na­les di­men­sio­nes pa­ra es­piar las po­si­cio­nes enemi­gas, pe­ro es­ta po­si­bi­li­dad pa­re­ce exa­ge­ra­da y téc­ni­ca­men­te im­pro­ba­ble pa­ra la épo­ca. Lo que sí cons­ta en los re­gis­tros es que el ver­da­de­ro crea­dor fue el fa­mo­so car­pin­te­ro Lu Ban, quien jun­to al pen­sa­dor Mou Tzu, de­jó ma­nus­cri­tos ex­pli­can­do có­mo fa­bri­car­los y uti­li­zar­los. Los pri­me­ros en apa­re­cer fue­ron de ma­de­ra y se lla­ma­ron mu­yuan; lue­go, se co­men­za­ron a ar­mar con pa­pel, es­pe­cial­men­te cuan­do el ma­te­rial fue más ac­ce­si­ble y se lla­mó zhi­yuan. Fi­nal­men­te, co­men­za­ron a ar­mar­los con ca­ñas de bam­bú y pa­pel de arroz, ra­zón por la cual, al con­tac­tar­se y mo­ver­se con el vien­to, emi­tían un so­ni­do si­mi­lar a una cí­ta­ra, por eso se los lla­mó feng zheng (cí­ta­ra de vien­to), nom­bre que si­gue con­ser­van­do ac­tual­men­te.

De la gue­rra a la fies­ta

A me­dia­dos de la di­nas­tía Tang el cli­ma so­cial se tor­nó más es­ta­ble y prós­pe­ro, ra­zón por la cual el ba­rri­le­te co­men­zó a usar­se co­mo un pa­sa­tiem­po de ni­ños y adul­tos. Ade­más, la po­pu­la­ri­za­ción de la téc­ni­ca de fa­bri­ca­ción con pa­pel per­mi­tía que cual­quie­ra con al­go de crea­ti­vi­dad, lo­gra­ra ar­mar el su­yo con for­mas y co­lo­res real­men­te ori­gi­na­les. En es­ta épo­ca sur­gió el pa­pel eco­nó­mi­co de bue­na ca­li­dad, por lo cual no era di­fí­cil de con­se­guir, y ya en la di­nas­tía Song las co­me­tas co­men­za­ron a pro­du­cir­se en can­ti­dad y a co­mer­cia­li­zar­se, dan­do ori­gen a un nue­vo ofi­cio a par­tir de un ar­te que an­tes se ha­cía só­lo por pla­cer.

Pron­to la gen­te co­men­zó a vo­lar­los a mo­do de ri­tual en la Fies­ta de la Cla­ri­dad Pu­ra, tam­bién lla­ma­do fes­ti­val de Qing Ming (día de los muer­tos). Du­ran­te los pe­río­dos de las di­nas­tías Ming y Qing, co­men­za­ron a or­ga­ni­zar­se com­pe­ten­cias de vue­los du­ran­te la pri­ma­ve­ra, es­pe­cial­men­te en­tre los ni­ños, aun­que tam­bien los al­tos ofi­cia­les y los no­bles tam­po­co se pri­va­ban de la di­ver­sión.

“Re­cuer­do que de ni­ño so­lía ju­gar con feng zheng, lo ar­má­ba­mos con mi pa­pá y sa­lía­mos a re­mon­tar­lo; yo lo sos­te­nía y co­rría­mos has­ta que se ele­va­ba. Lue­go pa­sá­ba­mos un lar­go ra­to mi­ran­do có­mo vo­la­ba. El pro­ble­ma sur­gía cuan­do se cor­ta­ba el hi­lo, ¡te­nía­mos

que co­rrer has­ta res­ca­tar­lo!” cuen­ta Liu Ming.

An­ti­gua­men­te, cuan­do al­guien te­nía al­gún pro­ble­ma gra­ve o pa­de­cía una en­fer­me­dad, so­lía es­cri­bir su nom­bre en un ba­rri­le­te, lo ele­va­ba y lue­go cor­ta­ba el hi­lo pa­ra que el vien­to se lo lle­va­ra muy le­jos. Na­tu­ral­men­te, la prác­ti­ca su­ge­ría que la ma­la suer­te o la en- fer­me­dad se ale­ja­rían y la bue­na for­tu­na lle­ga­ría con to­da su fuer­za. Pe­ro más allá de es­ta creen­cia po­pu­lar an­ti­gua, el maes­tro Liu Ming con­si­de­ra que re­mon­tar ba­rri­le­tes es el me­jor tra­ta­mien­to contra el do­lor y con­trac­tu­ra cer­vi­cal.

“Es­ta prác­ti­ca im­pli­ca co­rrer, man­te­ner­se de­re­cho y es­ti­rar los bra­zos y la co- lum­na, en especial la zo­na cer­vi­cal, mo­vi­mien­tos que con­tri­bu­yen a fle­xi­bi­li­zar múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes. Ade­más, se des­pe­ja la men­te y nos po­ne de buen hu­mor”.

Tra­di­ción eter­na

En la ac­tua­li­dad, en el Pa­la­cio Im­pe­rial (Ciu­dad Prohi­bi­da de Bei­jing), se con­ser­van tres gran­des feng zheng per­te­ne­cien­tes a Pu­yi, quien los vo­la­ba a los 3 años de edad; él vi­vió en­tre los años 1906 y 1967 y fue el em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Qing, la úl­ti­ma de la his­to­ria de Chi­na. Pe­ro en ca­si to­das las ciu­da­des chi­nas se pue­den en­con­trar ba­rri­le­tes de co­lo­res y for­mas de lo más exó­ti­cas; por ejem­plo, los dra­go­nes de va­rios me­tros de lar­go, el Ave Fé­nix, ma­ri­po­sas, pe­ces y ciem­piés, en­tre otros. Al­gu­nos de ellos son tan per­fec­tos que has­ta pue­den mo­ver sus ojos y dan­zar al rit­mo del vien­to y las há­bi­les ma­nos de quie­nes los ma­ne­jan, ofre­cien­do así un her­mo­so es­pec­tácu­lo.

Los pe­ki­ne­ses son los más en­tu­sias­tas en es­ta prác­ti­ca y en 1989 se es­ta­ble­ció en la pro­vin­cia de Shang­dong la “Li­ga Internacional de Co­me­tas”. En la ciu­dad de Wei­fang ca­da año, en el mes de abril, se desa­rro­lla un gran fes­ti­val que atrae a cien­tos de par­ti­ci­pan­tes, tan­to lo­ca­les co­mo ex­tran­je­ros. En to­do el te­rri­to­rio chino se pue­den en­con­trar co­mer­cios don­de ven­den to­do ti­po de ba­rri­le­tes con di­se­ños ar­te­sa­na­les, que los vi­si­tan­tes sue­len com­prar con fi­nes de­co­ra­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.