LO QUE RE­VE­LAN LAS CON­TRAC­TU­RAS

El do­lor fre­cuen­te en la zo­na cer­vi­cal o lum­bar sue­le aso­ciar­se a es­fuer­zos y ma­los mo­vi­mien­tos, pe­ro un aná­li­sis más por­me­no­ri­za­do pue­de in­di­car afec­cio­nes más pro­fun­das de los ór­ga­nos re­la­cio­na­dos con ca­da por­ción de la co­lum­na ver­te­bral. Los de­ta­lles.

TAO - Tomo IV - - Diagnóstico -

Las con­trac­tu­ras son unas de las do­len­cias más fre­cuen­tes den­tro de los lla­ma­dos ma­les de la vi­da mo­der­na. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, las zo­nas más afec­ta­das son las que co­rres­pon­den a las por­cio­nes cer­vi­cal y lum­bar de la co­lum­na ver­te­bral, don­de se acu­mu­lan las ten­sio­nes pro­vo­ca­das por la pre­sión que ejer­cen los múscu­los y que pue­den pro­vo­car des­pla­za­mien­tos de las ver­te­bras (su­blu­xa­cio­nes). Co­mo con­se­cuen­cia de es­to, se com­pri­men los ner­vios que sa­len de la mé­du­la es­pi­nal in­ter­fi­rien­do los im­pul­sos nerviosos, de acuer­do a la me­di­ci­na oc­ci­den­tal, o el fluir de la ener­gía, se­gún la orien­tal. Sea co­mo sea, siem­pre son mo­les­tas y do­lo­ro­sas.

“Es­te es un pro­ble­ma muy común tan­to en Ar­gen­ti­na co­mo en Chi­na; ca­si to­dos los días atien­do pa­cien­tes que lle­gan muy con­trac­tu­ra­dos y do­lo­ri­dos. In­clu­so al­gu­nos ya con her­nia de dis­co o es­co­lio­sis”, ex­pli­ca Liu Ming .

El mal sue­ño

No hay da­tos es­ta­dís­ti­cos, pe­ro el maes­tro cree que las per­so­nas que su­fren de in­som­nio pro­ba­ble­men­te ten­gan una al­te­ra­ción en su co­lum­na.

“Si an­tes de dor­mir nos me­di­mos y lue­go de una no­che de buen des­can­so lo vol­ve­mos a ha­cer no­ta­re­mos que ‘cre­ci­mos’ por lo me­nos dos cen­tí­me­tros. Sue­le creer­se que es­to ocu­rre por­que el cuer­po se re­la­ja y las vértebras se ex­pan­den, pe­ro no es así. La reali­dad es que du­ran­te el día la ener­gía sa­le del cuer­po, va ha­cia Yang; a la no­che la ener­gía se guar­da den­tro del cuer­po lle­nan­do las ar­ti­cu­la­cio­nes, mo­di­fi­cán­do­la. Cuan­do no dor­mi­mos bien es­te me­ca­nis­mo no se cum­ple y apa­re­cen los pro­ble­mas ver­te­bra­les, co­mo la her­nia de dis­co”, afir­ma Liu Ming.

“La con­trac­tu­ra es un sín­to­ma que es­con­de una gran en­fer­me­dad. En ge­ne­ral, ade­más de mo­di­fi­car las ver­te­bras, una gran con­trac­tu­ra pue­de al­te­rar el fun­cio­na­mien­to de los ór­ga­nos. To­mar an­ti­in­fla­ma­to­rios pa­ra ali­viar las con­trac­tu­ras po­drá me­jo­rar los sín­to­mas, pe­ro nun­ca cu­ra­rá la en­fer­me­dad. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do se me­di­ca a ca­da ór­gano in­di­vi­dual­men­te; la úni­ca cu­ra po­si­ble es co­rre­gir la pos­tu­ra de la co­lum­na”.

En to­tal po­see­mos 33 vértebras (7 cer­vi­ca­les, 12 dorsales, 5 lum­ba­res, 5 sa­cras y 4 en el co­xis); y ca­da sec­tor coin­ci­de con uno o más ór­ga­nos, por eso su des­pla­za­mien­to los afec­ta di­rec­ta­men­te pro­vo­can­do di­ver­sos ma­les, que des­cri­bi­mos a con­ti­nua­ción.

A ca­da con­trac­tu­ra, un sín­to­ma

La ma­yo­ría de las ve­ces la con­trac­tu­ra se ma­ni­fies­ta di­rec­ta­men­te con do­lor o mo­les­tias cuan­do se rea­li­zan de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos, pe­ro en otros ca­sos no se lo­gra apre­ciar co­rrec­ta­men­te y se en­mas­ca­ra en di­ver­sos sín­to­mas que com­pli­can el diag­nós­ti­co. En to­dos los ca­sos la qui­ro­pra­xia es la me­jor so­lu­ción pa­ra co­rre­gir es­tos pro­ble­mas, pe­ro

el maes­tro Liu Ming re­co­mien­da re­cu­rrir siem­pre a un es­pe­cia­lis­ta por­que su apli­ca­ción por ma­nos inex­per­tas pue­de re­sul­tar pe­li­gro­sa. Vea­mos. • Si la con­trac­tu­ra afec­ta a la 1° y 2° vér­te­bra cer­vi­cal, pue­de ge­ne­rar ma­reos y mi­gra­ñas crónicas; si es en­tre la 3° y la 5°, la con­se­cuen­cia es el ador­me­ci­mien­to de los de­dos de la mano.

• Si se lo­ca­li­za en­tre la 7° vér­te­bra cer­vi­cal y la 1° dor­sal, es de­cir en el pun­to Da Zhui, unión de Yang, sig­ni­fi­ca que el ni­vel de Chi es muy ba­jo. La con­se­cuen­cia de es­to es el co­les­te­rol, la hi­per­ten­sión y la dia­be­tes. • En la 5° dor­sal, es un in­di­cio de que el pul­món es­tá en­fer­mo y la res­pi­ra­ción es di­fi­cul­to­sa. Si es­ta vér­te­bra es­ta des­via­da pue­de re­fle­jar un do­lor pro­fun­do en el pe­cho, que pue­de con­fun­dir­se con un pro­ble­ma car­día­co.

• Sen­tir do­lor en la 4° dor­sal in­di­ca­rá pro­ble­mas car­día­cos.

• Cuan­do los múscu­los que ro­dean la 8° y 10° vér­te­bra dor­sal se con­trac­tu­ran, sin nin­gu­na du­da afec­ta­rán a la ve­sí­cu­la bi­liar. Es­to se de­be a que por la co­lum­na pa­san ner­vios que in­flu­yen di­rec­ta­men­te en la fun­ción del es­tó­ma­go y el sis­te­ma di­ges­ti­vo. Tam­bién pue­de pre­sen­tar­se co­mo una con­trac­tu­ra de­ba­jo del omó­pla­to.

• La mo­les­tia a ni­vel de la 9° ver­te­bra dor­sal se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el hí­ga­do y de la 11° con el ba­zo.

El do­lor de cin­tu­ra es otro pro­ble­ma fre­cuen­te, por ejem­plo, si apa­re­ce por la ma­ña­na al le­van­tar­se, es­pe­cial­men­te en la zo­na que abar­ca en­tre la 1° y la 3° lum­bar, y me­jo­ra en el trans­cur­so del día, cla­ra­men­te el ri­ñón no fun­cio­na bien. Lo más pro­ba­ble es que su ener­gía es­té muy ba­ja, ya que es un do­lor “va­cío”, es de­cir que es­te ór­gano no tie­ne fuer­za. Pue­de ocu­rrir tam-

bién que se sien­tan fuertes pun­ta­das que, lue­go, tam­bién me­jo­ran; en es­te ca­so lo más pro­ba­ble es que exis­tan cálcu­los re­na­les.

“La me­jo­ría mo­men­tá­nea pue­de con­fun­dir, por­que se de­be a que con el mo­vi­mien­to la san­gre cir­cu­la me­jor pe­ro el pro­ble­ma de raíz per­ma­ne­ce igual”, di­ce Liu.

El sa­cro y la fer­ti­li­dad

La 5° vér­te­bra lum­bar y el sa­cro es­tán muy re­la­cio­na­dos con la fer­ti­li­dad fe­me­ni­na; ya que am­bos se en­cuen­tran po­si­cio­na­dos al mis­mo ni­vel del úte­ro. El sa­cro po­see 8 agu­je­ros y por ellos pa­san ner­vios im­por­tan­tí­si­mos pa­ra el apa­ra­to re­pro­duc­tor fe­me­nino (úte­ro, ova­rios, etc.), por eso, cuan­do es­tá mal po­si­cio­na­do afec­ta do­ble­men­te.

“El cuer­po es co­mo un ár­bol, la co­lum­na es el tron­co y los ór­ga­nos y las vís­ce­ras son las ra­mas y flo­res. Si el tron­co es­tá mal, las ra­mas se­rán dé­bi­les, las flo­res no se desa­rro­lla­rán y los fru­tos no exis­ti­rán. To­do es una cues­tión de ener­gía; si ella no pa­sa bien, el or­ga­nis­mo fa­lla. Cuan­do una mu­jer lle­ga a mi con­sul­to­rio por su pro­ble­ma de in­fer­ti­li­dad, lo pri­me­ro que ha­go es aco­mo­dar­le la co­lum­na, es­pe­cial­men­te la zo­na lum­bar y el sa­cro pa­ra aco­mo­dar la pos­tu­ra. Lue­go con la apli­ca­ción de acu­pun­tu­ra le ar­mo­ni­zo la ener­gía”.

Pe­ro ade­más de es­ta pe­no­sa con­se­cuen­cia, si el sa­cro no es­ta en su ubi­ca­ción co­rrec­ta pue­de mo­di­fi­car la ca­de­ra; el re­sul­ta­do se­rá que una pier­na que­da unos cen­tí­me­tros más cor­ta que la otra.

“En una oca­sión aten­dí a una pa­cien­te que vino de Bra­sil, uti­li­za­ba una plan­ti­lla en el za­pa­to pa­ra com­pen­sar la di­fe­ren­cia que te­nía en sus dos pier­nas. Des­pués de ha­ber­le aco­mo­da­do el sa­cro de­bió re­ti­rar­la por­que le mo­les­ta­ba pa­ra ca­mi­nar”, re­la­ta Liu.

La pre­ven­ción

Los da­ños en la co­lum­na se re­la­cio­nan en ge­ne­ral con las ma­las pos­tu­ras que sue­len arras­trar­se des­de la in­fan­cia. En es­te sen­ti­do la me­di­ci­na chi­na ha­ce especial hin­ca­pié en la edu­ca­ción y co­rrec­ción des­de el ins­tan­te mis­mo en que los chi­cos co­mien­zan a ca­mi­nar.

“La pre­ven­ción ra­di­ca en co­rre­gir a nues­tros hi­jos, exi­gir­les que se pa­ren de­re­chos y que se sien­ten con la es­pal­da rec­ta. Otro re­cur­so con­sis­te en acos­tum­brar­los a sen­tar­se en ban­cos sin res­pal­do, pa­ra evi­tar que se apo­yen y tuer­zan la co­lum­na ver­te­bral”, acon­se­ja Liu Ming .

Las mo­chi­las de los co­le­gia­les re­pre­sen­tan tam­bién un pro­ble­ma pa­ra la co­lum­na ver­te­bral, es­pe­cial­men­te cuan­do se la cuel­gan de un so­lo hom­bro

“Es­ta cos­tum­bre arrui­na to­tal­men­te la co­lum­na de los más pe­que­ños, ya que de­ben to­mar una pos­tu­ra po­co na­tu­ral. Si ob­ser­va­mos con de­te­ni­mien­to, ve­re­mos que el hom­bro don­de cuel­ga la mo­chi­la que­da más alto que el otro, y es por­que in­cons­cien­te­men­te se ele­va pa­ra que la mo­chi­la no se cai­ga, lo que con el tiem­po pro­vo­ca lor­do­sis”, afir­ma Liu.

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca es otro fac­tor im­por­tan­te pa­ra man­te­ner la elas­ti­ci­dad de las co­lum­na , es­pe­cial­men­te pa­ra los más chi­cos.

“Los ni­ños ne­ce­si­tan co­rrer, es­te es el me­jor de­por­te, por­que pa­ra po­der des­pla­zar­se es ne­ce­sa­rio man­te­ner el equi­li­brio del cuer­po. No se pue­de co­rrer con el cuer­po tor­ci­do. Ade­más, el fí­si­co se desa­rro­lla de ma­ne­ra más equi­li­bra­da. Y mu­cho me­jor si lo hacen al aires li­bre y al sol. Re­cor­de­mos que el cuer­po es si­mi­lar a una plan­ta, aque­llas que cre­cen en el in­te­rior de la ca­sa tie­nen ta­llos tier­nos, en cam­bio las que vi­ven en el ex­te­rior ta­llos muy fuertes. Es que la ener­gía Yang ayu­da a desa­rro­llar la ener­gía Yin”.

Pa­ra fi­na­li­zar, el maes­tro Liu Ming apor­ta un con­se­jo sin­gu­lar que ayu­da­rá a ni­ños y a adul­tos a pre­ve­nir los pro­ble­mas de co­lum­na.

“Siem­pre de­be­mos man­te­ner la na­riz en la mis­ma lí­nea que el om­bli­go, tan­to cuan­do es­ta­mos pa­ra­dos co­mo sen­ta­dos. Es­ta es la pau­ta que de­be­mos se­guir pa­ra es­tar se­gu­ros de man­te­ner una bue­na pos­tu­ra”, con­clu­ye el maes­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.