PA­RA DIS­FRU­TAR­LO SIN RIES­GO

Secretos del té Bas­tan­te ha­bla­mos en Tao so­bre las vir­tu­des de es­ta no­ble in­fu­sión; sin em­bar­go, con­vie­ne te­ner en cuen­ta es­tos con­se­jos del maes­tro Liu Ming pa­ra evi­tar al­gu­nos de sus po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios.

TAO - Tomo IV - - Diagnóstico -

No ca­ben du­das con res­pec­to a las in­nu­me­ra­bles bon­da­des del té, pe­ro co­mo en to­dos los ór­de­nes de la vi­da, lo bueno pue­de con­ver­tir­se en ma­lo si no se lo em­plea ade­cua­da­men­te. Te­nien­do en cuen­ta es­ta pre­mi­sa el maes­tro Liu Ming ela­bo­ró una se­rie de con­se­jos pa­ra dis­fru­tar de es­ta no­ble in­fu­sión sin pa­de­cer efec­tos se­cun­da­rios. Vea­mos:

- Es me­jor no to­mar té en ayu­nas, por­que en or­ga­nis­mos sen­si­bles pue­de cau­sar un es­ta­do si­mi­lar al de una bo­rra­che­ra, ta­qui­car­dia, náu­seas, do­lo­res de ca­be­za, ma­reos, trans­pi­ra­ción fría y has­ta la im­po­si­bi­li­dad de po­ner­se de pie. Tam­bién pue­de ba­jar de­ma­sia­do la glu­co­sa.

- To­mar­lo muy ca­lien­te pue

de da­ñar el esó­fa­go. “El té es mu­cho más aro­má­ti­co cuan­do es­tá ca­lien­te, por eso hay que apro­ve­char ese mo­men­to pa­ra dis­fru­tar de su aro­ma, es de­cir, to­mar­se unos mi­nu­tos pa­ra oler­lo y co­nec­tar­se. Lue­go ob­ser­var su co­lor na­tu­ral y una vez que la tem­pe­ra­tu­ra ha ba­ja­do a los 60°, be­ber­lo. La me­jor ma­ne­ra es de a sor­bos pe­que­ños, mo­jan­do to­da la bo­ca y la len­gua”.

- No es re­co­men­da­ble be­ber­lo frío y me­nos he­la­do, ya que pue­de pro­vo­car fle­mas e in­ter­fe­rir en la fun­ción del sis­te­ma di­ges­ti­vo. “El efec­to ne­ga­ti­vo de to­mar el té frío se acen­túa más en las mu­je­res, ya que su na­tu­ra­le­za es Yin ”.

- Nun­ca se de­be pre­pa­rar en un ter­mo pa­ra to­mar a lo lar­go del día, ya que con el co­rrer de las ho­ras si­gue li­be­ran­do sus com­po­nen­tes y lle­ga un pun­to que tam­bién de­can­ta sus­tan­cias tó­xi­cas. Es­to ocu­rre tan­to cuan­do se de­jan las ho­jas de té en el ter­mo, co­mo cuan­do se guar­da co­la­do. Lo re­co­men­da­ble es lle­var el agua y el té por se­pa­ra­do y pre­pa­rar­lo en el mo­men­to. De es­ta ma­ne­ra se evi­ta­rán las ul­ce­ras en el es­tó­ma­go y los cálcu­los en el ri­ñón.

- Pre­pa­rar el té muy fuer­te per­ju­di­ca el fun­cio­na­mien­to di­ges­ti­vo, pro­vo­ca do­lor de ca­be­za, ma­reos, in­som­nio y ta­qui­car­dia. Las mu­je­res de­ben evi­tar­lo es­pe­cial­men­te du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia, ya que afec­ta­ría al be­bé.

“Lo ideal es pre­pa­rar el té al es­ti­lo kung fu, que con­sis­te en co­lo­car las ho­jas en una pe­que­ña te­te­ra, ver­ter el agua a la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da

se­gún la va­rie­dad y de­jar­la re­po­sar el tiem­po jus­to, apro­xi­ma­da­men­te 1 mi­nu­to, ni más ni me­nos”.

- Las mis­mas ho­jas de té pue­den ser in­fu­sio­na­das tres ve­ces, en la pri­me­ra se ob­ten­drá el 50% de los com­po­nen­tes bue­nos; la se­gun­da, el 30% y la ter­ce­ra el 15%, even­tual­men­te po­dría pre­pa­rar­se una vez más. De allí en ade­lan­te las ho­jas li­be­ran quí­mi­cos no muy bue­nos pa­ra la sa­lud.

“Ca­da vez que se prepare el té con las mis­mas ho­jas ten­drá un gus­to di­fe­ren­te: la pri­me­ra, in­ten­so, la se­gun­da más sua­ve y la ter­ce­ra muy li­viano. Ese es el mo­men­to de de­te­ner­se, la pró­xi­ma pre­pa­ra­ción ya ten­drá un gus­to que na­da tie­ne que ver con el té y con­ten­drá ele­men­tos que hacen mal a la sa­lud; por ejem-

plo, pue­den oca­sio­nar cálcu­los en el ri­ñón y la ve­sí­cu­la, en­tre otras cosas. Si se uti­li­za el mé­to­do kung fu pa­ra la pre­pa­ra­ción, po­drían usar­se las ho­jas has­ta 7 ve­ces, siem­pre y cuan­do se ten­ga ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de los tiem­pos de re­po­so”.

- In­me­dia­ta­men­te an­tes de co­mer no se re­co­mien­da be­ber té, de­bi­do a que di­lu­ye los ju­gos gás­tri­cos y en­tor­pe­ce la di­ges­tión. Si de to­das ma­ne­ras se quie­re to­mar una ta­za an­tes de co­mer, de­be ser li­viano y de­jar pa­sar una me­dia ho­ra an­tes de in­ge­rir ali­men­tos.

“El me­jor mo­men­to pa­ra to­mar un té es des­pués de dos ho­ras de ha­ber ter­mi­na­do de co­mer. De to­das for­mas, co­mo siem­pre di­go, el tiem­po lo de­be re­gu­lar uno mis­mo, ir pro­ban­do, ver có­mo nos sen­ti­mos lue­go de be­ber­lo, ca­da per­so­na de­be apren­der a co­no­cer su or­ga­nis­mo”.

- Ja­más se de­ben mez­clar los me­di­ca­men­tos con el té, ya que anu­la sus efec­tos y pro­du­ce un efec­to tó­xi­co. Los re­me­dios siem­pre de­ben to­mar­se con agua ti­bia.

-Tan­to los ni­ños co­mo las per­so­nas de edad avan­za­da de­ben to­mar­lo muy sua­ve.

“Sue­le ocu­rrir que las per­so­nas ma­yo­res co­no­cen las bon­da­des del té chino y creen que to­man­do mu­cho o muy fuer­te me­jo­ra­rá su sa­lud, pe­ro ocu­rre to­do lo con­tra­rio, ya que su or­ga­nis­mo no es­tá acos­tum­bra­do a él. No ol­vi­de­mos que el buen té es co­mo el buen vino, se de­be apren­der a to­mar­lo y a co­no­cer nues­tros límites”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.