ADIÓS AL DO­LOR DE PANZA

El do­lor ab­do­mi­nal pue­de te­ner ori­gen di­ver­so, pe­ro la me­di­ci­na chi­na pro­po­ne dis­tin­to tra­ta­mien­to se­gún se sien­tan por en­ci­ma o por de­ba­jo del om­bli­go. Di­gi­to­pun­tu­ra y re­me­dios na­tu­ra­les pa­ra in­di­ges­tio­nes y has­ta pro­ble­mas mens­trua­les.

TAO - Tomo IV - - Salud -

Los do­lo­res ab­do­mi­na­les son más fre­cuen­tes de lo que qui­sié­ra­mos y, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos no se de­ben a un pro­ble­ma gra­ve, re­pre­sen­tan una mo­les­tia in­ten­sa que en oca­sio­nes im­pi­de desa­rro­llar las ta­reas ha­bi­tua­les de ma­ne­ra nor­mal. La ten­den­cia a au­to­me­di­car­se con anal­gé­si­cos y an­ti­es­pas­mó­di­cos sue­le aca­rrear efec­tos no desea­dos y has­ta pue­de de­ri­var en ma­les ma­yo­res. Pe­ro la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na ofre­ce una se­rie de al­ter­na­ti­vas no in­va­si­vas y li­bres de fár­ma­cos pa­ra so­lu­cio­nar­los rá­pi­da y efec­ti­va­men­te.

“Cuan­do ha­bla­mos de do­lor ab­do­mi­nal de­be­mos di­fe­ren­ciar si es­tá ubi­ca­do del om­bli­go ha­cia arri­ba o ha­cia aba­jo, y a par­tir de allí po­dre­mos ha­cer el diag­nós­ti­co y en­ca­rar un tra­ta­mien­to, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Siem­pre de­be­mos te­ner en cuen­ta el pun­to Zu San Li, por­que es­ti­mu­lán­do­lo es po­si­ble pre­ve­nir y cu­rar más de cien en­fer­me­da­des, in­clu­yen­do to­do ti­po de mo­les­tias ab­do­mi­na­les”.

El pun­to al que se re­fie­re el maes­tro es­tá ubi­ca­do a cua­tro de­dos por de­ba­jo de la ró­tu­la, en la de­pre­sión que se for­ma en­tre la ti­bia y el pe­ro­né.

Cuan­do el do­lor se si­túa del om­bli­go ha­cia arri­ba, pue­de ser cau­sa­do por una in­fla­ma­ción en el hí­ga­do o un ma­les­tar en el es­tó­ma­go. Pa­ra ali­viar­lo de­ben es­ti­mu­lar­se los pun­tos Ge Shu (Du Jing), ubi­ca­do de­ba­jo del omó­pla­to, apro­xi­ma­da­men­te a la al­tu­ra de la sép­ti­ma vér­te­bra dor­sal. Allí se en­cuen­tra un múscu­lo a que se de­be to­mar co­mo una cuer­da de gui­ta­rra, y el Nei Guan, ubi­ca­do en la par­te me­dia de la mu­ñe­ca, en­tre los ten­do­nes que se mar­can al ce­rrar el pu­ño.

Cuan­do exis­te aci­dez y pe­sa­dez es­to­ma­cal, jun­tas o no, se me­jo­ran es­ti­mu­lan­do dos pun­tos muy im­por­tan­tes pa­ra la fun­ción di­ges­ti­va: el Por­tón del Cie­lo, re­la­cio­na­do con el in­tes­tino grue­so, que se en­cuen­tra a am­bos la­dos del om­bli­go a tres de­dos de dis­tan­cia, ha­cia la de­re­cha y ha­cia la iz­quier­da; y el pun­to Guan Yuan, re­la­cio­na­do con el in­tes­tino delgado y ubi­ca­do en el pun­to me­dio en­tre el pu­bis y el om­bli­go.

“Pe­ro lo más im­por­tan­te cuan­do se tie­ne di­fi­cul­ta­des di­ges­ti­vas que pro­du­cen do­lor ab­do­mi­nal es or­ga­ni­zar las co­mi­das, es­pe­cial­men­te la ce­na, y nun­ca ir­se a dor­mir in­me­dia­ta­men­te des­pués de co­mer”.

En el ca­so es­pe­cí­fi­co de pe­sa­dez es­to­ma­cal, se pue­de be­ber un va­so pe­que­ño de agua ca­lien­te con una par­te de vinagre de arroz o de man­za­na.

“Co­mo se tra­ta de un áci­do, su efec­to es ce­rrar y es­to con­tri­bu­ye a cal­mar las mo­les­tias”, ex­pli­ca Liu Ming.

Zhong Wan, es el pun­to ubi­ca­do en­tre el om­bli­go y la pun­ta del es­ter­nón. Es muy com­ple­to, ya que a tra­vés de él es po­si­ble ar­mo­ni­zar to­do el sis­te­ma di­ges­ti­vo, es­pe­cial­men­te cuan­do el do­lor es ge­ne­ra­do por el mal fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do, ve­sí­cu­la y ba­zo.

Cuan­do los do­lo­res son acom­pa­ña­dos por nau­seas y ma­reos, tam­bién se pue­de com­ple­men­tar con el pun­to Nei Guan.

Ali­viar el in­tes­tino

Si el do­lor se si­túa en la par­te in­fe­rior del ab­do­men, en ge­ne­ral se de­be a al­te­ra­cio­nes a ni­vel in­tes­ti­nal. Pa­ra ar­mo-

ni­zar­los, ade­más de es­ti­mu­lar los pun­tos an­te­rio­res, se ma­sa­jea He Gu (Bo­ca de Ti­gre), re­la­cio­na­do con el in­tes­tino grue­so, útil pa­ra ali­viar el do­lor cau­sa­do por la acu­mu­la­ción de ga­ses o cons­ti­pa­ción le­ve. Se en­cuen­tra en el dor­so de la mano, en­tre el de­do pul­gar y el ín­di­ce.

Exis­te tam­bién un do­lor ab­do­mi­nal muy común en ca­si to­das las per­so­nas, ge­ne­ra­do por si­tua­cio­nes de es­trés o ner­vios. En es­te ca­so se pue­de re­cu­rrir a la re­fle­xo­lo­gía; el pun­to a ma­sa­jear se en­cuen­tra en la se­gun­da ar­ti­cu­la­ción del de­do ma­yor, en la pal­ma de la mano.

Do­lo­res mens­trua­les

En lí­neas ge­ne­ra­les, el do­lor ab­do­mi­nal en el mo­men­to de la mens­trua­ción se pro­du­ce cuan­do la ener­gía no flu­ye, y co­mo con­se­cuen­cia de ello la san­gre no pue­de cir­cu­lar ade­cua­da­men­te. La cues­tión es sa­ber por qué ocu­rre es­to.

“La ra­zón prin­ci­pal de que la ener­gía no flu­ya es el vien­to, el rey de las en­fer­me­da­des y uno de los seis fac­to­res ex­ter­nos que las pro­du­cen. El uso de ven­ti­la­do­res en ve­rano, es­pe­cial­men­te a la ho­ra de dor­mir, y el frío, en par­ti­cu­lar cuan­do se des­abri­gan los pies, pue­de al­te­rar el ci­clo mens­trual y cau­sar do­lo­res in­ten­sos”.

Des­de lue­go, lo ideal es cam­biar es­tos ma­los há­bi­tos, pe­ro en el mo­men­to de cri­sis se pue­de re­cu­rrir a una se­rie de ali­vios na­tu­ra­les. En pri­mer lu­gar re­cos­tar­se y co­lo­car una bol­sa de agua ca­lien­te so­bre el vien­tre, de es­ta ma­ne­ra la ener­gía co­men­za­rá a cir­cu­lar me­jor y la san­gre se­gui­rá su ca­mino sin obs­truc­cio­nes.

Por otra par­te se pue­den es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­dos pun­tos de acu­pun­tu­ra con di­gi­to­pun­tu­ra o mo­xa. En es­te ca­so, los pun­tos a tra­tar son:

San Yin Jiao: ubi­ca­do a cua­tro de­dos por en­ci­ma del hue­so in­terno del to­bi­llo. Al es­ti­mu­lar­lo no só­lo se ali­vian los do­lo­res mens­trua­les, sino que tam­bién se re­gu­lan los ci­clos y los san­gra­dos abun­dan­tes.

Jiao Xin: se en­cuen­tra a un de­do por de­ba­jo de San Yin Jiao; dis­mi­nu­ye las pér­di­das y ali­via el do­lor.

Guan Yuan: es­ti­mu­lán­do­lo con mo­xa se lo­gra ca­len­tar el úte­ro y per­mi­te que la ener­gía flu­ya me­jor, ali­vian­do el do­lor mens­trual. Se ubi­ca a cua­tro de­dos por de­ba­jo del om­bli­go. Tam­bién se re­co­mien­da ca­len­tar to­da la lí­nea, des­de el om­bli­go has­ta el pu­bis.

Par­ches y ven­to­sas

Nues­tros abue­los re­cu­rrían a mé­to­dos sen­ci­llos y ca­se­ros pa­ra ali­viar to­do ti­po de do­len­cias, en­tre ellos las ven­to­sas y los par­ches, que si­guen sien­do tan efi­ca­ces co­mo en­ton­ces.

En el ca­so de las ven­to­sas, la cla­ve es apli­car­las so­bre en el fo­co del do­lor, es de­cir si due­le el es­tó­ma­go, se po­ne so­bre la bo­ca del mis­mo.

Los par­ches na­tu­ra­les ne­ce­si­tan pre­pa­rar­se pre­via­men­te. Her­vir en me­dio li­tro de agua par­tes igua­les de ca­ne­la en rama, ho­jas de eu­ca­lip­tus y men­ta, jen­gi­bre y mi­rra. La coc­ción de­be ser a fue­go muy sua­ve, has­ta ob­te­ner una pas­ta. Una vez lis­to se de­ja en­ti­biar y lue­go se le agre­ga miel; por úl­ti­mo, se unta en un tro­zo de pa­pel man­te­ca, se de­ja se­car y, una vez se­cos, pue­den al­ma­ce­nan en un lu­gar li­bre de hu­me­dad. An­tes de usar­los ablan­dar con va­por, apli­car en la zo­na del do­lor y ¡san­to re­me­dio!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.