TIAN DI DE OTOÑO

Es­te es­ti­lo de Tai Chi desa­rro­lla­do por el maes­tro Liu Ming apro­ve­cha la ener­gía de ca­da es­ta­ción del año pa­ra for­ta­le­cer con sus mo­vi­mien­tos dis­tin­tos as­pec­tos de la sa­lud. Co­mo en la Na­tu­ra­le­za, es­te es el mo­men­to de cui­dar nues­tra ener­gía. Có­mo ha­cer­lo

TAO - Tomo IV - - Tai Chi -

En el otoño la ener­gía se con­cen­tra en la raíz, el ár­bol no cre­ce en es­ta es­ta­ción, re­plie­ga su po­ten­cia ha­cia el in­te­rior pa­ra pro­te­ger­se y no mal­gas­tar­la”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Y es pre­ci­sa­men­te esa fi­lo­so­fía la que ins­pi­ra es­ta for­ma del Tain Di de Otoño, que imi­tan­do a la Na­tu­ra­le­za con­cen­tra con sus mo­vi­mien­tos nues­tra ener­gía ha­cia el in­te­rior pa­ra cui­dar­la.

Lo más im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta mien­tras se rea­li­za es­ta for­ma es unir to­dos los mo­vi­mien­tos a la res­pi­ra­ción, in­ha­lan­do y ex­ha­lan­do só­lo por la na­riz. Cuan­do se in­ha­la el cuer­po se ex­pan­de, por lo tan­to se agran­da; cuan­do ex­ha­la, se achi­ca vol­vien­do a la pos­tu­ra an­te­rior pe­ro sin co­lap­sar nun­ca el es­pa­cio mí­ni­mo in­terno don­de fun­cio­na el or­ga­nis­mo.

“Cuan­do el cuer­po tie­ne un es­pa­cio am­plio aden­tro la san­gre flu­ye na­tu­ral­men­te, el co­ra­zón no tie­ne que es­for­zar­se pa­ra ha­cer­la cir­cu­lar co­rrec­ta­men­te. Por eso la prác­ti­ca de Tai Chi ha­ce bien al co­ra­zón, y per­mi­te oxi­ge­nar me­jor to­do el or­ga­nis­mo fa­ci­li­tan­do su fun­cio­na­mien­to, res­ta­ble­cien­do y man­te­nien­do su ar­mo­nía”.

Los mo­vi­mien­tos

El Tian Di de Otoño cons­ta de sie­te mo­vi­mien­tos. En es­ta no­ta ve­re­mos los tres pri­me­ros y en el pró­xi­mo nú­me­ro com­ple­ta­re­mos la for­ma.

“An­tes de co­men­zar hay que re­cor­dar que los des­pla­za­mien­tos de la for­ma re­quie­ren que al mo­ver­se hay que pa­sar el peso de una pier­na a la otra man-

te­nien­do cla­ro el centro del cuer­po. Cuan­do en un mo­vi­mien­to el peso se en­cuen­tra atrás, la fuer­za pa­ra rea­li­zar el des­pla­za­mien­to vie­ne de ese lu­gar, mien­tras que la pier­na de ade­lan­te es la que man­tie­ne la di­rec­ción ha­cia don­de se rea­li­za el ejer­ci­cio”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. .

1) Ju Huo Chao Tian

El co­mien­zo de es­ta par­te de la for­ma es la con­ti­nui­dad de la par­te fi­nal del Tian Di Fi­nal de Ve­rano (Ver Tao

N° 32). Des­de la pos­tu­ra ini­cial (Fo­to 1) gi­ra­mos a la iz­quier­da mien­tras se in­ha­la­mos y lle­va­mos el peso ha­cia es­te la­do, man­te­nien­do los hom­bros arri­ba de la ca­de­ra y pa­san­do el peso. El bra­zo de­re­cho se lle­va has­ta cru­zar­lo con el iz­quier­do (Fo­to 2), y se vuel­ve a pa­sar el peso ha­cia la de­re­cha mien­tras se ex­ha­la jun­tan­do los bra­zos por de­lan­te del cuer­po (Fo­to 3).

Lue­go in­ha­la­mos y abri­mos los bra­zos am­plian­do el pe­cho y la es­pal­da lo más que se pue­da (Fo­to 4). Al ex­ha­lar se jun­tan los bra­zos por de­lan­te del cuer­po y se lle­van ha­cia aba­jo (Fo­tos 5 y 6).

Res­pi­ra­mos pro­fun­do pa­ra le­van­tar el cuer­po y mo­ver la pier­na ha­cia la iz­quier­da pa­ra lue­go ex­ha­lar pa­san­do el peso ha­cia es­te la­do (Fo­to 7) . Lue­go in­ha­la­mos le­van­tan­do los bra­zos por de­lan­te del cuer­po (Fo­to 8), y ter­mi­na­mos la in­ha­la­ción cuan­do le­van­ta­mos la pier­na de­re­cha y los bra­zos lle­gan a la po­si­ción co­rres­pon­dien­te (Fo­to 9).

2) Xi Shan Hong Ye

La ho­ja ro­ja en el atar­de­cer de la mon­ta­ña

Con­ti­nua­mos el mo­vi­mien­to ba­jan­do el pie de- re­cho mien­tras ex­ha­la­mos al tiem­po que pa­sa­mos el peso a es­ta pier­na, ba­jan­do el centro del cuer­po pa­ra lue­go su­bir e in­ha­lar lle­van­do el bra­zo iz­quier­do por de­lan­te del de­re­cho, mien­tras se gi­ra ha­cia el la­do iz­quier­do (Fo­to 10). Lue­go ex­ha­la­mos ba­jan­do nue­va­men­te el centro del cuer­po y gi­ran­do pa­ra el otro la­do, lle­van­do el pie de­re­cho por de­lan­te del iz­quier­do mien­tras in­ha­la­mos (Fo­to 11) .

3) Gu Shu Pan Geng El ár­bol an­ti­guo en­ros­ca su raíz

Con el peso en la de­re­cha, jun­ta­mos los pies y gi­ra­mos to­do el cuer­po pa­ra lue­go dar el pa­so con la de­re­cha mien­tras el cuer­po se mue­ve man­te­nien­do la re­la­ción de los bra­zos y las pier­nas has­ta lle­var el bra­zo iz­quier­do arri­ba y el de­re­cho aba­jo (Fo­to 12). Lle­va­mos el peso ha­cia la pier­na iz­quier­da mien­tras ex­ha­la­mos y le­van­ta­mos la pier­na de­re­cha. Allí in­ha­la­mos al tiem­po que lle­va­mos el bra­zo de­re­cho ha­cia arri­ba y el iz­quier­do ha­cia aba­jo (Fo­to 13) 6367. Lue­go ex­ha­la­mos y ba­ja­mos la pier­na de­re­cha, pa­san­do el peso ha­cia ade­lan­te (Fo­to 14).

Man­te­nien­do el peso en la pier­na de­re­cha, in­ha­la­mos y lle­va­mos la iz­quier­da ha­cia ade­lan­te, gi­ran­do el cuer­po y lle­van­do el bra­zo iz­quier­do arri­ba y el de­re­cho aba­jo (Fo­to 15). Ex­ha­la y, man­te-

nien­do el peso en la de­re­cha, jun­ta­mos las pier­nas y va­mos lle­van­do el bra­zo que es­tá arri­ba ha­cia aba­jo y el que es­tá aba­jo ha­cia arri­ba. Mo­ve­mos la pier­na iz­quier­da ha­cia atrás pa­san­do el peso del cuer­po ha­cia es­te la­do mien­tras in­ha­la­mos y el bra­zo iz­quier­do que­da aba­jo y el de­re­cho arri­ba (Fo­to 16). Lue­go pa­sa­mos to­do el peso ha­cia ade­lan­te, a la pier­na de­re­cha, mien­tras ex­ha­la­mos, y lue­go vol­ve­mos a in­ha­lar mien­tras subimos la pier­na y el bra­zo iz­quier­dos y ba­ja­mos el bra­zo de­re­cho (Fo­to 17)

Le­van­tar el Fue­go ha­cia Cie­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.