LU YU, EL SAN­TO DEL TÉ

Cuen­ta la his­to­ria que el mon­je bu­dis­ta que lo en­con­tró aban­do­na­do cuan­do era ni­ño des­cu­brió a tra­vés del I Chin que su des­tino es­ta­ba li­ga­do a la fa­mo­sa in­fu­sión. Por eso lo ins­tru­yó en el ar­te que lue­go lo con­ver­ti­ría en una ce­le­bri­dad.

TAO - Tomo IV - - Leyendas -

En los ini­cios de la Di­nas­tía Tang vi­vió un hom­bre lla­ma­do Lu Yu, más co­no­ci­do co­mo el San­to del té. Su ori­gen es un ver­da­de­ro mis­te­rio, ya que nun­ca se su­po dón­de na­ció ni quié­nes fue­ron sus pa­dres, pe­ro la le­yen­da cuen­ta que fue aban­do­na­do en un bos­que po­co des­pués de na­cer y cria­do por unos cam­pe­si­nos des­co­no­ci­dos que lo ha­lla­ron. A los tres años nue­va­men­te se lo en­con­tró so­lo en el cam­po y, por su apa­rien­cia, se su­po­ne que pa­só un lar­go tiem­po allí. En esa oca­sión fue res­ca­ta­do por un mon­je bu­dis­ta lla­ma­do Zhi­ji, quien lo lle­vó a vi­vir al tem­plo de Jin­gling Lonn­gai, en la mon­ta­ña de Hou­men, muy cer­ca del la­go Xihu, tam­bién co­no­ci­do co­mo La­go del Oes­te.

El mon­je, un ex­per­to en el ar­te del I Ching, qui­so sa­ber más so­bre el pa­sa­do del ni­ño, de ma­ne­ra que de­ci­dió arro­jar las mo­ne­das. El re­sul­ta­do lo sor­pren­dió por­que su des­tino apa­re­ció sig­na­do por he­xa­gra­ma Chien.

“El kua re­pre­sen­ta­ba a la ve­ge­ta­ción de la mon­ta­ña que lue­go se con­vier­te en agua, al­go que re­mi­te a la plan­ta del té, que cre­ce en la mon­ta­ña y lue­go se trans­for­ma en una in­fu­sión, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. A par­tir de es­to el mon­je pu­do vis­lum­brar el fu­tu­ro del ni­ño que lue­go se con­ver­ti­ría en el San­to del Té. Ade­más es­te he­xa­gra­ma re­pre­sen­ta al fue­go so­bre el agua, que ca­rac­te­ri­za a quie­nes en la vi­da siem­pre es­tán bus­can­do al­go más, y al agua que ba­ja de la mon­ta­ña y nu­tre al ve­ge­tal, pe­ro es­ta no es una plan­ta cual­quie­ra sino la del té, cu­yas he­bras pue­den lle­gar a to­do el mun­do”.

Con su des­tino así mar­ca­do, el pe­que­ño Lu Yu se de­di­có du­ran­te su es­tan­cia en el tem­plo a apren­der el ar­te de pre­pa­rar el té y a per­fec­cio­nar su ca­li­gra­fía. A los 9 años era el en­car­ga­do de co­piar en li­bros to­dos los dis­cur­sos atri­bui­dos a Bu­da; su tu­tor in­sis­tía en pre­pa­rar­lo pa­ra que fue­ra mon­je, pe­ro Lu que­ría es­tu­diar fi­lo­so­fía, es­pe­cial­men­te a Con­fu­cio, si­tua­ción que desató el enojo de Zhi­ji, quien le prohi­bió sa­lir del tem­plo y en­car­gó a sus com­pa­ñe­ros que lo con­tro­la­ran.

A los 12 años el jo­ven Lu lo­gró es­ca­par­se del tem­plo y se unió a una com­pa­ñía de co­me­dian­tes tras­hu­man­tes, tra­ba­jo que le per­mi­tió co­no­cer a mu­chos ar­tis­tas, li­te­ra­tos, sa­bios y al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno. Pe­ro co­mo era un ado­les­cen­te muy in­quie­to, lue­go de unos años se se­pa­ró de es­te gru­po, si­guió so­lo su ca­mino y co­men­zó a in­ves­ti­gar en for­ma sis­te­ma­ti­za­da las bon­da­des del té, jus­to en el mo­men­to en que la in­fu­sión co­men­zó a di­fun­dir­se ma­si­va­men­te de­ján­do­se de la­do la idea de que se tra­ta­ba de una po­ción me­di­ci­nal. En sus via­jes des­cu­brió que en ca­da re­gión se prac­ti­ca­ban di­fe­ren­tes for­mas de pro­duc­ción y pre­pa­ra­ción del té, y co­men­zó ges­tar­se la idea de es­cri­bir un li­bro uni­fi­can­do cri­te­rios pa­ra brin­dar­le in­for­ma­ción pre­ci­sa a to­dos aque­llos que qui­sie­ran dis­fru­tar­lo.

A lo lar­go de su vi­da re­co­gió mu­chas his­to­rias in­tere­san­tes y al­gu­nas de ellas se con­vir­tie­ron en le­yen­das, lo que con­tri­bu­yó a di­fun­dir su fa­ma de es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria. Por ejem­plo, se cuen­ta que en una oca­sión el go­ber­na­dor Li Ji Qing le pi­dó que le pre­pa­ra­ra uno de sus fa­mo­sos tés. Lu acep­tó gus­to­so pe­ro pi­dió que le tra­je­ran agua del centro del río; el man­da­ta­rio or­de­nó a sus hom­bres que la fue­ran a bus­car, pe­ro cuan­do se la tra­je­ron Lu Yu se la­men­tó de que no hu­bie­ran traí­do el agua de la zo­na que él ha­bía in­di­ca­do. El go­ber­na­dor, sor­pren­di­do, in­te­rro­gó a sus hom­bres y des­cu­brió que efec­ti­va­men­te ha­bían in­ten­ta­do en­ga­ñar al sa­bio con un agua cual­quie­ra. Es­to con­fir­mó su ha­bi­li­dad in­na­ta pa­ra iden­ti­fi­car la esen­cia del me­jor té y la ex­ce­len­cia en su pre­pa­ra­ción.

El me­jor dis­cí­pu­lo

Du­ran­te su ju­ven­tud Lu Yu

pro­cu­ró ro­dear­se de gen­te cul­ta y sa­bia y apren­der de ellos tan­to co­mo pu­die­ra. Fue ami­go por ejem­plo de Yan Qing, el ca­lí­gra­fo más fa­mo­so de Chi­na du­ran­te la di­nas­tía Tang., quien no só­lo le en­se­ñó su es­ti­lo sino que tam­bién la in­tro­du­jo en el mun­do de la li­te­ra­tu­ra.

En el ar­te del té tam­bién tu­vo un gran men­tor, un mon­je muy pres­ti­gio­so lla­ma­do Ji Gong. Se­gún cuen­ta la his­to­ria, en una opor­tu­ni­dad el em­pe­ra­dor in­vi­tó a los per­so­na­jes más fa­mo­sos de la co­mar­ca a be­ber té. En­tre ellos se en­con­tra­ba Ji Gong, quien era ca­paz de re­co­no­cer la mano que ha­bía pre­pa­ra­do la in­fu­sión. Pa­ra la oca­sión se con­vo­có a los es­pe­cia­lis­tas más ex­qui­si­tos, y cuan­do lle­gó el mo­men­to de la de­gus­ta­ción, el em­pe­ra­dor le pi­dió al mon­je que le die­ra su opi­nión. La res­pues­ta fue muy grá­fi­ca: ape­nas se mo­jó los la­bios y apar­tó su cuen­co. El em­pe­ra­dor lo mi­ró es­pe­ran­do una res­pues­ta, pe­ro el mon­je se pa­ró y aca­ri­cia­do su bar­ba le di­jo que él so­la­men­te po­día to­mar y dis­fru­tar del té que le pre­pa­ra­ba su dis­cí­pu­lo Lu Yu. Des­con­cer­ta­do, el man­da­ta­rio en­vió a sus hom­bres a bus­car­lo y cuan­do lle­gó lo hi­zo ocul­tar en la co­ci­na y le pi­dió que pre­pa­ra­ra el té sin dar­le ma­yo­res de­ta­lles. Lu Yu lo hi­zo con sus pro­pias ho­jas (siem­pre las lle­va­ba con­si­go), y la in­fu­sión le fue al­can­za­da al mon­je sin re­ve­lar­le quién la ha­bía pre­pa­ra­do. Ape­nas lo pro­bó, el hom­bre sa­lió al pa­tio pre­gun­tan­do dón­de es­ta­ba Lu Yu.

La per­ma­nen­te bús­que­da

A los 19 años Lu Yu vol­vió a la ciu­dad de Jin­gling, don­de se de­di­có a es­cri­bir poe­mas y li­bros. Tam­bién en­ta­bló una gran amis­tad con el poe­ta Jiao Ran, quien ha­cía de la ce­re­mo­nia del té un ver­da- de­ro cul­to. Sin em­bar­go, Lu nue­va­men­te em­pren­dió un via­je, es­ta vez de­di­ca­do a la bús­que­da de va­rie­da­des de té y tam­bién nue­vos po­zos de agua. Así re­co­rrió to­da Chi­na y pu­do in­di­vi­dua­li­zar y cla­si­fi­car se­gún su ener­gía vein­te ti­pos di­fe­ren­tes de agua que in­ter­vie­nen sus­tan­cial­men­te en el sa­bor y la ca­li­dad del té.

Cha Ching

La ciu­dad de Jin­gling era an­ti­gua­men­te el centro del té y pre­ci­sa­men­te allí fue don­de años des­pués se ins­ta­ló Lu Yu pa­ra es­cri­bir el Cha Ching, su obra más fa­mo­sa y con­si­de­ra­da el li­bro sa­gra­do del té. A tra­vés de sus diez ca­pí­tu­los se ex­pli­ca de­ta­lla­da­men­te el ori­gen de la plan­ta y los di­fe­ren­tes pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción, se des­cri­ben sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud e in­di­can cuá­les son los me­jo­res uten­si­lios pa­ra su pre­pa­ra­ción.

“Pe­ro no se tra­ta me­ra­men­te de una obra téc­ni­ca, ya que en ella abun­dan las re­fe­ren­cias a la fi­lo­so­fía del con­fu­cio­nis­mo y del bu­dis­mo y se ha­ce lu­gar tam­bién pa­ra el de­lei­te de los sen­ti­dos, co­mo un poe­ma ins­pi­ra­do en es­ta no­ble plan­ta que re­su­me el sen­tir del San­to del Té y que di­ce así:

No ad­mi­ro la va­si­ja de oro No ad­mi­ro el va­so de ja­de No ad­mi­ro su car­go de ofi­cial No ad­mi­ro que vi­va en el pa­la­cio. Mi ad­mi­ra­ción ab­so­lu­ta es por el agua del río del Oes­te que lle­ga a la ciu­dad de Jin­gling

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.