PUES­TA A PUN­TO DE LA TI­ROI­DES

El hi­per­ti­roi­dis­mo es uno de los dos pro­ble­mas que afec­tan a la glán­du­la que re­gu­la el me­ta­bo­lis­mo con da­ños que al­can­zan has­ta al es­ta­do de áni­mo. Los di­fe­ren­tes ca­sos y sus tra­ta­mien­tos.

TAO - Tomo IV - - Digitopuntura -

De acuer­do a la me­di­ci­na taoís­ta, el cuer­po fun­cio­na co­mo una gran fá­bri­ca en la que ca­da ope­ra­rio tie­ne una fun­ción es­pe­cí­fi­ca que de­ter­mi­na­rá el éxi­to o el fra­ca­so de la em­pre­sa. En es­te sen­ti­do, la la­bor que rea­li­za la glán­du­la ti­roi­des es la de pu­ri­fi­car la ener­gía que sube, es de­cir que re­tie­ne los agen­tes tó­xi­cos pa­ra dar pa­so al Chi lim­pio. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do la can­ti­dad de im­pu­re­zas su­pera lo que pue­de con­tro­lar, si­tua­ción que pro­vo­ca un fun­cio­na­mien­to inade­cua­do in­fla­mán­do­la y desa­rro­llan­do nó­du­los.

Cuan­do la ti­roi­des pier­de la ar­mo­nía pue­de de­ri­var en dos en­fer­me­da­des: el hi­po­ti­roi­dis­mo, que ra­len­ti­za el me­ta­bo­lis­mo; y el hi­per­ti­roi­dis­mo, que pro­vo­ca su ace­le­ra­ción. Aquí nos ocu­pa­re­mos pre­ci­sa­men­te de es­te úl­ti­mo as­pec­to.

La me­di­ci­na alo­pá­ti­ca con­si­de­ra que el hi­per­ti­roi­dis­mo sur­ge cuan­do la glán­du­la ti­roi­des pro­du­ce y li­be­ra la hor­mo­na ti­ro­xi­na en for­ma ex­ce­si­va y con­du­ce al or­ga­nis­mo a fun­cio­nar de ma­ne­ra ve­loz y fa­lli­da. En cam­bio, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na cree que es pro­vo­ca­da por la es­ca­ses de ener­gía Yin, que afec­ta al hí­ga­do, im­pi­dién­do­le cum­plir con su fun­ción de al­ma­ce­nar y dis­tri­buir la san­gre. El ri­ñón tam­bién se de­bi­li­ta an­te el ex­ce­so de Fue­go, pro­vo­can­do la acu­mu­la­ción de hu­me­dad que ter­mi­na­rá obs­tru­yen­do el fluir de la ener­gía por los me­ri­dia­nos, es­tan­cán­do­la en la zo­na del cue­llo. Am­bas si­tua­cio­nes pro­vo­can que as­cien­da un Chi im­pu­ro y es­to, ade­más de ge­ne­rar un des­equi­li­brio or­gá­ni­co, afec­ta a ni­vel emo­cio­nal, ge­ne­ran­do es­ta­dos re­cu­rren­tes de enojo o ira.

Co­mo men­cio­na­mos, to­do co­mien­za por­que el Yin ba­ja y es­to ocu­rre por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias.

“In­cor­po­rar mu­cho pi­can­te a la die­ta, des­can­sar po­co du­ran­te la no­che, ex­po­ner­se a lu­ga­res se­cos y ca­lu­ro­sos y per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po an­gus­tia­do, en­tre otras cosas, ge­ne­ra mu­cho Fue­go en el es­tó­ma­go y es­to des­tru­ye al Yin, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. El ba­zo tam­bién se da­ña y no pue­de cum­plir ade­cua­da­men­te con las fun­cio­nes di­ges­ti­vas. El sín­to­ma más evi­den­te de es­te tras­torno es un ape­ti­to exa­cer­ba­do, pe­ro una con­tex­tu­ra fí­si­ca muy frá­gil y peso es­ca­so. El Yin y el Yang siem­pre de­ben guar­dar un equi­li­brio; Yin es la raíz, lo más pro­fun­do del cuer­po; Yang lo más su­per­fi­cial. Pe­ro cuan­do el Yang sube de­ma­sia­do, el cuer­po acu­mu­la ca­lor en for­ma ex­ce­si­va y al­te­ra el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo”.

Cla­si­fi­ca­ción y tra­ta­mien­to

El hi­po­ti­roi­dis­mo se cla­si­fi­ca en tres ti­pos, que se de­ter­mi­nan a par­tir de las di­fe­ren­tes al­te­ra­cio­nes fí­si­cas y sín­to­mas que enu­me­ra­re­mos a con­ti­nua­ción. En cuan­to al tra­ta­mien­to, lo más ade­cua­do es la acu­pun­tu­ra, que me­dian­te la es­ti­mu­la­ción de di­fe­ren­tes pun­tos en for­ma si­mul­tá­nea, tra­ba­ja re­or­ga­ni­zan­do y equi­li­bran­do el

sis­te­ma me­ta­bó­li­co en ge­ne­ral. Es­to fuer­za a la glán­du­la ti­roi­des a fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te y a equi­li­brar la ener­gía.

Pe­ro es­tos mis­mos pun­tos tam­bién pue­den tra­tar­se per­fec­ta­men­te con di­gi­to­pun­tu­ra, aun­que na­tu­ral­men­te, su efec­to se­rá más len­to.

La te­ra­pia de­pen­de­rá de ca­da ca­so. Vea­mos:

• Por ener­gía del hí­ga­do es­tan­ca­da: cuan­do es­to ocu­rre se de­bi­li­ta el ba­zo; es­to es así por­que la Ma­de­ra (hí­ga­do) de­bi­li­ta a la Tie­rra (ba­zo), en­ton­ces se acu- mu­lan las fle­mas y ge­ne­ra an­gus­tia, se pier­de el ape­ti­to y de in­me­dia­to apa­re­cen las náu­seas. En ge­ne­ral, las per­so­nas que la pa­de­cen son muy del­ga­das. Sus ojos tam­bién pier­den la for­ma, se tor­nan “sal­to­nes”. Tam­bién pro­vo­ca ta­qui­car­dia, trans­pi­ra­ción ex­ce­si­va y sue­ños des­or­de­na­dos que com­pli­can el buen des­can­so.

“El tra­ta­mien­to en es­te ca­so con­sis­te en for­ta­le­cer el ba­zo, reac­ti­var la ener­gía del hí­ga­do y trans­for­mar las fle­mas en lí­qui­dos. De es­ta ma­ne­ra los gan­glios des­apa­re­ce­rán y la fun­ción de la ti­roi­des se nor­ma­li­za­rá. Los pun­tos a es­ti­mu­lar (Ver imá­ge­nes)son Zhong Zhu; Zhong Wan; He­gu; Tian Tu; Zu lin; Tai Chong; Tao Bai; San Yi Tiao; Feng Long; Zhang Men”.

• Por va­cia­mien­to de Yin: cuan­do el Yin ba­ja en ex­tre­mo el Chi tam­bién, por lo tan­to se pier­de la fuer­za. Es­to se re­fle­ja en un fí­si­co muy delgado y dé­bil que tie­ne aver­sión al ca­lor, trans­pi­ra­ción ex­ce­si­va, do­lor de cin­tu­ra y ro­di­llas; ade­más se for­man gan­glios en la ti­roi­des.

“En es­te ca­so el tra­ta­mien­to con­sis­te en le­van­tar el Chi y re­for­zar el Yin; pa­ra eso se es­ti­mu­lan los pun­tos: Ge Shu; Tan Zhong; Nei Guan; Gong Sun; Zu san Li; Yin Ling quan; Tian Tu”.

• Yin va­cío y Yang do­mi­nan­te: las per­so­nas que desa­rro­llan es­te ti­po de hi­per­ti­roi­dis­mo son muy im­pa­cien­tes, su­fren de in­som­nio, ta­qui­car­dia, do­lor óseo, ca­ra y ojos ro­jos, ma­nos tem­blo­ro­sas y enojo fá­cil. Co­mo en los ca­sos an­te­rio­res co­men mu­cho, son muy del­ga­dos y tie­nen la bo­ca se­ca. El pe­lo se le cae y las uñas son muy frá­gi­les.

“La en­fer­me­dad pue­de de­ber­se a un fac­tor he­re­di­ta­rio y tam­bién a la ma­la ali­men­ta­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do la die­ta se ba­sa en ali­men­tos fri­tos, ya que pro­vo­can que suba el Fue­go y se las­ti­me el Yin”, afir­ma Liu y re­fie­re “Pa­ra me­jo­rar es­ta si­tua­ción es ne­ce­sa­rio to­ni­fi­car el Yin y el ri­ñón, en­ton­ces el agua de es­te ór­gano su­birá y el Fue­go ba­ja­rá, lo­gran­do el equi­li­brio. Los pun­tos a tra­tar en es­te ca­so son: Lig Que; Zhao Hai; Shen Men; Tai Xi; Si Guan; Zu san Li; Yin Gu; Dai Mai; Tian Shu; Guan Yuan; Yin Tang; Tan Zhong”.

Va­le re­cor­dar que pa­ra la me­di­ci­na taoís­ta los tra­ta­mien­tos in­va­si­vos no son una op­ción.

“En nin­guno de es­tos ca­sos, aún cuan­do la ti­roi­des se vea afec­ta­da por nó­du­los, es re­co­men­da­ble re­cu­rrir a una ci­ru­gía pa­ra ex­tir­par­la, ya que al ha­cer­lo el or­ga­nis­mo que­da­rá des­pro­vis­to de una de las fun­cio­nes más im­por­tan­tes que po­see”, con­clu­ye el maes­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.