COS­MÉ­TI­CA CON RO­SA MOSQUETA

Por su alto con­te­ni­do de an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­na C, las flo­res y se­mi­llas de es­ta plan­ta ori­gi­na­ria de Oriente y tan di­fun­di­da en el sur ar­gen­tino son un alia­do na­tu­ral de la sa­lud y la be­lle­za. Có­mo apro­ve­char sus vir­tu­des.

TAO - Tomo IV - - Belleza -

La plan­ta de ro­sa mosqueta, tan di­fun­di­da en la zo­na sur de la Ar­gen­ti­na, es ori­gi­na­ria de Oriente, des­de don­de fue lle­va­da a Eu­ro­pa y fi­nal­men­te traí­da a Amé­ri­ca por los co­lo­ni­za­do­res. Al­gu­nas his­to­rias se­ña­lan que es­te ar­bus­to es­pi­no­so era uti­li­za­do pa­ra ar­mar cer­cos y man­te­ner ale­ja­das a las ali­ma­ñas, ya que sus es­pi­nas son muy fuertes. Con el pa­so del tiem­po se des­cu­brió que sus pe­que­ños fru­tos, lla­ma­dos es­ca­ra­mu­jos, te­nían más con­te­ni­do de vi­ta­mi­na C que los cí­tri­cos; vi­ta­mi­na A; cal­cio, hie­rro y otros ele­men­tos, y que su pul­pa era ideal pre­pa­rar mer­me­la­das e in­fu­sio­nes.

Aun­que el pro­duc­to más co­no­ci­do que se ob­tie­ne de es­ta plan­ta es el acei­te que se ex­trae de las se­mi­llas (al­ta­men­te tó­xi­cas en es­ta­do na­tu­ral), tan­to sus ho­jas co­mo los pé­ta­los de sus flo­res y sus raí­ces se usan con fi­nes me­di­ci­na­les y cos­mé­ti­cos.

Pro­pie­da­des me­di­ci­na­les

Con­su­mi­da re­gu­lar­men­te, la ro­sa mosqueta me­jo­ra no­ta­ble­men­te la cir­cu­la­ción san­guí­nea y pre­vie­ne las en- fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Es­to se de­be a la can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes que po­see. Por otra par­te, la in­fu­sión pre­pa­ra­da con sus pé­ta­los eli­mi­na los lí­qui­dos acu­mu­la­dos en el or­ga­nis­mo, por eso es con­si­de­ra­da un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co na­tu­ral. Tam­bién ac­túa co­mo an­ti in­fla­ma­to­rio, ali­vian­do los do­lo­res ar­ti­cu­la­res co­mo la ar­tri­tis.

Las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les pre­sen­tes en el es­ca­ra­mu­jo son apro­pia­dos pa­ra tra­tar pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, co­mo el as­ma, y re­fuer­zan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Por su alto con­te­ni­do de an­ti­oxi­dan­tes, ayu­da a pre­ve­nir el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y al­gu­nos ti­pos de cán­cer, a re­gu­la­ri­zar los ni­ve­les de co­les­te­rol y de glu­co­sa en san­gre.

El sis­te­ma di­ges­ti­vo es otro de los be­ne­fi­cia­dos, ya que es­ti­mu­la la fun­ción de la ve­sí­cu­la bi­liar, pre­vi­nien­do los cálcu­los, ali­via la irri­ta­ción de la mu­co­sa es­to­ma­cal pro­vo­ca­da por ali­men­tos áci­dos y es muy útil pa­ra com­ba­tir el es­tre­ñi­mien­to, por­que po­see pec­ti­na.

Ci­ca­tri­zan­te y re­ju­ve­ne­ce­do­ra

La ro­sa mosqueta tie­ne la vir­tud de re­ge­ne­rar las cé­lu­las de la piel, por lo tan­to se pue­de em­plear su acei­te pa­ra tra­tar que­ma­du­ras, ci­ca­tri­ces y mar­cas de ac­né (no pa­ra eli­mi­nar gra­ni­tos). Apli­cán­do­lo re­gu­lar­men­te man­tie­ne la piel hi­dra­ta­da y la tor­na elás­ti­ca,

por eso es ideal pa­ra mi­ni­mi­zar las lí­neas de ex­pre­sión y las arru­gas. La vi­ta­mi­na C tam­bién es­ti­mu­la la pro­duc­ción de co­lá­geno, que no só­lo se re­fle­ja en la piel sino tam­bién en la sa­lud de los hue­sos.

Apli­ca­do en el cue­ro ca­be­llu­do el acei­te eli­mi­na la cas­pa y pro­te­ge el ca­be­llo de los efec­tos del sol y el vien­to, ade­más de otor­gar­le bri­llo.

“Es im­por­tan­te re­mar­car que el acei­te de ro­sa mosqueta no pue­de con­su­mir­se por­que es muy tó­xi­co, al igual que su se­mi­lla, ya que es pre­ci­sa­men­te de don­de se ex­trae el mis­mo”, ex­pli­ca Liu Ming.

La apli­ca­ción es muy sen­ci­lla, sim­ple­men­te se de­be ver­ter una pe­que­ña can­ti­dad so­bre la zo­na a tra­tar y ma­sa­jear en for­ma sua­ve y as­cen­den­te en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj has­ta que la piel lo ab­sor­ba por com­ple­to. Usán­do­lo en for­ma dia­ria los efec­tos se­rán más rá­pi­dos. Pa­ra apli­car­lo en el ca­be­llo o cue­ro ca­be­llu­do, co­lo­car una go­tas en la pal­ma de la mano, es­par­cir­lo con la otra y dis­tri­buir­lo en for­ma pa­re­ja.

In­fu­sio­nes an­ti­gri­pa­les

Tan­to los fru­tos de la ro­sa mosqueta co­mo los pé­ta­los tam­bién se em­plean en in­fu­sio­nes que por su alto con­te­ni­do de vi­ta­mi­na C pre­vie­nen y ali­vian los es­ta­dos gri­pa­les. El té es li­ge­ra­men­te as­trin­gen­te y áci­do, de un co­lor ro­ji­zo y una ex­qui­si­ta fra­gan­cia. Se pre­pa­ra hir­vien­do dos tazas de agua y con un pu­ña­do de pé­ta­los se­cos o fres­cos; se de­ja re­po­sar cin­co mi­nu­tos y se cue­la. En el ca­so de uti­li­zar los es­ca­ra­mu­jos, her­vir­los cin­co mi­nu­tos, de­jar re­po­sar, co­lar y be­ber la in­fu­sión só­lo o en­dul­za­da con miel.

A par­tir de es­te té se pue­den pre­pa­rar otras in­fu­sio­nes tam­bién de­li­cio­sas, co­mo la por ejem­plo, agre­gán­do­le cin­co ba­yas de go­ji o una cu­cha­ra­di­ta de cás­ca­ra de man­da­ri­na.

Tra­ta­mien­tos der­ma­to­ló­gi­cos

Co­mo men­cio­na­mos, el acei­te de ro­sa mosqueta es un alia­do de la piel; se pue­de uti­li­zar pu­ro, pe­ro tam­bién es po­si­ble ela­bo­rar con él otros pro­duc­tos que cons­ti­tu­yen un ver­da­de­ro eli­xir de ju­ven­tud na­tu­ral. Es­tas son al­gu­nas al­ter­na­ti­vas:

• Tó­ni­co hi­dra­tan­te

Mez­clar 95 ml de agua de ro­sas con 5ml de acei­te de ro­sa mosqueta. Mez­clar muy bien y en­va­sar. Agi­tar­lo ca­da vez que se uti­li­ce. Es­te tó­ni­co es ideal pa­ra tra­tar pie­les se­cas.

• Crema an­ti­arru­gas

Se ne­ce­si­tan 50 grs. de pe­pino, 5 grs. de ho­jas de aloe ve­ra, 2 cu­cha­ra­di­tas de acei­te de ro­sa mosqueta y 50 cc de agua des­ti­la­da.

Pe­lar y pro­ce­sar el pe­pino, mez­clar­lo con la pul­pa del aloe ve­ra, el acei­te y el agua; re­mo­ver has­ta for­mar una pas­ta. Apli­car so­bre las arru­gas de ros­tro y cue­llo por las no­ches y re­ti­rar por la ma­ña­na con agua ti­bia.

•Mas­ca­ri­lla nu­tri­ti­va

Mez­clar una cu­cha­ra­da so­pe­ra de yo­gur na­tu­ral, una de miel y 5 go­tas de acei­te de ro­sa mosqueta. Apli­car so­bre la piel lim­pia del ros­tro y cue­llo y de­jar­la ac­tuar du­ran­te 20 mi­nu­tos. Re­ti­rar con agua ti­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.