BAS­TA DE DO­LOR DE HUE­SOS Y AR­TI­CU­LA­CIO­NES

El Tui­na Shao­lín es una an­ti­gua téc­ni­ca de ma­sa­jes que per­mi­te cu­rar des­de da­ños ar­ti­cu­la­res y óseos has­ta des­ga­rros mus­cu­la­res. No se ne­ce­si­ta ser un es­pe­cia­lis­ta pa­ra rea­li­zar­la y pue­de apli­car­se en ni­ños y en per­so­nas ma­yo­res.

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

El ma­sa­je Tui­na Shao­lín es un tra­ta­mien­to muy an­ti­guo ins­pi­ra­do en las ar­tes mar­cia­les in­ter­nas con el que es po­si­ble co­rre­gir le­sio­nes pro­fun­das me­dian­te la ar­mo­ni­za­ción de la ener­gía, es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra tra­tar des­ga­rros mus­cu­la­res, da­ños en las ar­ti­cu­la­cio­nes y en los hue­sos.

En Chi­na se lo co­no­ce co­mo “Da Tui Pang Guang Jing”, que sig­ni­fi­ca “em­pu­jar el me­ri­diano de ve­ji­ga”, pre­ci­sa­men­te el más lar­go del cuer­po y el que se co­nec­ta más es­tre­cha­men­te con to­dos los ór­ga­nos y vís­ce­ras, lo cual le otor­ga un rol pri­mor­dial pa­ra la sa­lud. Su re­co­rri­do abar­ca to­da la es­pal­da, co­mien­za en la par­te in­ter­na del ojo (la­gri­mal), sube por la frente, re­co­rre la ca­be­za, ba­ja por los la­dos del crá­neo, si­gue por el cos­ta­do de la co­lum­na, el glú­teo, las pier­nas, y al lle­gar a los ge­me­los se des­vía ha­cia el la­do ex­terno, si­gue y ter­mi­na en el de­do me­ñi­que del pie. Es el en­car­ga­do de di­ri­gir los flui­dos or­gá­ni­cos, por eso su fun­ción es tan im­por­tan­te.

“La es­pal­da re­pre­sen­ta al pa­sa­do, el pe­cho al fu­tu­ro; a és­te lo po­de­mos abra­zar, pe­ro al otro no y lo lle­va­mos co­mo una car­ga; ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Es­te con­cep­to alu­de a tam­bién a que se pue­de qui­tar ese peso del pa­sa­do, que ter­mi­na en­cor­ván­do­nos y afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te a nues­tra sa­lud. Si el me­ri­diano de ve­ji­ga fun­cio­na de ma­ne­ra ade­cua­da, en­ton­ces cual­quier pro­ble­ma des­apa­re­ce­rá”.

El ma­sa­je Shao­lín pue­de ser apli­ca­do a to­das las per­so­nas, in­clu­so en ni­ños y en adul­tos ma­yo­res; sin em­bar­go, en es­tos ca­sos se de­be te­ner ma­yor cui­da­do en la fuer­za que se uti­li­ce pa­ra evi­tar do­lo­res y le­sio­nes.

La téc­ni­ca pa­so a pa­so

Es­te ma­sa­je se rea­li­za so­bre los pun­tos del me­ri­diano de ve­ji­ga, re­la­cio­na­dos con to­dos los ór­ga­nos y las vís­ce­ras; los mis­mos se en­cuen­tran en la es­pal­da, a am­bos la­dos de la co­lum­na ver­te­bral.

Pa­ra co­men­zar se de­be co­lo­car una de las ma­nos en el pun­to Wei Zhong (Fo­to 1), ubi­ca­do en la par­te me­dia pos­te­rior de la ro­di­lla, zo­na de unión de la es­pal­da. Du­ran­te to­do el ma­sa­je de­be pre­sio­nar­se con el de­do pul­gar pa­ra dar­le ma­yor fir­me­za y ejer­cer una fuer­za cons­tan­te. Al ha­cer­lo, se po­ten­cia la cir­cu­la­ción de la ener­gía por el me­ri­diano de la ve­ji­ga. La otra mano se ubi­ca so­bre el sa­cro y su pos­tu­ra es muy im­por­tan­te: de­be apo­yar­se la par­te in­fe­rior de la pal­ma con la mano le­ve­men­te ahue­ca­da, de ma­ne­ra tal que las vértebras se ubi­quen en el ca­nal que se for­ma en su par­te me­dia (Fo­to 2). A par­tir de allí co­men­zar a em­pu­jar ha­cia arri­ba pa­ra mo­vi­li­zar la ener­gía y ayu­dar­la a que flu­ya me­jor.

Co­mo la mano abar­ca más de un pun­to, en el re­co­rri­do se es­ti­mu­lan los pun­tos ubi­ca­dos en la co­lum­na lum­bar: San Jiao shu (unión tres par­tes); Shen shu (ri­ñón); Qi Hai shu (Mar de Chi); Da Chang shu (in­tes­tino grue­so); Guan Yuan shu (puer­ta de ori­gen) (Fo­to 3). Y los de la zo­na dor­sal de la co­lum­na: Da Shu (Unión de hue­sos);

Feng men shu (Puer­ta de Vien­to); Fei shu (pul­món); Jue Yin shu (pe­ri­car­dio); Xi shu (co­ra­zón) (Fo­to 4) Du shu (va­so go­ber­na­dor); Ge shu (unión de san­gre-dia­frag­ma); Wei Guan shu (esó­fa­go); Gan shu (hí­ga­do) (Fo­to 5); Dan shu (ve­sí­cu­la); Pi shu (ba­zo); Wei shu (es­tó­ma­go) (Fo­to 6).

Al lle­gar a la cer­vi­cal se pa­sa al pun­to de ve­sí­cu­la, ubi­ca­do en la ba­se del crá­neo, a am­bos la­dos del mis­mo (Fo­to 7)7268. Pa­ra tra­ba­jar­lo me­jor es ne­ce­sa­rio co­lo­car la ca­be­za le­ve­men­te de cos­ta­do; en es­te ca­so la fuer­za se ejer­ce con la pal­ma de la mano y el pul­gar. Es­te pun­to es muy im­por­tan­te ya que fle­xi­bi­li­za las cer­vi­ca­les. Lue­go se vuel­ve a es­ti­mu­lar el me­ri­diano de ve­ji­ga ha­cien­do hin­ca­pié en el pun­to Da shu (unión de hue­sos) (Fo­to 8), que es uno de los más im­por­tan­tes por­que ar­mo­ni­za la ener­gía de to­dos los hue­sos, pre­vi­nien­do la os­teo­po­ro­sis.

Lue­go con­ti­nua­mos por el cos­ta­do de la co­lum­na, en for­ma pa­ra­le­la y a una dis­tan­cia de dos cún (apro­xi­ma­da­men­te dos de­dos) de la mis­ma, in­sis­tien­do en el pun­to unión de san­gre (Fo­to 9); y se­gui­mos el re­co­rri­do por la.

En esa ins­tan­cia se de­be cam­biar de la­do y es­ti­mu­lar el pun­to Wei Zhong en la pier­na con­tra­ria (Fo­to 10), co­men­zan­do nue­va­men­te to­do el re­co­rri­do. En la fo­to se es­tá es­ti­mu­lan­do el pun­to Puer­ta de ori­gen, fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud de los ri­ño­nes. El ca­mino ter­mi­na nue­va­men­te en el pun­to de la ve­sí­cu­la que de­be ma­sa­jear­se de am­bos la­dos (Fo­to 11).

Con­clui­do es­to co­men­za­mos a ba­jar por el pun­to de unión de hue­sos has­ta lle­gar al sa­cro, fun­da­men­tal pa­ra el fun­cio­na­mien­to del in­tes­tino grue­so (Fo­to 12).

Lue­go re­co­rrer dos o tres

“La co­lum­na re­pre­sen­ta a nues­tro pa­sa­do, que lle­va­mos co­mo una mo­chi­la y nos ha­ce en­cor­var afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te nues­tra sa­lud”

ve­ces to­da la co­lum­na, ha­cien­do un ma­sa­je de “ba­rri­do”, con am­bas ma­nos su­per­pues­tas de ma­ne­ra de ha­cer coin­ci­dir el pun­to Pa­la­cio de tra­ba­ja­dor, ubi­ca­do en las pal­mas. Se co­mien­za des­de el sa­cro y se lle­va la ener­gía ha­cia arri­ba. Al lle­gar a la zo­na lum­bar es me­jor tra­ba­jar con una so­la mano pa­ra evi­tar le­sio­nes (Fo­tos 13 ).

El fi­nal

Pa­ra re­for­zar el ma­sa­je, se tra­ba­jan al­gu­nos pun­tos es­pe­cí­fi­cos, por ejem­plo, unión de hue­sos (Fo­to 14 ), ubi­ca­do en el es­pa­cio en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da vér­te­bra dor­sal, siem­pre a dos cún de la co­lum­na. Tam­bién se pue­de apli­car un ma­sa­je cir­cu­lar pun­tual.

Se­guir ba­jan­do con las dos pal­mas a la vez y los pul­ga­res uni­dos; al lle­gar a la ca­de­ra el ma­sa­je se ha­ce con la par­te in­fe­rior de las pal­mas (Fo­to 15). Tam­bién se re­co­rren las pier­nas, lu­gar por don­de tam­bién pa­sa el me­ri­diano de ve­ji­ga , te­nien­do especial cui­da­do de evi­tar los ge­me­los, des­vián­do­se unos cen­tí­me­tros y lle­gan­do al bor­de ex­terno de los pies (Fo­to 16), pri­me­ro es­ti­mu­lan­do el de­do me­ñi­que y lue­go lle­van­do to­da la ener­gía en di­rec­ción al de­do gor­do.

Una vez fi­na­li­za­da es­ta eta­pa de “ba­rri­do” se pa­sa a la es­ti­mu­la­ción por gol­pe­teo, que se rea­li­za con fir­me­men­te con el fi­lo de la mano, pe­ro sin apli­car una fuer­za in­ten­sa, cuan­do es­tá bien he­cho, no de­be do­ler. El re­co­rri­do es el mis­mo, pe­ro se co­mien­za en el pun­to de unión de hue­sos y se efec­túa por un cos­ta­do (Fo­to 17), al lle­gar al ta­lón (Fo­to 18) se vuel­ve a co­men­zar por el la­do opues­to, tra­tan­do siem­pre de man­te­ner un rit­mo uni­for­me

“El ma­sa­je Tui­na Shao­lín es­ti­mu­la los pun­tos me­ri­dia­nos de la ve­ji­ga. Si es­ta fun­cio­na bien, en­ton­ces cual­quier pro­ble­ma des­apa­re­ce­rá”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.