Mú­si­ca del co­ra­zón

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

“Has­ta el día de hoy el so­ni­do rít­mi­co que pro­du­ce el gol­pe­teo de las ma­nos so­bre el cuer­po de un pa­cien­te al rea­li­zar el ma­sa­je Tui­na Shao­lín me lle­va in­de­fec­ti­ble­men­te a la in­fan­cia, cuan­do te­nía apro­xi­ma­da­men­te unos cin­co años y acom­pa­ña­ba a mi pa­dre al mis­mí­si­mo con­sul­to­rio de su maes­tro. Se lla­ma­ba Jian Lao Wu (Bao Yu) y ha­bía na­ci­do en el año 1893 (mu­rió en 1999). Era un gran pro­fe­sio­nal de las ar­tes mar­cia­les. Cuan­do él te­nía 18 años, el pri­mer pre­si­den­te de Chi­na Sun Yat-sen or­ga­ni­zó una com­pe­ten­cia pa­ra in­cor­po­rar a su equi­po hom­bres con un ni­vel muy alto en ar­tes mar­cia­les. Es­ta si­tua­ción ge­ne­ró que los jó­ve­nes se in­cen­ti­va­ran a prac­ti­car y a ayu­dar a su país; en la pre­se­lec­ción que­da­ron 15 per­so­nas y en la fi­nal que­dó él.

La gran ha­bi­li­dad que po­seía real­men­te se la de­bía a su pa­dre adop­ti­vo, quien lo en­tre­nó des­de muy pe­que­ño y has­ta cum­plir los 18 años, cuan­do hu­yó de su ca­sa pa­ra no ca­sar­se con quien él con­si­de­ra­ba su her­ma­na. Có­mo no sa­bía a dón­de ir se pre­sen­tó en la com­pe­ten­cia y lo­gró un lu­gar de ho­nor co­mo uno de los tres guar­daes­pal­das del pre­si­den­te.

Bao You no só­lo te­nía pres­ti­gio por ser un ex­ce­len­te lu­cha­dor, sino que tam­bién era re­co­no­ci­do por sus do­tes co­mo ma­sa­jis­ta, es­pe­cial­men­te en la téc­ni­ca de Tui­na Shao­lín. Se ra­di­có en la re­gión mi­li­tar de la pro­vin­cia de Nan­jing y, ade­más de en­tre­nar jó­ve­nes en Kung Fu, te­nía un con­sul­to­rio. Allí, du­ran­te mu­cho tiem­po, se de­di­có a aten­der a los ofi­cia­les del ejército más im­por­tan­tes, en­tre ellos a los de Mao. Des­de muy pe­que­ño tu­ve la suer­te de for­mar­me a su la­do. Re­cuer­do que pa­ra te­ner fuer­za en los bra­zos y en el cuer­po pa­ra po­der ha­cer los ma­sa­jes, mo­vía una gran va­si­ja lle­na de are­na. Fue una in­fluen­cia muy im­por­tan­te pa­ra mí y me ayu­dó a crear un es­ti­lo pro­pio pa­ra apli­car­lo con mis pa­cien­tes. Pa­ra ejer­cer la fuer­za es ne­ce­sa­rio que la ener­gía suba des­de la raíz del cuer­po, es de­cir los pies, pa­se por las pier­nas, el tor­so, los bra­zos y fi­nal­men­te lle­gue a las ma­nos. Tam­bién es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar sen­si­bi­li­dad en las ma­nos y en es­te sen­ti­do la prác­ti­ca y el per­fec­cio­na­mien­to son pri­mor­dia­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.