ME­NÚ CHINO AN­TI-FRÍO

En es­te es­ta­ción del año la ener­gía se re­plie­ga en los pro­fun­do del or­ga­nis­mo pa­ra pro­te­ger­se, de­ján­do­nos vul­ne­ra­bles frente al frío. Pa­ra evi­tar­lo y for­ta­le­cer las de­fen­sas, Liu Ming pro­po­ne tres va­rian­tes que le­van­tan la ener­gía Yang.

TAO - Tomo IV - - Cocina -

El in­vierno nos re­mi­te a la co­mi­da ca­se­ra y sus aro­mas in­ten­sos, y a las ga­nas de co­mer pla­tos ca­lien­tes y sa­bro­sos. Atrás que­da­ron las die­tas y las op­cio­nes li­via­nas y nos da­mos per­mi­so pa­ra de­lei­tar­nos con pla­tos con ma­yor por­cen­ta­je de ca­lo­rías “por­que el cuer­po nos lo pi­de”.

“En in­vierno es ne­ce­sa­rio ca­len­tar el cuer­po con co­mi­das sus­tan­cio­sas que le­van­tan el Yang y pro­te­gen a los ór­ga­nos, que na­tu­ral­men­te es­tán más vul­ne­ra­bles en es­ta épo­ca”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Co­mo ex­pli­ca­mos ya en otras no­tas, la me­di­ci­na chi­na en­tien­de que en es­ta es­ta­ción la ener­gía se re­clu­ye en la pro­fun­di­dad del cuer­po pa­ra pro­te­ger­se, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta in­ten­si­fi­car­se pa­ra que en pri­ma­ve­ra vuel­va for­ta­le­ci­da a la su­per­fi­cie. Y la for­ma de lo­grar­lo es apor­tán­do­le “el ca­lor” que pro­veen los ali­men­tos, ya sea con­su­mien­do car­ne o ve­ge­ta­les fres­cos y tam­bién los con­di­men­tos, que ac­túan co­mo ge­ne­ra­do­res de ca­lor.

Aten­to a es­ta cir­cuns­tan­cia, Liu Ming pre­pa­ró un me­nú de tres ex­qui­si­tos pla­tos que ade­más de de­lei­tar el pa­la­dar, nos ayu­da­rán a for­ta­le­cer el or­ga­nis­mo.

Lan­gos­ti­nos al jen­gi­bre

“Los ma­ris­cos cons­ti­tu­yen una en­tra­da ex­qui­si­ta y nu­tri­ti­va, y es­pe­cial­men­te los lan­gos­ti­nos y ca­ma­ro­nes son los más ade­cua­dos pa­ra el in­vierno, ya que re­fuer­zan la ener­gía del ri­ñón. Lo ideal es con­su­mir­los ca­lien­tes, fri­tos, al wok o her­vi­dos”, ex- pli­ca el maes­tro.

Pa­ra pre­pa­rar­los hay que her­vir­los pri­me­ro en un cal­do con ce­bo­lla de ver­deo, que apor­ta ca­lor, des­in­to­xi­ca el or­ga­nis­mo, me­jo­ra la di­ges­tión y ayu­da a ali­viar los res­fríos. Lue­go sal­tear­lo en un wok con jen­gi­bre fres­co, otro con­di­men­to in­dis­pen­sa­ble que, ade­más de apor­tar un sa­bor especial, pro­te­ge al or­ga­nis­mo del frío y ali­via to­das las afec­cio­nes tí­pi­cas del in­vierno, in­clu­yen­do la tos y el do­lor de gar­gan­ta.

“Lo bue­na de es­ta com­bi­na­ción es que el jen­gi­bre eli­mi­na la gra­sa del or­ga­nis­mo, pro­ble­ma muy común en in­vierno que sue­le pro­vo­car un des­equi­li­brio en los ni­ve­les de co­les­te­rol y el peso”.

Car­ne con curry

“Pa­ra es­te pla­to lo más in­di­ca­do es la car­ne va­cu­na; no es ne­ce­sa­rio un cor­te ca­ro, ya que la coc­ción a fue­go len­to la ha­rá más tier­na. La car­ne de va­ca re­fuer­za el ba­zo y los múscu­los, el curry pro­te­ge al or­ga­nis­mo del frío y la hu­me­dad, y la com­bi­na­ción de am­bos nos da ca­lor. Re­cor­de­mos que el curry se ob­tie­ne de la mez­cla de, al me­nos, cin­co es­pe­cias, en­tre ellas pi­mien­ta, cúr­cu­ma y ca­ne­la, to­das de na­tu­ra­le­za ca­lien­te”.

La pre­pa­ra­ción es muy sen­ci­lla, en pri­mer lu­gar se de­be cor­tar en cu­bos 2 ki­los de car­ne, pro­cu­ran­do que ten­ga al­go de gra­sa, ya que en épo­ca in­ver­nal re­pre­sen­ta un buen com­bus­ti­ble pa­ra el cuer­po. Ha­cer lo mis­mo con la par­te blan­ca de tres ce­bo­llas de ver­deo y, si se desea una blan­ca y mo­rro­nes. Lue­go ca­len­tar un wok con un po­co de acei­te y agre­gar va­rios dien­tes de ajo pi­ca­do, que cons­ti­tu­ye un an­ti­bió­ti­co na­tu­ral y con­tri­bu­ye a ba­jar los ni­ve­les de la pre­sión ar­te­rial. In­cor­po­rar el res­to de los ve­ge­ta­les y cuan­do es­tén tier­nos agre­gar la car­ne, re- ho­gar unos mi­nu­tos. El pa­so si­guien­te es agre­gar­le una co­pa de vino blan­co y una de sal­sa de so­ja; ta­par y de­jar co­ci­nar por una ho­ra. Che­quear que to­do es­té tierno e in­cor­po­rar dos cu­cha­ra­das de le­che de co­co y pi­mien­ta ne­gra.

“Los pi­can­tes ca­lien­tan al cuer­po y qui­tan la hu­me­dad; son muy re­co­men­da­bles pa­ra las per­so­nas frio­len­tas, con ex­ce­so de ener­gía Yin”.

De­jar un mi­nu­to más en el fue­go e in­me­dia­ta­men­te an­tes de ser­vir co­lo­car­le dos cu­cha­ra­das de curry. Mez­clar muy bien pa­ra que se im­preg­nen to­dos los ali­men­tos con su sa­bor.

Es­to­fa­do de aku­say

“El fi­nal de to­das las co­mi­das de­ben ser los ve­ge­ta­les, por­que ayu­dan a asi­mi­lar los nu­trien­tes y se di­gie­ren rá­pi­da­men­te, aho­rran­do ener­gía. Pe­ro es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que to­das las ver­du­ras de­ben con­su­mir­se co­ci­das, de lo con­tra­rio fer­men­tan y di­fi­cul­tan la di­ges­tión”. Es­te pla­to es­tá pre­pa­ra­do con va­rios in­gre­dien­tes in­dis­pen­sa­bles pa­ra pa­sar un in­vierno li­bre de en­fer­me­da­des. El

prin­ci­pal es el aku­say, más co­no­ci­do en oc­ci­den­te co­mo re­po­llo chino, que apor­ta in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios al or­ga­nis­mo, pe­ro prin­ci­pal­men­te for­ta­le­ce los hue­sos por­que po­see un gran por­cen­ta­je de cal­cio; tam­bién tie­ne Vi­ta­mi­na C, que ge­ne­ra an­ti­cuer­pos y ac­túa co­mo an­ti­oxi­dan­te.

La­var y tro­zar un aku­say, lue­go her­vir­lo has­ta que es­té tierno. Por otro la­do, hi­dra­tar 100 gra­mos de hon­gos shii­ta­ki . La fun­ción de los hon­gos es re­for­zar el ba­zo y el es­tó­ma­go, eli­mi­nar fle­mas, apor­tar cal­cio y dis­mi­nuir la den­si­dad de la san­gre.

Una vez que el aku­say es­tá co­ci­do se le agre­gan los shii­ta­ki es­cu­rri­dos, un va­so de vino blan­co y agua o cal­do. Ta­par y con­ti­nuar con la coc­ción has­ta que los hon­gos es­tén tier­nos. Mien­tras tan­to, cor­tar en cu­bos 100 gra­mos de to­fu (que­so de so­ja). “La na­tu­ra­le­za del to­fu es fría y una de sus fun­cio­nes es ba­jar el ca­lor que pro­vo­can los ali­men­tos in­ver­na­les y equi­li­brar la ener­gía Yin-yang. Tam­bién pro­te­ge el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar ya que ayu­da a lim­piar las ar­te­rias”.

Agre­gar el to­fu a la pre­pa­ra­ción y, si fue­se ne­ce­sa­rio un po­co más de lí­qui­do; con­ti­nuar con la coc­ción unos mi­nu­tos y an­tes de ser­vir agre­gar­le ce­bo­lla de ver­deo pi­ca­da y un pu­ña­do (a gus­to) de Gou Qi (ba­yas de go­ji), que es­ti­mu­lan la pro­duc­ción de los gló­bu­los ro­jos, re­gu­lan la pre­sión ar­te­rial y el co­les­te­rol y ayu­dan a dis­tri­buir el Chi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.