MEN­SA­JES DE AD­VER­TEN­CIA

El es­tor­nu­do, el bos­te­zo o el hi­po son reac­cio­nes re­fle­jas co­mu­nes del or­ga­nis­mo a las que no sue­le dár­se­les ma­yor im­por­tan­cia. Sin em­bar­go, tam­bién pue­den ser sín­to­mas de al­gu­nos pro­ble­mas. Có­mo in­ter­pre­tar­los.

TAO - Tomo IV - - Síntomas -

El or­ga­nis­mo ac­ti­va de­ter­mi­na­dos me­ca­nis­mos que em­plea co­mo es­cu­do pro­tec­tor cuan­do al­gún agen­te ex­terno lo agre­de. Así, ac­cio­nes tan fre­cuen­tes y ha­bi­tua­les co­mo es­tor­nu­dar o bos­te­zar se con­vier­ten en reac­cio­nes re­fle­jas que tam­bién cons­ti­tu­yen un men­sa­je al que se le de­be pres­tar aten­ción cuan­do apa­re­cen o se re­pi­ten sin ra­zón apa­ren­te.

Es­tor­nu­dar es una de las reac­cio­nes más ha­bi­tua­les y en la ma­yo­ría de los ca­sos se lo re­la­cio­na con un res­frío o reac­ción alér­gi­ca; sin em­bar­go, exis­ten otros mo­ti­vos por los que sue­le apa­re­cer.

“Cuan­do pa­sa­mos de un am­bien­te muy frío a otro ca­lu­ro­so o a la in­ver­sa, el or­ga­nis­mo reac­cio­na im­pi­dien­do que ese ai­re in­gre­se de for­ma abrup­ta en él pa­ra evi­tar un des­equi­li­brio de ener­gía”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Pe­ro es­ta no es su úni­ca fun­ción, ya que pa­ra la me­di­ci­na chi­na tam­bién ayu­da a des­per­tar a los ór­ga­nos y por esa ra­zón en la an­ti­güe­dad so­lían pro­vo­car­lo a pro­pó­si­to. En Chi­na era muy común que las per­so­nas tu­vie­ran en su me­si­ta de no- che un in­ha­la­dor (Bi Yan) con al­gu­na fra­gan­cia in­ten­sa y, al mo­men­to de des­per­tar, la as­pi­ra­ban in­du­cien­do el es­tor­nu­do, ac­ción que es to­ma­da co­mo una se­ñal de aler­ta por to­dos los ór­ga­nos y se po­nen in­me­dia­ta­men­te en mar­cha. Re­cor­de­mos que cuan­do uno des­pier­ta, el pri­me­ro que se po­ne en fun­cio­na­mien­to es el ce­re­bro, el res­to tar­da mu­cho más en ha­cer­lo”.

Le­van­tar­se in­me­dia­ta­men­te des­pués de que ha­ya so­na­do la alar­ma del des­per­ta­dor es una de las peo­res agre­sio­nes que se le apli­ca al or­ga­nis­mo, no dar­le el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra pa­sar del re­po­so a la ac­ti­vi­dad es muy per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud.

El bos­te­zo y el hi­po

“Si no po­de­mos pro­vo­car el es­tor­nu­do al des­per­tar, lo me­jor es que­dar­nos en la ca­ma y mo­ver­nos len­ta­men­te has­ta sen­tir que nues­tro or­ga­nis­mo se pu­so en fun­cio­na­mien­to”.

El bos­te­zo, tam­bién tie­ne una con­no­ta­ción que va más allá del sue­ño o la pe­re­za. “Cuan­do bos­te­za­mos to­do el tiem­po sig­ni­fi­ca que el ri­ñón es­tá dé­bil. En­tre los ani­ma­les, el que más bos­te­za es el león ma­cho y es­to se de­be a que su fun­ción en la ma­na­da es fe­cun­dar a va­rias hem­bras, por lo tan­to pier­de su ener­gía de ri­ñón”.

El ho­ra­rio cuan­do se bos­te­za con ma­yor fre­cuen­cia es a las cin­co de la tar­de y es­to se de­be a que en ese mo­men­to la ener­gía lle­ga al me­ri­diano del ri­ñón. Las per­so­nas que no bos­te­zan es por­que su ri­ñón es­tá muy fuer­te.

El Chi sube y ba­ja en for­ma con­ti­nua por to­do el cuer­po, cuan­do es­to no ocu­rre de la ma­ne­ra ade­cua­da, es de­cir que ba­ja y sube en for­ma abrup­ta, se pro­vo­ca un des­or­den en el mo­vi­mien­to de los ór­ga­nos (que de­ben ba­jar) y las vís­ce­ras (de­ben su­bir), y apa­re­ce el mo­les­to hi­po.

“Pa­ra ar­mo­ni­zar la ener­gía y qui­tar el hi­po es ne­ce­sa­rio pre­sio­nar el pun­to Lei kuan, ubi­ca­do en la par­te in­ter­na de la mu­ñe­ca, a dos de­dos so­bre su ar­ti­cu­la­ción. La for­ma de ha­cer­lo es pre­sio­nan­do el la­do de­re­cho en for­ma sua­ve y lue­go el iz­quier­do en for­ma más in­ten­sa. Al pre­sio­nar se ins­pi­ra y al ex­ha­lar se suel­ta. Otro pun­to a es­ti­mu­lar es el ubi­ca­do en la par­te me­dia de la ce­ja, de am­bos la­dos a la vez. Los ma­sa­jes con al­gún acei­te en el me­dio del ab­do­men son tam­bién un buen re­cur­so”.

Al­gu­nas abue­las re­co­men­da­ban to­mar sie­te tra­gos de agua sin res­pi­rar pa­ra cor­tar el hi­po pe­ro, se­gún Liu, es­to no tie­ne nin­gún fun­da­men­to.

La tos es un ca­so especial ya que pue­de pro­vo­car­se por mo­ti­vos muy di­ver­sos. A ve­ces ocu­rre por cues­tio­nes fí­si­cas, co­mo cuan­do nos atra­gan­ta­mos al be­ber o co­mer al­go, co­mo cuan­do as­pi­ra­mos hu­mos ac­ci­den­tal­men­te.

“Pe­ro exis­ten tam­bién al­gu­nas si­tua­cio­nes de sa­lud que pro­vo­can tos; re­cor­de­mos que el pul­món guar­da la esen­cia de to­dos los ór­ga­nos, in­clu­so se ubi­ca arri­ba de to­dos ellos, por eso cual­quier pro­ble­ma que ten­gan se ma­ni­fes­ta­rá a tra­vés de la tos”.

Otra de las mo­les­tias más co­mu­nes es el la­ti­do de un ojo. La creen­cia po­pu­lar di­ce que si se pro­du­ce en el ojo iz­quier­do sig­ni­fi­ca que ha­brá bue­na suer­te, pe­ro se­rá ma­la si es en la de­re­cha.

“Na­da de eso tie­ne que ver con la reali­dad – se­gu­ra Liu Ming. El la­do de­re­cho se re­la­cio­na con la san­gre, el iz­quier­do con el Chi, es de­cir que cuan­do se pro­du­ce es­tá reac­ción se de­ben re­vi­sar es­tos as­pec­tos. Lo más pro­ba­ble es que la san­gre y la ener­gía no es­tén cir­cu­lan­do en el mis­mo mo­men­to por esa zo­na y sur­ja el la­ti­do o un tem­blor. Tam­bién sue­le ocu­rrir que el ojo se in­fla­me. Co­lo­can­do una ro­da­ja de pe­pino so­bre el ojo afec­ta­do y des­can­san­do unos mi­nu­tos se eli­mi­na­rá in­me­dia­ta­men­te la mo­les­tia”.

A to­dos nos ha pa­sa­do al­gu­na vez que se­gu­ra­men­te en la si­tua­ción me­nos pro­pi­cia co­mien­za a pi­car in­sis­ten­te­men­te la na­riz; es­to ocu­rre cuan­do el Fue­go sube. “Be­bien­do un té de cri­san­te­mo o de ma­dre­sel­va se eli­mi­na­rá el sín­to­ma y equi­li­bra­rá la ener­gía. Si ocu­rre con fre­cuen­cia se­rá con­ve­nien­te cui­dar la die­ta y eli­mi­nar la ce­bo­lla y los pi­can­tes”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.