APOS­TAR AL FU­TU­RO

Cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de prós­ta­ta Juan Pe­drón, es­te in­ge­nie­ro y do­cen­te de 62 años, sin­tió que el mun­do se le ve­nía aba­jo. Pe­ro un ami­go lo con­ven­ció de pro­bar con me­di­ci­na chi­na an­tes de so­me­ter­se a los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les y to­do cam­bió

TAO - Tomo IV - - Historia De Vida -

Juan Pe­drón tie­ne 62 años, es in­ge­nie­ro y do­cen­te y el 2016 lo co­men­zó de la peor ma­ne­ra: es­tu­dios mé­di­cos le con­fir­ma­ron que pa­de­ce cán­cer de prós­ta­ta.

“Cuan­do re­ci­bí la no­ti­cia se me vino el mun­do aba­jo, co­men­ta Juan. Uno siem­pre cree que al­go así no le va a pa­sar. In­clu­so, cuan­do apa­re­ció la sos­pe­cha de la en­fer­me­dad pen­sé que no era po­si­ble por­que en mi fa­mi­lia no ha­bía an­te­ce­den­tes.”

Pe­ro el des­tino tam­bién le te­nía de­pa­ra­da otra sor­pre­sa y era el re­en­cuen­tro ca­si pro­vi­den­cial con un an­ti­guo pro­fe­sor y ami­go de la fa­cul­tad a quien no veía des­de ha­cía mu­cho tiem­po. Juan le co­men­tó ape­sa­dum­bra­do su pro­ble­ma, pe­ro él lo tran­qui­li­zó, le ha­bló de la te­ra­pia chi­na, y tam­bién le con­si­guió un turno pa­ra ver a Liu Ming al día si­guien­te.

“Con­fie­so que no te­nía idea de qué se tra­ta­ba. En la pri­me­ra con­sul­ta Liu me to­mó el pul­so y lue­go me reali­zó ma­sa­jes, acu­pun­tu­ra y qui­ro­pra­xia. En ese mo­men­to es­ta­ba ex­pec­tan­te, pen­san­do en có­mo se­ría y si po­dría ayu­dar­me o no; en cam­bio aho­ra voy con mu­cha fe, mu­chas cosas cam­bia­ron en mi sa­lud y es­toy se­gu­ro que mi pro­ble­ma pue­de ser so­lu­cio­na­do con es­te tra­ta­mien­to. Ade­más, ten­go más ener­gía, una ac­ti­tud mu­cho más po­si­ti­va, y los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis tam­bién re­fle­jan un ver­da­de­ro cam­bio y tam­bien me­jo­ra­ron los sín­to­mas; an­tes me le­van­ta­ba 3 ó 4 ve­ces du­ran­te la no­che pa­ra ori­nar, hoy so­la­men­te me le­van­to una o dos, lo cual, real­men­te, es un gran avan­ce”.

La qui­ro­pra­xia tam­bién arro­jó sus re­sul­ta­dos, Juan tie­ne un pro­ble­ma de es­co­lio­sis en la co­lum­na ver­te­bral des­de el na­ci­mien­to que he­re­dó de su ma­má “me fa­bri­ca­ron mal”, bro­mea, “pe­ro no­to que a par­tir del tra­ta­mien­to me­jo­ró mu­cho”.

Con­sul­ta pa­ra­le­la

“Des­de el prin­ci­pio fui mo­ni­to­rean­do la si­tua­ción con­sul­tan­do otros es­pe­cia­lis­tas y ami­gos mé­di­cos so­bre la efi­ca­cia de los tra­ta­mien­tos pa­ra es­ta en­fer­me­dad y to­dos coin­ci­die­ron en que el por­cen­ta­je de res­pues­ta es muy bueno, pe­ro los mé­to­dos son in­va­si­vos y en al­gu­nos ca­sos du­ros. La ci­ru­gía tam­bién arro­ja bue­nos re­sul­ta­dos, pe­ro mo­di­fi­ca otros as­pec­tos fí­si­cos y fun­cio­na­les. Por es­te mo­ti­vo de­ci­dí pri­me­ro in­ten­tar con la me­di­ci­na chi­na, aun­que si­go rea­li­zan­do con­tro­les con mi es­pe­cia­lis­ta y se­gui­ré ha­cién­do­me los es­tu­dios de ru­ti­na. Sien­to que voy por un buen ca­mino”.

Des­de lue­go, Juan no de­ja to­do en ma­nos de Liu Ming, sino que po­ne mu­cho de su par­te pa­ra sa­lir ade­lan­te y ga­nar­le a la en­fer­me­dad.

“Tam­bién co­men­cé a prac­ti­car Tai Chi y en­se­gui­da sen­tí que po­día ge­ne­rar un gran cam­bio. Aun­que no pue­do de­di­car­le to­do el tiem­po que qui­sie­ra, lo­gré co­rre­gir la res­pi­ra­ción. Yo res­pi­ra­ba por la bo­ca, su­pon­go que por los años en que prac­ti­qué na­ta­ción. Pe­ro el maes­tro de­tec­to rá­pi­da­men­te el error: ‘La bo­ca es pa­ra co­mer’, me di­jo. Tam­bién me ayu­dó a des­can­sar me­jor. An­tes te­nía pro­ble­mas pa­ra con­ci­liar el sue­ño; aho­ra me duer­mo cuan­do y don­de quie­ro. In­clu­so cum­plo con la sies­ta de 15 mi­nu­tos que re­co­mien­da el maes­tro”.

Con­ver­sar con Juan es muy agra­da­ble, la son­ri­sa no se le bo­rra del ros­tro en nin­gún mo­men­to, ni si­quie­ra cuan­do re­la­ta el mal tran­ce que atra­ve­só su vi­da. “Cuan­do lle­ga a es­ta ins­tan­cia el áni­mo de­cae mu­chí­si­mo, yo pen­sa­ba en que no po­dría dis­fru­tar de mi nie­ta, que en ese mo­men­to te­nía 5 me­ses. Por suer­te, aho­ra sien­to una in­yec­ción de ener­gía y re­cu­pe­ré la es­pe­ran­za”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.