EL PE­LO EN IN­VIERNO

En la tem­po­ra­da otoño-in­vierno el ca­be­llo se re­nue­va y la for­ma en que lo ha­ga y el as­pec­to que lue­go luz­ca pue­den dar­nos al­gu­nos in­di­cios so­bre el es­ta­do de nues­tra sa­lud. Vi­ta­li­dad y cui­da­dos.

TAO - Tomo IV - - Belleza -

Aun­que ge­ne­ral­men­te só­lo le pres­ta­mos aten­ción por una cues­tión es­té­ti­ca, el pe­lo pue­de dar­nos en es­ta épo­ca del año al­gu­nos in­di­cios de có­mo es­tá nues­tra sa­lud. Co­mo sa­be­mos, el otoño es un mo­men­to de tran­si­ción de la ener­gía Yang a Yin, es de­cir, to­da la ener­gía que es­ta­ba por fue­ra (Yang) pa­sa a con­cen­trar­se en el in­te­rior (Yin). Es­te fe­nó­meno es más evi­den­te en la Na­tu­ra­le­za, que co­mien­za a desechar to­do lo que no le sir­ve y a re­ser­var la ener­gía pa­ra en­fren­tar el in­vierno, co­mo los ár­bo­les que se des­pren­den de sus ho­jas pa­ra conservar los nu­trien­tes que les per­mi­ti­rán re­ver­de­cer en pri­ma­ve­ra.

“Con no­so­tros ocu­rre al­go si­mi­lar, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. El otoño se re­la­cio­na con los pul­mo­nes y la ener­gía es­tá lle­gan­do a ellos pa­ra for­ta­le­cer­los, re­pa­rar­los y eli­mi­nar to­do lo que no sir­ve. La ma­ni­fes­ta­ción ex­ter­na de es­tos ór­ga­nos es la piel y par­ti­cu­lar­men­te el pe­lo, que tam­bién cam­bia el más fino del ve­rano pa­ra dar lu­gar a uno más grue­so y abun­dan­te que ser­vi­rá de pro­tec­ción pa­ra el in­verno; in­clu­so pue­de ocu­rrir que se tor­ne un po­co ro­ji­zo, re­fle­jo de la ener­gía que con­tie­ne en for­ma de de­fen­sas”.

La pér­di­da de ca­be­llo du­ran­te el otoño no de­be preo­cu­par­nos, pe­ro aho­ra que lle­ga el in­vierno sí es mo­men­to de pres­tar aten­ción y ver el re­sul­ta­do de ese pro­ce­so na­tu­ral que es­tá lle­gan­do a su fin.

“Aho­ra que te­ne­mos un pe­lo ‘nue­vo’ po­dre­mos sa­ber có­mo es­tá nues­tra sa­lud, por­que la vi­ta­li­dad del ca­be­llo se re­la­cio­na­da con la san­gre: si la ener­gía Yin - Yang es­tá en equi­li­brio, se ve­rá sano; si no, na­ce­rá dé­bil y sin vi­da, co­mo pas­to se­co. Si la pér­di­da fue des­pro­por­cio­na­da y con­ti­núa aún en el in­vierno, en­ton­ces de­be­mos in­ves­ti­gar pro­fun­da­men­te cuál es el mo­ti­vo que la pro­vo­ca por­que pue­de ser sín­to­ma de al­gún pro­ble­ma en la san­gre o en al­gún ór­gano re­la­cio­na­do. Tam­bién hay que ana­li­zar su ca­li­dad, por­que es re­fle­jo de la de la san­gre. Si es­tá bien ten­drá me­jor co­lor, más bri­llo y se­rá más grue­so; si hay de­fi­cien­cias (anemia, por ejem­plo) se­rá fino, opa­co y se­co. Una per­so­na con mu­cho Fue­go va a te­ner un pro­ble­ma con la caí­da del pe­lo en la zo­na cen­tral de la ca­be­za. Si el pro­ble­ma en la san­gre es por hu­me­dad, ca­lor y vien­to per­de­rá pe­lo en di­fe­ren­tes lu­ga­res”.

Ma­sa­jes y ce­pi­lla­do

El ve­rano es la épo­ca en la que más se da­ña el pe­lo por la ac­ción del sa­li­tre del mar, el clo­ro de las pi­le­tas y la ex­po­si­ción al sol, pe­ro en in­vierno el uso de los se­ca­do­res eléc­tri­cos tam­bién lo afec­tan. Así, la sa­na cos­tum­bre de no ex­po­ner­se con la ca­be­za mo­ja­da a los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ras ter­mi­na da­ñan­do al ca­be­llo. En es­te ca­so la re­co­men­da­ción es la­var­lo cuan­do vol­ve­mos a ca­sa y se­car­lo con toa­lla en un am­bien­te tem­pla­do en lu­gar de ha­cer­lo an­tes de sa­lir pa­ra la es­cue­la o el tra­ba­jo. Así evi­ta­re­mos gri­pes y res­fríos y man­ten­dre­mos un ca­be­llo saludable. Otra bue­na re­co­men­da­ción pa­ra man­te­ner­lo siem­pre vi­go­ro­so es pei­nar­lo o ce­pi­llar­lo re­gu­lar­men­te y ma­sa­jear el cue­ro ca­be­llu­do.

“Es bueno pei­nar­lo en el mis­mo sen­ti­do de su cre­ci­mien­to, que coin­ci­de con la ru­ta de los me­ri­dia­nos de la ca­be­za, es de­cir, de ade­lan­te ha­cia atrás. En Chi­na eran muy po­pu­la­res unos pei­nes fa­bri­ca­dos con as­ta de va­ca, por­que es­te ani­mal per­te­ne­ce al ele­men­to Tie­rra y es­tas son la pro­yec­ción de su ener­gía ele­ván­do­se ha­cia el Cie­lo. Pe­ro los pei­nes de ma­de­ra tam­bién son bue­nos, por­que es­te ele­men­to re­pre­sen­ta la ener­gía del desa­rro­llo. Cuan­do lo la­va­mos hay que apro­ve­char pa­ra ma­sa­jear el cue­ro ca­be­llu­do y es­ti­mu­lar­lo pa­ra que la san­gre y la ener­gía flu­yan na­tu­ral­men­te. De­be­mos ha­cer­lo sua­ve­men­te, ma­sa­jean­do la piel con la ye­ma de los de­dos se­pa­ra­dos en­tre sí, co­men­zan­do por el en­tre­ce­jo, su­bir por la frente, re­co­rrer las sie­nes, lle­gar a la cús­pi­de de la ca­be­za y ba­jar por de­trás, has­ta lle­gar a la ba­se del cue­llo”.

Pa­ra el la­va­do del ca­be­llo la me­di­ci­na chi­na re­co­mien­da el aloe ve­ra, ya que ayu­da a que la san­gre cir­cu­le mas y me­jor. Re­du­cir y apli­car­lo di­rec­ta­men­te o con agua ti­bia. Si el pe­lo es­tá re­se­co, se pue­de agre­gar una ta­za de vinagre de arroz di­lui­do en el agua del en­jua­gue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.