OJOS BIEN ABIER­TOS

La me­di­ci­na chi­na pro­po­ne es­te mé­to­do na­tu­ral li­bre de con­tra­in­di­ca­cio­nes pa­ra ali­viar ma­les ocu­la­res co­mu­nes co­mo la conjuntivitis, el ojo se­co o los do­lo­res de ca­be­za de­ri­va­dos del can­san­cio vi­sual. Los cua­tro pun­tos y su fun­ción.

TAO - Tomo IV - - Digitopuntura -

La irri­ta­ción, la conjuntivitis y la vis­ta can­sa­da sue­len ser to­ma­dos co­mo ma­les me­no­res, pe­ro su re­cu­rren­cia ter­mi­na sien­do un pro­ble­ma que afec­ta el nor­mal desem­pe­ño, es­pe­cial­men­te en el tra­ba­jo y en las la­bo­res co­ti­dia­nas. Mien­tras no se tra­te de in­fec­cio­nes de ori­gen bac­te­riano, las mo­les­tias ocu­la­res pue­den ali­viar­se con tra­ta­mien­tos sen­ci­llos y en es­te sen­ti­do la me­di­ci­na chi­na pro­po­ne la di­gi­to­pun­tu­ra co­mo mé­to­do na­tu­ral y sin con­tra­in­di­ca­cio­nes pa­ra so­lu­cio­nar­lo.

“To­das las afec­cio­nes of­tal­mo­ló­gi­cas se pro­du­cen cuan­do la ener­gía se es­tan­ca y el ojo no pue­de cum­plir con su fun­ción, por eso es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un tra­ta­mien­to pa­ra es­ti­mu­lar­la y que vuel­va a fluir nor­mal­men­te”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Me­dian­te la es­ti­mu­la­ción de de­ter­mi­na­dos pun­tos es­pe­cí­fi­cos es po­si­ble con es­te mé­to­do re­sol­ver va­rios pro­ble­mas ocu­la­res fre­cuen­te de­ri­va­dos de la ex­po­si­ción ex­ce­si­va a la pan­ta­lla de la compu­tado­ra o de la te­le, acla­rar la vi­sión y des­con­ges­tio­nar las cór­neas.

“Los ojos tam­bién se ri­gen por la le­yes del Yin – Yang y for­man un per­fec­to Ba­gua; si com­pa­ra­mos los dos ojos, el iz­quier­do es Yang y el de­re­cho es Yin, y a par­tir de es­te cri­te­rio se de­ter­mi­nan los di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos que apli­ca la me­di­ci­na chi­na pa­ra ali­viar los pro­ble­mas ocu­la­res”.

¿Có­mo ubi­car los pun­tos?

Tan­to en acu­pun­tu­ra co­mo en di­gi­to­pun­tu­ra, es pri­mor­dial de­ter­mi­nar con exac­ti­tud la ubi­ca­ción de los pun­tos co­rres­pon­dien­tes a los di­fe­ren­tes me­ri­dia­nos. Pa­ra ello se ne­ce­si­ta mu­cha pa­cien­cia y al­gu­nos re­cur­sos prác­ti­cos con los cua­les es ca­si im­po­si­ble fa­llar . En pri­mer lu­gar se de­be te­ner muy en cuen­ta que el pun­to sue­le es­tar ubi­ca­do en hen­di­du­ras, en unio­nes o en ar­ti­cu­la­cio­nes de los hue­sos; al to­car­los se sen­ti­rá una­ma­yor sen­si­bi­li­dad, un do­lor muy te­nue, aun­que si exis­te un gran blo­queo ener­gé­ti­co es po­si­ble que el ni­vel de do­lor sea más ele­va­do.

“Cuan­do to­ca­mos el pun-

“Re­pe­ti­mos ca­da mo­vi­mien­to 6 ve­ces y fro­ta­mos las ma­nos 36, por­que el 6 se re­la­cio­na con el ele­men­to Agua, que na­ce de la Ma­de­ra, y los ojos co­rres­pon­den a es­te ele­men­to”.

to de ma­ne­ra co­rrec­ta de­be­mos sen­tir una ma­yor sen­si­bi­li­dad, de­be­mos sen­tir una pe­que­ña mo­les­tia”.

Pa­ra ubi­car los que se uti­li­za­rán en es­te ca­so es ne­ce­sa­rio mar­car una cruz ima­gi­na­ria so­bre el ojo; la pu­pi­la que­da­rá en el centro y ca­da uno de los ex­tre­mos de la cruz for­ma­ran los 4 pun­tos: arri­ba, Yu Yao, ubi­ca­do so­bre el bor­de or­bi­tal su­pe­rior, en la par­te me­dia de la ce­ja. Aba­jo, Cheng Qi, ubi­ca­do exac­ta­men­te so­bre el bor­de or­bi­tal in­fe­rior, en la par­te me­dia. Del la­do ex­terno del ojo se en­cuen­tra el pun­to Tong Zi Liao y en el ex­tre­mo in­terno del ojo se en­cuen­tra el pun­to Jing Ming.

El tra­ta­mien­to

La pre­sión a ejer­cer so­bre

ca­da pun­to de­be ser fir­me, pe­ro sin apre­tar exa­ge­ra­da­men­te; el de­do más có­mo­do pa­ra el ma­sa­je es el ma­yor, siem­pre uti­li­zan­do la ye­ma. Hay que man­te­ner los ojos ce­rra­dos y pro­cu­rar sen­tir­se bien re­la­ja­do, res­pi­ran­do pro­fun­da y pau­sa­da­men­te. Ca­da mo­vi­mien­to de­be re­pe­tir­se seis ve­ces.

1- Co­men­zar por el pun­to Cheng Qi. Ins­pi­rar y (sin abrir los ojos), tra­tar de mi­rar ha­cia arri­ba. Ex­ha­lar y mi­rar ha­cia aba­jo.

2- Se­guir con el pun­to Tong Zi Liao; pre­sio­nar, ins­pi­rar y tra­tar de mi­rar ha­cia el ex­tre­mo ex­terno del ojo. Ex­ha­lar y lle­var la vis­ta ha­cia ade­lan­te.

3- El si­guien­te es el pun­to Yu Yao; ins­pi­rar, pre­sio­nar y mi­rar ha­cia arri­ba. Ex­ha­lar y mi­rar ha­cia aba­jo.

4- Por úl­ti­mo, es­ti­mu­lar el pun­to Jing Ming; pre­sio­nar, ins­pi­rar y mi­rar ha­cia el la­do opues­to. Ex­ha­lar y lle­var la mi­ra­da ha­cia ade­lan­te.

Por úl­ti­mo, fro­tar las pal­mas de las ma­nos en­tre sí 36 ve­ces, ins­pi­rar, cu­brir los ojos con ellas y ejer­cer una sua­ve pre­sión. Ex­ha­lar y aflo­jar.

“Co­mo ve­rán, re­pe­ti­mos ca­da mo­vi­mien­to 6 ve­ces y fro­ta­mos las ma­nos 36, nú­me­ro pa­ra na­da ar­bi­tra­rio, ya que el 6 se re­la­cio­na con el ele­men­to Agua, que na­ce de la Ma­de­ra, y los ojos co­rres­pon­den a es­te ele­men­to. De es­ta ma­ne­ra se fa­vo­re­ce a la bue­na sa­lud tan­to de los ojos co­mo de la vis­ta”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

La fun­ción de ca­da pun­to Cheng Qi

Co­rres­pon­de al me­ri­diano del es­tó­ma­go y a tra­vés de su es­ti­mu­la­ción es po­si­ble “ilu­mi­nar los ojos”, qui­tán­do­le el ca­lor ex­ce­si­vo, que es el cau­san­te de las in­fec­cio­nes; tam­bién ali­via el en­ro­je­ci­mien­to ocu­lar, la conjuntivitis y co­rri­ge el de­no­mi­na­do ojo se­co.

Yu Yao

Co­rres­pon­de al me­ri­diano del hí­ga­do, y los ojos son pa­ra la me­di­ci­na chi­na las “ven­ta­nas” de es­te im­por­tan­te ór­gano. Es­te pun­to ac­túa ali­vián­do­lo per­fec­ta­men­te­de to­da do­len­cia, re­la­ja los múscu­los del ojo y me­jo­ra los tics de los pár­pa­dos. Tam­bién pre­vie­ne el glau­co­ma, el en­ro­je­ci­mien­to, la in­fla­ma­ción de los pár­pa­dos, el do­lor ocu­lar y la vi­sión bo­rro­sa. El do­lor de ca­be­za fron­tal, sín­to­ma fre­cuen­te de los pro­ble­mas de vi­sión, tam­bién pue­de ser eli­mi­na­do me­dian­te su es­ti­mu­la­ción.

Tong Zi Liao

Co­rres­pon­de al me­ri­diano de la ve­sí­cu­la bi­liar. Es muy útil pa­ra ali­viar los sín­to­mas de la conjuntivitis, los ojos ro­jos, la fo­to­fo­bia, el ojo se­co, la vi­sión bo­rro­sa e in­clu­so do­lo­res de ca­be­za la­te­ra­les, re­la­cio­na­dos con al­gu­na en­fer­me­dad ocu­lar o no.

Jing Ming

Co­rres­pon­de al me­ri­diano de la ve­ji­ga. Es uno de los me­jo­res pun­tos pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas of­tal­mo­ló­gi­cos de to­do ti­po, des­de las pri­me­ras eta­pas de las ca­ta­ra­tas o glau­co­ma has­ta la di­mi­nu­ción de la vi­sión por as­tig­ma­tis­mo, mio­pía o can­san­cio vi­sual. Tam­bién se es­ti­mu­la pa­ra ali­viar la conjuntivitis y la vi­sión bo­rro­sa en los an­cia­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.