RE­ME­DIOS DE LU­NA

La ener­gía del sa­té­li­te na­tu­ral de la Tie­rra tie­ne gran in­fluen­cia en nues­tro ci­clo vi­tal y la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na la apro­ve­cha pa­ra po­ten­ciar sus tra­ta­mien­tos. Las fa­ses y sus efec­tos.

TAO - Tomo IV - - Salud -

Des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos la Lu­na fue referente de las más di­ver­sas ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas; la la­bran­za y la co­se­cha, la pla­ni­fi­ca­ción de las ba­ta­llas, la na­ve­ga­ción de los ma­res, el tiem­po de la ges­ta­ción y has­ta la fe­cha pro­ba­ble del alum­bra­mien­to se de­ter­mi­na­ban a par­tir de las fa­ses del sa­té­li­te na­tu­ral, con­ven­ci­dos de que la vi­da mis­ma trans­cu­rre ba­jo su in­fluen­cia ener­gé­ti­ca.

“La Lu­na es el es­pe­jo de la Tie­rra, una es­pe­cie de sen­sor que mi­de y re­fle­ja la ener­gía que nos ro­dea; cuan­do es­tá lle­na sig­ni­fi­ca que es­tá al má­xi­mo, cuan­do se ve va­cía (Lu­na nue­va), que se en­cuen­tra al mí­ni­mo, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Es­te fe­nó­meno se evi­den­cia cla­ra­men­te en el mar: cuan­do la lu­na es­tá com­ple­ta la ma­rea es al­ta; cuan­do es nue­va, la ma­rea es ba­ja. Pa­ra co­no­cer la ener­gía de la Tie­rra es ne­ce­sa­rio ob­ser­var las fa­ses de la Lu­na”.

Más allá de la po­ten­cia que ten­ga en ca­da ci­clo, la ener­gía in­trín­se­ca de la Lu­na es Yin, por lo tan­to se re­la­cio­na más es­tre­cha­men­te con lo fe­me­nino, con la mu­jer. Por ejem­plo, el ci­clo mens­trual nor­mal si­gue el rit­mo de las fa­ses lu­na­res, es de­cir que se pro­du­ce ca­da 28 días. Si la mens­trua­ción coin­ci­de con la Lu­na nue­va o men­guan­te, la sa­lud se tor­na más frá­gil y el can­san­cio es el sín­to­ma pre­do­mi­nan­te en esos días. To­do lo con­tra­rio ocu­rre cuan­do trans­cu­rre du­ran­te la Lu­na lle­na.

Pe­ro más allá de es­te ejem­plo par­ti­cu­lar, las fa­ses lu­na­res tie­nen una in­fluen­cia con­cre­ta so­bre la sa­lud de las per­so­nas y es­to lla­mó tem­pra­na­men­te la aten­ción de los an­ti­guos sa­bios, quie­nes de di­ver­sas ma­ne­ras tra­ta­ron de ex­pli­car – y apro­ve­cha­res­ta pe­cu­lia­ri­dad. En el clá­si­co Huang Di Nei­jing, el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo se­ña­la cla­ra­men­te: “Al prin­ci­pio de la Lu­na cre­cien­te, el Chi y la san­gre se ori­gi­nan co­mo esen­cia, y el Chi de de­fen­sa se em­pie­za a mo­ver. Cuan­do el dis­co de la Lu­na es­tá lleno, la san­gre y el Chi es­tán re­ple­tos, los múscu­los y el te­ji­do fir­mes. Cuan­do se va­cía, los múscu­los y el te­ji­do men­guan, los con­duc­tos y los va­sos se ago­tan y el Chi de de­fen­sa se pier­de”.

Los ci­clos lu­na­res tam­bién pue­den emu­lar­se con la ley del Yin – Yang, y de acuer­do a ella re­la­cio­nar sus cua­tro fa­ses a los pro­ce­sos or­gá­ni­cos. A par­tir del día 1 (el pri­me­ro del Cuar­to Cre­cien­te) has­ta el 14, la ener­gía sube; pun­tual­men­te, en­tre el día 6 y 7 se re­la­cio­na con el ele­men­to Ma­de­ra (hí­ga­do); en­tre el 14 y el 16, se co­nec­ta con el ele­men­to Fue­go (co­ra­zón); el día 21 con el ele­men­to Me­tal (pul­món) y, fi­nal­men­te, a par­tir del día 28, con el ele­men­to Agua (ri­ñón).

“De es­ta ma­ne­ra se cum­ple un ci­clo com­ple­to de Yi­nYang en la Na­tu­ra­le­za y de­be­mos apro­ve­char ca­da mo­men­to pa­ra po­ten­ciar nues­tra sa­lud y cui­dar de­ter­mi­na­das cues­tio­nes or­gá­ni­cas. Por ejem­plo, aque­llos que su­fren al­gu­na en­fer­me­dad, in­de­fec­ti­ble­men­te me­jo­ra­rán du­ran­te la Lu­na lle­na, que es cuan­do la ener­gía es ma­yor, y em­peo­ra­rán en Lu­na nue­va, cuan­do es mí­ni­ma. Por eso hay más muer­tes en es­ta fa­se y du­ran­te la no­che, es­pe­cial­men­te de per­so­nas de edad avan­za­da. Lo bueno en es­tos ca­sos es que su muer­te es tran­qui­la”.

Los tra­ta­mien­tos

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na apro­ve­cha la ener­gía de las di­fe­ren­tes fa­ses lu­na­res pa­ra po­ten­ciar de­ter­mi­na­dos tra­ta­mien­tos.

“Du­ran­te la Lu­na lle­na los quis­tes, tu­mo­res y va­ri­ces res­pon­den mu­cho me­jor a los tra­ta­mien­tos de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal taoís­ta. Es­ta fa­se es óp­ti­ma pa­ra qui­tar los tó­xi­cos del cuer­po y to­da la ener­gía acu­mu­la­da que es la que los pro­vo­ca. La lu­na “va­cía”, en cam­bio, es me­jor pa­ra to­ni­fi­car la sa­lud; por ejem­plo, es el mo­men­to ideal

pa­ra es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­dos pun­tos por me­dio de la acu­pun­tu­ra o di­gi­to­pun­tu­ra pa­ra for­ta­le­cer a los ór­ga­nos y las vís­ce­ras que es­tén con al­gu­na de­fi­cien­cia fun­cio­nal”.

La Lu­na lle­na tam­bién ayu­da a cu­rar las he­ri­das, por eso es me­jor cor­tar el pe­lo en ese mo­men­to.

“El ca­be­llo es un ór­gano vi­vo y las ti­je­ras lo las­ti­man, por lo tan­to si lo cor­ta­mos du­ran­te la Lu­na lle­na, cuan­do la ener­gía cor­po­ral es más fuer­te, ayu­da­rá a res­tau­rar­lo y cre­ce­rá me­jor.

Otro as­pec­to im­por­tan­te en es­te sen­ti­do es el se­xual. El peor mo­men­to pa­ra la in­ti­mi­dad es en la fa­se de Lu­na nue­va y el me­jor el de Lu­na lle­na, por­que hay gran ar­mo­nía, in­clu­so si se quie­re bus­car un em­ba­ra­zo. Un be­bé con­ce­bi­do en es­ta fa­se po­see­rá una ener­gía su­pe­rior al de uno de Lu­na nue­va”, ase­gu­ra Liu.

El áni­mo y el ape­ti­to

Co­mo men­cio­na­mos, la ener­gía del cuer­po es di­fe­ren­te en ca­da fa­se y tam­bién cam­bia el es­ta­do de áni­mo, que du­ran­te la Lu­na lle­na se in­cli­na ha­cia el op­ti­mis­mo y las ga­nas de ha­cer cosas, pe­ro que pue­de pro­vo­car an­gus­tia en Lu­na Nue­va. Las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les tam­bién se ven fa­vo­re­ci­das o no por la ener­gía lu­nar.

“Cuan­do una per­so­na es Yang (co­mo en mi ca­so), no se sen­ti­rá có­mo­da con la Lu­na lle­na, ya que la sen­sa­ción es de una ener­gía ex­ce­si­va. Sin du­da el me­jor mo­men­to es en las fa­ses in­ter­me­dias, es de­cir, men­guan­te y cre­cien­te e in­clu­so en Lu­na nue­va. To­do lo con­tra­rio ocu­rre con aque­llos que son Yin”.

Los ni­ños, que de­bi­do a su cre­ci­mien­to son to­tal­men­te Yang, sue­len es­tar más in­quie­tos y ac­ti­vos en los días de Lu­na lle­na, ya que se po­ten­cia su na­tu­ra­le­za.

“En la fa­se de lu­na lle­na es cuan­do más de­be­mos co­mer. Cuan­do fui mon­je taoís­ta, en lu­na lle­na no co­mía­mos co­mi­da, nos ali­men­tá­ba­mos de Chi, ya que en ese mo­men­to el Chi del Cie­lo y de la Tie­rra es más am­plio; así nos con­tac­tá­ba­mos con la na­tu­ra­le­za. La ener­gía no la pro­vee úni­ca­men­te el ali­men­to, sino tam­bién el ai­re que se ob­tie­ne a tra­vés de la me­di­ta­ción. En el lu­gar ele­gi­do pa­ra me­di­tar de­be rei­nar la ar­mo­nía y, si fue­se po­si­ble, de­be ele­gir­se un si­tio al ai­re li­bre, mu­cho me­jor si es al la­do de un ár­bol de mu­chos años, por­que en­tre él y la Lu­na la ener­gía flu­ye de una ma­ne­ra in­creí­ble”.

En el mo­men­to en que la lu­na es­tá com­ple­ta los ór­ga­nos tie­nen más ener­gía, ne­ce­si­tan más com­bus­ti­ble, por eso se sue­le sen­tir un gran ape­ti­to. Sin em­bar­go, co­mo el cuer­po es­tá “lleno”, no se lo de­be so­bre­car­gar. Lo ideal es ha­cer una die­ta ve­ge­ta­ria­na li­via­na y per­mi­tir al or­ga­nis­mo que se des­in­to­xi­que. Otra fe­cha especial pa­ra rea­li­zar es­ta die­ta es el pri­mer día del mes que coin­ci­da con la Lu­na nue­va, en es­te ca­so es por­que el apa­ra­to di­ges­ti­vo no po­see la su­fi­cien­te fuer­za pa­ra di­ge­rir los ali­men­tos.

El maes­tro re­co­mien­da en am­bos ca­sos acom­pa­ñar­las “ali­men­tan­do” el Chi con me­di­ta­ción y la prác­ti­ca de ar­tes mar­cia­les in­ter­nas.

La Lu­na y la suer­te

Se sa­be que la bue­na o la ma­la suer­te de­pen­de de aque­llo que ca­da uno pue­da pa­ra ha­cer ge­ne­rar­las; sin em­bar­go, la ener­gía lu­nar tam­bién in­flu­ye en cier­to gra­do.

“Si se es­tá pa­san­do por un mo­men­to de es­plen­dor, se­gu­ra­men­te la Lu­na lle­na lo po­ten­cia­rá; por otro la­do, la lu­na nue­va trae­rá la es­pe­ran­za del nue­vo co­mien­zo y con él un po­si­ble cam­bio. Sin du­da, el cie­lo no es tan be­llo cuan­do la Lu­na no es­tá y eso tam­bién se re­fle­ja en nues­tro sen­tir, por­que su au­sen­cia nos en­tris­te­ce; en cam­bio, cuan­do la ve­mos bri­llan­te e in­men­sa, re­pre­sen­ta un ob­je­ti­vo a al­can­zar”, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.