EL SA­BIO DE LA PIE­DRA DO­RA­DA

En su ju­ven­tud Zhang Liang fue un re­bel­de agi­ta­dor so­cial que in­clu­so lle­gó a aten­tar contra el em­pe­ra­dor. Pe­ro la his­to­ria chi­na lo re­cuer­da me­jor co­mo el le­ga­ta­rio de Tai Gong, el au­tor de las má­xi­mas que die­ron ori­gen a “El ar­te de la gue­rra”, el fa­mos

TAO - Tomo IV - - Tai Chi -

En la his­to­ria chi­na exis­ten mu­chos re­gis­tros de sa­bios que apor­ta­ron gran­des en­se­ñan­zas pa­ra la hu­ma­ni­dad, co­mo el ca­so de Zhang Liang, quien vi­vió a fi­nes de la Di­nas­tía Qing, 200 años an­tes de Cris­to. En ese mo­men­to se es­ta­ba cons­tru­yen­do par­te de la Gran Mu­ra­lla y el em­pe­ra­dor Pu­yi go­ber­na­ba con mano de hie­rro, acre­cen­tan­do el cli­ma de vio­len­cia que en­fren­ta­ba a la sociedad en­tre los par­ti­da­rios del ré­gi­men y quie­nes que­rían de­rro­car­lo.

“Es­ta si­tua­ción dio lu­gar a al­gu­nos aten­ta­dos, y en uno de ellos, don­de un gru­po de re­bel­des fue di­sua­di­do por los guar­dias del em­pe­ra­dor an­tes de que lo­gra­ran abor­dar el vehícu­lo en el que és­te se des­pla­za­ba, Zhang Liang fue iden­ti­fi­ca­do co­mo uno de los ca­be­ci­llas, cuen­ta el maes­tro Liu Ming. Al día si­guien­te to­do el reino es­ta­ba em­pa­pe­la­do con car­te­les don­de apa­re­cía el ros­tro de Zhang Liang, el úni­co so­bre­vi­vien­te, y una le­yen­da que de­cía `Bus­ca­do´. Por es­ta ra­zón tu­vo que huir a las mon­ta­ñas, es­con­dién­do­se en un re­fu­gio has­ta que to­do se cal­ma­ra. Allí apro­ve­chó el tiem­po pa­ra ins-

truir­se y ela­bo­rar una nue­va es­tra­te­gia pa­ra de­rro­car al ti­rano”.

En una de sus ca­mi­na­tas ma­ti­na­les, las que apro­ve­cha­ba pa­ra ins­pi­rar­se con­tem­plan­do la na­tu­ra­le­za, Zhang Liang se to­pó con un an­ciano que le in­te­rrum­pía el pa­so, sentado a hor­ca­ja­das en me­dio del pe­que­ño puen­te so­bre un río se­co que so­lía cru­zar. Al acer­car­se no­tó que le fal­ta­ba un za­pa­to y en res­pues­ta a su mi­ra­da in­qui­si­do­ra el hom­bre le con­tó que se le ha­bía caí­do de­ba­jo del puen­te y le pi­dió que lo bus­ca­ra. Zhang Liang lo hi­zo e in­ten­tó en­tre­gár­se­lo en la mano, pe­ro el an­ciano le se­ña­ló el pie y le pi­dió que se lo cal­za­ra. Al ca­bo el hom­bre vol­vió a sa­cár­se­lo y a arro­jar­lo, y de nue­vo le pi­dió que lo bus­ca­ra. La si­tua­ción se re­pi­tió va­rias ve­ces y aun­que des­con­cer­ta­do, Zhang Liang siem­pre res­pon­dió gen­til­men­te al pe­di­do del des­co­no­ci­do, quien evi­den­te­men­te lo es- ta­ba po­nien­do a prue­ba. Fi­nal­men­te, le di­jo: “Tie­nes la for­ta­le­za y la pa­cien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer al­go gran­de. Te es­pe­ro en cin­co días en es­te mis­mo lu­gar y te en­se­ña­ré al­go muy im­por­tan­te”.

El día acor­da­do Zhang Liang se di­ri­gió al puen­te y el an­ciano ya es­ta­ba es­pe­rán­do­lo.

“Lle­gas­te tar­de, le di­jo. Hoy no po­drá ser, vuel­ve den­tro de cin­co días”. En la se­gun­da ci­ta el jo­ven lle­gó an­tes del ama­ne­cer, pe­ro nue­va­men­te el vie­jo ya es­ta- ba allí y vol­vió a re­cha­zar­lo, adu­cien­do que su ac­ti­tud era irres­pon­sa­ble. En el ter­cer in­ten­to lle­gó pri­me­ro. Fe­liz, el an­ciano le en­tre­gó un li­bro di­cién­do­le que al leerlo se vol­ve­ría un sa­bio y que de­bía es­tu­diar­lo du­ran­te diez años, ase­gu­rán­do­le que a par­tir de ese mo­men­to po­dría ser maes­tro de em­pe­ra­do­res. Tam­bién le pre­di­jo que al ca­bo de tre­ce años es­ta­ría en Ji Bei (nor­te de la pro­vin­cia de Ji), y que en ese lu­gar se en­con­tra­ba una Gu Cheng (mon­ta­ña de la ciu­dad de Gu) y en ella una pie­dra do­ra­da. “Ese se­ré yo”, fue lo úl­ti­mo que di­jo e in­me­dia­ta­men­te des­pués se des­va­ne­ció en el ai­re.

Pron­to Zhang Liang com­pren­dió que en reali­dad el an­ciano era un inmortal, que el li­bro que le ha­bía en­tre­ga­do era el “Tai Gong Bin Fa”, an­te­ce­den­te del des­pués fa­mo­so “El ar­te de la gue­rra”, de Sun Tzu, es­cri­to por Tai Gong (ver­da­de­ro nom­bre del an­ciano), el mi­to­ló­gi-

co Oso Vo­lan­do que ayu­dó al em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Zhou a fun­dar­la di­cién­do­le que du­ra­ría 800 años.

El li­bro mis­te­rio­so

En los tex­tos que le en­tre­gó el an­ciano se ex­pli­ca­ban las es­tra­te­gias pa­ra ga­nar to­das las ba­ta­llas, pe­ro tam­bién con­te­nían una en­se­ñan­za fi­lo­só­fi­ca que po­día ser apli­ca­da a to­dos los as­pec­tos de la vi­da, co­mo aque­lla fa­mo­sa fra­se que di­ce “Lo su­pre­mo del ar­te de la gue­rra con­sis­te en so­me­ter al enemi­go sin dar­le ba­ta­lla”.

A tra­vés de su lec­tu­ra y res­pe­tan­do sus en­se­ñan­zas, con el tiem­po Zhang Liang lo­gró ser uno de los me­jo­res mi­nis­tros y ase­so­res de Liu Bang, el em­pe­ra­dor de la Di­nas­tía Han. Lo más sor­pren­den­te es que jus­to cuan­do se cum­plían tre­ce años de aquel en­cuen­tro con el mis­te­rio­so an­ciano tu­vo que via­jar a Ji Bei, y sin que­rer­lo se en­con­tró frente al mon­te Gu Cheng, don­de vio una pie­dra do­ra­da que le re­cor­dó las pa­la­bras de Tai Gong. In­me­dia­ta­men­te se arro­di­lló an­te ella co­mo mues­tra de res­pe­to y lue­go la lle­vó al pa­la­cio, don­de la co­lo­có en un al­tar pa­ra bus­car ins­pi­ra­ción y ho­me­na­jear la me­mo­ria del an­ciano.

“Es­ta his­to­ria es muy im­por­tan­te, ya que da cuen­ta de las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­be te­ner una per­so­na pa­ra con­ver­tir­se en un hom­bre com­ple­to. Pri­me­ro se de­be te­ner va­lor, al­go que Zhang Liang de­mos­tró cuan­do en­fren­tó al em­pe­ra­dor ti­rano y no tu­vo mie­do a mo­rir con tal de ayu­dar a su país. Lue- go, de­mos­tró ser sa­bio, por­que el va­lor so­lo no sir­ve y, por úl­ti­mo, ser bon­da­do­so, res­pe­tuo­so y pa­cien­te con los ma­yo­res, a pe­sar de los agra­vios. Si una per­so­na no tie­ne es­tos va­lo­res no pue­de ser con­si­de­ra­da con­fia­ble. Tai Gong per­ci­bió to­do es­to en el jo­ven de as­pec­to aniña­do, pe­ro con una for­ta­le­za in­creí­ble, ra­zón por la cual le en­tre­gó su li­bro.

Es­ta his­to­ria es re­la­ta­da en los co­le­gios de Chi­na a to­dos los ni­ños co­mo ejem­plo de con­duc­ta en la vi­da”. , di­ce Liu Ming

El ar­te de la gue­rra

En el año 1047 el em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Song com­pa­ró to­dos los li­bros que ex­pli­can las téc­ni­cas de la gue­rra, en­tre ellos el “Tai Gong Bin Fa”, y creó uno nue­vo con­for­ma­do por sie­te tex­tos ex­traí­dos de los me­jo­res tra­ba­jos. Así na­ció “Los sie­te li­bros clá­si­cos mar­cia­les”, di­ri­gi­do pri­me­ro a los ge­ne­ra­les del ejército.

En él se ex­pli­ca que un hé­roe es el pi­lar de un país, pe­ro la per­so­na pú­bli­ca de­be su ori­gen a su pue­blo y en nom­bre de él de­be con­for­mar el go­bierno. Ade­más, des­ta­ca cin­co pa­sos que de­ben res­pe­tar­se pa­ra or­ga­ni­zar a un país en for­ma efi­cien­te, ge­ne­ran­do la con­fian­za del pue­blo y pro­pi­cian­do el as­cen­so so­cial a per­so­nas ta­len­to­sas que ase­gu­ren la con­ti­nui­dad y el desa­rro­llo del sis­te­ma de

go­bierno. Los cin­co pun­tos ca­pi­ta­les son:

A tra­vés del Tao, es de­cir res­pe­tan­do las le­yes de la na­tu­ra­le­za. De, sien­do mo­ral. Ren, con amor. Yi, con jus­ti­cia y ge­ne­ro­si­dad.

Li, con cor­te­sía.

“Mao tam­bién se ba­só en es­te li­bro pa­ra lle­gar al go­bierno en Chi­na. Cuan­do se en­fren­tó a Chiang Kai- Shek no te­nía posibilidades de ga­nar, ya que era más fuer­te y po­de­ro­so; sin em­bar­go, lo lo­gró gra­cias a la unión de pen­sa­mien­to con sus se­gui­do­res”, ex­pli­ca Liu Ming. La vi­gen­cia de El ar­te de la gue­rra si­gue sien­do útil en tiem­pos de paz y tan apli­ca­ble co­mo en la an­ti­güe­dad. Lo más im­por­tan­te es que su fi­lo­so­fía sir­ve pa­ra re­sol­ver con­flic­tos sur­gi­dos en to­dos los as­pec­tos de la vi­da.

“Si lo es­tu­dia­mos en pro­fun­di­dad po­dre­mos re­sol­ver cual­quier pro­ble­ma per­so­nal. Re­cuer­do que cuan­do era chi­co, to­dos los días las per­so­nas se reunían al me­nos una ho­ra pa­ra leer es­te tex­to, in­clu­so quie­nes no sa­bían leer, es­cu­cha­ban la lec­tu­ra de otros. Ade­más, en las reunio­nes se char­la­ba y to­dos se ayu­da­ban en­tre sí, era una es­pe­cie de te­ra­pia de gru­po en la cual tam­bién exis­tía la au­to­cri­ti­ca y así man­te­nían uni­das sus men­tes.

La doc­tri­na de Mao es­ta­ba ba­sa­da en las en­se­ñan­zas de es­te li­bro y gra­cias a ellas Chi­na se con­vir­tió en una na­ción po­de­ro­sa”, con­clu­ye el maes­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.