EL YIN-YANG DEL DO­LOR

La me­di­ci­na chi­na tam­bién se va­le del ti­po de ener­gía pa­ra di­fe­ren­ciar el ori­gen de una do­len­cia. Có­mo sa­ber a cuál co­rres­pon­de y la te­ra­pia más ade­cua­da pa­ra ali­viar­lo se­gún ca­da ca­so.

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

El do­lor es uno de los mo­ti­vos de con­sul­ta más fre­cuen­tes, quie­nes lo pa­de­cen sue­len con­si­de­rar­lo co­mo a una en­fer­me­dad en sí mis­mo; sin em­bar­go, es­te no es más que un men­sa­je de aler­ta que en­vía el or­ga­nis­mo pa­ra anun­ciar que al­go no es­tá fun­cio­nan­do ade­cua­da­men­te. Ca­si por ins­tin­to, al­gu­nos pa­cien­tes sue­len re­cu­rrir al uso de anal­gé­si­cos pa­ra cal­mar­lo, pe­ro es­te pro­ce­der no ha­ce más que en­mas­ca­rar los sín­to­mas y per­mi­te que el pro­ble­ma o la en­fer­me­dad que lo ori­gi­nan si­ga avan­zan­do, más allá de que tam­bién sue­len pro­vo­car otros ma­les, co­mo los pro­ble­mas di­ges­ti­vos que oca­sio­na la in­ges­ta pro­lon­ga­da de an­ti­in­fla­ma­to­rios de­no­mi­na­dos no es­te­roi­des.

“Cuan­do ha­bla­mos de do­lor te­ne­mos que en­ten­der que exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos y orí­ge­nes y que se­gún el mo­ti­vo se de­be re­cu­rrir a un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co dief­xe­pre­lin­ctae, el maest­broá sil­ciaum Me­nit­neg. exis­ten dos ti­pos de do­lor: el que vie­ne por un pro­ble­ma de ener­gía Yin, o el que se re­la­cio­na con Yang. A par­tir de ahí se pue­de en­con­trar una so­lu­ción. Pe­ro más allá de su ori­gen Yin o Yang, no aconsejo au­to me­di­car­se con una pas­ti­lla, por­que de es­ta ma­ne­ra so­la­men­te se cal­ma el sín­to­ma pe­ro no se so­lu­cio­na el pro­ble­ma que, a lar­go pla­zo, se­rá mu­cho más gra­ve”.

El desa­rro­llo del do­lor tam­bién se da de ma­ne­ra de- ter­mi­na­da y di­fe­ren­te; pue­de apa­re­cer en for­ma pau­la­ti­na y sin in­fla­ma­ción o ha­cer­lo lue­go de mu­cho tiem­po, o pre­sen­tar in­fla­ma­ción en el pri­mer mo­men­to y lue­go do­lor. En el pri­mer ca­so se oca­sio­na por una de­fi­cien­cia en el pa­so de la ener­gía, es de­cir que es un do­lor Yang; en el se­gun­do, por una de­fi­cien­cia en la cir­cu­la­ción de la san­gre, es de­cir un do­lor Yin. Si bien am­bos es­tán bien di­fe­ren­cia­dos y re­quie­ren tra­ta­mien­tos dis­tin­tos, en un pun­to se re­la­cio­nan.

“La san­gre no se mue­ve

“La san­gre no se mue­ve por sí mis­ma, es la ener­gía la que per­mi­te que lo ha­ga. Pe­ro con el mo­vi­mien­to la san­gre se con­vier­te en ener­gía y esa ener­gía vuel­ve a trans­for­mar­se en san­gre. Ese es el ci­clo na­tu­ral del or­ga­nis­mo”

por sí mis­ma, es la ener­gía la que per­mi­te que lo ha­ga. Pe­ro con el mo­vi­mien­to la san­gre se con­vier­te en ener­gía y esa ener­gía vuel­ve a trans­for­mar­se en san­gre. Ese es el ci­clo na­tu­ral del or­ga­nis­mo. Cuan­do la ener­gía no pa­sa bien, la san­gre se es­tan­ca y la zo­na se in­fla­ma”.

Ali­vio in­me­dia­to

La so­lu­ción al tor­men­to que sue­le cau­sar el do­lor re­cla­ma una ac­ción rá­pi­da y per­ma­nen­te. Cuan­do no pre­sen­ta in­fla­ma­ción, la so­lu­ción es co­lo­car una bol­sa de agua ca­lien­te pa­ra per­mi­tir que la ener­gía vuel­va a fluir. El ca­lor ha­ce que el cuer­po se ex­pan­da, que la ener­gía pa­se me­jor y el do­lor ce­se. Es pri­mor­dial acla­rar que la fuen­te de ca­lor siem­pre de­be ser el agua, ya que tie­ne la mis­ma on­da ener­gé­ti­ca que el cuer­po.

“Es muy común que la gen­te re­cu­rra a las man­tas eléc­tri­cas pa­ra ali­viar los do­lo­res óseos, por ejem­plo, pe­ro no son re­co­men­da­bles, ya que la elec­tri­ci­dad se­ca las ar­ti­cu­la­cio­nes y la piel. En el mo­men­to de do­lor se ne­ce­si­ta ca­lor y hu­me­dad; ade­más, no tie­nen nin­gu­na si­mi­li­tud con lo or­gá­ni­co, por eso no son bue­nas son pa­ra la sa­lud”.

La me­di­ci­na chi­na si­gue apli­can­do una an­ti­gua téc­ni­ca - que por otra par­te tam­bién era uti­li­za­da por la oc­ci­den­tal en el pa­sa­do -, cuan­do el do­lor es­tá acom­pa­ña­do por in­fla­ma­ción, es de­cir que exis­te san­gre es­tan­ca­da. Se tra­ta de la te­ra­pia del san­gra­do, que con­sis­te en pin­char la piel de la zo­na do­lo­ri­da (ge­ne­ral­men­te se ve ro­ja o de co­lor os­cu­ro) con una agu­ja muy fi­ni­ta (ape­nas de 0.2mm) y ma­nio­brar has­ta que co­mien­ce a san­grar un po­co. Pri­me­ro sal­drá la san­gre es­tan­ca­da o “vie­ja” que se­rá de un co­lor más in­ten­so, y lue­go de co­lor más cla­ro, en ese mo­men­to pa­ra­rá de san­grar.

“La san­gre que se acu­mu­la en un lu­gar y no cir­cu­la es “san­gre su­cia” y el cuer­po lo sa­be, por eso no per­mi­te que si­ga avan­zan­do e in­gre­se a los ór­ga­nos, en­fer­mán­do­los. Las va­ri­ces son un cla­ro ejem­plo de es­to”, ex­pli­ca Liu Ming.

Por su­pues­to, pa­ra apli­car es­ta téc­ni­ca hay que ex­tre­mar la asep­sia de los ele­men­tos uti­li­za­dos y la zo­na a tra­tar pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes pos­te­rio­res.

“Otro error muy común es que an­te el do­lor, ya sea óseo, ar­ti­cu­lar u or­gá­ni­co, se re­cu­rra al frío pa­ra ali­viar­lo; es­te pro­ce­der sim­ple­men­te agra­va la si­tua­ción, de­bi­do a que el frío no per­mi­te que la san­gre y la ener­gía cir­cu­len por el cuer­po ade­cua­da­men­te. To­do lo con­tra­rio ocu­rre con el ca­lor, que op­ti­mi­za el trans­por­te de am­bas. El frío de­be uti­li­zar­se en los ca­sos de trau­ma­tis­mos y só­lo du­ran­te las pri­me­ras 24 ho­ras, lue­go de­be­rá apli­car­se ca­los has­ta que el pro­ble­ma des­apa­rez­ca”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.