EL PO­DER SALUDABLE DEL AJO Y LA CE­BO­LLA

To­das las cul­tu­ras res­ca­tan los be­ne­fi­cios que apor­ta al or­ga­nis­mo su con­su­mo fre­cuen­te. Sin em­bar­go, la me­di­ci­na chi­na tam­bién los uti­li­za cru­dos o en in­fu­sio­nes y bre­ba­jes pa­ra cu­rar des­de pro­ble­mas car­día­cos has­ta la caí­da del pe­lo. Bo­ti­quín contra mal

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

Son va­rios los ali­men­tos con­si­de­ra­dos des­de la an­ti­güe­dad co­mo re­me­dios na­tu­ra­les y en los li­bros de me­di­ci­na chi­na abun­dan los ejem­plos y los do­cu­men­tos que cons­ta­tan los be­ne­fi­cios de su uso, pe­ro se­gu­ra­men­te nin­guno su­pera en po­pu­la­ri­dad al ajo y a la ce­bo­lla, los que os­ten­tan en to­das las cul­tu­ras el ré­cord de ven­ta­jas sa­lu­da­bles.

Se­gún la cla­si­fi­ca­ción de los ali­men­tos que ha­ce la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, la ce­bo­lla es un ve­ge­tal de ca­rác­ter ti­bio, se­gún su ener­gía, y dul­ce y al­go pi­can­te, se­gún su sa­bor. Exis­ten mu­chas va­rie­da­des, pe­ro en la Ar­gen­ti­na las más uti­li­za­das son la blan­ca y la mo­ra­da; la pri­me­ra más dul­ce y ju­go­sa, y la otra de aro­ma más fuer­te y sa­bor pi­can­te.

Su fun­ción es eli­mi­nar el ca­lor y las fle­mas acu­mu­la­das que, co­mo sa­be­mos, son las res­pon­sa­bles de la gran ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des. Por otra par­te, es ex­ce­len­te pa­ra neu­tra­li­zar las to­xi­nas, ge­ne­ral­men­te cau­sa­das por ali­men­tos en mal es­ta­do o in­ge­ri­dos en for­ma inade­cua­da. Los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les tam­bién son ex­pul­sa­dos con es­te ali­men­to que, ade­más, eli­mi­na to­do ti­po de hon­gos ex­ter­nos e in­ter­nos. En cuan­to al cán­cer, es­tu­dios rea­li­za­dos tan­to por la me­di­ci­na orien­tal co­mo por la oc­ci­den­tal, arro­ja­ron co­mo re­sul­ta­do que al con- su­mir­la de ma­ne­ra dia­ria es po­si­ble pre­ve­nir va­rios de sus ti­pos. Es­to se de­be a la gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes y mi­ne­ra­les que po­see, que in­cre­men­tan el ni­vel de gló­bu­los ro­jos en la san­gre.

El cal­cio es otro de los com­po­nen­tes de la ce­bo­lla, por eso es ideal pa­ra for­ta­le­cer los hue­sos y pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis; y su ac­ción diu­ré­ti­ca evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos, re­gu­la la pre­sión ar­te­rial, pre­vie­ne los cálcu­los re­na­les, me­jo­ra las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la prós­ta­ta (in­clu­so el cán­cer), cu­ra la go­ta y evi­ta la for­ma­ción de ede­mas en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res.

“Es re­co­men­da­ble co­ci­nar las car­nes ro­jas con ce­bo­lla, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming, ya que neu­tra­li­za su gra­sa y evi­ta así que el or­ga­nis­mo las asi­mi­le y se tras­la­den a la san­gre, pre­vi­nien­do el co­les­te­rol y los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. Su con­su­mo ha­bi­tual equi­li­bra los ni­ve­les de azú­car en la san­gre y es­ti­mu­la al pán­creas, por lo tan­to pre­vie­ne la dia­be­tes y me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da de quie­nes ya la pa­de­cen.

Por otra par­te, la ce­bo­lla tie­ne un gran po­der fun­gui­ci­da, bac­te­ri­ci­da y an­ti­sép­ti­co, lo que lo con­vier­te en un muy buen re­cur­so pa­ra tra­tar he­ri­das in­fec­ta­das y las mi­co­sis re­cu­rren­tes”.

La pri­ma vir­tuo­sa

Por lo ge­ne­ral siem­pre se pon­de­ran las vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas del ajo y de la ce­bo­lla, pe­ro po­cos sa­ben que la ce­bo­lla de ver­deo es la que com­ple­ta es­te trío real­men­te saludable; peor aún, ca­si siem­pre se la con­fun­de con una va­rie­dad de és­ta o se cree que tie­ne la mis­ma

fun­ción, al­go que no es así.

“Las si­mi­li­tu­des son só­lo por el nom­bre, ya que a ni­vel me­di­ci­nal la ce­bo­lla de ver­deo tie­ne una ac­ción to­tal­men­te di­fe­ren­te”, acla­ra Liu Ming. “El ca­rác­ter de la ce­bo­lla de ver­deo es ca­lien­te y su sa­bor pi­can­te, es­to lo ha­ce ideal pa­ra qui­tar las en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por el vien­to. Ade­más, des­in­to­xi­ca y des­in­fla­ma el or­ga­nis­mo y su uso es muy re­co­men­da­ble pa­ra los ali­viar res­fríos, el do­lor pro­vo­ca­do por in­fla­ma­ción o las in­fec­cio­nes.

Es­te ve­ge­tal po­see un aro­ma in­ten­so, ra­zón por la cual se lo uti­li­za pa­ra co­ci­nar pes­ca­dos y fru­tos de mar por­que ade­más de neu­tra­li­zar su olor, qui­ta los tó­xi­cos que pu­die­ran te­ner. De la mis­ma for­ma ac­túa so­bre el or­ga­nis­mo, es de­cir eli­mi­nan­do to­do aque- llo que pu­die­ra en­fer­mar­lo, in­clu­so aque­llos quí­mi­cos que des­car­ta de los me­di­ca­men­tos que se in­gie­ran. Por otra par­te, au­men­ta la pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos, evi­tan­do o cu­ran­do la anemia”.

Los hue­sos tam­bién se be­ne­fi­cian con su con­su­mo por­que me­jo­ra el do­lor cau­sa­do por la ar­tri­tis y la ar­tro­sis, au­men­ta la den­si­dad ósea y evi­ta en­fer­me­da­des ta­les co­mo la os­teo­po­ro­sis.

A ni­vel di­ges­ti­vo, evi­ta la cons­ti­pa­ción y ar­mo­ni­za el trán­si­to in­tes­ti­nal, y al igual que la ce­bo­lla, es un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co, aun­que al ac­tuar a ma­yor pro­fun­di­dad pue­de cu­rar en­fer­me­da­des más com­pli­ca­das.

“In­cluir la ce­bo­lla de ver­deo en la die­ta fa­ci­li­ta la re­la­ción en­tre los 5 ór­ga­nos y to­ni­fi­ca la esen­cia del cuer­po, cla­ve pa­ra ale­jar las en- fer­me­da­des. Sun Si Miao, el rey de la me­di­ci­na, re­la­ta en sus li­bros al­gu­nas ex­pe­rien­cias con sus pa­cien­tes. Se­gún cuen­ta, en una opor­tu­ni­dad tu­vo que sa­lir y de­jó a car­go del con­sul­to­rio a uno de sus ayu­dan­tes jus­to cuan­do lle­gó un hom­bre muy do­lo­ri­do por­que no po­día ori­nar. Su apren­diz le dio a be­ber una in­fu­sión de hier­bas, pe­ro co­mo no tu­vo el efec­to es­pe­ra­do, le dio otra do­sis. Tam­po­co me­jo­ró el cua­dro sino que lo em­peo­ró, ya que el hom­bre te­nía ca­da vez la ve­ji­ga más lle­na. Afor­tu­na­da­men­te, lle­gó Sun Si Miao y fue di­rec­ta­men­te a su huerta, bus­có una ce­bo­lla de ver­deo con ho­jas muy fi­ni­tas, le cor­tó la pun­ta y se la in­tro­du­jo al en­fer­mo por la ure­tra, quien in­me­dia­ta­men­te pu­do ori­nar. Lue­go ex­pli­có a su ayu­dan­te que el ju­go de la ho­ja de la ce­bo­lla

“Si co­lo­ca­mos me­dia ce­bo­lla en la me­si­ta de luz, lo más cer­ca po­si­ble de la al­moha­da, el aro­ma re­la­ja­rá los ner­vios, ba­ja­rá la an­sie­dad y po­dre­mos con­ci­liar me­jor el sue­ño”

de ver­deo es­ti­mu­ló la fun­ción de la ure­tra obli­gán­do­lo a ori­nar”.

Sa­bor in­fal­ta­ble

El ajo es otro de los in­gre­dien­tes in­fal­ta­bles de la co­ci­na mun­dial por su par­ti­cu­lar sa­bor; sin em­bar­go, los be­ne­fi­cios que apor­ta a la sa­lud son mu­cho más po­ten­tes que su gus­to. La me­di­ci­na chi­na lo cla­si­fi­ca co­mo un ali­men­to ti­bio, de sa­bor pi­can­te y en­tre sus fun­cio­nes pri­mor­dia­les es­tá lim­piar la san­gre, por eso evi­ta la for­ma­ción de coá­gu­los, re­gu­la el co­les­te­rol y la hi­per­ten­sión ar­te­rial.

El sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co tam­bién se re­fuer­za cuan­do se in­gie­re ajo en for­ma dia­ria, ya que po­see una gran can­ti­dad de vi­ta­mi­nas C y B, y po­de­ro­sos an­ti­oxi­dan­tes.

An­ti­gua­men­te se lo uti­li­za­ba co­mo an­ti­bió­ti­co, in­clu­so se les so­lía dar a los sol­da­dos una ra­ción de ajo cru­do pa­ra pre­ve­nir in­fec­cio­nes pro­vo­ca­das por las he­ri­das o en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio. En la ac­tua­li­dad, la me­di­ci­na na­tu­ris­ta lo em­plea pa­ra com­ba­tir el ac­né con muy bue­nos re­sul­ta­dos.

A ni­vel di­ges­ti­vo, op­ti­mi­za el pro­ce­so re­gu­la­ri­zan­do el in­tes­tino, evi­tan­do cons­ti­pa­ción o dia­rreas.

Re­ce­tas tra­di­cio­na­les

Co­mo men­cio­na­mos, los li­bros an­ti­guos de me­di­ci­na chi­na in­clu­yen gran va­rie­dad de re­ce­tas pa­ra apro­ve­char las vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas del ajo, la ce­bo­lla y la ce­bo­lla de ver­deo. Co­mo de cos­tum­bre, el maes­tro Liu Ming acon­se­ja eva­luar en for­ma in­di­vi­dual los efec­tos que cau­sa su em­pleo:

“Ca­da uno de­be co­no­cer su cuer­po y des­cu­brir qué ne­ce­si­ta y có­mo cu­rar­lo”, ad­vier­te.

Aquí van al­gu­nas re­ce­tas ex­traí­das de los li­bros de me­di­ci­na chi­na ela­bo­ra­das con los com­po­nen­tes de es­te trío saludable pa­ra re­me­diar ma­les co­ti­dia­nos.

Con ce­bo­lla An­ti­bió­ti­co y ci­ca­tri­zan­te

Cuan­do se ha su­fri­do una he­ri­da que no re­quie­ra ser su­per­vi­sa­da por un es­pe­cia­lis­ta, se acon­se­ja ex­ten­der so­bre la par­te afec­ta­da un em­plas­to he­cho con ce­bo­llas bien pi­ca­das o pro­ce­sa­das y lue­go cu­brir con una ven­da o tro­zo de te­la de al­go­dón; cam­biar dos ve­ces por día has­ta que la he­ri­da es­té ce­rra­da.

Las que­ma­du­ras tam­bién pue­den ali­viar­se con ju­go de ce­bo­lla o una ro­da­ja apli­ca­da en la zo­na afec­ta­da. Las ve­rru­gas tam­bién se eli­mi­nan si se las cu­bre con una mez­cla de ce­bo­lla pi­ca­da y vinagre.

An­ti­mi­có­ti­co

Pa­ra hon­gos va­gi­na­les se su­gie­re co­lo­car ce­bo­lla pro­ce­sa­da en la zo­na ge­ni­tal du- ran­te diez mi­nu­tos o ha­cien­do un la­va­je con una mez­cla de agua ti­bia y el ju­go de una ce­bo­lla. Pro­ce­der de la mis­ma for­ma en pie de atle­ta u hon­gos en otras par­tes del cuer­po.

Colon irritable

Co­ci­nar 100 gra­mos de ce­bo­lla en ju­lia­na fi­na y 50 gra­mos de car­ne de cer­do en ti­ras fi­nas, en un re­ci­pien­te con un cho­rri­to de acei­te has­ta que es­tén bien co­ci­dos. In­ge­rir por la no­che. Pre­ven­ti­vo car­dio­vas­cu­lar Her­vir 60 gra­mos de ce­bo­lla en me­dia ta­za de agua; be­ber el cal­do y si se desea co­mer la ce­bo­lla. Eli­mi­na el co­les­te­rol, re­gu­la­ri­za la pre­sión ar­te­rial y fle­xi­bi­li­za las pa­re­des de las ar­te­rias.

An­ti­fe­bril

Co­lo­car en la plan­ta de am­bos pies, por don­de pa­sa el me­ri­diano del ri­ñón, en­car­ga­do de re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, una ro­da­ja de ce­bo­lla mo­ra­da fres­ca, en­vol­ver con pa­pel film, me­dias y ha­cer re­po­so unas ho­ras.

“De es­ta ma­ne­ra se le­van­ta­rá la ener­gía del ri­ñón, que es agua; cuan­do el agua es­tá fuer­te, el ori­gen to­tal de la ener­gía del cuer­po es fuer­te; es­to ayu­da­rá a sa­car el pro­ble­ma que afec­ta al or­ga­nis­mo”, ex­pli­ca Liu Ming.

Be­ber un cal­do de ce­bo­lla es tam­bién un buen com­ple­men­to pa­ra li­be­rar­se de los sín­to­mas de la gri­pe y del res­frío.

Pu­ri­fi­ca­dor de am­bien­tes

Aun­que a mu­chas per­so­nas no les agra­da, el aro­ma de la ce­bo­lla ac­túa co­mo pu­ri­fi­ca­dor del ai­re.

“Cuan­do via­ja­mos y de­be­mos hos­pe­dar­nos en una ha­bi­ta­ción en la que no nos sen­ti­mos có­mo­dos, lo más pro­ba­ble es que la ener­gía no sea la ade­cua­da pa­ra no­so­tros. En ese ca­so de­be­mos co­lo­car dos ce­bo­llas par­ti­das al me­dio en ca­da es­qui­na del cuar­to. Qui­ta­rá las bac­te­rias, la hu­me­dad y res­pi­ra­re­mos mu­cho me­jor.

Ade­más, si co­lo­ca­mos me­dia ce­bo­lla en la me­si­ta de luz, lo más cer­ca po­si­ble de la al­moha­da, el aro­ma re­la­ja­rá los ner­vios, ba­ja­rá la an­sie­dad y po­dre­mos con­ci­liar me­jor el sue­ño”.

Contra la caí­da del ca­be­llo

El ju­go de la ce­bo­lla es un ex­ce­len­te pa­ra de­te­ner la caí­da del ca­be­llo, es­ti­mu­lar su cre­ci­mien­to y eli­mi­nar la cas­pa. Apli­car­lo en to­do el cue­ro ca­be­llu­do me­dian­te un ma­sa­je y lue­go en­jua­gar con agua ti­bia.

Con ce­bo­lla de ver­deo Do­lor de oí­dos

En es­te ca­so bas­ta­rá con co­lo­car una ro­da­ja de ce­bo­lla de ver­deo en el ori­fi­cio de la ore­ja y de­jar­lo ac­tuar du­ran­te to­da la no­che. Los va­po­res que ema­nan del ve­ge­tal ali­via­rán rá­pi­da­men­te las mo­les­tias y por la ma­ña­na ha­brán des­pa­re­ci­do. Tam­bién ablan­dan la ce­ra de los oí­dos, per­mi­tien­do re­ti­rar­la fá­cil­men­te.

Res­fríos y con­ges­tio­nes

Her­vir a fue­go len­to 50 grs. de ce­bo­lla de ver­deo (so­la­men­te la par­te blan­ca) y 20 de jen­gi­bre; de­jar re­po­sar, co­lar, en­ti­biar y be­ber. Ali­via el res­frío y es­pe­cial­men­te el do­lor de ca­be­za que sue­le acom­pa­ñar­lo.

Cuan­do se tra­te de res­fríos o con­ges­tio­nes en lac­tan­tes, re­em­pla­zar el jen­gi­bre por un hon­go shii­ta­ke (pre­via­men­te hi­dra­ta­do) y her­vir en 50 cc de le­che has­ta que to­do es­té bien co­ci­do. Co­lar, de­jar en­ti­biar y dár­se­lo al be­bé. De to­das ma­ne­ras, con­sul­tar siem­pre con el pe­dia­tra.

In­di­ges­tio­nes

Cor­tar en tro­zos pe­que­ños una ce­bo­lla de ver­deo en­te­ra, mez­clar con una cu­cha­ra­di­ta de pi­mien­ta mo­li­da y 20 grs. de jen­gi­bre cor­ta­do en ro­da­jas fi­nas. Ver­ter agua hir­vien­do y de­jar re­po­sar du­ran­te 5 mi­nu­tos; co­lar y be­ber cuan­do es­té ti­bia. Ali­via el do­lor de es­tó­ma­go cau­sa­do por el frío, la aci­dez es­to­ma­cal y la ma­la di­ges­tión.

Pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les

En oca­sio­nes los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les cau­san mo­les­tias di­ges­ti­vas e irri­ta­bi­li­dad. Pa­ra eli­mi­nar­los, her­vir 30 grs. de ce­bo­lla de ver­deo (par­te blan­ca) en un re­ci­pien­te con me­dia ta­za de 100 de agua has­ta que es­té tier­na. En otro re­ci­pien­te her­vir 30 grs. de ajo en una ta­za de agua, co­lar, mez­clar am­bas in­fu­sio­nes y be­ber ti­bio de una vez.

Hi­per­ten­sión y co­les­te­rol

Co­mer y be­ber a dia­rio el cal­do de 60 grs. de ce­bo­lla de ver­deo her­vi­da re­gu­la­ri­za la pre­sión ar­te­rial y ba­ja el co­les­te­rol.

Con ajo

Desa­yuno chino pa­ra el co­ra­zón

Ma­ce­rar du­ran­te 21 días una o dos ca­be­zas de ajo en un fras­co de vi­drio en una mez­cla de vinagre de arroz y 300 gra­mos de azú­car. Co­mer un den­te por día an­tes del desa­yuno y si se desea be­ber me­dio po­ci­llo del lí­qui­do.

Des­in­to­xi­ca el or­ga­nis­mo, ba­ja la pre­sión ar­te­rial y me­jo­ra no­ta­ble­men­te el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

Lo­ción an­ti-ac­né

Ma­cha­car va­rios dien­tes de ajo has­ta ex­traer­le el ju­go y apli­car­lo con una ga­sa en la zo­na del ros­tro afec­ta­da. Tam­bién se pue­de apli­car la pul­pa so­bre las he­ri­das y pi­ca­du­ras de in­sec­tos pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes y ace­le­rar la ci­ca­tri­za­ción.

Pre­ven­ti­vo na­tu­ral

Exis­te un ade­re­zo de­li­cio­so pa­ra to­do ti­po de co­mi­das que ade­más ac­túa co­mo pre­ven­ti­vo de in­to­xi­ca­cio­nes e in­di­ges­tio­nes. Con­sis­te en in­ge­rir des­pués de co­mer una cu­cha­ra­da de una mez­cla pre­pa­ra­da con ajo bien pi­ca­do, sal­sa de so­ja y vinagre. Neu­tra­li­za­rá los efec­tos de una even­tual in­to­xi­ca­ción y me­jo­ra­rá la di­ges­tión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.