ALI­VIO EX­PRÉS PA­RA LA GRI­PE

No es un mal gra­ve y na­die es­tá exen­to de pa­de­cer­la al me­nos una vez du­ran­te el in­vierno, pe­ro la gri­pe obli­ga in­va­ria­ble­men­te al re­po­so. Có­mo cal­mar sus sín­to­mas con es­te mé­to­do sin con­tra­in­di­ca­cio­nes.

TAO - Tomo IV - - Digitopuntura -

Más allá del bro­te de la del Ti­po A que tan­to preo­cu­pa, lo cier­to es que la gri­pe es una en­fer­me­dad común en es­ta épo­ca del año y na­die es­tá li­be­ra­do de en­fren­tar­la al me­nos una vez du­ran­te el in­vierno. No se tra­ta de un mal gra­ve, pe­ro sus sín­to­mas pue­den lle­gar a ser in­va­li­dan­tes por­que la fie­bre, la con­ges­tión, el do­lor de ca­be­za y la tos al­te­ran la ar­mo­nía y obli­gan al re­po­so.

“La ma­ne­ra más efec­ti­va de pre­ve­nir la gri­pe es evi­tan­do los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Sin dar- nos cuen­ta, a me­nu­do sa­li­mos de un am­bien­te muy ca­le­fac­cio­na­do y nues­tro cuer­po im­pac­ta con las tem­pe­ra­tu­ras ba­jas del ex­te­rior; vol­ve­mos lue­go a un am­bien­te cá­li­do y de nue­vo se pro­du­ce el im­pac­to en el or­ga­nis­mo. La ali­men­ta­ción y el apor­te de ca­lor me­dian­te lí­qui­dos son pri­mor­dia­les en es­tos ca­sos pa­ra no en­fer­mar­se”.

En el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción es im­por­tan­te in­cre­men­tar la in­ges­ta de agua, fun­da­men­tal pa­ra evi­tar la des­hi­dra­ta­ción, muy común cuan­do se pa­de­ce un es­ta­do gri­pal. El ju­go o té de li­món y miel tam­bién de­be in­cluir­se dia­ria­men­te, ya que re­fuer­zan las de­fen­sas del or­ga­nis­mo. El té de jen­gi­bre es un buen alia­do, pe­ro de­be ade­cuar­se a las cir­cuns­tan­cias: es ne­ce­sa­rio contra el frío, ya que pre­vie­ne la gri­pe. Pe­ro el abu­so po­dría le­van­tar de­ma­sia­do la ener­gía Yang y pro­vo­car un des­equi­li­brio ener­gé­ti­co. Pa­ra des­in­fla­mar la gar­gan­ta y ate­nuar el do­lor es muy re­co­men­da­ble uti­li­zar po­len lí­qui­do y va­po­ri­zar­lo di­rec­ta­men­te en la gar­gan­ta. Tam­bién, el cal­do de ga­lli­na y na­bo le­van­ta la ener­gía y las de­fen­sas.

Pe­ro la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na cuen­ta con otro re­cur­so rá­pi­do y efec­ti­vo pa­ra ali­viar los sín­to­mas tí­pi­cos de la gri­pe y re­for­zar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co: la di­gi­to­pun­tu­ra.

Pun­tos que cu­ran

Los pun­tos a es­ti­mu­lar se en­cuen­tran ubi­ca­dos en dis­tin­tas zo­nas del cuer­po y lo ideal es lle­var un or­den y cum­plir con una ru­ti­na com­ple­ta por­que pa­ra po­ten­ciar su efec­to es ne­ce­sa­rio lle­var a ca­bo un tra­ta­mien­to co­ti­diano. Lo me­jor es co­men­zar por los de la ca­be­za y el cue­llo y es­ti­mu­lar­los pre­sio­na­do al ins­pi­rar y sol­tan­do al ex­ha­lar. Veá­mos­lo uno a uno se­gún ca­da zo­na del cuer­po.

En la ca­be­za

Es don­de se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de pun­tos re­la­cio­na­dos con las áreas que afec­tan los res­fríos y la gri­pe, co­mo las vías su­pe­rio­res. Los que de­be­mos es­ti­mu­lar son:

Ying Tang

Más co­no­ci­do co­mo “ter­cer ojo”, se ubi­ca en­tre las ce­jas. Ali­via el do­lor de ca­be­za, la con­ges­tión na­sal y los ma­reos. Ade­más, cal­ma la men­te y tran­qui­li­za.

Tong Tian

Se en­cuen­tra en lí­nea rec­ta con el an­te­rior, a dos o tres de­dos so­bre el na­ci­mien­to del ca­be­llo, y su fun­ción com­ple­men­ta la del an­te­rior.

Zan Zu

Es­tá en el en­tre­ce­jo, don­de co­mien­za la ce­ja, en lí­nea rec­ta al la­gri­mal. Al es­ti­mu­lar­lo me­jo­ra la si­nu­si­tis y el do­lor de ca­be­za.

Jing Ming

Se en­cuen­tra so­bre el la­gri­mal, y per­mi­te des­con­ges­tio­nar y cor­tar el la­grimeo común en la gri­pe.

Tai Yang

Se ubi­ca a am­bos la­dos de la ca­be­za, en las sie­nes. Ade­más de ali­viar el do­lor en ge­ne­ral, des­in­fla­ma los pár­pa­dos.

Ying Xiang

Se en­cuen­tra don­de em­pie- zan las ale­tas de la na­riz y al ma­sa­jear­lo des­con­ges­tio­nar la zo­na.

Fu Tu

Ubi­ca­do a am­bos la­dos del cue­llo, a dos de­dos por de­ba­jo de la man­dí­bu­la, ayu­da a eli­mi­nar las fle­mas, cal­ma el do­lor de gar­gan­ta y me­jo­ra la an­gi­na, la­rin­gi­tis, tos y afo­nía.

Ying Xiang

Lo ubi­ca­mos de­ba­jo del an­te­rior, tam­bién a am­bos la­dos. To­ni­fi­ca el Chi, cal­ma el do­lor de gar­gan­ta y me­jo- ra la ron­que­ra. Lo ideal es es­ti­mu­lar­los jun­tos, uno con el de­do ma­yor y el otro con el ín­di­ce.

Lian Quan

Su­bien­do por el cue­llo, a dos de­dos por en­ci­ma de la nuez de Adán, en la par­te me­dia, se en­cuen­tra es­te pun­to que al es­ti­mu­lar­lo me­jo­ra el do­lor de gar­gan­ta. Lo ideal es com­bi­nar­lo con el pun­to Ren Ying, que tam­bién pro­du­ce un gran ali­vio cuan­do se di­fi­cul­ta tra­gar. Se en­cuen­tra ubi­ca­do en la

man­dí­bu­la in­fe­rior, apro­xi­ma­da­men­te a tres de­dos de dis­tan­cia de la ar­ti­cu­la­ción.

Feng Chi

Tam­bién lla­ma­do pi­la­tes de vien­to, se en­cuen­tra atrás, a la iz­quier­da y de­re­cha de la ba­se del crá­neo. Me­jo­ra el do­lor de ca­be­za y ge­ne­ra una ba­rre­ra pa­ra los fac­to­res pa­tó­ge­nos que trae el vien­to.

En los bra­zos

Con­clui­da la es­ti­mu­la­ción de los pun­tos de la ca­be­za, po­de­mos to­mar­nos unos mi­nu­tos pa­ra re­la­jar­nos an­tes de con­ti­nuar con la te­ra­pia en la zo­na de los bra­zos, do­ne en­con­tra­mos cua­tro pun­tos muy im­por­tan­tes.

Qu Chi

Se ubi­ca en el la­do ex­terno del plie­gue que se for­ma al do­blar el co­do. De­be es­ti­mu­lar­se en los ca­sos en que exis­ta una tem­pe­ra­tu­ra su­pe­rior a los 38 gra­dos.

Lie Chue

Es­tá en la par­te la­te­ral in­ter­na del ra­dio, apro­xi­ma­da­men­te a dos de­dos so­bre la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca. Su fun­ción es cal­mar la tos, el do­lor de gar­gan­ta, de ca­be­za, la fa­rin­gi­tis y la con­ges­tión na­sal.

He Gu

Es­te es un pun­to bas­tan­te co­no­ci­do por los lec­to­res de Tao, se en­cuen­tra en­tre el de­do anu­lar y el ín­di­ce, y al es­ti­mu­lar­lo se to­ni­fi­ca el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, ali­vian­do los do­lo­res cor­po­ra- les. Las em­ba­ra­za­das de­ben evi­tar­lo, ya que po­dría pro­vo­car con­trac­cio­nes.

Shao Shang

Se ubi­ca en el la­do ex­terno del de­do pul­gar, en­tre la uña. Me­jo­ra el Chi del pul­món, cal­ma la tos y el do­lor de gar­gan­ta.

En las pier­nas

En las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res te­ne­mos tres pun­tos que ac­túan so­bre el pul­món y la gar­gan­ta, des­in­to­xi­can el or­ga­nis­mo y cal­man los do­lo­res en ge­ne­ral. A sa­ber:

Feng Long

Ubi­ca­do a mi­tad de la pier­na, del la­do ex­terno. Di­suel­ve las fle­mas acu­mu­la­das en el pul­món y la gar­gan­ta.

San Yin Jiao

Es­ta a cua­tro de­dos so­bre del to­bi­llo, del la­do in­terno. Des­in­to­xi­ca el or­ga­nis­mo en ge­ne­ral y re­fuer­za el Yin.

Tai Chong

Se en­cuen­tra en la par­te su­pe­rior del pie, en el es­pa­cio en­tre el de­do gor­do y el se­gun­do, a tres cen­tí­me­tros de la ar­ti­cu­la­ción. Desa­rro­lla la ener­gía, eli­mi­na el vien­to in­terno y ali­via el de­cai­mien­to ge­ne­ral que pro­vo­can los es­ta­dos gri­pa­les.

Re­fle­xo­lo­gía

El ma­sa­je re­fle­xo­ló­gi­co de ma­nos y pies es otro re­cur­so pa­ra ali­viar los sín­to­mas de la gri­pe y re­for­zar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co; en am­bos ca­sos el ma­sa­je se cen­tra par­ti­cu­lar­men­te en los de­dos. Cuan­do se es­tá res­fria­do, ma­sa­jear la pun­ta del de­do pul­gar o gor­do. Es­te se re­la­cio­na con la na­riz y la gar­gan­ta; ali­via los pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, la di­fi­cul­tad pa­ra tra­gar, la con­ges­tión na­sal y la tos. En fa­rin­gi­tis y la­rin­gi­tis, es­ti­mu­lar la par­te in­fe­rior del pul­gar; pa­ra cu­rar la si­nu­si­tis y es­ti­mu­lar la se­cre­ción na­sal, es­ti­mu­lar las pun­tas de los cua­tro de­dos, ex­cep­to el pul­gar. Ade­más ali­via el do­lor de ca­be­za, ma­reos y la di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar.

Ejer­cien­do pre­sión so­bre las ye­mas de los de­dos se lo­gra re­la­jar los múscu­los del cuer­po y por en­de el do­lor fí­si­co que pro­vo­ca el es­ta­do gri­pal.por úl­ti­mo, apli­car un ma­sa­je ge­ne­ral en to­da la mano o pie y en­tre los de­dos pa­ra es­ti­mu­la el sis­te­ma lin­fá­ti­co y eli­mi­nar las to­xi­nas del or­ga­nis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.