SUE­NA A CHINO

Pi­pa se lla­ma el ins­tru­men­to cu­yo par­ti­cu­lar so­ni­do cons­ti­tu­ye la ba­se ca­rac­te­rís­ti­ca de la mú­si­ca de oriente. De la fa­mi­lia del laúd, tie­ne cua­tro cuer­das, se eje­cu­ta en po­si­ción ver­ti­cal y su en­se­ñan­za es obli­ga­to­ria en las es­cue­las.

TAO - Tomo IV - - Cultura -

La pi­pa es uno de los ins­tru­men­tos tra­di­cio­na­les chi­nos más an­ti­guos. Da­ta del si­glo II a.c, su uso se po­pu­la­ri­zó du­ran­te la di­nas­tía Han Orien­tal (25-220 d.c) y aun­que ini­cial­men­te se uti­li­za­ba pa­ra acom­pa­ñar el can­to, to­mó tan­ta tras­cen­den­cia que ter­mi­nó sien­do pro­ta­go­nis­ta de las ca­rac­te­rís­ti­cas com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les chi­nas. Su nom­bre es una suer­te de apó­co­pe y de­ri­va de la me­to­do­lo­gía em­plea­da pa­ra su eje­cu­ción: pi sig­ni­fi­ca em­pu­jar el de­do ha­cia ade­lan­te, y pa ti­rar con el de­do ha­cia atrás.

Cuen­ta la le­yen­da que Wou-ti, quien fue­ra em­pe­ra­dor en­tre los años 140 y 87 a. C, la hi­zo cons­truir co­mo re­pre­sen­ta­ción de los cin­co ele­men­tos (Agua, Tie­rra, Fue­go, Ma­de­ra y Me­tal), y las tres po­ten­cias (Cie­lo, Tie­rra y Hom­bre). Se tra­ta de un ins­tru­men­to de ma­de­ra­que per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de los laú­des y po­see cua­tro cuer­das que ori­gi­nal­men­te eran de hi­lo de se­da, aun­que des­pués fue­ron va­rian­do y en la ac­tua­li­dad son de me­tal o ny­lon.

Su cuer­po tie­ne for­ma de pe­ra, su dia­pa­són po­see un nú­me­ro va­ria­ble de tras­tes (de 12 has­ta 26), se to­ca en po­si­ción ver­ti­cal y lo cu­rio­so es que aun­que su nom­bre en chino re­mi­te co­mo se­ña­la­mos a la uti­li­za­ción de los de­dos, pa­ra ha­cer so­nar sus cuer­das es ne­ce­sa­rio uti­li­zar uñas pos­ti­zas. Va­rios ins­tru­men­tos de otros paí­ses de Asia de­ri­van de la pi­pa, en­tre ellos la bi­wa ja­po­ne­sa, el dan ty ba viet­na­mi­ta y la bi­pa co­rea­na. Aun­que su ori­gen es bas­tan­te dis­cu­ti­do, se se­ña­la que du­ran­te la épo­ca de las Seis Di­nas­tías (220 y 581 d. C), el poe­ta Xuan Fu es­cri­bió una obra ti­tu­la­da Oda a la pi­pa, en la que ase­gu­ra­ba que el ins­tru­men­to ha­bía sur­gi­do en Chi­na du­ran­te la di­nas­tía Qin tar­día. Se­gún él, su so­ni­do re­fle­ja la an­gus­tia de los obre­ros de la Gran Mu­ra­lla, obli­ga­dos a tra­ba­jar en con­di­cio­nes de es­cla­vi­tud so­por­tan­do el ham­bre y el frío. Otra ver­sión in­di­ca que du­ran­te la épo­ca de es­plen­dor de la Ru­ta de la Se­da los pue­blos nó­ma­des in­tro­du­je­ron un ins­tru­men­to muy si­mi­lar lla­ma­do pi­pa hu, que dio ori­gen a és­te y en la trans­for­ma­ción per­dió la pa­la­bra hu, que an­ti­gua­men­te en glo­ba­ba a to­dos los ins­tru­men­tos de cuer­da.

Ins­pi­ra­ción poé­ti­ca

Es sin­gu­lar ins­tru­men­to, cu­yo so­ni­do cons­ti­tu­ye la ba­se ca­rac­te­rís­ti­ca de to­da la mú­si­ca chi­na, fue am­plia­men­te uti­li­za­do por los poe­tas im­pe­ria­les, al pun­to de con­ver­tir­se en fuen­te de ins­pi­ra­ción de al­gu­nas de sus com­po­si­cio­nes, don­de se lo des­cri­be de una ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te ro­mán­ti­ca. Por ejem­plo, en Pi­pa Xing (Can­cio­nes de la pi­pa), de Bai Ju­yi, quien vi­vió en épo­cas de la di­nas­tía Tang, pue­de leer­se: Las lar­gas cuer­das zum­ba­ban co­mo llu­via. Las pe­que­ñas cuer­das su­su­rra­ban un se­cre­to. Zum­ban, su­su­rran y lue­go se en­tre­mez­clan, co­mo per­las gran­des y pe­que­ñas que caen so­bre un pla­to de ja­de. En cuan­to a su mú­si­ca, otra pie­za fa­mo­sa es Sai Shang Qu (Can­cio­nes del otro la­do de la fron­te­ra), una me­lo­día que re­pre­sen­ta el can­to me­lan­có­li­co de una mu­jer no­ble de la di­nas­tía Han,

obli­ga­da a ca­sar­se con un prín­ci­pe bár­ba­ro por mo­ti­vos po­lí­ti­cos.

Pe­ro es­ta es so­la­men­te una mues­tra de los mi­les de es­cri­tos que fue­ron de­di­ca­dos a es­te ins­tru­men­to mu­si­cal de dul­ce so­ni­do, que ac­tual­men­te in­te­gra la for­ma­ción de las or­ques­tas na­cio­na­les chi­nas y si­gue sien­do irrem- pla­za­ble en al­gu­nos gé­ne­ros su­re­ños, co­mo los de la cuen­ca ba­ja del río Yangt­zé y de la pro­vin­cia de Guang­dong.

“Con la pi­pa se pue­den ex­pre­sar mu­chos sen­ti­mien­tos, de­pen­dien­do de quien la eje­cu­te. Por ejem­plo, me­dian­te su no­tas es po­si­ble ima­gi­nar­se ejér­ci­tos com­ba­tien- do, el so­ni­do de la llu­via en un cha­pa­rrón de pri­ma­ve­ra, o a una mu­jer llo­ran­do”, ase­gu­ra Liu Ming.

Di­fu­sión de la en­se­ñan­za

Las di­nas­tías Ming (S XIVXVII) y Qing (S XVII-XX) se preo­cu­pa­ron es­pe­cial­men­te por la di­fu­sión de la en­se­ñan­za de es­te ins­tru­men­to, fo­men­tan­do la crea­ción de es­cue­las de mú­si­ca de­di­ca­das a su es­tu­dio en to­do el país. En el nor­te, las prin­ci­pa­les aca­de­mias mu­si­ca­les se si­tua­ron en Pe­kín y Shan­dong, mien­tras que en el sur las ciu­da­des de Wu­xi, Suz­hou y Shang­hai fue­ron pio­ne­ras. Es­tos pri­me­ros cen­tros de es­tu­dio die­ron lu­gar a mu­chí­si­mos otros, per­mi­tien­do así una ma­yor di­fu­sión de es­te no­ble ins­tru­men­to que ac­tual­men­te se en­se­ña a eje­cu­tar tam­bién en los co­le­gios.

Du­ran­te la di­nas­tía Tang exis­tía un re­per­to­rio muy com­ple­to de par­ti­tu­ras pa­ra pi­pa y, aun­que la ma­yo­ría de ellas se per­die­ron, al­gu­nas pie­zas ori­gi­na­les fue­ron con­ser­va­das y trans­mi­ti­das de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción por al­gu­nos mú­si­cos, aun­que no se pu­die­ron vol­ver a in­ter­pre­tar has­ta la dé­ca­da de 1980, cuan­do un pro­fe­sor del Con­ser­va­to­rio de Shang­hai lo­gró des­ci­frar vein­ti­cin­co de ellas, es­cri­tas en un com­ple­jo idioma mu­si­cal y con téc­ni­cas de di­gi­ta­ción es­pe­cí­fi­cas.

El re­per­to­rio ac­tual es­tá for­ma­do por una mez­cla de pie­zas tra­di­cio­na­les anó­ni­mas que da­tan de va­rios si­glos y obras nue­vas; in­clu­so, en los úl­ti­mos tiem­pos va­rios com­po­si­to­res lo­gra­ron re­in­cor­po­rar­la a las gran­des or­ques­tas, so­bre to­do en los con­cier­tos. En­tre las pie­zas más des­ta­ca­das se en­cuen­tran “Pe­que­ñas her­ma­nas en el pra­do”, de Liu Dehai y Wu Zhu-qiang, “Muían”, de Gu Guan­ren, y “El rey se sa­ca su ar­ma­du­ra”, ade­más de otras adap­ta­cio­nes de obras an­ti­guas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.