ESAS RA­RAS LE­CHES NUE­VAS

El con­su­mo de ju­gos ve­ge­ta­les cre­ció al am­pa­ro de las nue­vas mo­das en ma­te­ria de ali­men­ta­ción y co­mo sus­ti­tu­to de la ani­mal pa­ra los que tie­nen pro­ble­mas con la lac­to­sa. Los be­ne­fi­cios de ca­da va­rie­dad y la re­ce­ta pa­ra ela­bo­rar­las en ca­sa.

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

Las nue­vas mo­da­li­da­des en ma­te­ria de ali­men­ta­ción y la di­fu­sión de sus vir­tu­des sin las con­tra­in­di­ca­cio­nes de la lac­to­sa, im­pul­sa­ron en los úl­ti­mos años el con­suno de las le­ches ve­ge­ta­les, que se ob­tie­nen de fru­tos se­cos o se­mi­llas. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te acla­rar que su de­no­mi­na­ción no se con­di­ce con su na­tu­ra­le­za, ya que téc­ni­ca­men­te su ori­gen es dis­tin­to.

“Se de­no­mi­na le­che a la que se ob­tie­ne úni­ca­men­te de los ma­mí­fe­ros hem­bras, por lo tan­to de­be­ría­mos lla­mar­lo ju­go o be­bi­da ve­ge­tal”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Aun­que no se tra­ta pre­ci­sa­men­te de un lác­teo, apor­ta mu­chos de los mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas pre­sen­tes en és­tos y son la esen­cia mis­ma del fru­to o se­mi­lla de la cual se ob­tie­nen.

“Es­te pro­duc­to ayu­da a hi­dra­tar al cuer­po y a nu­trir­lo, pe­ro no cons­tru­ye co­mo el fru­to mis­mo, ya que le fal­ta la par­te ma­te­rial. De to­das for­mas es un muy buen com­ple­men­to de la ali­men­ta­ción que de nin­gu­na ma­ne­ra pue­de re­em­pla­zar o la le­che ma­ter­na o ani­mal, en par­ti­cu­lar en el ca­so de los be­bés y ni­ños. Por otra par­te, mu­cha gen­te cree que es­tos pro­duc­tos ve­ge­ta­les son me­nos ca­ló­ri­cos que la le­che ani­mal; sin em­bar­go, es­to no es así por­que las se­mi­llas tie­nen un ele­va­do por­cen­ta­je de gra­sas que son be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud, pe­ro de­ben con­su­mir­se en for­ma mo­de­ra­da. Mu­chos pien­san que to­do lo re­la­cio­na­do con lo ve­ge­tal no en­gor­da; si fue­se así to­dos los ve­ge­ta­ria­nos se­rían muy del­ga­dos, co­sa que no ocu­rre”, ad­vier­te Liu Ming.

Va­rie­da­des y di­fe­ren­cias

Co­mo men­cio­na­mos, es­tas be­bi­das se ob­tie­nen de ce­rea­les y fru­tos se­cos y en ge­ne­ral su con­su­mo no tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes, pe­ro de­pen­dien­do de su ori­gen fun­cio­nan en el or­ga­nis­mo de ma­ne­ra di­fe­ren­te, por lo tan­to, a la ho­ra de ele­gir se de­be te­ner en cuen­ta y ana­li­zar qué es lo me­jor en ese mo­men­to pa­ra nues­tra sa­lud.

“Nin­gún ali­men­to o be­bi­da de­be con­su­mir­se so­la­men­te por­que al­guien di­ce que ha­ce bien; hay que es­cu­char al cuer­po, él nos da­rá el men­sa­je co­rrec­to. Si al pen­sar en al­go sen­ti­mos ga­nas de co­mer­lo es por­que el or­ga­nis­mo lo ne­ce­si­ta. Por el con­tra­rio, si ve­mos al­go que, su­pues­ta­men­te, nos ha­ce bien pe­ro el cuer­po no tie­ne el de­seo de co­mer­lo, es por­que no lo ne­ce­si­ta”.

En las gón­do­las de los su­per­mer­ca­dos po­de­mos en­con­trar des­de ha­ce más de tres dé­ca­das una lí­nea de be­bi­das sa­bo­ri­za­das en ba­se a le­che de so­ja, pe­ro en los úl­ti­mos años cre­ció el con­su­mo de las ob­te­ni­das a par­tir de otros ce­rea­les, co­mo la ave­na o el arroz, o de fru­tos co­mo la nuez o la al­men­dra. To­das tie­nen di­fe­ren­tes pro­pie­da­des y be­ne­fi­cios, a sa­ber:

De ave­na

Es muy ener­gé­ti­ca y nu­tri­ti­va; sue­le re­co­men­dar­se pa­ra quie­nes rea­li­zan ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so, ya que ayu­da a re­cu­pe­rar las fuer­zas. Los es­tu­dian­tes tam­bién se be­ne­fi­cian con su con­su­mo, por­que po­see ami­noá­ci­dos esen­cia­les, áci­dos gra­sos, car­bohi­dra­tos, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les.

De arroz

Es un ex­ce­len­te es­ti­mu­lan­te del apa­ra­to di­ges­ti­vo; re­gu­la el trán­si­to in­tes­ti­nal y me­jo­ra las di­ges­tio­nes len­tas. Es el com­ple­men­to ideal en ca­sos de gas­tro­en­te­ri­tis, vó­mi­tos y dia­rreas. Ade­más, po­see mag­ne­sio y áci­dos gra­sos que op­ti­mi­zan la cir­cu­la­ción san­guí­nea y evi­tan los de­pó­si­tos gra­sos en las ar­te­rias, por lo cual tam­bién tie­ne un efec­to hi­po­ten­sor.

De sé­sa­mo

Es ri­ca en le­ci­ti­na, áci­dos gra­sos Ome­ga 6 y Ome­ga 9, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y cal­cio. Ayu­da a re­du­cir los ni­ve­les al­tos de co­les­te­rol; evi­ta la ar­te­rios­cle­ro­sis; for­ta­le­ce los hue­sos, pre­vi­nien­do la os­teo­po­ro­sis; con­tro­la la caí­da del ca­be­llo, pre­vie­ne el ago­ta­mien­to es­ti­mu­la la con­cen­tra­ción men­tal. Con­tro­la tam­bién los es­ta­dos de an­sie­dad y es­trés.

De so­ja

Po­see un alto por­cen­ta­je de

pro­teí­nas y es la más pa­re­ci­da a la le­che de va­ca, aun­que con­tie­ne me­nos gra­sa. Es ri­ca en pro­teí­nas, cal­cio, fós­fo­ro, mag­ne­sio, hie­rro, áci­do fó­li­co y vi­ta­mi­nas del gru­po B. Ayu­da a asi­mi­lar el cal­cio, me­jo­ra y pre­vie­ne la ar­tro­sis y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Sin em­bar­go, a las per­so­nas que no to­le­ran bien las le­gum­bres les pue­de oca­sio­nar dis­ten­ción ab­do­mi­nal.

De al­men­dras

Tie­ne un gran por­cen­ta­je de cal­cio, mo­ti­vo por el cual re­fuer­za los hue­sos y cons­ti­tu­ye un buen ali­men­to pa­ra pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis; es muy di­ge­ri­ble, es­pe­cial­men­te ap­ta pa­ra las per­so­nas ma­yo­res. Con­tie­ne po­ta­sio, muy útil cuan­do se ha te­ni­do vó­mi­tos, dia­rrea o pa­ra quie­nes to­man diu­ré­ti­cos en for­ma asi­dua; apor­ta fi­bras y áci­do olei­co, fun­da­men­ta­les pa­ra la pre­ven­ción de in­far­tos, ya que re­gu­lan la ab­sor­ción de azú­ca­res y gra­sas, pro­te­gien­do al sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

De nue­ces

Con­tie­ne an­ti­oxi­dan­tes, fun­da­men­ta­les pa­ra com­ba­tir los ra­di­ca­les li­bres, cau­san­tes del de­te­rio­ro ce­lu­lar; ade­más, pre­vie­nen las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, el cán­cer y el Alz­hei­mer.

Pro­duc­ción ca­se­ra

Ca­si to­das es­tas be­bi­das se con­si­guen en el su­per­mer­ca­do o en las ca­sas na­tu­ris­tas, pe­ro tam­bién es muy fá­cil ela­bo­rar­las en ca­sa. Si se quie­re ha­cer de fru­tos se­cos o se­mi­llas es im­por­tan­te que sean fres­cos y nun­ca usar aque­llos con agre­ga­do de sal. En el ca­so de los ce­rea­les, pue­den ser blan­cos o in­te­gra­les; cru­dos o tos­ta­dos, pe­ro sin sal ni azú­car y la so­ja tie­ne que ser blan­ca. La ela­bo­ra­ción va­ria­rá se­gún el in­gre­dien­te ele­gi­do.

Pa­ra el ca­so de la ave­na, li­cuar 6 cu­cha­ra­das so­pe­ras de co­pos de ave­na y 1 li­tro de agua has­ta ob­te­ner un lí­qui- do ho­mo­gé­neo. Co­lar con un co­la­dor fino de alam­bre o un lien­zo de al­go­dón. La con­sis­ten­cia se re­gu­la con la can­ti­dad de agua.

Pa­ra ha­cer le­che de arroz hay que her­vir 8 tazas de agua y agre­gar una ta­za del ce­real bien la­va­do y co­ci­nar ta­pa­do a fue­go ba­jo du­ran­te dos ho­ras, re­vol­vien­do de vez en cuan­do. De­jar en­ti­biar y pro­ce­sar con 2 cu­cha­ra­das de acei­te neu­tro y miel a gus­to has­ta ob­te­ner una crema muy li­via­na. Si se desea pue­de agre­gar­se un po­co más de agua pa­ra di­luir­la.

Pa­ra ha­cer le­che a par­tir de se­mi­llas de sé­sa­mo es ne­ce­sa­rio re­mo­jar­las pre­via­men­te en­tre 3 y 4 ho­ras; en­jua­gar y li­cuar­las con 1 li­tro de agua has­ta ob­te­ner la con­sis­ten­cia desea­da.

Con la so­ja el pro­ce­so es más com­ple­jo. En pri­mer lu­gar hay que la­var muy bien 300 g de so­ja, des­car­tan­do aque­llos gra­nos que es­tén ro­tos, y re­mo­jar­las du­ran­te 12 ho­ras. Es­cu­rrir­las y pro­ce­sar- las en la li­cua­do­ra has­ta ob­te­ner una pas­ta; agre­gar­le 1 li­tro y me­dio de agua y se­guir li­cuan­do. Fil­trar con un lien­zo y se­pa­rar lo só­li­do. En es­te ca­so es im­por­tan­te her­vir­la; lle­var­la al fue­go y cuan­do sube la es­pu­ma re­ti­rar­la. Re­pe­tir el pro­ce­so has­ta que ya no le­van­te es­pu­ma y de­jar­la que hier­va 20 mi­nu­tos más.

Pa­ra ha­cer la le­che de al­men­dras hay que re­mo­jar 200 grs. de la se­mi­lla pe­la­da du­ran­te 12 ho­ras; en­jua­gar­las, es­cu­rrir­las y li­cuar­las en un li­tro de agua has­ta ob­te­ner un lí­qui­do flui­do y co­lar.

Con las nue­ces se pro­ce­de de la mis­ma ma­ne­ra, aun­que lue­go de pro­ce­sa­das hay que co­lar­las en un lien­zo de al­go­dón y pre­sio­nar pa­ra ob­te­ner el ju­go.

En to­dos los ca­sos de­ben en­va­sar­se en bo­te­llas o fras­cos de vi­drio de­bi­da­men­te la­va­dos, y bien ta­pa­dos con­ser­var­se en la he­la­de­ra. Con­su­mir an­tes de los 2 ó 3 días de ela­bo­ra­dos, por­que pier­den nu­trien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.