LA ES­TA­CIÓN DEL RI­ÑÓN

El in­vierno es la épo­ca del año en la que la ener­gía se re­fu­gia en la pro­fun­di­dad, lo que tor­na im­pres­cin­di­ble ex­tre­mar el cui­da­do de es­te ór­gano. Có­mo re­for­zar­lo pa­ra no per­der el equi­li­brio or­gá­ni­co y lle­gar a la pri­ma­ve­ra con más vi­ta­li­dad.

TAO - Tomo IV - - Salud -

Pa­ra quie­nes vi­vi­mos en es­ta par­te del pla­ne­ta, el 21 de ju­nio se co­no­ce co­mo el día en que co­mien­za el in­vierno, fe­cha que pue­de te­ner di­ver­sas con­no­ta­cio­nes den­tro de las cosas que po­de­mos per­ci­bir. Pe­ro tam­bién ese día ocu­rre otro su­ce­so en un plano me­nos tan­gi­ble: es el mo­men­to en que la ener­gía de la Tie­rra se en­cuen­tra en el má­xi­mo Yin y Yang y len­ta­men­te co­mien­za a desa­rro­llar­se, lo que ha­ce ne­ce­sa­rio to­mar cier­tos re­cau­dos pa­ra no per­der el equi­li­brio or­gá­ni­co y men­tal.

Por es­ta ra­zón el ri­ñón se con­vier­te en el ór­gano do­mi­nan­te de la tem­po­ra­da, con especial in­fluen­cia en el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo; y de los cui­da­dos que le dis­pen­se­mos de­pen­de­rá la sa­lud del res­to del año.

“La edad de una per­so­na no se mi­de por su fe­cha de na­ci­mien­to sino por su sa­lud, y de ella de­pen­de el es­ta­do del ri­ñón. Si lo man­te­ne­mos fuer­te, en­ton­ces se ten­drá una vi­da lar­ga. Y de no­so­tros de­pen­de que fun­cio­ne a pleno”, afir­ma el maes­tro Liu Ming. Ade­más, la de­bi­li­dad de es­te ór­gano tam­bién se re­fle­ja en las ac­ti­tu­des y el com­por­ta­mien­to de una per­so­na.

“El ri­ñón se re­la­cio­na con el te­mor, en­ton­ces, si es­tá dé­bil te­me­re­mos en­fren­tar­cual­quier si­tua­ción. Bas­ta con pres­tar aten­ción al com­por­ta­mien­to de los ni­ños pa­ra dar­se cuen­ta; ellos no le te­men a na­da y es por­que en los pri­me­ros años de vi­da el ri­ñón tie­ne mu­cha ener­gía.”

Des­de el pun­to de vis­ta o-rgá­ni­co, el ri­ñón nos de fien­de de la agre­sión que el frío ejer­ce so­bre el cuer­po y evi­ta la apa­ri­ción de do­lo­res ge­ne­ra­li­za­dos, es­pe­cial­men­te en múscu­los, ar­ti­cu­la­cio­nes y hue­sos. Cuan­do no po­see la su­fi­cien­te ener­gía lo más pro­ba­ble es que se des­en­ca­de­ne la ar­tro­sis o de­bi­li­dad mus­cu­lar e, in­clu­so, su­fra­mos de in­som­nio.

“Cuan­do el Yin no tie­ne la fuer­za su­fi­cien­te, el Yang sube y se pro­du­ce un des­equi­li­brio de ener­gía que da lu­gar a la en­fer­me­dad”, ex­pli­ca Liu Ming.

Cui­da­dos es­pe­cia­les

La pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la de­bi­li­dad del ri­ñón es po­si­ble siem­pre y cuan­do pon­ga­mos en prác­ti­ca al­gu­nos cui­da­dos bá­si­cos. La pri­me­ra me­di­da es usar el abri­go ade­cua­do, aún cuan­do se ten­ga una bue­na to­le­ran­cia al frío; re­cor­de­mos que cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ba­ja, el or­ga­nis­mo de­be ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra ca­len­tar­lo y en ese pro­ce­so se uti­li­za ma­yor can­ti­dad de ener­gía Yang. El abri­go de­be in­cluir guan­tes, de­bi­do a que en la pun­ta de los de­dos na­cen to­dos los me­ri­dia­nos, y go­rro, ya que el ca­lor se pier­de por la ca­be­za. In­clu­so, al fi­nal del in­vierno, cuan­do los días se vuel­ven más cá­li­dos, es ne­ce­sa­rio lle­var un abri­go ex­tra y co­lo­cár­se­lo si el cli­ma cam­bia re­pen­ti­na­men­te, es­pe­cial­men­te cuan­do se es ma­yor; de es­ta ma­ne­ra se pre­ser­va la ener­gía. En el ca­so de los ni­ños no ha­ce fal­ta tan­to abri­go, ya que el frío los ayu­da a desa­rro­llar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Lo mis­mo ocu­rre a la ho­ra del des­can­so.

“Los ni­ños no tie­nen que dor­mir en una ha­bi­ta­ción muy ca­le­fac­cio­na­da, si su­fren un po­co de frío el cuer­po se pre­pa­ra po­nien­do en fun­cio­na­mien­to los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios pa­ra desa­rro­llar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Na­tu­ral­men­te, tam­po­co se de­be exa­ge­rar y pa­ra em­pe­zar a cui­dar el ri­ñón, po­de­mos to­mar co­mo pa­rá­me­tro la apa­ri­ción de las mue­las de jui­cio, apro­xi­ma­da­men­te en­tre los 20 y 23 años, de ma­ne­ra de lle­gar a la ter­ce­ra edad con una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Un error muy común que sue­len co­me­ter es­pe­cial­men­te las mu­je­res y es abri­gar­se de­ma­sia­do la par­te su­pe­rior del cuer­po y muy po­co la par­te in­fe­rior; de na­da sir­ve usar bu­fan­das pa­ra ta­par­se el cue­llo si lue­go se usan po­lle­ras cor­tas y me­dias fi­nas. La­men­ta­ble­men­te, cuan­do son ma­yo­res su­fren mu­chí­si­mos pro­ble­mas de sa­lud”.

La con­se­cuen­cia más evi­den­te de esa ma­la cos­tum­bre que se­ña­la Liu Ming es la acu­mu­la­ción de lí­qui­do en el to­bi­llo, que ade­más de in­fla­ma­ción, pro­vo­ca que suban la glu­co­sa, la pre­sión ar­te­rial y el co­les­te­rol.

“Es­to su­ce­de por­que se da­ña la raíz de la ener­gía. Te­ne­mos que re­cor­dar que los ór­ga­nos se en­car­gan de dar­le ca­lor a la par­te su­pe­rior del cuer­po; en cam­bio aba­jo, so­mos no­so­tros los que de­be­mos ha­cer­lo. Por eso es que in­sis­to tan­to en que se de­ben usar dos pa­res de me­dias y cal­zas de­ba­jo de otro pan­ta­lón. Las po- lle­ras es me­jor guar­dar­las pa­ra el ve­rano”.

Los con­se­jos de Huang Di

El ri­ñón guar­da la esen­cia del cuer­po, de allí la im­por­tan­cia de pre­ser­var­la en in­vierno. Ade­más, se re­la­cio­na con el ele­men­to Agua, que ali­men­ta a la Ma­de­ra (pri­ma­ve­ra) pa­ra que la vi­da pue­da desa­rro­llar­se. En el li­bro clá­si­co de me­di­ci­na, Huang Di Nei­jing, el em­pe­ra­dor Ama­ri­llo se­ña­la que du­ran­te los tres me­ses de in­vierno la ener­gía se de­be ce­rrar, cu­brir y guar­dar en lo pro­fun­do. Pa­ra cui­dar la sa­lud es ne­ce­sa­rio des­can­sar más, en­tre 8 y 10 ho­ras de sue­ño son lo ideal; in­clu­so y en la me­di­da de lo po­si­ble, que­dar­se en la ca­ma has­ta que sal­ga el sol, ya que, co­men­zar el día cuan­do aún es­tá os­cu­ro con­fun­de al Chi y oca­sio­na des­equi­li­brios.

En cuan­to a las emo­cio­nes, la ten­den­cia es a la in­tros­pec­ción y cier­ta me-

lan­co­lía. “La sen­sa­ción del in­vierno es co­mo la de te­ner un se­cre­to guar­da­do den­tro nues­tro que no que­re­mos com­par­tir. Es­tar un po­co más ca­lla­dos y no tan ale­gres es to­tal­men­te na­tu­ral y saludable. Cuan­do nos reí­mos o ex­pre­sa­mos es­ta­mos ex­te­rio­ri­zan­do la ener­gía y el cuer­po se abre y pier­de la ener­gía Yang”.

El in­vierno y el agua tam­bién se li­gan a la sa­bi­du­ría, es un buen mo­men­to pa­ra es­tu­diar por­que la ener­gía lle­ga a la pro­fun­di­dad del ser y del co­no­ci­mien­to.

Huang Di tam­bién de­cía que hay que apro­ve­char es­ta épo­ca pa­ra que las re­la­cio­nes de pa­re­ja se afian­cen des­de el pun­to de vis­ta es­pi­ri­tual con el fin de pre­ser­var la ener­gía del ri­ñón.

Ali­men­ta­ción ener­gé­ti­ca

En la épo­ca in­ver­nal exis­te una ten­den­cia a co­mer ali­men­tos más ca­ló­ri­cos y por­cio­nes más ge­ne­ro­sas. La bue­na no­ti­cia es que es­te ins­tin­to no de­be re­pri­mir­se, ya que el cuer­po los ne­ce­si­ta pa­ra so­bre­lle­var las tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas. La elec­ción de­be ser mi­nu­cio­sa, por ejem­plo, pa­ra re­for­zar el Yang na­cien­te es con­ve­nien­te con­su­mir car­ne de cordero, y pa­ra el ri­ñón, la de cer­do. Las le­gum­bres (so­ja, po­ro­tos mung, etc.) y las se­mi­llas (sé­sa­mo, mi­jo, etc.) tam­bién pue­den in­cor­po­rar­se al me­nú, ya que en ellas se en­cuen­tra la ener­gía más con­cen­tra­da. Lo ideal es ele­gir aque­llos ali­men­tos de co­lor ne­gro que, se­gún la ley de los cin­co ele­men­tos, es el que le co­rres­pon­de a es­ta es­ta­ción del año. En­tre ellos hon­gos, al­gas, fru­tos, ri­ño­nes de va­ca o de cer­do y has­ta un ti­po de po­llo de ra­za chi­na que po­see car­ne ne­gra (se con­si­gue en el ba­rrio chino de Bel­grano).

“En es­ta épo­ca es ne­ce­sa­rio con­su­mir más gra­sas, por lo cual es con­ve­nien­te co­ci­nar con ce­bo­lla, ajo, jen­gi­bre y vino blan­co, por­que de es­ta ma­ne­ra se trans­for­man y se eli­mi­nan los po­si­bles tó­xi­cos y no re­sul­tan agre­si­vas pa­ra el or­ga­nis­mo”.

En cuan­to a la tem­pe­ra­tu­ra de los ali­men­tos, si bien la re­co­men­da­ción es con­su­mir­los ca­lien­tes, oca­sio­nal­men­te se po­dría co­mer al­go frío, ya que el cuer­po es­tá me­jor pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir­lo.

“Co­mo la ener­gía es­tá guar­da­da en la pro­fun­di­dad, si in­gre­sa al­go frío po­drá de­fen­der­se me­jor de es­ta agre­sión. Al con­tra­rio de lo que se cree, to­mar un he­la­do en in­vierno per­ju­di­ca me­nos que en ve­rano, mo­men­to en que la ener­gía se en­cuen­tra afue­ra del cuer­po y el or­ga­nis­mo es­tá des­pro­te­gi­do. Tam­bién es im­por­tan­te be­ber una co­pa de vino por la no­che pa­ra ayu­dar a que la san­gre cir­cu­le en for­ma flui­da, ya que uno de los pro­ble­mas fre­cuen­tes del in­vierno es, pre­ci­sa­men­te, la ma­la cir­cu­la­ción”.

Du­ran­te la épo­ca in­ver­nal no es ne­ce­sa­rio to­mar los dos li­tros dia­rios de agua que sí se ne­ce­si­tan en ve­rano, ya que prác­ti­ca­men­te no se trans­pi­ra. Y hay que evi­tar es­pe­cial­men­te una prác­ti­ca muy fre­cuen­te en es­ta épo­ca en las mu­je­res, que es aguan­tar las ga­nas de ha­cer pis.

“Cuan­do ori­na­mos tam­bién desecha­mos la ener­gía su­cia del or­ga­nis­mo, por eso al aguan­tar las ga­nas de ha­cer­lo es­ta­mos pro­vo­can­do una acu­mu­la­ción de tó­xi­cos que pue­de cau­sar cálcu­los en el ri­ñón, más allá de que cuan­do es­te fun­cio­na mal, to­do el or­ga­nis­mo se re­sien­te”.

Las in­fec­cio­nes uri­na­rias son un pro­ble­ma común en el in­vierno y se de­be a que el frío afec­ta los me­ri­dia­nos de ri­ñón y la ve­ji­ga, que na­cen en la plan­ta de los pies.

“Mu­chos de mis pa­cien­tes tie­nen ese pro­ble­ma en for­ma re­cu­rren­te; les apli­co acu­pun­tu­ra y les ex­pli­co que es ne­ce­sa­rio que se abri­guen bien los pies. Cuan­do si­guen mi con­se­jo de­sa­pa­re­ce la in­fec­ción”.

Re­me­dios na­tu­ra­les

Y ya que ha­bla­mos de pro­te­ger el ri­ñón, lo me­jor es te­ner a mano un bo­ti­quín na­tu­ral de pri­me­ros au­xi­lios pa­ra que los ma­les co­mu­nes de es­te ór­gano, co­mo in­fec­cio­nes uri­na­rias y cis­ti­tis, pro­ble­mas de prós­ta­ta y ve­ji­ga o cálcu­los no se ex­tien­dan en el tiem­po de­bi­li­tán­do­lo. La me­di­ci­na tra­di­cio­nal taoís­ta cuen­ta con va­rias re­ce­tas ela­bo­ra­das

a par­tir de hier­bas, raí­ces y has­ta le­gum­bres pa­ra en­fren­tar­los. Vea­mos:

Diu­ré­ti­cos

La re­ten­ción de lí­qui­dos exi­ge de­ma­sia­do el fun­cio­na­mien­to del ri­ñón y ade­más pue­de pro­vo­car in­fec­cio­nes uri­na­rias, por lo tan­to se de­be es­ti­mu­lar­lo pa­ra que los eli­mi­ne. Pa­ra lo­grar­lo, co­mer una vez al día la pas­ta que se ob­tie­ne de her­vir a fue­go len­to 30 gra­mos de po­ro­tos mung, o be­ber una in­fu­sión de co­la de ca­ba­llo.

In­fec­ción uri­na­ria

Her­vir 250 grs. de bol­sa de pas­tor fres­co y 10 grs. de re­ga­liz en me­dio li­tro de agua. To­mar dos ve­ces por día has­ta que el pro­ble­ma des­apa­rez­ca.

In­con­ti­nen­cia uri­na­ria

Ob­te­ner el ju­go de 500 gra­mos de ca­ña de azú­car y co­lar­la. Re­pe­tir el pro­ce­so (por se­pa­ra­do) con 500 gra­mos de raíz de lo­to. Mez­clar am­bos ju­gos y be­ber una vez al día.

Ar­dor al ori­nar

Sal­tear en una sar­tén 250 gra­mos de bro­tes de po­ro­tos mung y co­mer una vez al día. Pue­den agre­gar­se a las co­mi­das.

Cálcu­los en la ve­ji­ga

Ha­cer en una olla de ce­rá­mi­ca (nun­ca de me­tal) un cal­do con 50 grs. de bar­ba de cho­clo, 10 de re­ga­liz y 20 de plán­ta­go (plan­ta her­bá­cea), co­lar, agre­gar 30 grs. de arroz y co­ci­nar­lo a fue­go len­to; en­dul­zar y co­mer en ayu­nas.

For­ta­le­cer la prós­ta­ta

Cuan­do el ri­ñón fun­cio­na mal la prós­ta­ta pier­de la ener­gía y sue­le in­fla­mar­se. Es­tas tres re­ce­tas ayu­dan a so­lu­cio­nar am­bos pro­ble­mas.

-Lle­var a fue­go len­to 1 li­tro de agua y agre­gar­le 60 gra­mos de se­mi­llas de mo­re­ra, 30 de arroz y 30 de po­ro­tos mung. Co­ci­nar has­ta que se eva­po­re la mi­tad del lí­qui­do;

co­lar, en­dul­zar y be­ber una vez al día.

-Her­vir en una ta­za de agua 30 grs. de hon­gos blan­cos (pre­via­men­te hi­dra­ta­dos) has­ta que es­tén tier­nos. In­cor­po­rar una ba­na­na y con­ti­nuar con la coc­ción unos mi­nu­tos más. Apa­gar el fue­go y ha­cer un pu­ré. Co­mer una vez al día.

-Otra op­ción es her­vir a fue­go len­to en me­dio li­tro de agua 30 gra­mos de hi­gos fres­cos y azú­car en ro­ca a gus­to. Be­ber una vez al día

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.