LI­CHI, EL FRU­TO DE LA JU­VEN­TUD

Co­no­ci­da tam­bién co­mo ci­rue­la chi­na, es con­si­de­ra­da la fru­ta exó­ti­ca más fi­na del mun­do por su pe­que­ño ta­ma­ño, in­ten­so co­lor ro­jo y sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co. Ade­más de sus bon­da­des me­di­ci­na­les, con­su­mir­la re­ge­ne­ra y re­tar­da el en­ve­je­ci­mien­to de la piel.

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

Se sa­be que las mu­je­res orien­ta­les tie­nen una be­lle­za par­ti­cu­lar, pe­ro ade­más sue­len apa­ren­tar me­nos años de los que real­men­te tie­nen. En ge­ne­ral se cree que eso se de­be a los secretos de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral que sue­len usar pa­ra cui­dar su piel, es­pe­cial­men­te la del ros­tro. Los pé­ta­los de ro­sas y el agua de arroz son al­gu­nos de los que em­plean, pe­ro tam­bién le dan gran im­por­tan­cia a al­gu­nos ali­men­tos, es­pe­cial­men­te fru­tas y ver­du­ras, que con­si­de­ran in­dis­pen­sa­bles pa­ra man­te­ner la ter­su­ra de su piel, y en­tre ellos se en­cuen­tra exó­ti­co li­chi, o ci­rue­la chi­na, un fru­to ori­gi­na­rio del sur del país que mer­ced a sus bon­da­des te­ra­péu­ti­cas hoy es fa­mo­so en to­do el mun­do.

“El li­chi cre­ce par­ti­cu­lar­men­te en una re­gión de Chi­na lla­ma­da Li­nan, que es muy hú­me­da. Es­te es un da­to muy im­por­tan­te, ya que es­te fru­to ayu­da a pro­te­ger al cuer­po de ese ex­ce­so de hu­me­dad y por eso se lo pue­de co­mer en gran can­ti­dad; pe­ro en los lu­ga­res en que el cli­ma es más se­co se de­be te­ner cui­da­do con su con­su­mo, ya que po­dría su­bir de­ma­sia­do el Fue­go in­terno y per­ju­di­car la sa­lud. Te­nien­do en cuen­ta es­te con­se­jo, se pue­de usar con fi­nes me­di­ci­na­les o cos­mé­ti­cos”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Se­gún la cla­si­fi­ca­ción ali­men­ta­ria taoís­ta, el li­chi po­see una ca­rac­te­rís­ti­ca in­ter­me­dia en cuan­to a su ener­gía, su sa­bor es dul­ce con un le­ve to­que áci­do, lo que ge­ne­ra sa­li­va,

in­dis­pen­sa­ble pa­ra fa­ci­li­tar la di­ges­tión, ar­mo­ni­zar el es­tó­ma­go y to­ni­fi­car la ener­gía y la san­gre.

“El con­su­mo de li­chi per­mi­te hi­dra­tar pro­fun­da­men­te al or­ga­nis­mo, lo que evi­ta un pro­ble­ma muy fre­cuen­te en al­gu­nas per­so­nas que es te­ner la bo­ca se­ca en for­ma ca­si con­ti­nua”.

Ade­más, po­see otras fun­cio­nes de gran im­por­tan­cia. Por ejem­plo, des­in­fla­ma y eli­mi­na los quis­tes; pre­vie­ne y con­tro­la las pe­que­ñas he­mo­rra­gias in­ter­nas y re­gu­la las in­fla­ma­cio­nes y acu­mu­la­ción de ca­lor de cier­tas zo­nas del cuer­po, tan­to pro­du­ci­das por trau­ma­tis­mo o por des­equi­li­brios de ener­gía.

Ejer­ce un po­der for­ta­le­ce­dor del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, por lo tan­to su con­su­mo es muy re­co­men­da­ble pa­ra po­der pre­ve­nir y tam­bien eli­mi­nar in­fec­cio­nes de to­do ti­po. Por otra par­te, cuan­do se ha es­ta­do mu­cho tiem­po con­va­le­cien­te, el cuer­po se de­bi­li­ta y la fuer­za dis­mi­nu­ye; en es­tos ca­sos el li­chi es una ex­ce­len­te for­ma de re­cu­pe­rar­se de es­te cua­dro, ya que ge­ne­ra ener­gía.

Por siem­pre jo­ven

Es­te de­li­cio­so fru­to po­see gran can­ti­dad de vi­ta­mi­na C, que in­ter­vie­ne en la for­ma­ción de co­lá­geno, in­dis­pen­sa­ble pa­ra cu­rar las le­sio­nes ex­ter­nas ya que ace­le­ra la ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das. Ade­más, con­tro­la los ra­di­ca­les li­bres, res­pon­sa­bles del en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las, e hi­dra­ta la piel.

Por otra par­te, apor­ta gran can­ti­dad de mag­ne­sio y po­ta­sio, que es­ti­mu­lan la con­cen­tra­ción men­tal, le­van­tan el áni­mo, re­po­nen del can­san­cio ex­tre­mo y evi­tan las con­trac­tu­ras. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca con­tri­bu­yó an­ti­gua­men­te a con­su­mir li­chi co­mo re­gu­la­dor del sue­ño, por­que ge­ne­ra un es­ta­do de aními­co que con­tri­bu­ye a ba­jar la an­sie­dad y cal­ma los nerviosos, evi­tan­do el in­som­nio.

Co­mo con to­dos los ali­men­tos, aún cuan­do sean bue­nos pa­ra la sa­lud, se de­be te­ner cui­da­do con los ex­ce­sos, por eso Liu Ming ad­vier­te que su in­cor­po­ra­ción a la die­ta de­be ser gra­dual.

“El li­chi es una fru­ta muy saludable y pue­de con­su­mir­se sin pro­ble­mas, pe­ro la can­ti­dad la de­be de­ter­mi­nar ca­da per­so­na; só­lo uno es quien pue­de me­dir si los efec­tos que cau­sa un de­ter­mi­na­do ali­men­to o me­di­ci­na son bue­nos o no pa­ra su cuer­po. Al­gu­nos de los efec­tos se­cun­da­rios cuan­do se co­me más de lo que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta o to­le­ra son las náu­seas o los sín­to­mas si­mi­la­res a los de una bo­rra­che­ra. Tam­bién pue­de cau­sar un ex­ce­so de Yang y una ba­ja con­si­de­ra­ble de Yin; por eso aque­llas per­so­nas con más ener­gía de es­te ti­po de­ben res­trin­gir su con­su­mo al mí­ni­mo. Lo mis­mo ocu­rre si se vi­ve en una re­gión muy se­ca. Bue­nos Aires es un buen lu­gar pa­ra con­su­mir li­chi, por­que su cli­ma es hú­me­do y es­te fru­to con­tri­bu­ye a equi­li­brar­la en el or­ga­nis­mo”.

Re­ce­tas sa­lu­da­bles

Si bien sue­le co­mer­se fres­co, el li­chi tam­bién se con­si­gue di­se­ca­do y pue­de ser em­plea­do pa­ra la pre­pa­ra­ción de in­fu­sio­nes y so­pas. Las se­mi­llas tam­bién pue­den con­su­mir­se, pe­ro nun­ca de­be usar­se la cor­te­za, ya que pue­de ser muy tó­xi­ca.

Con la pul­pa pue­de pre­pa­rar­se una in­fu­sión que me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to del ba­zo y re­fuer­za la san­gre, in­di­ca­da pa­ra la anemia o de­bi­li­dad ge­ne­ral.

Co­lo­car en un re­ci­pien­te una ta­za de agua, agre­gar­le 15 gra­mos de li­chi di­se­ca­do y 30 gra­mos de dá­ti­les, tam­bién se­cos. Lle­var a fue­go len­to y co­ci­nar jun­tos has­ta que es­tén blan­dos.

Con las se­mi­llas se pue­de ha­cer un té que ali­via los efec­tos del frío y los do­lo­res ab­do­mi­na­les. En es­te ca­so hay que her­vir en una ta­za de agua 15 gra­mos de se­mi­llas de li­chi y 10 gra­mos de se­mi­llas de na­ran­jas, am­bas se­cas, de­jar re­po­sar y co­lar. Si se desea, en­dul­zar con azú­car ne­gra.

An­ti­gua­men­te los cam­pe­si­nos chi­nos to­ma­ban una sopa de li­chi pa­ra ca­len­tar el ba­zo, re­for­zar el ri­ñón y me­jo­rar la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria o la enure­sis en los ni­ños. Pa­ra ha­cer­la hay que her­vir 15 uni­da­des de li­chi se­co y el in­tes­tino de un po­llo, bien lim­pio, has­ta que am­bos in­gre­dien­tes es­tén bien tier­nos y be­ber el cal­do an­tes de ir­se a dor­mir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.