ORI­GEN PE­QUE­ÑO DE GRAN­DES MA­LES

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na el cuer­po es inmortal, los que acor­tan la vi­da son los ma­los há­bi­tos a los que no pres­ta­mos aten­ción y que por acu­mu­la­ción ter­mi­nan pro­vo­can­do en­fer­me­da­des. Cuá­les son, có­mo co­rre­gir­los y la im­por­tan­cia del equi­li­brio.

TAO - Tomo IV - - Prevención -

Sen­tar­se de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, co­mer mal o a cual­quier ho­ra, des­can­sar po­co, mor­der­se las uñas son só­lo al­gu­nos há­bi­tos que apa­ren­tan ser inocen­tes pe­ro, sos­te­ni­dos en el tiem­po, de­bi­li­tan el or­ga­nis­mo y acor­tan la vi­da.

“Las ma­las cos­tum­bres ge­ne­ran la en­fer­me­dad. Nues­tro cuer­po en reali­dad es inmortal, el pro­ble­ma es que no­so­tros no lo cui­da­mos co­mo es de­bi­do y se de­te­rio­ra. Las en­fer­me­da­des se pro­du­cen por la fal­ta de co­no­ci­mien­to y pa­ra cu­rar­se es ne­ce­sa­rio co­no­cer los mo­ti­vos que la ge­ne­ra­ron, de lo con­tra­rio es im­po­si­ble lo­grar­lo”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Des­de siem­pre exis­tió una gran preo­cu­pa­ción del hom­bre por pre­ser­var la sa­lud y alar­gar la vi­da; en el li­bro clá­si­co de me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na Huang Di Nei­jing, su au­tor, el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo, reali­zó una re­co­pi­la­ción de­ta­lla­da de los fac­to­res que pue­den pro­vo­car la en­fer­me­dad y or­ga­ni­zó una se­rie de con­se­jos que aún hoy es uti­li­za­do por lo re­fe­ren­tes de la me­di­ci­na chi­na. En uno de sus ca­pí­tu­los, ha­ce re­fe­ren­cia a la ne­ce­si­dad de equi­li­brar el me­nú dia­rio y ex­pli­ca que la me­jor for­ma de cui­dar la sa­lud y pre­ve­nir en­fer­me­da­des es equi­li­brar los sa­bo­res de la co­mi­da pa­ra que siem­pre sean sua­ves.

“Al­gu­nas per­so­nas pre­fie- ren las co­mi­das muy con­di­men­ta­das y es­to re­pre­sen­ta una di­fi­cul­tad en el pro­ce­so di­ges­ti­vo. No to­do lo que pue­de ser bueno pa­ra una per­so­na que vi­ve en una zo­na hú­me­da, lo es pa­ra el que vi­ve en una fría o se­ca. Los pi­can­tes, por ejem­plo, son idea­les pa­ra la ciu­dad de Bue­nos Aires, pe­ro no pa­ra Neu­quén”.

Más allá de los gus­tos o los há­bi­tos, lo que se de­be te­ner en cuen­ta es que el ex­ce­so del pi­can­te en las co­mi­das afec­ta a la ve­sí­cu­la y al hí­ga­do; ade­más sube de­ma­sia­do el Chi, que no es bueno pa­ra el co­ra­zón.

Más co­no­ci­das son las con­se­cuen­cias que aca­rrea el ex­ce­so de sal, por­que ab­sor­be los lí­qui­dos del cuer­po y tor­na la san­gre más pe­ga­jo­sa, pro­vo­can­do hi­per­ten­sión ar­te­rial, de­te­rio­ran­do ve­nas y ar­te­rias y ge­ne­ran­do pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. Sin em­bar­go, la me­di­ci­na chi­na acon­se­ja no res­trin­gir to­tal­men­te su con­su­mo.

“Las per­so­nas que co­men sin na­da de sal tie­nen una ac­ti­tud de des­gano, les fal­ta ener­gía y su ca­rác­ter es frío y ego­cén­tri­co. La idea es equi­li­brar y de­ter­mi­nar su uso se­gún la ac­ti­vi­dad fí­si­ca: las se­den­ta­rias de­ben re­du­cir­lo, y las ac­ti­vas au­men­tar­la”. El sa­bor áci­do en ex­ce­so de­bi­li­ta los hue­sos, los dien­tes y la fun­ción del ri­ñón y de la ve­ji­ga, por­que el áci­do se co­rres­pon­de con el ele­men­to Ma­de­ra, que ab­sor­be el Agua, ele­men­to que co­rres­pon­de a los hue­sos. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con el amar­go, y el con­su­mo de mu­cho dul­ce qui­ta el Fue­go, que tam­bién afec­ta al co­ra­zón cau­san­do ta­qui­car­dia, de­bi­li­ta al ba­zo y se re­fle­ja en la acu­mu­la­ción de gra­sa en el cuer­po, al­go que es fá­cil de ve­ri­fi­car en aque­llas per­so­nas que

beben de­ma­sia­das be­bi­das ga­seo­sas du­ran­te la co­mi­da.

Co­mer muy rá­pi­do, no res­pe­tar los ho­ra­rios o ha­cer una so­lo co­mi­da al día tam­bién pro­vo­can des­ajus­tes en el or­ga­nis­mo. En el pri­mer ca­so pue­de ge­ne­rar colon irritable, por­que los bo­ca­dos no lle­gan lo su­fi­cien­te­men­te pro­ce­sa­dos al es­tó­ma­go, y en el otro sue­len ser mo­ti­vo de de­bi­li­dad fí­si­ca, so­bre­pe­so y fal­ta de con­cen­tra­ción men­tal.

“Lo mis­mo ocu­rre cuan­do se co­me más de lo que se ne­ce­si­ta, ya que se pro­du­ce un gas­to ex­tra de ener­gía Yin que per­ju­di­ca el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro. Ali­men­tar­se es un tra­ba­jo im­por­tan­tí­si­mo y es por eso que de­be po­ner­se to­da la ener­gía en esa ac­ti­vi­dad, sin lle­var a la me­sa preo­cu­pa­cio­nes o enojos que pue­dan co­rrer el fo­co de lo que es­ta­mos ha­cien­do o da­ñan­do sin dar­nos cuen­ta otro ór­gano, co­mo al hí­ga­do, que se en­fer­ma con la ira, o al co­ra­zón, al que da­ña la an­gus­tia”.

Co­mo ya he­mos di­cho mu­chas ve­ces, el al­cohol es el rey de la me­di­ci­na, pe­ro siem­pre y cuan­do se consuma en for­ma me­di­da y se es­té en bue­nas con­di­cio­nes fí­si­cas, por­que in­ge­rir­lo en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias pue­de in­cre­men­tar el ma­les­tar. Por ejem­plo, cuan­do se es­tá pa­de­cien­do al­gu­na en­fer­me­dad vi­ral.

“La ra­zón es muy sen­ci­lla: el al­cohol ace­le­ra y fa­ci­li­ta la cir­cu­la­ción san­guí­nea. En­ton­ces al in­cor­po­rar­lo al or­ga­nis­mo el virus po­drá ex­pan­dir­se más rá­pi­da­men­te por to­do el cuer­po”.

Tra­ba­jo y des­can­so

Dor­mir mu­cho o po­co es, sin du­das, otro mal há­bi­to; las ho­ras de sue­ño de­ben re­la­cio­nar­se con las es­ta­cio­nes del año, le­van­tar­se a la sa­li­da del sol y acos­tar­se cuan­do es­te cae es la con­sig­na se­gún la me­di­ci­na chi­na. En épo­ca in­ver­nal es ne­ce­sa­rio le­van­tar­se más tar­de y acos­tar­se tem­prano y en el ve­rano a la in­ver­sa. Pe­ro cuan­do es­te rit­mo no es cum­pli­do pue­den apa­re­cer des­equi­li­brios en el or­ga­nis­mo.

“Al dor­mir el cuer­po re­cu­pe­ra el Yin y for­ta­le­ce el Yang, si se duer­me po­co es­te me­ca­nis­mo no se cum­ple. Por otro la­do, cuan­do se duer­me más de lo de­bi­do se pier­de el Chi, la fuer­za, y se sien­te más can­san­cio”.

Por otra par­te, a la ho­ra de dor­mir es ne­ce­sa­rio ce­rrar el dor­mi­to­rio pa­ra que no exis­tan co­rrien­tes de ai­re que in­ter­fie­ran con el des­can­so. “El am­bien­te de­be es­tar a una tem­pe­ra­tu­ra tem­pla­da, se pue­den usar ca­le­fac­to­res o ai­re acon­di­cio­na­do pe­ro siem­pre a una tem­pe­ra­tu­ra que no pro­vo­que la trans­pi­ra­ción, ca­da uno de­be ade­cuar­lo a su cuer­po. Por­que la ener­gía en in­vierno de­be per­ma­ne­cer en el in­te­rior y al trans­pi­rar es­ta se ex­te­rio­ri­za. Otro con­se­jo es co­lo­car un va­so de agua en la me­si­ta de luz pa­ra que la ha­bi­ta­ción man­ten­ga la hu-

me­dad ade­cua­da”, sos­tie­ne Liu Ming.

Ac­ti­tu­des pe­li­gro­sas

Exis­ten al­gu­nas for­mas de com­por­tar­se que pue­den de­ri­var en en­fer­me­da­des a ve­ces gra­ves. Por ejem­plo, co­mer­se las uñas no só­lo im­pli­ca un pro­ble­ma es­té­ti­co, sino que las ma­nos es­tán per­ma­nen­te­men­te en con­tac­to con gér­me­nes pe­li­gro­sos, co­mo virus y bac­te­rias res­pon­sa­bles de ma­les me­no­res, co­mo gri­pes y res­fría, o mu gra­ves, co­mo he­pa­ti­tis. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do se tie­ne la cos­tum­bre de lle­var­se a la bo­ca cual­quier ob­je­to, co­mo mor­der la la­pi­ce­ra por ejem­plo, par des­car­gar ten­sio­nes.

Las ma­las pos­tu­ras tam­bién aten­tan contra la sa­lud. Sen­tar­se in­cli­na­do, es de­cir re­car­gan­do el cuer­po en for­ma asi­mé­tri­ca, es bas­tan­te fre­cuen­te. Cuan­do se ha­ce ha­cia el la­do de­re­cho pre­sio­na al hí­ga­do y la ve­sí­cu­la e im­pi­de que la ener­gía y la san­gre cir­cu­len ade­cua­da­men­te.

“El se­gun­do pre­si­den­te de Chi­na so­lía te­ner es­ta cos­tum­bre, in­clu­so en su es­cri­to­rio, don­de pa­sa­ba gran par­te del día; usa­ba una si­lla de mim­bre y el apo­ya­bra­zos de­re­cho es­ta­ba muy de­te­rio­ra­do de­bi­do a que siem­pre se apo­ya­ba de ese la­do. La­men­ta­ble­men­te, mu­rió a cau­sa de un cán­cer de hí­ga­do”, re­cuer­da Liu Ming.

Cuan­do se re­car­ga el peso del cuer­po ha­cia el la­do iz­quier­do, en­ton­ces se en­tor­pe­ce­rá la cir­cu­la­ción de la ener­gía en el ba­zo y el pán­creas.

Por úl­ti­mo, hay que pres­tar aten­ción tam­bién a las emo­cio­nes pa­ra te­ner una vi­da saludable. Por­que la ac­ti­tud frente a la vi­da es otra de sus claves. Ser pe­si­mis­ta o de­pre­si­vo no es una elec­ción, sin em­bar­go se de­be ha­cer lo po­si­ble por re­ver­tir­lo, de lo con­tra­rio la ener­gía no cir­cu­la con­ve­nien­te­men­te por el or­ga­nis­mo y al acu­mu­lar­se pue­de irre­me­dia­ble­men­te des­en­ca­de­nar al­gún ti­po de en­fer­me­dad. “La cla­ve es man­te­ner la paz in­ter­na, no es­tar siem­pre tris­tes, pe­ro tam­po­co ex­ce­der­nos en la ale­gría. El equi­li­brio es la me­jor me­di­ci­na,” con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.