Y QUE SÓ­LO LA MUER­TE LOS SEPARE

La mi­le­na­ria téc­ni­ca chi­na nos brin­da una se­rie de con­se­jos pa­ra or­ga­ni­zar los am­bien­tes de ma­ne­ra tal que ase­gu­ren la es­ta­bi­li­dad de la pa­re­ja. Có­mo de­co­rar el dor­mi­to­rio y los de­más ám­bi­tos del ho­gar pa­ra evi­tar con­flic­tos.

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

La con­vi­ven­cia pue­de des­gas­tar la re­la­ción de pa­re­ja y el ca­mino del ma­tri­mo­nio se tor­na es­pi­no­so y desem­bo­ca al­gu­nas ve­ces en una se­pa­ra­ción. Las ci­fras en la Ar­gen­ti­na son la­pi­da­rias: uno de ca­da dos ma­tri­mo­nios se se­pa­ra. Y aun­que es­ta tris­te es­ta­dís­ti­ca pa­re­ce no te­ner vuel­ta atrás, se­gún los es­pe­cia­lis­tas el Feng Shui apor­ta al­gu­nos con­se­jos pa­ra por lo me­nos tra­tar de evi­tar los pe­que­ños con­flic­tos co­ti­dia­nos que sin dar­nos cuen­ta van ero­sio­nan­do el víncu­lo afec­ti­vo.

“El ma­ne­jo de la ener­gía del ho­gar es pri­mor­dial pa­ra me­jo­rar la con­vi­ven­cia, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Ir­se a vi­vir jun­tos es la pri­me­ra de­ci­sión que se to­ma en pa­re­ja; la se­gun­da es ele­gir el lu­gar don­de se ha­rá. Pe­ro es­to no es tan sim­ple co­mo pa­re­ce, por­que to­dos idea­li­za­mos una ca­sa gran­de y con­for­ta­ble; sin em­bar­go, si és­ta fue­ra por ejem­plo úni­ca­men­te pa­ra la pa­re­ja, se co­rre­ría el ries­go de per­der el víncu­lo ya que el ám­bi­to de­be ser acor­de a la can­ti­dad de mo­ra­do­res. Por eso al co­mien­zo de la re­la­ción es con­ve­nien­te vi­vir en un lu­gar có­mo­do pe­ro pe­que­ño y am­pliar­lo o mu­dar­se a otro si­tio más gran­de a me­di­da que la fa­mi­lia crez­ca”.

La puer­ta prin­ci­pal tam­bién cum­ple un rol im­por­tan­te pa­ra pre­ser­var es­ta­bi­li­dad ma­tri­mo­nial. Pa­ra evi­tar pe­leas y desacuer­dos no de­be es­tar ubi­ca­da de ma­ne­ra tal que conecte di­rec­ta­men­te con la ca­lle ni tam­po­co es con­ve­nien­te que exis­tan va­rias en­tra­das, por­que es­to tam­bién in­ter­fie­re en la co­mu­ni­ca­ción.

“La co­ci­na, el co­me­dor y el li­ving de­ben ser es­pa­cios in­de­pen­dien­tes, si es­tá to­do jun­to la re­la­ción de la pa­re­jo pue­de tor­nar­se di­fí­cil y pue­den sur­gir desacuer­dos en la pa­re­ja”.

Cla­ro es­tá que no siem­pre se pue­de te­ner una ca­sa con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro los es­pa­cios pue­den ade­cuar­se al Feng Shui a par­tir de la de­co­ra­ción y la ilu­mi­na­ción; un biom­bo o un mue­ble pue­den crear am­bien­tes úni­cos.

El dor­mi­to­rio

En cuan­to a su ubi­ca­ción, el dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial de­be ali­near­se en la di­rec­ción más pro­pi­cia se­gún la lo­ca­li­za­ción de la pro­pie­dad. Aun­que pa­ra de­ter­mi­nar­lo es ne­ce­sa­rio que un es­pe­cia­lis­ta ana­li­ce la ener­gía to­tal de la cons­truc­ción, en lí­neas ge­ne­ra­les po­de­mos de­cir que no de­be es­tar en un lu­gar que re­ci­ba di­rec­ta­men­te ener­gía de cho­que, por ejem­plo, al fi­nal de un pa­si­llo. Lo ideal es que se ac­ce­da por un co­rre­dor o a tra­vés de otro am­bien­te y lue­go exis­ta un des­vío ha­cia la puer­ta de la ha­bi­ta­ción. Con res­pec­to al ta­ma­ño, lo más im­por­tan­te es des­ti­nar a la pa­re­ja aquel am­bien­te de ma­yo­res di­men­sio­nes, por­que ener­gé­ti­ca­men­te re­pre­sen­ta el con­trol so­bre la ca­sa, quien lo ha­bi­te ma­ne­ja­rá el ho­gar.

La ca­ma es el mue­ble más im­por­tan­te den­tro del dor­mi­to­rio y de­ba­jo de ella no de­ben acu­mu­lar­se ob­je­tos y si con­ta­ra con un ca­jón de guar­da­do de­be ele­gir­se cui­da­do­sa­men­te lo que allí se co­lo­que. Por ejem­plo, pue­de des­ti­nar­se pa­ra la ro­pa de ca­ma o li­bros, que ade­más es­ti­mu­lan la sa­bi­du­ría, y to­do de­be es­tar muy bien or­de­na­do por­que es­to tam­bién con­tri­bu­ye a la ar­mo­nía ma­ri­tal.

Los za­pa­tos no de­ben en­trar al dor­mi­to­rio por­que arras­tran la ener­gía ne­ga­ti­va de la ca­lle, pe­ro si es im­pres­cin­di­ble guar­dar­los en es­te cuar­to, pre­via- men­te de­ben lim­piar­se muy bien, en par­ti­cu­lar las sue­las.

“Lo ideal an­tes de en­trar a la ca­sa es cam­biar­se el cal­za­do por otro que sea de uso ex­clu­si­vo en el in­te­rior”.

El res­pal­do de la ca­ma tam­bién es im­por­tan­te, por eso es con­ve­nien­te co­lo­car uno a mo­do de tal cuan­do se ten­ga un so­mier.

“Cuan­do la pa­red del dor­mi­to­rio es com­par­ti­da con la de un ve­cino es fun­da­men­tal ais­lar la ca­ma con un res­pal­do, que fun­cio­na co­mo una ba­rre­ra pa­ra la ma­la ener­gía, es­pe­cial­men­te cuan­do no se sa­be qué hay del otro la­do”.

Los más ade­cua­dos son los de ma­de­ra o cue­ro, por­que son cá­li­dos; los de hie­rro trans­mi­ten frío y es­ta ener­gía po­dría in­fluir ne­ga­ti­va­men­te en la pa­re­ja.

Los de­más mue­bles del dor­mi­to­rio, co­mo me­sas de luz, si­llas, etc., de­be­rían ser de lí­neas cur­vas pa­ra evi­tar las

pun­tas rec­tas en los mue­bles apun­tan­do a don­de se en­cuen­tren los mo­ra­do­res del am­bien­te.

Imá­ge­nes po­si­ti­vas

Los cua­dros col­ga­dos en la pa­red don­de apo­ya la ca­be­ce­ra de la ca­ma no son una bue­na idea, en especial si mues­tran fo­tos de la pa­re­ja, de los hi­jos o de la fa­mi­lia; al con­tra­rio de lo que se pue­de pen­sar, re­pre­sen­ta una car­ga.

“Re­cor­de­mos que so­bre la ca­be­za nun­ca de­be ha­ber ob­je­tos pe­sa­dos y un cua­dro sue­le te­ner vi­drio y en la ma­yo­ría de los ca­sos mar­cos de ma­de­ra. Ade­más, ese de­be ser un es­pa­cio neu­tro pa­ra la pa­re­ja”.

Me­jor se­rá ele­gir otras pa­re­des pa­ra los cua­dros, por ejem­plo la del frente, y evi­tar aque­llos que ten­gan vi­drio; lo ideal es que sea un óleo en te­la. En cuan­to a las imá­ge­nes, de­be pri­vi­le­giar­se aque­llas que trans­mi­tan una sen­sa­ción de paz, ale­gría y es­pe­ran­za.“Re­cor­de­mos que se­rá lo pri­me­ro que se vea al des­per­tar y lo úl­ti­mo an­tes de dor­mir”.

Los te­le­vi­so­res y los es­pe­jos frente a la ca­ma no son re­co­men­da­bles por va­rios mo­ti­vos. En pri­mer lu­gar por­que la ener­gía que ema­na de to­dos los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos jue­ga en contra del des­can­so; y por­que el re­fle­jo del cuer­po en la pan­ta­lla o en el es­pe­jo con­fun­de la ener­gía y pro­vo­ca es­ta­dos de ner­vio­sis­mo que in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que el dor­mi­to­rio de­be ser un lu­gar des­ti­na­do al en­cuen­tro con la pa­re­ja y de des­can­so, por lo tan­to un te­le­vi­sor o apa­ra­tos elec­tró­ni­cos que dis­trai­gan la aten­ción no son re­co­men­da­bles.

“La pa­re­ja tie­ne que bus­car to­das las al­ter­na­ti­vas pa­ra fo­men­tar la re­la­ción y la unión. Ten­ga­mos en cuen­ta que den- tro de la fa­mi­lia (pa­dre, ma­dre, hi­jos) ellos son los úni­cos que no tie­nen un la­zo de san­gre, es de­cir, no se pa­re­cen en cuan­to al ca­rác­ter y es­to pue­de ju­gar­les en contra”.

Las cor­ti­nas del cuar­to tam­bién son im­por­tan­tes por­que aís­lan del ex­te­rior y fil­tran la ma­la ener­gía que po­dría even­tual­men­te in­gre­sar. En cuan­to al co­lor, de­be ele­gir­se aquel con el que la pa­re­ja se sien­ta a gus­to, aun­que en lí­neas ge­ne­ra­les los to­nos cá­li­dos son los más ade­cua­dos.

“El azul se re­la­cio­na con los ri­ño­nes, ór­gano que guar­da la ener­gía ori­gi­nal; el ro­jo es­ti­mu­la al co­ra­zón y pro­vo­ca más ale­gría; el ver­de el desa­rro­llo, cues­tio­nes muy re­la­cio­na­das con la vi­da en pa­re­ja”.

La ilu­mi­na­ción ideal es la cá­li­da, pro­ve­nien­te de ve­la­do­res, que in­vi­te a re­la­jar­se y crear un am­bien­te de ar­mo­nía; los co­lo­res fuertes, co­mo el ro­jo, pro­pi­cian la in­ti­mi­dad.

El ho­gar y los ni­ños

Pe­ro el fu­tu­ro de la pa­re­ja no se ci­ñe es­tric­ta­men­te al ade­cua­do Feng Shui del in­te­rior sino que tam­bién in­flu­ye el ám­bi­to ex­te­rior de la ca­sa. Si se pien­sa en te­ner hi­jos, lo ideal se­rá ele­gir un si­tio que per­mi­ta fluir la ener­gía del desa­rro­llo.

“Lo me­jor es que en­tre la puer­ta de en­tra­da a la ca­sa y la de la ca­lle exis­ta un pa­tio o jar­dín in­terno. Si tie­ne par­que es con­ve­nien­te una pi­le­ta o fuen­te de agua, pe­ro nun­ca de­be es­tar se­ca ni a me­dio lle­nar, ya que la des­cen­den­cia po­dría te­ner una inteligencia li­mi­ta­da. En cuan­to a las plan­tas del jar­dín, es me­jor que las es­pe­cies tre­pa­do­ras o col­gan­tes no in­va­dan las ca­sas ve­ci­nas, de lo con­tra­rio se po­dría ge­ne­rar una ener­gía ne­ga­ti­va que desem­bo­ca­ría en po­si­bles in­fi­de­li­da­des”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.