ME­NÚ CHINO PA­RA HIPERTENSOS

Se sa­be que la pre­sión ar­te­rial ele­va­da es una en­fer­me­dad si­len­cio­sa e irre­ver­si­ble, pe­ro el tra­ta­mien­to ade­cua­do per­mi­te re­du­cir sen­si­ble­men­te sus con­se­cuen­cias. Una al­ter­na­ti­va na­tu­ral pa­ra con­tro­lar­la.

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

Por su su­pues­ta au­sen­cia de sín­to­mas y sus gra­ves con­se­cuen­cias, la hi­per­ten­sión es una de las en­fer­me­da­des crónicas más pe­li­gro­sas que afec­ta a un nú­me­ro cre­cien­te de la po­bla­ción mun­dial, cons­ti­tu­yén­do­se en la prin­ci­pal cau­sa de muer­te pre­ma­tu­ra y la se­gun­da de dis­ca­pa­ci­dad por en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles co­mo el in­far­to, los ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res y los pro­ble­mas re­na­les. Se­gún la me­di­ci­na con­ven­cio­nal, la pre­sión al­ta fre­cuen­te pue­de te­ner un ori­gen or­gá­ni­co o he­re­di­ta­rio, pe­ro pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, que tam­bién coin­ci­de en re­la­cio­nar­la con el mal fun­cio­na­mien­to de al­gu­nos ór­ga­nos, se de­be prin­ci­pal­men­te al des­equi­li­brio pro­vo­ca­do por los ma­los há­bi­tos de vi­da.

“Mi ex­pe­rien­cia clí­ni­ca me per­mi­te con­cluir que es­ta en­fer­me­dad se de­be a di­fe­ren­tes há­bi­tos tó­xi­cos que no per­mi­ten que la san­gre cir­cu­le co­rrec­ta­men­te; co­mo con­se­cuen­cia de es­to, el or­ga­nis­mo de­be su­bir la pre­sión pa­ra irri­gar to­do el cuer­po, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Pa­ra res­ta­ble­cer­la ha­brá que des­blo­quear el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio, y eso pue­de lo­grar­se me­dian­te dis­tin­tos mé­to­dos. Pe­ro si los ma­los há­bi­tos per­sis­ten, en­ton­ces el pro­ble­ma se vol­ve­rá re­cu­rren­te. Re­cuer­do que tu­ve un pa­cien­te que vi­ve en Eu­ro­pa que su­fría de hi­per­ten­sión y su mé­di­co le di­jo que de­bía to­mar una me­di­ca­ción de por vi­da pa­ra con­tro­lar­la. Es­ta si­tua­ción lo te­nía muy preo­cu­pa­do y en cier­ta for­ma se re­sis­tía a acep­tar su des­tino. Su ma­dre, que era pa­cien­te mía, le re­co­men­dó que me con­sul­ta­ra. Le prac­ti­qué acu­pun­tu­ra y me­jo­ró no­ta­ble­men­te su es­ta­do. Du­ran­te el mes que es­tu­vo de va­ca­cio­nes en Bue­nos Aires lo tra­té y lo­gró re­cu­pe­rar su sa­lud; siem­pre al des­blo­quear la cir­cu­la­ción se cu­ra el pro­ble­ma”.

Son mu­chos los fac­to­res que in­ci­den en la pre­sión ar­te­rial, en­tre ellos y prin­ci­pal­men­te el so­dio, el ta­ba­quis­mo, la obe­si­dad y el al­cohol, pe­ro tam­bién hay otros tran­si­to­rios, co­mo ocu­rre a ve­ces du­ran­te el em­ba­ra­zo.

“En ge­ne­ral en es­te ca­so se da por­que la ener­gía de la ma­má sue­le ser in­su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer a ella y al be­bé, en­ton­ces el or­ga­nis­mo lo com­pen­sa su­bien­do su po­ten­cia. Por eso es muy im­por­tan­te con­tro­lar­la du­ran­te la ges­ta­ción y evi­tar los

ali­men­tos que con­ten­gan mu­cha sal”.

Otra de las cau­sas de las cau­sas es el mal des­can­so y el se­den­ta­ris­mo. En es­te sen­ti­do, los ejer­ci­cios que tra­ba­jen la ar­mo­nía in­ter­na co­mo el Chi Kung o el Tai Chi son muy efec­ti­vas a la ho­ra de ar­mo­ni­zar y co­nec­tar­se con el cuer­po.

“Per­der la unión en­tre men­te y cuer­po des­ar­mo­ni­za la ener­gía y pro­vo­ca mu­chí­si­mas en­fer­me­da­des. La cla­ve es­tá en re­cu­pe­rar esa unión con la que he­mos na­ci­do pe­ro que fui­mos per­dien­do con el pa­so de los años”.

La pe­sa­da he­ren­cia

La me­di­ci­na oc­ci­den­tal le ad­ju­di­ca una gran pre­va­len­cia al fac­tor he­re­di- ta­rio co­mo cau­san­te de la hi­per­ten­sión. Sin em­bar­go, pa­ra el maes­tro Liu Ming la cues­tión ge­né­ti­ca tie­ne po­ca o nu­la in­fluen­cia.

“No es tan fá­cil que la en­fer­me­dad de un pa­dre se trans­mi­ta a un hi­jo. La vi­da fu­tu­ra siem­pre co­rri­ge a la pa­sa­da; lo más pro­ba­ble es que se he­re­den los ma­los há­bi­tos de los pa­dres. En la an­ti­güe­dad es­te mal era po­co fre­cuen­te y eso se de­bía se­gu­ra­men­te a que la ali­men­ta­ción era más na­tu­ral y exis­tía un ma­yor es­fuer­zo fí­si­co, lo que man­te­nía al cuer­po en for­ma. Las cosas han cam­bia­do y son mu­chos los pro­ble­mas de la vi­da mo­der­na, pe­ro la so­lu­ción no es­tá en to­mar una pas­ti­lla de ma­ne­ra per­ma­nen­te, sino de­ter­mi­nar cuál es su ori­gen y es­ta­ble­cer a par­tir de allí un tra­ta­mien­to pa­ra res­ta­ble­cer el equi­li­brio y que el Chi vuel­va a fluir”.

La die­ta an­ti­hi­per­ten­si­va

“So­mos lo que co­me­mos”, di­ce la sa­bi­du­ría orien­tal, y la com­bi­na­ción de los ali­men­tos es pri­mor­dial man­te­ner el equi­li­brio or­gá­ni­co. Co­mer y to­mar ali­men­tos fríos pro­vo­ca que la pre­sión suba, es­pe­cial­men­te cuan­do se in­gie­ren gra­sas. Por ejem­plo, co­mer asa­do y be­ber ga­seo­sas o cer­ve­za fría es una de las peo­res com­bi­na­cio­nes.

“La ra­zón es que los ali­men­tos gra­sos tar­dan en di­ge­rir­se y la be­bi­da fría las so­li­di­fi­ca. El re­sul­ta­do es que pa­san en ese es­ta­do al to­rren­te san­guí­neo y ta­pan

“No es tan fá­cil que la en­fer­me­dad de un pa­dre se trans­mi­ta a un hi­jo. La vi­da fu­tu­ra siem­pre co­rri­ge a la pa­sa­da; lo más pro­ba­ble es que se he­re­den los ma­los há­bi­tos de los pa­dres”

las ar­te­rias, el cuer­po de­be po­ner en ac­ción un me­ca­nis­mo de ma­yor pre­sión pa­ra que la san­gre pue­da cir­cu­lar y no se es­tan­que”, ex­pli­ca Liu.

El or­den de las co­mi­das, las por­cio­nes y la elec­ción de aque­llo que co­me­re­mos for­ma par­te del plan pa­ra lu­char contra la hi­per­ten­sión. En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te re­du­cir el con­su­mo de car­nes ro­jas e in­cre­men­tar el de pes­ca­dos de mar y de ve­ge­ta­les, es­pe­cial­men­te los de for­ma alar­ga­da o de tu­bo, idea­les pa­ra re­gu­lar la pre­sión ar­te­rial por­que ayu­dan a lim­piar el or­ga­nis­mo. El arroz nun­ca de­be fal­tar por­que cuan­do la pre­sión sube se pier­de el Chi y el arroz lo re­com­po­ne. La sopa de arroz es un buen alia­do, por­que ayu­da a que la ener­gía suba, fun­da­men­tal pa­ra re­gu­lar la pre­sión ar­te­rial.

Na­tu­ral­men­te, ha­brá que po­ner especial aten­ción en re­du­cir el con­su­mo de sal, pe­ro no siem­pre es acon­se­ja­ble eli­mi­nar­la por com­ple­to. En es­te ca­so ha­brá que aten­der el con­se­jo de Liu Ming.

“Las per­so­nas que desa­rro­llan un tra­ba­jo se­den­ta­rio, por ejem­plo los ofi­ci­nis­tas, es ne­ce­sa­rio que dis­mi­nu­yan el con­su­mo de sal; en cam­bio, aque­llos que tra­ba­jan con el fí­si­co de­ben con­su­mir más por­que pier­den es­te mi­ne­ral a tra­vés de la trans­pi­ra­ción”.

Tam­bién de­be in­cor­po­rar­se más lí­qui­do, es­pe­cial­men­te té, ro­jo en in­vierno, y ver­de en ve­rano.

Re­ce­ta­rio ex­prés

La co­ci­na chi­na sue­le in­cor­po­rar en su me­nú al­gu­nos de los in­gre­dien­tes que re­co­mien­da la her­ba­ria mi­le­na­ria pa­ra sub­sa­nar cier­tos pro­ble­mas de sa­lud. Aquí res­ca­ta­mos los más es­pe­cí­fi­cos y efec­ti­vos pa­ra con­tro­lar la pre­sión ar­te­rial.

Mix de hon­gos

Los in­gre­dien­tes a uti­li­zar pa­ra es­te pla­to son 10 grs. de hon­gos ore­ja de ma­de­ra (ne­gros) y 10 de hon­gos ore­ja de pla­ta (blan­cos). En pri­mer lu­gar se de­ben la­var y lue­go de­jar en re­mo­jo pa­ra hi­dra­tar­los. Es­cu­rrir­los y co­ci­nar­los al va­por du­ran­te una ho­ra. Con­su­mién­do­lo dia­ria­men­te o tres ve­ces por se­ma­na re­gu­la los va­lo­res de la pre­sión ar­te­rial, fle­xi­bi­li­za las ve­nas y ar­te­rias e in­clu­so me­jo­ra el glau­co­ma.

Sopa de to­fu

Co­lo­car en una olla 200 grs. de to­fu cor­ta­do en cu­bos y 100 grs. de hier­ba “bol­sa de pas­tor” tro­za­da; cu­brir con agua y co­ci­nar a fue­go len­to du­ran­te una ho­ra apro­xi­ma­da­men­te o has­ta ob­te­ner una sopa bien co­ci­da.

Co­mer una vez al día, en el desa­yuno o en el al­muer­zo.

Es­to­fa­do de cer­do

Co­lo­car en una olla 250 grs. de bro­tes de bam­bú,

“Per­der la unión en­tre men­te y cuer­po des­ar­mo­ni­za la ener­gía y pro­vo­ca mu­chí­si­mas en­fer­me­da­des. La cla­ve es­tá en re­cu­pe­rar esa unión con la que he­mos na­ci­do, pe­ro que fui­mos per­dien­do con los años”

bien la­va­dos y cor­ta­dos en ti­ras, y 200 grs. de car­ne de cer­do cor­ta­da en cu­bos. Agre­gar­le ce­bo­lla o ce­bo­lla de ver­deo, un tro­zo de jen­gi­bre pi­ca­do y una piz­ca de sal. Cu­brir con agua y co­ci­nar a fue­go len­to has­ta que to­do es­té tierno y co­ci­do.

Pa­que­ti­tos de lo­to

Co­ci­nar 100 grs. de arroz de la va­rie­dad que se pre­fie­ra, cuan­do aún es­té ca­lien­te agre­gar­le al mis­mo un po­co de azú­car a gus­to y re­ser­var. La­var muy bien una ho­ja fres­ca de lo­to (se con­si­gue fá­cil­men­te en los su­per­mer­ca­dos chi­nos), se­car­la y en­vol­ver con ella el arroz co­mo si fue­ra un ta­mal. Co­ci­nar al va­por du­ran­te 25 mi­nu­tos o has­ta que la ho­ja es­té tier­na.

So­pas con arroz

El maes­tro Liu Ming re­co­mien­da es­tas op­cio­nes pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción, ba­jar la pre­sión ar­te­rial y le­van­tar el Chi.

- Her­vir 100 gr de arroz a fue­go len­to has­ta que prác­ti­ca­men­te de de­sin­te­gre; a mi­tad de la coc­ción agre­gar­les dos ra­mas de apio pi­ca­das. Es ideal pa­ra la ce­na.

- Otra op­ción es co­ci­nar el arroz del mis­mo mo­do y lue­go agre­gar­le 5 grs. de pol­vo de flor de cri­san­te­mo (se ob­tie­ne mo­lien­do las flo­res se­cas). En es­te ca­so se acon­se­ja pa­ra el desa­yuno.

- Co­lo­car en una olla 120 grs. de za­naho­ria, pe­la­da y cor­ta­da en tro­zos pe­que­ños, y 100 de arroz bien lim­pio. Cu­brir con agua y lle­var a fue­go fuer­te has­ta que rom- pa en her­vor, ba­jar el fue­go y se­guir con la coc­ción has­ta que los in­gre­dien­te es­tén prác­ti­ca­men­te des­he­chos.

-Her­vir 100 grs de arroz has­ta ob­te­ner una crema, apa­gar el fue­go y agre­gar­le 30 grs. de ajo bien pi­ca­do, mez­clar, de­jar re­po­sar 5 mi­nu­tos y con­su­mir­lo. Lo ideal es que for­me par­te de un desa­yuno o de una ce­na li­via­na.

- Re­mo­jar 50 grs. de po­ro­tos mung du­ran­te to­da la no­che, lue­go her­vir­los a fue­go len­to con 50 grs. de arroz bien lim­pio. A mi­tad de la coc­ción in­cor­po­rar 100 grs. de al­gas kom­bu lim­pias y cor­ta­das en ti­ras o tro­zos pe­que­ños. Se re­co­mien­da to­mar­la por la no­che.

-Her­vir 30 grs. de bro­tes de cri­san­te­mo y agre­gar­le pos­te­rior­men­te 60 grs. de arroz co­ci­do, co­ci­nar jun­tos unos mi­nu­tos y en­dul­zar a gus­to.

Se re­co­mien­da be­ber en el desa­yuno, aun­que tam­bién pue­de cons­ti­tuir una ce­na li­via­na. Es­te pla­to es ideal pa­ra ba­jar el Fue­go del hí­ga­do.

Ju­go de apio

El apio es uno de los in­gre­dien­tes que nun­ca de­be fal­tar en el me­nú si se quie­re te­ner la pre­sión ar­te­rial con­tro­la­da. Agre­gar­lo a las co­mi­das es una de­ci­sión ati­na­da, pe­ro no es la úni­ca for­ma de con­su­mir­lo. Una re­ce­ta muy an­ti­gua con­sis­te en la­var muy bien 250 grs. de apio y lue­go su­mer­gir­los en agua hir­vien­do du­ran­te dos mi­nu­tos. Cuan­do es­tán tier­nos se es­cu­rren y se con­su­men al na­tu­ral. Otra op­ción es ex­traer­le el ju­go, en­dul­zar­lo y be­ber­lo una vez al día.

In­fu­sio­nes

Las in­fu­sio­nes son un ex­ce­len­te re­cur­so pa­ra es­ta­bi­li­zar los ni­ve­les de pre­sión san­guí­nea y re­la­jar­se.

- Co­lo­car en un re­ci­pien­te 15 grs. de gou qi (ba­yas de go­ji) y 20 de espino se­co; cu­brir la pre­pa­ra­ción con abun­dan­te agua y lle­var al fue­go has­ta que hier­va. Be­ber la in­fu­sión 3 ve­ces al día.

- Co­lo­car en una ta­za de agua hir­vien­do de 5 a 10 grs. de bro­tes de cri­san­te­mo, de­jar re­po­sar unos mi­nu­tos y be­ber­la. La do­sis de­be re­gu­lar­se se­gún el efec­to que cau­se, ya que pue­de pro­vo­car sue­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.