CA­QUI, EL FRU­TO QUE CU­RA LA TOS

De sa­bor muy dul­ce y al­go as­trin­gen­te, es­te ali­men­to es con­si­de­ra­do por la me­di­ci­na chi­na ideal pa­ra tra­tar los pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios de­bi­do a su ca­rác­ter frío. Re­ce­tas mi­le­na­rias pa­ra ali­viar pro­ble­mas bron­quia­les.

TAO - Tomo IV - - Salud -

El ca­qui es una fru­ta de ori­gen asiá­ti­co, aun­que en la ac­tua­li­dad pue­de en­con­trar­se en to­da Eu­ro­pa y Amé­ri­ca por­que el ár­bol que la pro­du­ce lo­gró adap­tar­se a to­do ti­po de cli­mas. Su sa­bor es dul­ce y al­go as­trin­gen­te y, se­gún la cla­si­fi­ca­ción de los ali­men­tos que ha­ce la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, su ca­rác­ter es frío, por lo cual se lo em­plea pa­ra eli­mi­nar el ca­lor in­terno, es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas del pul­món.

Po­see gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes y una sus­tan­cia lla­ma­da li­co­peno que for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y evi­ta al­gu­nos ti­pos de cán­cer.

Ade­más es un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co de­bi­do a que tie­ne un gran con­te­ni­do de agua y po­ta­sio, mi­ne­ral que ayu­da a eli­mi­nar los lí­qui­dos del cuer­po y los pro­ble­mas que es­te tras­torno aca­rrea. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que cons­ti­tu­ye uno de los me­jo­res re­me­dios contra la tos, los res­fríos y la gri­pe, que es­tán a la or­den del día en es­ta épo­ca del año.

“El ca­qui es un fru­to muy uti­li­za­do por la me­di­ci­na an­ti­gua, por­que se tra­ta­ba con él a las per­so­nas que pa­de­cían tu­bercu­losis y la tos con­vul­sa. Ade­más, ayu­da a eli­mi­nar las fle­mas de los pul­mo­nes y los gan­glios que es­tas pro­du­cen. Tam­bién se tra­ta­ba el sín­dro­me de la bo­ca o la gar­gan­ta se­cas, que in­clu­so da lu­gar a una tos muy mo­les­ta, por­que es­ti­mu­la las glán­du­las sa­li­va­res”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Có­mo in­cor­po­rar­lo a la die­ta

El fru­to es de­li­cio­so, es­pe­cial­men­te cuan­do es­tá bien ma­du­ro, de lo con­tra­rio po­dría ser un po­co ás­pe­ro al pa­la­dar, aun­que se so­lu­cio­na qui­tán­do­le la piel. En ge­ne­ral se con­su­me fres­co, aun­que la me­di­ci­na chi­na des­de la an­ti­güe­dad re­co­mien­da que se uti­li­ce el fru­to se­co, ya que de es­ta ma­ne­ra su na­tu­ra­le­za cam­bia y se en­ti­bia un po­co.

“Cuan­do era ni­ño co­mía es­ta fru­ta se­ca co­mo si fue­ra un ca­ra­me­lo y mi abue­la me de­cía que no de­bía co­mer tan­to por­que si no ten­dría dia­rrea. Y era cier­to, ya que con­tie­ne un gran por­cen­ta­je de fi­bras, pe­ro que, en for­ma mo­de­ra­da, dos o tres pie­zas dia­rias, re­gu­la el in­tes­tino, evi­tan­do así la cons­ti­pa­ción en for­ma na­tu­ral. Otra de las vir­tu­des de la fi­bra es que me­jo­ra los ni­ve­les de co­les­te­rol en la san­gre, lim­pia las ve­nas y ar­te­rias y pre­vie­ne las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res”.

Pe­ro co­mo con to­do aque­llo que co­me­mos y be­be­mos, exis­ten al­gu­nas cues- tio­nes que de­ben te­ner­se en cuen­ta pa­ra no su­frir efec­tos ad­ver­sos. Las per­so­nas muy frio­len­tas, por ejem­plo, de­ben mo­de­rar el con­su­mo de ca­qui, ya que le apor­ta­ría más frío a su or­ga­nis­mo y po­dría da­ñar­lo. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do el cuer­po acu­mu­la mu­cha hu­me­dad. Pe­ro la ad­ver­ten­cia más im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es que es­ta fru­ta nun­ca se de­be com­bi­nar con can­gre­jo, ya que los com­po­nen­tes de am­bos com­bi­na­dos pro­du­cen una in­to­xi­ca­ción muy fuer­te.

Cuan­do era jo­ven y es­ta­ba es­tu­dian­do leí so­bre es­to y qui­se com­pro­bar si era cier­to y, efec­ti­va­men­te, me

ca­yó pé­si­mo. Su­frí vó­mi­tos, dia­rrea, ma­reos y un te­rri­ble ma­les­tar”, re­cuer­da Liu.

Dul­ce me­di­ci­na

Co­mo men­cio­na­mos, el ca­qui era muy uti­li­za­do en la an­ti­güe­dad co­mo me­di­ci­na y abun­dan re­ce­tas mi­le­na­rias con va­ria­das pre­pa­ra­cio­nes pa­ra so­lu­cio­nar al­gu­nos ma­les fre­cuen­tes. Aquí van al­gu­nas pa­ra tra­tar des­de pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios has­ta di­ges­ti­vos. Vea­mos:

• Co­lo­car en un re­ci­pien­te 6 grs. de hon­gos ore­ja de ma­de­ra y 50 de ca­qui se­co y cu­brir­los con agua; co­ci­nar a fue­go len­to has­ta que los in­gre­dien­tes es­tén bien blan­dos. Co­mer una vez por día, to­dos los días has­ta que des­apa­rez­ca el pro­ble­ma.

Es­ta pre­pa­ra­ción, ade­más de eli­mi­nar la fle­ma de los pul­mo­nes, ba­ja el Fue­go en la san­gre (me­no­pau­sia), y con­tro­la pro­ble­mas in­tes­ti­na­les co­mo he­mo­rroi­des o colon irritable.

• Pro­ce­sar 2 kg de ca­qui ver­de de ta­ma­ño gran­de. Her­vir­lo a fue­go len­to has­ta ob­te­ner una pas­ta pe­ga­jo­sa, apa­gar el fue­go y agre­gar­le 3 kg de miel; no ha­ce fal­ta es­pe­rar a que se en­fríe el ca­qui. Re­vol­ver has­ta uni­fi­car los in­gre­dien­tes. Cuan­do es­té a tem­pe­ra­tu­ra na­tu­ral en­va­sar en un fras­co de vi­drio y ta­par muy bien.

La ra­zón por la cual se uti­li­za el ca­qui ver­de es por­que en ese es­ta­do po­see cier­tos tó­xi­cos que se com­pen­san con la miel, pe­ro aun así que­da un por­cen­ta­je mí­ni­mo de ellos y es pre­ci­sa­men­te es­te com­pues­to el que cons­ti­tu­ye el re­me­dio, al­go así co­mo un an­ti­bió­ti­co na­tu­ral. In­ge­rir 10 mg tres ve­ces por díaes­ta pre­pa­ra­ción sir­ve pa­ra cu­rar la tos se­ca y se le pue­de su­mi­nis­trar a los ni­ños ma­yo­res de 2 años. Tam­bién es muy efec­ti­va pa­ra eli­mi­nar los gan­glios de ti­roi­des.

Có­mo di­se­car­lo

Pa­ra ase­gu­rar­se de te­ner­lo siem­pre en ca­sa, lo ideal es di­se­car­lo, es­pe­cial­men­te si se tie­ne cer­ca al­gún ár­bol, lo cual es pro­ba­ble ya que se sue­le usar co­mo plan­tas or­na­men­ta­les en las pla­zas y par­ques. El pro­ce­so es muy sen­ci­llo, cuan­do la fru­ta es­ta bien ma­du­ra se de­ben la­var muy bien y qui­tar­le la piel; lue­go, co­lo­car­los so­bre una pla­ca y ex­po­ner­los al sol, al ai­re li­bre. Por la no­che tam­bién de­ben que­dar afue­ra pa­ra que re­ci­ban el ro­cío. Es­te pro­ce­so lle­va apro­xi­ma­da­men­te un mes. Pue­den cu­brir­se con un tul, por­que su dul­ce sa­bor es una ten­ta­ción pa­ra los pá­ja­ros y los roe­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.