LOS ENEMI­GOS OCUL­TOS

No siem­pre los ali­men­tos fres­cos son tan sa­lu­da­bles co­mo se cree, por­que has­ta al­gu­nas ver­du­ras y fru­tas pue­den con­te­ner una pe­que­ña do­sis de ele­men­tos no­ci­vos pa­ra el or­ga­nis­mo. Cuá­les son y có­mo neu­tra­li­zar­los.

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

La ver­du­ras fres­cas son un ali­men­to in­dis­pen­sa­ble en la die­ta dia­ria y, afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez más los nu­tri­cio­nis­tas di­fun­den y hacen hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de que es­tas ocu­pen las tres cuar­tas par­tes del pla­to tan­to en el al­muer­zo co­mo en la ce­na. Las fru­tas son otro de los ali­men­tos re­co­men­da­dos, es­pe­cial­men­te en re­em­pla­zo de los tí­pi­cos pos­tres ca­ló­ri­cos. Si bien es cier­to que es­ta re­co­men­da­ción es bien re­ci­bi­da, exis­te cier­to te­mor con res­pec­to a los agro­quí­mi­cos que sue­len uti­li­zar­se en las plan­ta­cio­nes pa­ra ase­gu­rar la co­se­cha. Ló­gi­ca­men­te, es una preo­cu­pa­ción vá­li­da y de­ben to­mar­se siem­pre cier­tas pre­cau­cio­nes, co­mo la­var los ve­ge­ta­les ade­cua­da­men­te y tra­tar de con­su­mir pre­fe­ren­te­men­te los de ori­gen or­gá­ni­co. Sin em­bar­go, el maes­tro Liu Ming ad­vier­te que se de­ben te­ner en cuen­ta otras cues­tio­nes pa­ra evi­tar in­di­ges­tio­nes e in­to­xi­ca­cio­nes por el con­su­mo de ve­ge­ta­les.

“Las ver­du­ras y fru­tas tie­nen na­tu­ral­men­te un por­cen­ta­je de ele­men­tos que no hacen del to­do bien al or­ga­nis­mo, que se con­cen­tran en de­ter­mi­na­das par­tes y es im­por­tan­te co­no­cer es­te da­to pa­ra evi­tar ma­les­ta­res e in­clu­so in­to­xi­ca­cio­nes, ex­pli­ca. Un ejem­plo es la ce­re­za, que den­tro de su ca­ro­zo po­see un áci­do tó­xi­co muy fuer­te que pue­de oca­sio­nar do­lor de ca­be­za, ma­reos, vó­mi­tos, an­gus­tia e in­clu­so des­en­ca­de­nar una reac­ción alér­gi­ca, su­bir la pre­sión, pro­vo­car ta­qui­car­dia, des­ma­yos y ca­lam­bres. Lo acon­se­ja­ble es des­car­tar in­me­dia­ta­men­te el ca­ro­zo pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes; lo mis­mo ocu­rre con las ho­jas, aun­que en es­te ca­so es me­nos pro­ba­ble que pue­dan in­ge­rir­se. Las se­mi­llas de man­za­na tam­bién con­tie­nen sus­tan­cias pe­li­gro­sas pa­ra el cuer­po aun­que en me­nor me­di­da que la ce­re­za; es im­por­tan­te qui­tar­las an­tes de pro­ce­sar­las o co­lo­car­las en la ju­gue­ra.

La fru­ta es muy saludable y es re­co­men­da­ble in­cluir­la en la die­ta, pe­ro la se­mi­lla po­see una sus­tan­cia que afec­ta pau­la­ti­na­men­te a la sa­lud y si es­ta cos­tum­bre se re­pi­te, en­ton­ces se pue­de des­en­ca­de­nar una in­to­xi­ca­ción”.

No tan inocen­tes

Las ver­du­ras de ho­ja, las hor­ta­li­zas y las le­gum­bres, tam­bién pue­den ser pe­li­gro­sas. Las chau­chas, por ejem­plo, tie­nen su por­cen­ta­je ma­lo pa­ra el cuer­po en am­bas pun­tas y en el hi­lo la­te­ral, por lo cual es in­dis­pen­sa­ble eli­mi­nar­los.

“Allí se con­cen­tran al­gu­nas sus­tan­cias que afec­tan a la san­gre y al­te­ran los ju­gos gás­tri­cos; cuan­do nos in­to­xi­ca­mos con ellos, los sín­to­mas son cla­ros: náu­seas, vó­mi­tos y dia­rrea”.

De to­das ma­ne­ras, una vez re­ti­ra­das las par­tes se­ña­la­das, de­ben her­vir­se más de 30 mi­nu­tos. Si se desea co­mer­las sal­tea­das, lo más con­ve­nien­te es her­vir­las pri­me­ro diez mi­nu­tos y lue­go se­guir la coc­ción con el acei­te. La pau­ta de que es­tán bien co­ci­das es el co­lor, que de­be ser ver­de os­cu­ro.

Los bro­tes de po­ro­tos de so­ja, tan de mo­da en es­tos tiem­pos, tam­bién de­ben ele­gir­se con cui­da­do. Por lo ge­ne­ral se se­lec­cio­nan aque­llos más pe­que­ños y de as­pec­to más fres­co, pe­ro no siem­pre son los me­jo­res. Cuan­do tie­nen un ta­llo grue­so, cor­to y el po­ro­to es pe­que­ño y sin raíz, son pre­ci­sa­men­te los que ma­yor por­cen­ta­je de tó­xi­cos con­tie­nen, y se­gún es­tu­dios cien­tí­fi­cos, su con­su­mo fre­cuen­te po­dría pro­vo­car cán­cer, de­bi­do a la gran con­cen­tra­ción de sus­tan­cias no­ci­vas. Ade­más, su va­lor ali­men­ta­rio es re­la­ti­vo, ya que no con­tie­nen vi­ta­mi­nas, pro­teí­nas ni mi­ne­ra­les, y pue­den afec­tar el me­ta­bo­lis­mo.

“El pro­ble­ma es que la ma­yo­ría de es­tos bro­tes que com­pra­mos en los co­mer­cios son cul­ti­va­dos con el

agre­ga­do de agro­quí­mi­cos y fer­ti­li­zan­tes. Re­cuer­do que cuan­do era ni­ño me en­can­ta­ban, los co­mía y no te­nía pro­ble­mas; en cam­bio, aho­ra no me hacen bien. A quie­nes deseen con­su­mir­los les re­co­mien­do que ha­gan sus pro­pios ger­mi­na­dos pa­ra evi­tar ries­gos”.

La col chi­na tie­ne su fo­co tó­xi­co en la raíz y en la par­te del tron­co cer­ca­na a ella, por eso es ne­ce­sa­rio des­car­tar­lo. Dis­tin­to es el ca­so de la pa­pa, ya que en ella el pro­ble­ma se en­cuen­tra en la cás­ca­ra que mu­chas per­so­nas sue­len con­su­mir. Allí se con­cen­tra una sus­tan­cia lla­ma­da so­la­ni­na, que es­ti­mu­la la mu­co­sa gas­tro­in­tes­ti­nal, y en gran­des do­sis pue­de oca­sio­nar pa­rá­li­sis ce­re­bral y en los múscu­los que in­ter­vie­nen en la res­pi­ra­ción. In­to­xi­ca en for­ma pau­la­ti­na, pro­vo­ca nau­seas, vó­mi­tos, do­lor ab­do­mi­nal y colon irritable. Es in­dis­pen­sa­ble re­ti­rar­la en su to­ta­li­dad, en par­ti­cu­lar cuan­do es­tá ver­de o bro­ta­da, in­clu­so en es­te úl­ti­mo ca­so se re­co­mien­da des­car­tar to­da la pa­pa. Aún cuan­do la cás­ca­ra es­té co­ci­da po­dría pro­du­cir un da­ño acu­mu­la­ti­vo. La so­la­ni­na se eli­mi­na tam­bién con vinagre, es de­cir que si lue­go de pe­lar­la se lo de­ja en re­mo­jo con él e in­clu­so se le agre­ga al agua de coc­ción, se eli­mi­na­ran los ries­gos po­ten­cia­les.

El to­ma­te, un ali­men­to com­ple­to y muy be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud cuan­do es­tá bien ma­du­ro, es de los me­jo­res an­ti­oxi­dan­tes, re­fuer­za las de­fen­sas del or­ga­nis­mo, pre­vie­ne el cán­cer y los pro­ble­mas de prós­ta­ta. Sin em­bar­go, nun­ca de­be in­ge­rir­se cuan­do es­tá ver­de, ya que po­see tó­xi­cos, al igual que la par­te blan­ca que es­tu­vo uni­da al ta­llo y las ho­jas. La prue­ba de que po­seen un alto gra­do de to­xi­ci­dad es que al co­lo­car­los en el jar­dín, los in­sec­tos se ale­ja­rán sin to­car­los; es de­cir que cons­ti­tu­yen un ve­neno na­tu­ral.

La ba­ta­ta es otro ex­ce­len­te ali­men­to que ac­túa co­mo ba­rre­ra contra el cán­cer, pe­ro su piel tam­bién es tó­xi­ca, es­pe­cial­men­te cuan­do pre­sen­ta man­chas ma­rro­nes o ne­gras. Si tam­bién es­tá así en el in­te­rior es ne­ce­sa­rio des­car­tar­la, ya que cons­ti­tu­ye un pe­li­gro pa­ra la sa­lud, en par­ti­cu­lar pa­ra el hí­ga­do.

Se­mi­llas mal con­ser­va­das

Exis­ten al­gu­nos ali­men­tos que no re­vis­ten ries­gos en con­di­cio­nes óp­ti­mas de con­ser­va­ción, pe­ro cuan­do no es así pue­den con­ver­tir­se en un aten­ta­do pa­ra la sa­lud. Por ejem­plo, el pol­vo de ma­ní, tan uti­li­za­do pa­ra dar sa­bor y tex­tu­ra a di­ver­sos pla­tos, es­pe­cial­men­te de la co­ci­na chi­na, se con­vier­te en mal es­ta­do en un po­ten­te tó­xi­co.

“Cuan­do la se­mi­lla es muy vie­ja o es­tá en ma­las con­di­cio­nes de con­ser­va­ción pro­du­ce una sus­tan­cia lla­ma­da afla­to­xi­na, cau­sa­da por un hon­go que po­dría pro­vo­car he­pa­ti­tis o cán­cer de hí­ga­do. El da­ño es in­me­dia­to e in­de­pen­dien­te de las can­ti­da­des que se con­su­man, es­pe­cial­men­te si se ha­ce en for­ma asi­dua. In­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo en Chi­na arro­ja­ron co­mo re­sul­ta­do que el 80 por cien­to de los pro­duc­tos que se en­con­tra­ban a la ven­ta no eran ap­tos pa­ra ser

con­su­mi­dos. El pro­ble­ma sur­ge por­que a sim­ple vis­ta es im­po­si­ble di­fe­ren­ciar si es­tá en bue­nas con­di­cio­nes o no, in­clu­so el sa­bor o aro­ma ori­gi­nal no se al­te­ran; los pro­duc­tos que in­clu­yen es­te in­gre­dien­te co­rren con la mis­ma suer­te”.

Los po­ro­tos tam­bién es­tán en la mi­ra, de­bi­do a los agro­quí­mi­cos que se usan an­tes de la co­se­cha.

“En una mis­ma plan­ta hay vai­nas de di­fe­ren­tes ta­ma­ños, si se le agre­gan quí­mi­cos cuan­do em­pie­zan a desa­rro­llar, se con­ta­mi­na to­do el pro­duc­to”, ex­pli­ca Liu.

Por otra par­te, la clá­si­ca en­sa­la­da de ve­ge­ta­les cru­dos no só­lo cau­sa un des­gas­te ex­tra al apa­ra­to di­ges­ti­vo pa­ra po­der pro­ce­sar­la, sino que tam­bién pue­de trans­mi­tir de­ter­mi­na­dos pa­rá­si­tos pre­sen­tes en las ver­du­ras, par­ti­cu­lar­men­te en las de ho­jas.

“Ade­más, al no co­ci­nar­las, no se neu­tra­li­zan los quí­mi­cos que po­drían con­te­ner. Y co­mo tam­bién se sue­le agre­gar con­di­men­tos ta­les co­mo la ma­yo­ne­sa, que de no co­mer­se in­me­dia­ta­men­te ge­ne­ra bac­te­rias. Pa­ra evi­tar ries­gos lo me­jor es co­mer to­dos los ali­men­tos bien co­ci­dos”.

En cuan­to a las car­nes, los pes­ca­dos de gran ta­ma­ño tam­bién pue­den re­pre­sen­tar un pe­li­gro y la ra­zón es el por­cen­ta­je de mer­cu­rio que con­tie­nen.

“La con­ta­mi­na­ción pro­du­ci­da por las in­dus­trias que arro­jan sus desechos a los ríos y ma­res, ter­mi­na ló­gi­ca­men­te lle­gan­do a los ani­ma­les que en ellos ha­bi­tan. Cuan­to más tiem­po vi­va un pez en el agua, más mer­cu­rio acu­mu­la­rá y al in­ge­rir­lo es­ta­mos in­cor­po­ran­do es­te tó­xi­co al or­ga­nis­mo”.

Los ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos, co­mo los re­bo­za­dos que sue­len ser­vir­se en los res­tau­ran­tes y en los pues­tos ca­lle­je­ros, sue­len ser más sa­bro­sos y ten­ta­do­res que los ca­se­ros, pe­ro es­con­den un pro­ble­ma gra­ve:

“Es que mu­chas ve­ces se uti­li­za bó­rax pa­ra lo­grar ese efec­to que, acu­mu­la­do en el or­ga­nis­mo, pue­de pro­vo­car mo­les­tias di­ges­ti­vas y al­te­ra­cio­nes a ni­vel del ner­vio cen­tral. Los adul­tos es­ta­mos en ries­go si acu­mu­la­mos 20 gra­mos de es­ta sus­tan­cia en el or­ga­nis­mo, pe­ro su efec­to es más po­ten­te en los ni­ños, quie­nes con só­lo 5 gra­mos co­mien­zan a sen­tir las con­se­cuen­cias”.

Cui­da­do con las in­fu­sio­nes

Exis­te una fa­mo­sa be­bi­da lla­ma­da “té de bur­bu­jas”, muy con­su­mi­da por los oc­ci­den­ta­les en los ba­rrios y res­tau­ran­tes chi­nos. La mis­ma se be­be fría y se ela­bo­ra a ba­se de té con le­che en­dul­za­da (que mu­chas ve­ces no es tal, sino un aro­ma­ti­zan­te sin­té­ti­co) a la que se le agre­gan unas per­las de ta­pio­ca (al­mi­dón ex­traí­do de la man­dio­ca) que que­dan en el fon­do del va­so.

“En pri­mer lu­gar, el té chino y la le­che no son una bue­na com­bi­na­ción, son in­com­pa­ti­bles y pro­vo­can ma­les­tar es­to­ma­cal; ade­más, a es­ta be­bi­da se le agre­ga mu­cho azú­car pa­ra que sea más sa­bro­sa, que tam­po­co se re­co­mien­da en el té chino. To­do es­to se to­ma frío y ya he­mos ex­pli­ca­do lo que es­to pro­du­ce en el or­ga­nis­mo. Las per­las tam­bién po­seen cier­tos áci­dos, en­tre ellos el ben­zoi­co que pro­du­ce un efec­to co­rro­si­vo. Cla­ra­men­te re­co­mien­do no be­ber­lo”.

El ca­fé tam­bién pue­de ser no­ci­vo y más aque­llos que se co­mer­cia­li­zan mo­li­dos.

“Si los gra­nos de ca­fé no fue­ron pro­ce­sa­dos y al­ma­ce­na­dos co­rrec­ta­men­te, fer­men­tan y for­man moho y es­te ge­ne­ra la afla­to­xi­na ocre, que da­ña los ri­ño­nes, pu­dien­do oca­sio­nar cán­cer. La re­co­men­da­ción es com­prar el ca­fé en gra­nos y pro­ce­sar­los en for­ma ca­se­ra. No hay du­da que be­bién­do­lo en for­ma mo­de­ra­da el ca­fé es bueno pa­ra el hí­ga­do, pe­ro siem­pre co­no­cien­do su ori­gen”, fi­na­li­za Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.