LA ES­PE­RAN­ZA SE LLA­MA CLA­RA

Con ape­nas cin­co años, es­ta ne­na le da ba­ta­lla a una ra­ra en­fer­me­dad que tie­ne nue­ve mil ca­sos en el mun­do y pa­ra la cual la me­di­ci­na oc­ci­den­tal no ha en­con­tra­do cu­ra to­da­vía. El mé­to­do chino que me­jo­ró su ca­li­dad de vi­da.

TAO - Tomo IV - - Historia De Vida -

Po­cas ni­ñas po­drían so­por­tar lo que le to­co vi­vir a Cla­ra, quien con só­lo cin­co años pe­lea des­de el día en que na­ció contra el lla­ma­do Sín­dro­me de Ban­na­yan Ki­ley Ru­val­ca­ba, una ra­ra en­fer­me­dad ge­né­ti­ca que tie­ne nue­ve mil ca­sos re­gis­tra­dos en el mun­do, nue­ve de ellos en la Ar­gen­ti­na.

“Se tra­ta de un ti­po de cán­cer ge­né­ti­co que se ca­rac­te­ri­za por la re­pro­duc­ción de li­po­mas que no pue­den ex­tir­par­se, ya que vuel­ven a for­mar­se con­ti­nua­men­te”, cuen­ta He­be, su ma­má.

Es­ta en­fer­me­dad fue des­cu­bier­ta ha­ce 20 años, pe­ro aún no exis­ten tra­ta­mien­tos ni se sa­be a cien­cia cier­ta cuál es el gen que la pro­du­ce. Cuan­do Cla­ri­ta na­ció, los mé­di­cos no ad­vir­tie­ron na­da anor­mal; sin em­bar­go, su ma­má sí lo per­ci­bió.

“Cuan­do me la tra­je­ron lue­go del par­to, sen­tí que al­go no an­da­ba bien: no me mi­ró y no se pren­dió a mi pe­cho; tam­po­co acep­tó la ma­ma­de­ra, tu­vo que ser ali­men­ta­da con je­rin­gas y que­dó in­ter­na­da 15 días, por­que ba­jó mu­cho de peso. Cuan­do le die­ron el al­ta me di­je­ron que es­ta­ba to­do bien, pe­ro no me que­dé tran­qui­la. La lle­vé a la pe­dia­tra que aten­día a mi hi­jo ma­yor y tam­bién me di­jo que la ne­na es­ta­ba bien, pe­ro le de­tec­tó dos quis­te­ci- tos muy pe­que­ños y me su­gi­rió con­tro­lar­los más ade­lan­te”.

Cuan­do cum­plió los seis me­ses, los pa­pás de­ci­die­ron con­sul­tar a un neu­ró­lo­go, quien in­me­dia­ta­men­te la de­ri­vó al hos­pi­tal Ga­rrahan. Sus pa­la­bras fue­ron ta­jan­tes: “No sé bien qué tie­ne tu hi­ja, pe­ro efec­ti­va­men­te al­go es­tá mal”, les di­jo. Y ahí co­men­zó una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla pa­ra la fa­mi­lia.

“El tra­ta­mien­to con­ven­cio­nal era muy du­ro y po­co efec­ti­vo, íba­mos tres ve­ces por se­ma­na al hos­pi­tal y las con­sul­tas no du­ra­ban me­nos de cua­tro ho- ras. Le ha­cían es­tu­dios de to­do ti­po y la mos­tra­ban por­que era un ca­so ra­ro. Me di­je­ron que nun­ca iba a ha­blar ni a ca­mi­nar y en prin­ci­pio el diag­nós­ti­co se cum­plió. Pe­ro por suer­te co­no­ci­mos a Liu Ming. Des­de que co­men­zó a tra­tar­la fue me­jo­ran­do muy len­ta­men­te y aho­ra lo ha­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos. Cla­ra no ha­bía cre­ci­do ni subido de peso y des­de que ve­ni­mos acá en­gor­dó 3 ki­los y cre­ció 10 cm”, afir­ma He­be.

La en­fer­me­dad tam­bién cau­sa una ma­cro­ce­fa­lia le­ve, fal­ta de to­ni­ci­dad en los múscu­los y un re­tra­so ma­du­ra­ti­vo, ade­más de fuertes do­lo­res fí­si­cos.

“Pa­ra que pue­da so­por­tar­los le da­ban mor­fi­na y an­ti­de­pre­si­vos que la man­te­nía quie­ta to­do el día”.

El tra­ta­mien­to

El maes­tro Liu Ming tie­ne muy pre­sen­te la pri­me­ra vez que aten­dió a Cla­ri­ta, en oc­tu­bre de de 2015.

“Re­cuer­do que le to­mé el pul­so y lo no­té muy rá­pi­do y res­ba­la­di­zo, es­to sig­ni­fi­ca que el cuer­po tie­ne mu­cha hu­me­dad y fle­mas que, pre­ci­sa­men­te, for­man los tu­mo­res. Cuan­do la re­vi­sé vi que te­nía uno muy gran­de en la es­pal­da, en el ab­do­men y en otros lu­ga­res del cuer­po. El tra­ta­mien­to que le hi­ce en ese mo­men­to, y que re­pi­to en ca­da con­sul­ta, con­sis­te en ma­sa­jes y acu­pun­tu­ra, pe­ro no pa­ra tra­tar pun­tual­men­te es­te pro­ble­ma sino pa­ra co­rre­gir el ori­gen de esa en­fer­me­dad. Tra­to de or­ga­ni­zar la ener­gía de su co­lum­na y ce­re­bro y pa­ra eso de­bo apun­tar a los tres pun­tos lla­ma­dos Dan Tien; uno de ellos es­tá a la al­tu­ra del om­bli­go (centro de ori­gen de la ener­gía); otro en el pe­cho (in­ter­cam­bio de la ener­gía) y otro en la frente (centro del ce­re­bro). Ade­más le tra­te la co­lum­na pa­ra es­ti­mu­lar el Mar de Yang, de mo­do que la ener­gía de cre­ci­mien­to

flu­ya me­jor y co­mien­ce a desa­rro­llar­se más”, ex­pli­ca Liu, quien tie­ne una vi­sión par­ti­cu­lar so­bre el cán­cer.

“Yo no creo que exis­ta el cán­cer. La en­fer­me­dad que lla­man así, en mi opi­nión, es la ener­gía que se acu­mu­la, se es­tan­ca y pro­vo­ca un des­equi­li­brio ener­gé­ti­co. Si se apli­ca un tra­ta­mien­to pa­ra que vuel­va a fluir y dis­tri­buir­se, pue­de con­ver­tir­se en ener­gía bue­na”.

He­be co­no­ce muy bien Tao y a tra­vés de ella se en­te­ró del ca­so de Ma­ría Guadalupe (Ver Tao N° 28 y 29), la be­ba que ade­más de sín­dro­me de Down pa­de­ce una ex­tra­ña en­fer­me­dad que la des­co­nec­ta de su en­torno. Co­mo a la ma­má de es­ta, tam­bién el maes­tro le en­se­ñó a He­be có­mo de­bía acom­pa­ñar su tra­ta­mien­to.

“Des­de el prin­ci­pio le en­se­ñé y mos­tré có­mo ha­cer los ma­sa­jes y le pe­dí que ella se los ha­ga va­rias ve­ces al día. Gra­cias a los dos, los gan­glios se achi­ca­ron mu­chí­si­mo, ade­más tu­vo en cuen­ta mis re­co­men­da­cio­nes con res­pec­to a las cos­tum­bres, es­pe­cial­men­te con la ali­men­ta­ción”.

He­be ade­más cuen­ta que en enero de­ci­die­ron co­men­zar a ami­no­rar­le la me­di­ca­ción que le ha­bía re­ce­ta­do en el hos­pi­tal por­que era muy fuer­te y a los 3 me­ses Cla­ri­ta de­jó de to­mar por com­ple­to el an­ti­de­pre­si­vo, un an­ti­con­vul­si­vo y la mor­fi­na.

“En lu­gar de me­di­car­la im­ple­men­ta­mos las in­di­ca­cio­nes que nos da­ba Liu.de­ja­mos de dar­le ali­men­tos fríos, in­clu­yen­do el he­la­do. Tam­bién co­men­za­mos a dar­le cal­dos con las re­ce­tas que nos da­ba o las de la re­vis­ta; le in­cor­po­ra­mos el té y le qui­ta­mos los lác­teos, por­que a la ne­na no le gus­ta­ban mu­cho pe­ro, ade­más, nos di­jo que a ella no le ha­cían bien. Tam­bién or­de­na­mos los ho­ra­rios de ca­da co­mi­da. Ade­más, du­ran­te el pri­mer mes, la ne­na co­men­zó a re­gu­lar su in­tes­tino sin to­mar nin­gún me­di­ca­men­to, so­la­men­te con la es­ti­mu­la­ción de los ma­sa­jes y la acu­pun­tu­ra. Nun­ca les di­ji­mos a los mé­di­cos del hos­pi­tal que no es­ta­ba to­man­do la me­di­ca­ción y ellos in­sis­tían en que la úni­ca ma­ne­ra de ali­viar­le los do­lo­res. Pe­ro ha­ce unas se­ma­nas ellos nos di­je­ron que ha­bían ago­ta­do los re­cur­sos, que la cien­cia ya no po­día ha­cer na­da más por nues­tra hi­ja, y que jus­ti­fi­ca­ban que es­tu­vie­ra vi­va úni­ca­men­te por el tra­ta­mien­to que le es­ta­ba ha­cien­do Liu. Nos ca­yó muy mal la no­ti­cia, es­tá­ba­mos des­trui­dos, pe­ro Liu nos de­vol­vió la es­pe­ran­za: ‘Es­ta ne­na va a vi­vir’, nos re­pi­te el maes­tro, y eso nos da fuer­za pa­ra se­guir lu­chan­do”.

Cla­ra es una ne­na muy ocu­rren­te, mien­tras es­pe­ra su turno en el con­sul­to­rio to­ma una de las re­vis­tas Tao, bus­ca las no­tas de Tai Chi y co­pia los mo­vi­mien­tos con una gra­cia in­creí­ble, es­pe­ran­do la apro­ba­ción de su her­ma­ni­to. La ma­má ase­gu­ra que des­de que la tra­ta Liu Ming sus pro­gre­sos fue­ron in­creí­bles.

“Es­tá más ac­ti­va, no se tro­pie­za al ca­mi­nar, tie­ne me­jor equi­li­brio, jue­ga, bai­la, pue­de ir so­li­ta al ba­ño y ha­bla mu­cho me­jor. Ella iba a fo­no­au­dio­lo­gía des­de muy chi­qui­ta, ha­cía ki­ne­sio­lo­gía y es­ti­mu­la­ción tem­pra­na, pe­ro na­da fue tan efec­ti­vo co­mo es­te tra­ta­mien­to”.

Con Liu Cla­ri­ta tie­nen una re­la­ción ma­ra­vi­llo­sa, y aun­que ella se enoja cuan­do le co­lo­ca “los pa­li­tos chi­nos” (agu­jas de acu­pun­tu­ra) por­que le due­len, lue­go hacen las pa­ces y se des­pi­den con un abra­zo. Sa­be que le ha­ce bien y, se­gún su ma­má, siem­pre di­ce “El chino me sa­ca el do­lor, ¿cuán­do me to­ca ir?”. Cla­ri­ta va al jar­dín ca­si to­dos los días, mu­chas ve­ces no cum­ple con la jor­na­da com­ple­ta por­que se can­sa mu­cho, pe­ro lo ha­ce con en­tu­sias­mo, in­clu­so di­se­ñó una re­me­ra muy especial pa­ra mos­trar­le a sus ami­gos quién es su mé­di­co chino.

“Cor­té una re­vis­ta y pe­gue to­das las ca­ras de él en una re­me­ra pa­ra mos­trar­les a mis ami­gos”, nos cuen­ta Cla­ri­ta.

La me­jor me­di­ci­na

Liu tam­bién in­sis­te en que el amor es una de las claves en la re­cu­pe­ra­ción de la ne­na. Su ma­má nun­ca ha­bía he­cho ma­sa­jes, sin em­bar­go el maes­tro le en­se­ñó y He­be apren­dió a ha­cer­lo.

“Na­die na­ce sa­bien­do y se­gu­ra­men­te yo sé mu­cho más de ma­sa­jes, pe­ro ella tie­ne una ener­gía li­ga­da al amor, a la ener­gía de la vi­da y eso es lo que la cu­ra real­men­te. El amor es la ener­gía más po­de­ro­sa del Uni­ver­so. El amor de sus pa­dres y la vo­lun­tad de so­lu­cio­nar su pro­ble­ma es lo más im­por­tan­te que la ne­na pue­de te­ner. Los pa­dres so­mos los res­pon­sa­bles del bie­nes­tar de nues­tro hi­jos. En un ca­so de en­fer­me­dad no de­be­mos es­pe­rar to­do de los mé­di­cos, so­mos no­so­tros mis­mos los que te­ne­mos que ge­ne­rar un cam­bio, apren­der lo que de­be­mos y no de­be­mos ha­cer. Los pa­dres con­ta­mos con un ar­ma in­ven­ci­ble, es el amor por los hi­jos”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.