POR AMOR AL AR­TE

La pin­tu­ra chi­na des­ta­ca más por su her­mé­ti­co sim­bo­lis­mo que por la sin­gu­la­ri­dad de su tra­zo. La re­pre­sen­ta­ción de la na­tu­ra­le­za so­bre­sa­le siem­pre frente a otros ob­je­tos es­té­ti­cos, pe­ro ca­da fi­gu­ra tie­ne un va­lor especial. Su sig­ni­fi­ca­do y la evo­lu­ción.

TAO - Tomo IV - - Cultura -

El ar­te chino se dis­tin­gue por su re­fi­na­mien­to y ori­gi­na­li­dad y la pin­tu­ra no es­ca­pa a es­ta ca­li­fi­ca­ción, por eso ac­tual­men­te es una de las más bus­ca­das y co­ti­za­das en el mun­do.

La te­má­ti­ca prin­ci­pal de la plás­ti­ca se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te con la na­tu­ra­le­za y con la sig­ni­fi­ca­ción que se le da a cier­tos ele­men­tos de ella. Las fi­gu­ras más re­cu­rren­tes sue­len ser las fe­me­ni­nas, en re­pre­sen­ta­ción de la má­xi­ma be­lle­za; tam­bién los pai­sa­jes de mon­ta­ñas y la­gos, muy re­co­men­da­dos por el Feng Shui pa­ra de­co­rar el li­ving de la ca­sa, am­bien­te que es el centro de la ener­gía. Las aves sim­bo­li­zan los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za y a los poe­tas e in­te­lec­tua­les los re­mi­te a las emo­cio­nes más pro­fun­das; la tor­tu­ga re­pre­sen­ta la lon­ge­vi­dad, el dra­gón re­cuer­da quién ma­ne­ja los cam­bios de la na­tu­ra­le­za y el ti­gre, pro­tec­tor del ho­gar, son los sím­bo­los más uti­li­za­dos.

Las flo­res son otra cons­tan­te en la pin­tu­ra por­que evo­can de­ter­mi­na­das vir­tu­des de las per­so­nas. Por ejem­plo, la flor del ci­rue­lo re­pre­sen­ta la in­te­gri­dad del in­di­vi­duo; el cri­san­te­mo, se re­la­cio­na con la per­se­ve­ran­cia; la or­quí­dea, re­mi­te a la ca­pa­ci­dad es­pi­ri­tual, la flor de lo­to, por su par­te, re­cuer­da la pu­re­za y si de for­ta­le­za y hu­mil­dad se tra­ta, el in­di­ca­do es el bam­bú.

Los cua­tro tesoros

Los ele­men­tos uti­li­za­dos pa­ra rea­li­zar una pin­tu­ra son el pa­pel, el pin­cel, la tin­ta y el tin­te­ro y de la ca­li­dad de los mis­mos de­pen­de­rá el re­sul­ta­do de la obra. Por eso son con­si­de­ra­dos ver­da­de­ros tesoros. La pre­pa­ra­ción de ca­da uno de es­tos tesoros del ar­te cons­ti­tu­ye to­do un ri­tual del que se va­le el ar­tis­ta pa­ra al­can­zar la con­cen­tra­ción ne­ce­sa­ria an­tes de ex­te­rio­ri­zar y plas­mar sus sen­ti­mien­tos la te­la.

La tin­ta siem­pre es de co­lor ne­gro y de­pen­de del ma­ne­jo del pin­cel la to­na­li­dad que se ob­ten­ga. Su nom­bre en chino es Jiao (que­ma­do, co­lor os­cu­ro pe­ro con al­gu­nas ve­tas cla­ras), Nong (fuer­te), Zhong (pe­sa­do), Dan (cla­ro) y Qing (sua­ve). Por otra par­te, es­pe­cial­men­te en la an­ti­güe­dad, se po­dían ob­te­ner al­gu­nos co­lo­res mo­lien­do pie­dras y mez­clán­do­las con la tin­ta, por ejem­plo el ro­jo. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de los di­bu­jos pri­ma la ga­ma del ne­gro.

La téc­ni­ca

Pa­ra ser con­si­de­ra­do un buen ar­tis­ta en la pin­tu­ra es ne­ce­sa­rio que tam­bién se ma­ne­je muy bien la téc­ni­ca de la ca­li­gra­fía.

“La agi­li­dad de las ma­nos y el ma­ne­jo del pin­cel per­mi­ten tra­zar lí­neas per­fec­tas y una per­so­na que pin­ta bien la ca­li­gra­fía tam­bién ha­rá bue­nos di­bu­jos; un buen ca­lí­gra­fo pue­de trans­mi­tir una idea en po­cas lí­neas”, afir­ma Liu Ming.

Las téc­ni­cas de pin­tu­ra que se uti­li­zan son la Gong Bi, que con­sis­te en res­pe­tar ca­da de­ta­lle del ele­men­to que se co­pia, es lo más pa­re­ci­do a una fo­to­gra­fía; la Xie Yi, con la cual se con­si­gue un di­bu­jo

más abs­trac­to, don­de pri­man los es­ta­dos de áni­mo, y tam­bién exis­te una ter­ce­ra téc­ni­ca, que con­sis­te en com­bi­nar am­bas.

Los es­ti­los

An­tes de la in­ven­ción del pa­pel, los ar­tis­tas pin­ta­ban so­bre se­da y la te­má­ti­ca era muy sen­ci­lla; cuan­do apa­re­ció el pa­pel de arroz la ma­yo­ría de los eru­di­tos se de­di­ca­ban a pin­tar ca­li­gra­fía que col­ga­ban en las pa­re­des y eran ob­je­to de ad­mi­ra­ción, es­to ocu­rría en el si­glo I de nues­tra era. Los pin­ce­les en ese mo­men­to se ha­cían con pe­lo de ani­ma­les y la tin­ta con car­bón y ge­la­ti­na ani­mal.

En­tre los años 220 y 581, el apre­cio por la pin­tu­ra au­men­tó; en ese mo­men­to sur­gie­ron pin­to­res fa­mo­sos co­mo Gu Kaiz­hi, quie­nes ade­más de bus­car un sen­ti­do es­té­ti­co tra­ta­ban de trans­mi­tir la doc­tri­na con­fu­cio­nis­ta, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ri­do al ma­tri­mo­nio y a la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos.

Du­ran­te la di­nas­tía Sui y Tang, es de­cir en­tre los años 581 y 960, la te­má­ti­ca más re­cu­rren­te eran los em­pe­ra­do­res y las mu­je­res del pa­la­cio; en ese mo­men­to sur­ge el pin­tor Zhou Fang. La di­nas­tía Tang pro­fun­di­zó las obras en las cua­les pri­ma­ban los pai­sa­jes; en esa épo­ca tam­bién se for­ma­ron dos es­cue­las, la del co­lor ver­de y la de la tin­ta ne­gra, ob­via­men­te, iden­ti­fi­ca­dos por los to­nos que pre­fe­rían usar.

La di­nas­tía Song, en­tre los años 960 y 1368, se ca­rac­te­ri­zó por su pe­cu­liar for­ma de re­pre­sen­tar los pai­sa­jes, en ge­ne­ral apa­re­cían las mon­ta­ñas es­con­di­das en la nie­bla. Por otra par­te tra­ta­ba de trans­mi­tir­se la ideo­lo­gía taoís­ta y bu­dis­ta, que des­ta­can la ar­mo­nía en­tre el cie­lo, la tie­rra y el hom­bre. Los ar­tis­tas de es­ta épo­ca fue­ron Zhang Ze­duan y Xia Gui , quie­nes en­fa­ti­za­ron la im­por­tan­cia del es­pí­ri­tu de un de­ter­mi­na­do ob­je­to.

El gran cam­bio

A par­tir del si­glo XIII la pin­tu­ra Chi­na su­frió un cam­bio muy im­por­tan­te, de­bi­do a que se in­cor­po­ra­ron en la pa­le­ta co­lo­res más bri­llan­tes, com­pa­ra­dos con aque­llos que se ve­nían usan­do has­ta el mo­men­to. Fue un pe­río­do en el que los es­ti­los co­men­za­ron a in­te­grar­se. Por un la­do sur­gió la es­cue­la de Wu­men, di­ri­gi­da por Shen Zhou, quien con­ser­va­ba los pa­rá­me­tros de la pin­tu­ra pre­sen­te de la di­nas­tía Sui, y por el otro, sur­gió la es­cue­la de Zhe, di­ri­gi­da por Dai Jin, quien re­flo­tó la pin­tu­ra de la di­nas­tía Song.

En la pri­me­ra épo­ca de la di­nas­tía Qing al­gu­nos pin­to­res se au­to­de­no­mi­na­ban in­di­vi­dua­lis­tas, ellos rom­pie­ron con los pa­rá­me­tros de la pin­tu­ra tra­di­cio­nal e in­cen­ti­va­ron a apli­car mé­to­dos más li­bres y crea­ti­vos. Du­ran­te los si­glos XVII y XVIII, al­gu­nos em­pre­sa­rios fi­nan­cia­ron la cul­tu­ra y apo­ya­ron a los ar­tis­tas pa­ra el desa­rro­llo de sus obras. Fue en es­te mo­men­to cuan­do las ciu­da­des de Yangz­hou y Shang­hai, se con­vir­tie­ron en cen­tros del ar­te.

En­tre los si­glos XVIII y XIX, los pin­to­res co­men­za­ron a te­ner un ma­yor con­tac­to con la pin­tu­ra oc­ci­den­tal, in­clu­so, al­gu­nos de ellos se vol­ca­ron to­tal­men­te a ella y aban­do­na­ron la pin­tu­ra tra­di­cio­nal chi­na; sin em­bar­go, otros in­te­gra­ron am­bas en sus tra­ba­jos, por ejem­plo, Qi Bais­hi.

En la era mo­der­na, pre­ci­sa­men­te a prin­ci­pios de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, mu­chos pin­to­res se vol­ca­ron a re­tra­tar la reali­dad so­cial y a fi­nes de los años 50, las obras que re­tra­ta­ban la vi­da co­ti­dia­na de los cam­pe­si­nos co­men­za­ron a abun­dar. Sin em­bar­go, du­ran­te la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral, fue­ron ce­rra­das las es­cue­las de ar­te, las pu­bli­ca­cio­nes y las exposiciones y mues­tras.

Afor­tu­na­da­men­te, las res­tric­cio­nes fue­ron ce­dien­do con el tiem­po y hoy en día el ar­te chino go­za, co­mo otros as­pec­tos de su vi­da so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, de un me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to internacional

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.