CON­VEN­CER A LA CIGUEÑA

Lo­grar o lle­var a tér­mino un em­ba­ra­zo a ve­ces se com­pli­ca, si­tua­ción que ge­ne­ra an­gus­tia y frus­tra­ción. En al­gu­nos ca­sos pue­de de­ber­se a cues­tio­nes or­gá­ni­cas, pe­ro ma­yo­ri­ta­ria­men­te tie­ne que ver con pe­que­ños des­equi­li­brios ener­gé­ti­cos. Có­mo co­rre­gir­los.

TAO - Tomo IV - - Embarazo -

Ges­tar un be­bé es uno de los mo­men­to más fe­li­ces de una pa­re­ja, en par­ti­cu­lar de la mu­jer, que lo vi­ve de ma­ne­ra más in­ten­sa, si­tua­ción que a ve­ces la im­pul­sa a ha­cer cosas que has­ta ese mo­men­to no ha­cía, po­nien­do en ries­go aque­llo que tan­to an­sía. Por­que en el pri­mer tri­mes­tre del em­ba­ra­zo de­ben ex­tre­mar­se las pre­cau­cio­nes, ya que en es­te pe­rio­do se pro­du­cen gran­des cam­bios a ni­vel fí­si­co y ener­gé­ti­co que el cuer­po pue­de in­ter­pre­tar co­mo una ame­na­za. Es un mo­men­to en el cual la ener­gía de­be cui­dar­se al má­xi­mo por­que si la ma­má es­tá dé­bil po­ne en ries­go la sa­lud del be­bé.

“Una de las cau­sas más fre­cuen­tes de la pér­di­da del em­ba­ra­zo es que el cuer­po no tie­ne su­fi­cien­te ener­gía pa­ra abas­te­cer a dos vi­das por lo tan­to no co­mien­za el desa­rro­llo del em­brión o se ceoxr­ptlai- su cre­ci­mien­to“ca Liu Ming. En al­gu­nos ca­seo qs,uea lpae smaar mdá gas­ta más ener­gía de la que se ga­na, el em­ba­ra­zo lle­ga a tér­mino, pe­ro los be­bés que na­cen de una ma­dre con ener­gía dé­bil son más pe­que­ños y pro­ba­ble­men­te ten­gan pro­ble­mas de sa­lud cró­ni­cos; no ol­vi­de­mos que el nue­vo ser en desa­rro­llo ne­ce­si­ta mu­cha ener­gía pa­ra cre­cer”.

Pre­pa­rar­se pa­ra ser ma­má

“La mu­jer de­be pre­pa­rar­se pa­ra ser ma­dre y es­to de­be ocu­rrir, co­mo mí­ni­mo, un año an­tes de la con­cep­ción. Do­ce me­ses cons­ti­tu­yen un ci­clo com­ple­to de Yin – Yang en el cual se pue­de ajus­tar la ener­gía pa­ra man­te­ner­la lim­pia y así for­ta­le­cer to­dos los ór­ga­nos”.

Lo pri­me­ro a eva­luar es la ener­gía Yin Yang, que de­be es­tar en com­ple­ta ar­mo­nía, y una ver­da­de­ra ma­ne­ra de sa­ber­lo es por el rit­mo del sue­ño. Por ejem­plo, si una mu­jer se acues­ta a las 11 de la no­che, se duer­me in­me­dia­ta­men­te y al sa­lir el sol se des­pier­ta na­tu­ral­men­te, sig­ni­fi­ca que la ener­gía es­tá en equi­li­brio. En cam­bio, si se duer­me a las tres de la ma­dru­ga­da y al día si­guien­te se des­pier­ta al me­dio­día, y al si­guien­te en otro ho­ra­rio y, ade­más, ne­ce­si­ta al­gún ti­po de me­di­ca­men­to pa­ra dor­mir, sig­ni­fi­ca que exis­te un gran des­or­den que al­te­ra la ener­gía. Des­de lue­go, has­ta no co­rre­gir es­te pro­ble­ma no es con­ve­nien­te con­ce­bir.

El sis­te­ma di­ges­ti­vo cum­ple tam­bién un rol fun­da­men­tal ya que si la ma­dre pue­de asi­mi­lar bien los ali­men­tos nu­tri­rá me­jor a su hi­jo. Te­ner unos ki­los de más an­tes de que­dar em­ba­ra­za­da es una bue­na se­ñal.

“La mu­jer ne­ce­si­ta un po­co más de gra­sa en el cuer­po an­tes de con­ce­bir, no tie­ne que te­ner mie­do de en­gor­dar un po­co por­que eso be­ne­fi­cia­rá a su hi­jo. La gra­sa re­pre­sen­ta el al­ma­cén de ener­gía del cuer­po, y tam­bién ser­vi­rá a la ho­ra de ama­man­tar, por­que ayu­da a pro­du­cir le­che”.

Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta es la co­ne­xión con el pro­pio cuer­po, es ne­ce­sa­rio to­mar­se unos mi­nu­tos pa­ra es­tar tran­qui­las, sen­tir la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, es- pe­cial­men­te de las pier­nas y los pies.

“Si las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res es­tán ca­len­ti­tas, es un buen sín­to­ma, sig­ni­fi­ca que la ener­gía flu­ye. En cam­bio, cuan­do se tie­nen las ex­tre­mi­da­des frías es pro­ba­ble que se ten­gan di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ce­bir y si ocu­rrie­ra po­dría tra­tar­se de un em­ba­ra­zo de ries­go. La re­co­men­da­ción es mo­di­fi­car es­ta si­tua­ción. Co­mo siem­pre di­go, los ba­ños de pies con agua ca­lien­te y el uso de dos pa­res de me­dias grue­sas pue­den man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra ne­ce­sa­ria”, afir­ma Liu.

Aque­llos mo­men­tos de la vi­da en que las emo­cio­nes es­tán a flor de piel tam­po­co son ade­cua­dos pa­ra bus­car un be­bé por­que, co­mo lo he­mos men­cio­na­do en otras no­tas, las emo­cio­nes ex­tre­mas des­equi­li­bran al ór­gano con el que es­tán re­la­cio­na­dos. To­dos los sen­ti­mien­tos son ne­ce­sa­rios, pe­ro los ex­tre­mos son pe­li­gro­sos y va­le re­cor­dar que la ale­gría las­ti­ma al co­ra­zón; el mie­do al ri­ñón; la ira al hí­ga­do; la preo­cu­pa­ción al ba­zo y la tris­te­za al pul­món,

La mens­trua­ción tam­bién es un in­di­ca­ti­vo de la si­tua­ción ener­gé­ti­ca del cuer­po. Cuan­do el pe­río­do se cum­ple ca­da 28 días, sin mo­les­tias y con una pér­di­da de san­gre mo­de­ra­da, sig­ni­fi­ca que la ener­gía es­tá en equi­li­brio. En cam­bio cuan­do las mens­trua­cio­nes son do­lo­ro­sas e irre­gu­la­res, es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car el cua­dro an­tes de co­men­zar con la bús­que­da que, ade­más, se fa­ci­li­ta­rá.

Man­te­ner ca­lien­te la zo­na lum­bar y ab­do­mi­nal es otro re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble cuan­do se pien­sa en la ma­ter­ni­dad; no se acon­se­jan los pan­ta­lo­nes de ti­ro cor­to, el mis­mo de­be cu­brir el om­bli­go, ya que allí se en­cuen­tra el pun­to ener­gé­ti­co por ex­ce­len­cia, lla­ma­do Ren Mai y su fun­ción es lle­var ener­gía ha­cia el úte­ro. Tam­po­co se ad­mi­ten los pier­cing ni los ta­tua­jes en esa zo­na, por­que pro­vo­ca que tan­to la ener­gía co­mo la san­gre no flu­yan co­rrec­ta­men­te y los blo­queos a es­te ni­vel pue­den ser cau­san­tes de in­fer­ti­li­dad.

En cuan­to a la edad, a par­tir de los 28 años de edad es se­gu­ra­men­te el me­jor mo­men­to pa­ra in­ten­tar con­ce­bir, ya que en es­te pun­to tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo ener­gé­ti­co

la mu­jer es­tá en su má­xi­ma po­ten­cia.

Pues­ta a pun­to del pa­pá

El hom­bre tam­bién de­be pre­pa­rar­se pa­ra la con­cep­ción; es de­cir, su fí­si­co tie­ne que es­tar saludable pa­ra po­ten­ciar las posibilidades de con­se­guir un em­ba­ra­zo. Los des­or­de­nes en el des­can­so, la ma­la ali­men­ta­ción, el se­den­ta­ris­mo, fu­mar, be­ber en ex­ce­so y, en ma­yor me­di­da, las dro­gas en­tre las que se en­cuen­tran los psi­co­fár­ma­cos y otros me­di­ca­men­tos, pue­den al­te­rar la ca­li­dad del se­men. Tam­bién es ne­ce­sa­rio usar ro­pa in­te­rior hol­ga­da y no pa­sar mu­cho tiem­po sentado, pa­ra evi­tar la opre­sión y el ex­ce­so de ca­lor en los tes­tícu­los, que de­bi­li­ta a los es­per­ma­to­zoi­des. El te­lé­fono ce­lu­lar tam­bién de­be man­te­ner­se ale­ja­do de los bol­si­llos del pan­ta­lón, ya que emi­te ra­dia­cio­nes per­ju­di­cia­les.

Con res­pec­to a la edad, pue­de ser ma­yor, ya que el be­bé ne­ce­si­ta­rá más de su ener­gía Yang que se con­si­gue a ni­vel men­tal, con la ma­du­rez. Por eso en cuan­to más pre­pa­ra­do es­té a ese ni­vel, mu­cho me- jor, es ne­ce­sa­rio que apor­te se­gu­ri­dad a la mu­jer y a su fu­tu­ro hi­jo.

En el as­pec­to se­xual, en el mo­men­to de la bús­que­da del be­bé me­nos es más; es de­cir, que es­pa­ciar los mo­men­tos de in­ti­mi­dad po­ten­cian la ca­li­dad del se­men y de es­ta ma­ne­ra se tie­nen ma­yo­res chan­ces de con­se­guir un em­ba­ra­zo.

Mas­co­tas y em­ba­ra­zo

Des­de el mo­men­to en que una mu­jer que­da em­ba­ra­za­da no ne­ce­si­ta ni más ni me­nos es­tí­mu­los de los que te­nía has­ta el mo­men­to pre­vio al mis­mo. Lo más con­ve­nien­te es que con­ti­núe con su ru­ti­na. En es­te sen­ti­do las mas­co­tas jue­gan un pa­pel im­por­tan­te. Es muy fre­cuen­te es­cu­char al en­torno de una fu­tu­ra ma­dre acon­se­jar­le que se des­ha­ga de su ga­to pa­ra evi­tar que se con­ta­gie de to­xo­plas­mo­sis y tam­bién de pe­rros u otras mas­co­tas por su­pues­tas en­fer­me­da­des que pu­die­ran con­traer; sin em­bar­go, na­da es­tá más ale­ja­do de la reali­dad.

“El or­ga­nis­mo va crean­do de­fen­sas en contra de cual­quier en­fer­me­dad que pu­die­ra ad­qui­rir, en­ton­ces, cuan­do se es­tá cer­ca de un ani­mal el cuer­po ya es­tá in­mu­ni­za­do, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. La si­tua­ción es di­fe­ren­te cuan­do nun­ca se han te­ni­do mas­co­tas y se lle­va una cuan­do la mu­jer es­tá em­ba­ra­za­da, por­que se rom­pe la ar­mo­nía ener­gé­ti­ca y el cuer­po pue­de per­der el equi­li­brio. Re­cor­de­mos que el cuer­po de la ma­má es­tá ges­tan­do un nue­vo ser, su ener­gía ne­ce­si­ta con­cen­trar­se en ese as­pec­to y no des­viar­se ha­cia otro ob­je­ti­vo”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.