LA TROPILLA HE­ROI­CA

La di­nas­tía Tang fue una de las más flo­re­cien­tes de la his­to­ria Chi­na, pe­ro Tang Tai Zong, su fun­da­dor, es me­nos re­cor­da­do por el im­pul­so que le dio al desa­rro­llo téc­ni­co y cien­tí­fi­co que por la de­vo­ción que le pro­fe­só a sus ca­ba­llos. Mau­so­leo y poe­mas ec

TAO - Tomo IV - - Leyendas -

El em­pe­ra­dor Tang Tai Zong fue el fun­da­dor de la di­nas­tía Tang, una de las más flo­re­cien­tes por el im­pul­so que le dio al desa­rro­llo téc­ni­co y cien­tí­fi­co, de sin­gu­lar gra­vi­ta­ción lue­go en el ilu­mi­nis­mo eu­ro­peo, al­go que él no lle­ga­ría a co­no­cer por­que ocu­rrió va­rios si­glos des­pués. Pe­ro co­mo los ver­da­de­ros lí­de­res siem­pre de­jan su im­pron­ta en la his­to­ria, la muer­te de Tang Tai Zong con­mo­vió a to­do el im­pe­rio al pun­to que sus fu­ne­ra­les du­ra­ron se­ma­nas; se le cons­tru­yó una tum­ba mo­nu­men­tal, col­ma­da de ofren­das, al­ta­res, es­ta­tuas y, cus­to­dian­do la puer­ta de la re­cá­ma­ra mor­tuo­ria se ta­lló en pie­dra la ima­gen de sus seis le­gen­da­rios ca­ba­llos, los “cor­ce­les má­gi­cos”, se­gún pa­la­bras del em­pe­ra­dor, ver­da­de­ros ar­tí­fi­ces de sus in­nu­me­ra­bles vic­to­rias en los cam­pos de ba­ta­lla. Ca­da uno de ellos tu­vo una sig­ni­fi­ca­ción especial en su vi­da, por eso ade­más de ren­dir­le un sen­ti­do ho­me­na­je a sus ser­vi­cios, tam­bién les de­di­có poe­mas que aún si­guen re­cor­dán­do­se en Chi­na co­mo ejem­plo de leal­tad y he­roís­mo.

Las es­cul­tu­ras, ta­lla­das en blo­ques de pie­dra de 2 me­tros de an­cho, 1,70 de alto y dos to­ne­la­das y me­dia de peso, son con­si­de­ra­das tesoros del ar­te por el de­ta­lle y la pu­re­za de sus lí­neas.

Los seis fan­tás­ti­cos

Cuan­do co­men­zó la gue­rra contra la di­nas­tía Sui (589618), el em­pe­ra­dor Tang Tai Zong re­ci­bió la ayu­da de mu­chos paí­ses ve­ci­nos y una tropilla de 20 mil ca­ba­llos, de don­de se­lec­cio­nó los me­jo­res pa­ra ir al frente. A ca­da uno le asig­nó un nom­bre que en cier­ta for­ma de­fi­nía sus cua­li­da­des. Al pri­me­ro lo lla­mó Shi­fa­chi, un ejem­plar de ra­za mon­gol; Shi­fa era aquel que te­nía el po­der de di­ri­gir gran­des ejér­ci­tos y que, se­gún la le­yen­da, se en­con­tra­ba uno en­tre diez mil; Chi ha­cía re­fe­ren­cia a su co­lor ro­jo. Con él ca­bal­gó mu­chas ba­ta­llas, pe­ro en la de Gu­lau fue gra­ve­men­te he­ri­do por la fe­chas enemi­gas. Su muer­te pro­vo­có gran im­pac­to en el áni­mo del em­pe­ra­dor, quien lo con­si­de­ra­ba una ex­ten­sión de su pro­pio cuer­po, y le de­di­có un poe­ma que de­cía: El arro­yo aún no es si­len­cio­so las ar­mas se im­po­nen po­ten­tes en­vuel­to en su­dor ro­jo ga­lo­pa la ban­de­ra ver­de fla­mean­do en alto anun­cia su re­gre­so triun­fal.

El se­gun­do cor­cel del em­pe­ra­dor se lla­mó Qingz­hui, que sig­ni­fi­ca el me­jor ca­ba­llo(zhui) ne­gro azu­la­do(qing). Tang Tai Zong so­lía de­cir que cuan­do co­rría, sus cua­tro pa­tas flo­ta­ban en el ai­re y se des­pla­za­ba ve­loz. Par­ti­ci­pó en la gue­rra contra el ejército del rey Tou­chen, don­de pe­re­ció al re­ci­bir una fle­cha en el pe­cho y cua­tro en el lo­mo. El poe­ma que le es­cri­bió di­ce así: Su piel es tan sua­ve co­mo la som­bra po­see una agi­li­dad má­gi­ca cuan­do lo mon­to sien­to que pue­do vo­lar y for­ma par­te de mi tra­je de gue­rra.

El ter­cer equino se lla­mó Te­le­biao, al­go así co­mo co­ro­nel (te­le) blan­co ama­ri­llen­to(biao). Era un ca­ba­llo re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, pe­ro con una mus­cu­la­tu­ra muy fuer­te, ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de la ra­za mon­gol. Par­ti­ci­pó en va­rias ba­ta­llas en

la zo­na no­roes­te de Chi­na, aun­que no exis­ten ma­yo­res da­tos de su desem­pe­ño ni de su muer­te. Sin em­bar­go, tam­bién a él el em­pe­ra­dor le de­di­có un poe­ma: Cuan­do el lá­ti­go sue­na co­rre li­bre por el ai­re el so­ni­do del ga­lo­pe lle­na la mi­tad del cie­lo no tie­ne te­mor al pe­li­gro ni a las tra­ge­dias él es un va­lien­te cor­cel.

A su cuar­to ca­ba­llo Tang Tai Zong lo bau­ti­zó con el nom­bre de Sa­lu­zi, que quie­re de­cir lí­der vio­le­ta; una fle­cha enemi­ga atra­ve­só su pe­cho en me­dio de una ba­ta­lla y de ese mo­do que­dó mal he­ri­do, por eso Tang Tai Zong de­bió in­ter­cam­biar el ca­ba­llo con uno de sus sol­da­dos. El ofi­cial in­ten­tó sal­var­le la vi­da arran­cán­do­le la fle­cha de su pe­cho, pe­ro su es­fuer­zo fue en vano y fi­nal­men­te Sa­lu­zi pe­re­ció. En la es­cul­tu­ra en su ho­nor apa­re­ce es­te hom­bre pa­ra­do a su la­do. El poe­ma en su ho­nor di­ce: El pá­ja­ro vio­le­ta li­de­ra al gru­po su por­te es per­fec­to su ener­gía es la de una mon­ta­ñay tie­ne el po­der de to­da la Tie­rra.

Quan­mao­qua, el quin­to ca­ba­llo del em­pe­ra­dor, no ha­bía si­do se­lec­cio­na­do por él sino que fue un re­ga­lo de uno de sus ofi­cia­les. Te­nía la bo­ca ne­gra, el pe­la­je ama­ri­llo, una lar­ga crin y su nom­bre re­mi­tía a la ex­tra­ña sen­sa­ción que pro­du­cía al mon­tar­lo por­que al to­mar sus rien­das se sen­tía “el con­trol so­bre los de­mo­nios”. Pe­ro a pe­sar de ser ve­loz y va­lien­te, fue al­can­za­do por nue­ve fle­chas que le cau­sa­ron la muer­te. El poe­ma que Tang Tai Zong le de­di­có re­sal­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas que lo ha­cían un ani­mal di­fe­ren­te: La esen­cia de la Lu­na en­tra en sus cas­cos es un ca­ba­llo ce­les­tial ca­mi­nan­do en el va­cío. Las cur­vas de su cuer­po si­guen la tra­yec­to­ria de una fle­cha que de­ja a su pa­so una nu­be de pol­vo que nun­ca lo ro­za.

El sex­to cor­cel fue lla­ma­do Bai­ti­wu, por su pe­la­je ne­gro y sus pa­tas blan­cas. El poe­ma en su ho­nor di­ce: Se apo­ya en el Cie­lo pue­de cru­zar el vien­to con sus be­llas pa­tas. Su pos­tu­ra es perfecta, vuel­ve con la ca­be­za en alto y ga­na to­das las ba­ta­llas.

“La cul­tu­ra chi­na tie­ne mu­cho res­pe­to y un ca­ri­ño especial por es­te no­ble ani­mal que es el ca­ba­llo, ya que pa­ra ga­nar ba­ta­llas se de­bía te­ner una bue­na mon­ta. Por otra par­te, cuan­do los alia­dos apo­ya­ban a un em­pe­ra­dor en la con­quis­ta de un rei­na­do, apor­ta­ban sus me­jo­res tro­pi­llas, y cuan­do que­rían ho­me­na­jear­los le ob­se­quia­ban los me­jo­res ejem­pla­res de sus cria­de­ros. Ade­más, el ga­na­dor de la gue­rra to­ma­ba a los ca­ba­llos del enemi­go. Por eso pue­de en­con­trar­se en Chi­na una gran va­rie­dad de ra­zas”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.