LA ENER­GÍA AL PO­DER

La mi­le­na­ria téc­ni­ca de ar­mo­ni­za­ción vie­ne de un co­no­ci­mien­to pro­fun­do del ca­mino de Tao pa­ra apro­ve­char la ener­gía del cie­lo y de la tie­rra. La his­to­ria de­mues­tra có­mo se­guir sus re­glas en el di­se­ño de pa­la­cios y obras de in­fra­es­truc­tu­ra cam­bió la suer­te

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

El Feng Shui es con­si­de­ra­do por los orien­ta­les un ar­ma muy po­de­ro­sa con la cual es po­si­ble re­ver­tir y trans­for­mar la ener­gía, me­jo­ran­do así des­de la suer­te de una per­so­na has­ta el des­tino de un país. Chi­na ha uti­li­za­do es­ta téc­ni­ca des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les y en­con­tró en ella la so­lu­ción pa­ra mu­chos de los gran­des pro­ble­mas que de­bía en­fren­tar con sus tie­rras. Feng Shui es la cien­cia que es­tu­dia có­mo apro­ve­char el en­torno y có­mo se usa es­te a fa­vor o en contra de al­go, es­te es­tu­dio se ba­sa la re­la­ción de la na­tu­ra­le­za en ge­ne­ral. Pa­ra en­ten­der es­to en la ac­tua­li­dad ha­bría que en­ten­der que un gran Maes­tro del Feng Shui te­nía pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos en in­ge­nie­ría, me­di­ci­na, psi­co­lo­gía, as­tro­no­mía, fí­si­ca y un am­plio co­no­ci­mien­to en la ar­mo­nía de la na­tu­ra­le­za, hoy en día las áreas es­tán mas es­pe­cia­li­za­das lo que ge­ne­ra que muy po­cas per­so­nas ten- gan un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de ca­da co­sa pa­ra po­der unir to­do.

Es­ta ta­rea siem­pre fue rea­li­za­da por unos po­cos es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria y los ele­gi­dos de­bían te­ner una ca­pa­ci­dad y co­no­ci­mien­to especial. Cuan­do lo apli­ca­ban, siem­pre ba­sán­do­se en el Yin Yang y los cin­co ele­men­tos, lo­gra­ban cam­bios no­ta­bles, in­clu­so exis­ten mu­chas obras rea­li­za­das ha­ce mi­les de años que aún hoy se si­guen uti­li­zan­do. Es­te es el ca­so de la pri­me­ra y más im­por­tan­te obra de in­ge­nie­ría hi­dráu­li­ca rea­li­za­da en el si­glo III a.c. lla­ma­da Du Jiang Yan, re­co­no­ci­da co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en el año 2000.

La his­to­ria de su cons­truc­ción co­mien­za en Qin, uno de los paí­ses feu­da­les que con­for­ma­ban los Rei­nos Com­ba­tien­tes (Zhan Guo, 259 a. C ) que, lue­go de mu­chas gue­rras, lo­gró pre­do­mi­nar so­bre el res­to; su em­pe­ra­dor era Qin Shi Huang, quien pre­ten­día per­pe­tuar­se en el po­der. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma de ese país, al oes­te de Chi­na, era su po­bre­za; la mis­ma es­ta­ba ori­gi­na­da por las lar­gas se­quías del in­vierno y las te­rri­bles inundaciones cau­sa­das por lo des­hie­los du­ran­te la pri­ma­ve­ra y el ve­rano. El rio Ming abas­te­cía de agua a la pro­vin­cia de Si­chuan y tam­bién el que cau­sa­ba las inundaciones cuan­do su cau­dal au­men­ta­ba. Ló­gi­ca­men­te, es­ta si­tua­ción no per­mi­tía sen­tar ba­ses mi­li­ta­res y com­pli­ca­ba el desa­rro­llo de la po­bla­ción. El em­pe­ra­dor ne­ce­si­ta­ba re­ver­tir es­ta si­tua­ción, por lo tan­to con­tra­tó a uno de los me­jo­res in­ge­nie­ros hi­dráu­li­cos, lla­ma­do Li Ping, quien siem­pre tra­ba­ja­ba jun­to a su hi­jo Er Lang.

Cam­bio de rum­bo

La obra lle­vo más de cin­co años y en la pri­me­ra eta­pa de la cons­truc­ción de­bie­ron se­pa­rar par­te de las pie­dras de una mon­ta­ña pa­ra crear un ca­nal; pa­ra ello, du­ran­te el día uti­li­za­ron fue­go pa­ra ca­len­tar las ro­cas y agrie­tar­las. Du­ran­te la no­che se lle­na­ban las pe­que­ñas aber­tu­ras con agua que, de­bi­do a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras se con­ge­la­ba y las agran­da­ba. De es­ta ma­ne­ra, re­pi­tien­do el pro­ce­so dia­ria­men­te, lo­gra­ron abrir una grie­ta de 28 me­tros de an­cho, por don­de hi­cie­ron pa­sar un bra­zo del rio. Lue­go, im­ple­men­ta­ron un sis­te­ma de to­ma de agua lla­ma­do “bo­ca de pez” que di­vi­día al rio en dos; un bra­zo ex­te­rior que se­guía su cur­so na­tu­ral y uno in­te­rior que en­tra­ba a la ciu­dad. Es­te úl­ti­mo ade­más te­nía un sis­te­ma de fil­tra­do y con­trol de cau­dal que abas­te­cía a la po­bla­ción; el mis­mo se reali­zó con un sis­te­ma de ga­vio­nes de pie­dras en­tre­la­za­das con ti­ras de bam­bú.

“Lue­go de que Li Ping con-

cre­tó es­te pro­yec­to con la téc­ni­ca del Feng Shui, to­da la ener­gía de es­se lu­gar­cam­bió y lo­gró que ese país fue­se un “pa­la­cio de cie­lo”, se for­ta­le­ció. Lo que ocu­rrió fue que él apro­ve­chó la ener­gía lim­pia de es­ta mon­ta­ña a tra­vés del agua y la in­tro­du­jo en la ciu­dad”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Con­clui­da es­ta obra hi­dráu­li­ca, la di­nas­tía Qin co­men­zó a cre­cer rá­pi­da­men­te, los cam­pos se vol­vie­ron fér­ti­les, se aca­ba­ron las inundaciones y la economía se desa­rro­lló de la me­jor ma­ne­ra, es de­cir que la suer­te cam­bió pa­ra bien.

El em­pe­ra­dor Qin Shi Huang se im­pu­so y uni­fi­có los sie­te Es­ta­dos. A par­tir de ese mo­men­to to­das sus de­ci­sio­nes co­men­za­ron a ba­sar­se en el Feng Shui, pe­ro la am­bi­ción lo lle­vó a ha­cer un mal uso de la téc­ni­ca y en un mo­men­to se ob­se­sio­nó con en­con­trar los “pun­tos del dra­gón” (lu­ga­res don­de se con­cen­tra la ener­gía), pa­ra eli­mi­nar a los em­pe­ra­do­res ri­va­les. Su plan con­sis­tía en que, una vez que mu­rie­se, su fa­mi­lia pu­die­se con­ti­nuar en el po­der pa­ra siem­pre.

“Uno de los erro­res más gra­ves que co­me­tió fue ini­ciar la cons­truc­ción de la Mu­ra­lla Chi­na, él creía que le­van­tan­do ese mu­ro es­ta­ba pro­te­gien­do su lu­gar; sin em­bar­go, lo que hi­zo fue blo­quear el pa­so de dos fuen­tes de ener­gía muy po­de­ro­sa de Chi­na, el rio Ama­ri­llo y el rio Yang Tse. Otro error fue de­jar a el Tí­bet afue­ra de la Mu­ra­lla, por eso, una vez fi­na­li­za­da la obra el país co­men­zó a de­caer”.

La Gran Mu­ra­lla Chi­na es un lu­gar que atrae a mi­les de tu­ris­tas por año e in­clu­so al­gu­nos se sien­ten or­gu­llo­sos de es­ta obra, pe­ro Liu cree que es una gran ver­güen­za pa­ra el país, ya que la ma­ne­ra en que fue he­cha lo de­bi­li­tó al país.

El pa­la­cio E Pang fue otra de las obras del em­pe­ra­dor Qin. Te­nía una ex­ten­sión de va­rios ki­ló­me­tros y es­ta­ba cus­to­dia­do por 12 enor­mes es­ta­tuas de bron­ce ubi­ca­das en pun­tos es­tra­té­gi­cos que fue­ron mol­dea­das con el ma­te­rial de las ar­mas con­fis­ca­das a los ejér­ci­tos de los paí­ses que con­quis­ta­ron. El con­jun­to lu­cía her­mo­so, pe­ro no tu­vie­ron en cuen­ta que la ma­te­ria pri­ma pro­ve­nía de un ele­men­to con una ener­gía muy ne­ga­ti­va.

“Su pa­la­cio nun­ca es­tu­vo tran­qui­lo por­que ha­bía lle­va­do allí los es­pí­ri­tus de los muer­tos por esas ar­mas, es de­cir que nue­va­men­te usó mal el Feng Shui”.

El jui­cio de la his­to­ria tam­po­co de­jó bien pa­ra­do al em­pe­ra­dor Qin, ya que su di­nas­tía fue la más cor­ta de de to­das y abar­có con­tra­ria­men­te al de­seo de per­pe­trar su li­na­je en el po­der, a ape­nas dos ge­ne­ra­cio­nes.

Le su­ce­dió la di­nas­tía Han, una de las más flo­re­cien­tes, fue fun­da­da por Liu Bang, quien cuan­do to­mó el po­der tam­bién im­ple­men­tó cier­tas mo­di­fi­ca­cio­nes del te­rreno ba­sa­das en el Feng Shui. Una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes fue re­or­ga­ni­zar las tie­rras e in­cluir al Tí­bet y a los ríos Ama­ri­llo y Yang Tse en el ma­pa de su reino y pa­ra ello de­bió li­brar una cruen­ta gue­rra en la que mu­rie­ron mu­chas per­so­nas. Una vez re­cu­pe­ra­dos esos te­rri­to­rios la ener­gía se re­di­ri­gió nue­va­men­te ha­cia el país, lo que pro­vo­có va­rios años de gran pros­pe­ri­dad.

“Tan im­por­tan­te fue es­ta mo­di­fi­ca­ción que a par­tir de es­ta di­nas­tía la ra­za chi­na se de­no­mi­nó “ra­za Han”. La téc­ni­ca del Feng Shui no con­sis­te só­lo en aco­mo­dar dis­tin­tos ele­men­tos de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, sino que es ne­ce­sa­rio bus­car la di­rec­ción de la ener­gía y, so­bre to­das las cosas, res­pe­tar la Na­tu­ra­le­za”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.