RU­TI­NA RE­VI­TA­LI­ZAN­TE DE PRI­MA­VE­RA

El Chi Kung es un ejer­ci­cio que per­mi­te mo­vi­li­zar el Chi pa­ra ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo y ale­jar la en­fer­me­dad. La pri­ma­ve­ra es la eta­pa ideal pa­ra ini­ciar­se en es­ta prác­ti­ca y aquí el maes­tro Liu Ming nos brin­da una se­rie de ejer­ci­cios pa­ra apro­ve­char al má

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

La pri­ma­ve­ra es el co­mien­zo de un ci­clo, el mo­men­to en el que la ener­gía al­can­za su má­xi­mo desa­rro­llo, tan­to pa­ra lo bueno co­mo pa­ra lo ma­lo, y de no­so­tros de­pen­de­rá que to­do lo que ocu­rra re­sul­te po­si­ti­vo pa­ra nues­tra sa­lud. La ma­ne­ra de lo­grar­lo es tra­tan­do de al­can­zar el equi­li­brio en to­dos los as­pec­tos.

“Al desa­rro­llar­se el Chi tam­bién de­be desa­rro­llar­se la san­gre, pa­ra al­can­zar ar­mo­nía. Al desa­rro­llar­se el cuer­po, tam­bién es ne­ce­sa­rio que lo ha­ga la men­te, de lo con­tra­rio apa­re­cen las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, co­mo el enojo y la ira”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

El enojo y la ira son, se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, los peo­res sen­ti­mien­tos que una per­so­na pue­de te­ner, por­que mu­chos ma­les surgen de es­tas emo­cio­nes, que blo­quean el Chi.

“Sun Si Miao, el rey de la me­di­ci­na, de­cía que no de­be­mos eno­jar­nos por­que el Chi cre­ce tor­ci­do y las­ti­ma al Chi de­re­cho. De­bi­do a su re­la­ción con el hí­ga­do, du­ran­te la pri­ma­ve­ra el enojo sur­ge fá­cil­men­te y de­be­mos tra­tar de evi­tar­lo in­da­gan­do en las po­si­bles ra­zo­nes que lo pro­vo­can y co­rre­gir­las, to­man­do dis­tan­cia de las per­so­nas o si­tua­cio­nes que lo fo­men­tan”.

El con­se­jo es trans­for­mar ese sen­ti­mien­to apren­dien­do a de­tec­tar el mo­men­to en que pue­de apa­re­cer en­ten­der y acep­tar lo que ocu­rre, acep­tar­lo no es que­dar­se y se­guir ha­cien­do lo mis­mo, es am­pliar el co­ra­zón, en­ten­der lo que ocu­rrió, per­do­nar­se a si mis­mo por lle­gar has­ta ahí y a otras per­so­nas en el ca­so que co­rres­pon­da, pe­ro siem­pre to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir. Ade­más es muy bueno ha­cer ac­ti­vi­da­des de es­par­ci­mien­to pa­ra sa­lir del lu­gar de don­de se es­tá y que la men­te no se que­de atra­pa­da en los ma­los pen­sa­mien­tos.“De­be­mos en­ten­der que to­dos te­ne­mos una mi­sión en es­te mun­do y de­be­mos cum­plir­la con ale­gría, en­fo­cán­do­nos bien pre­dis­pues­tos en el ob­je­ti­vo a cum­plir”.

La res­pi­ra­ción co­mo alia­da

En cuan­to al cui­da­do del or­ga­nis­mo, es im­por­tan­te apro­ve­char el Chi de la pri­ma­ve­ra pa­ra ar­mo­ni­zar­lo. Y en es­te sen­ti­do el ejer­ci­cio ma­ti­nal, es­pe­cial­men­te al ai­re li­bre, po­ten­cia los efec­tos. Co­mo ex­pli­ca­mos, la ener­gía de la pri­ma­ve­ra per­mi­te que to­do en la na­tu­ra­le­za se desa­rro­lle, in­clu­so nues­tro cuer­po y el Chi Kung es­ti­mu­la la ener­gía de es­ta fun­ción, por lo tan­to es el mo­men­to del año ideal pa­ra co­men­zar a prac­ti­car es­tos ejer­ci­cios don­de lo prin­ci­pal es la ar­mo­nía in­ter­na.una sen­ci­lla ru­ti­na de ejer­ci­cios per­mi­ti­rá en­fren­tar sa­lu­da­ble­men­te el res­to del año. Re­cor­de­mos que es un mo­men­to de mu­cha ten­sión (fin de cla­ses, exá­me­nes, con­cre­ción de pro­yec­tos, via­jes, etc.), y las de­fen­sas pue­den ba­jar y de­jar­nos ex­pues­tos a al­gu­nas en­fer­me­da­des.

“La cla­ve de es­ta prác­ti­ca es la res­pi­ra­ción, por­que con ella se di­ri­ge el Chi a ca­da par­te del cuer­po, que co­rri­ge aque­llo que no es­té bien. Cuan­do sur­ge una en­fer­me­dad, por ejem­plo, colon irritable, sig­ni­fi­ca que la ener­gía ma­la tra­bó la ener­gía bue­na. Cuan­do ins­pi­ra­mos la ener­gía se ex­pan­de y la ener­gía su­cia sa­le; al ex­ha­lar la ener­gía bue­na en­tra al cuer­po. Re­pi­tien­do es­ta ru­ti­na es muy fá­cil cu­rar to­dos los pro­ble­mas de sa­lud. Re­cuer­do que cuan­do es­ta­ba es­tu­dian­do en la Uni­ver­si­dad, en Chi­na, un com­pa­ñe­ro mío de 21 años es­ta­ba pa­san­do por un mo­men­to muy com­pli­ca­do de sa­lud y de­bía to­mar va­rios me­di­ca­men­tos. Cuan­do me lo con­tó no lo po­día creer y le pro­pu­se prac­ti­car Chi Kung jun­tos pa­ra ver si po­día­mos ayu­dar a me­jo­rar su es­ta­do. Así lo hi­ci­mos y al po­co tiem­po co­men­zó a sen­tir­se muy bien; gra­dual­men­te fue de­jan­do la me­di­ca­ción y re­to­mó la vi­da nor­mal.”

La prác­ti­ca dia­ria de es­tos

“Al desa­rro­llar­se el cuer­po tam­bién es ne­ce­sa­rio que lo ha­ga la men­te, de lo con­tra­rio apa­re­cen las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, co­mo el enojo y la ira, cul­pa­bles de la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des”

ejer­ci­cios tam­bién es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de ven­cer los es­ta­dos de ner­vio­sis­mo y el in­som­nio, ya que se lo­gra ar­mo­ni­zar el cuer­po-men­te-es­pí­ri­tu.

“Pue­do ase­gu­rar que con es­ta prác­ti­ca se pue­de re­cu­pe­rar el con­tac­to con la Na­tu­ra­le­za y ha­cer fluir la ener­gía de­re­cha por nues­tro cuer­po. Lo im­por­tan­te es te­ner un co­ra­zón pu­ro y ale­gría. La gran me­di­ci­na del cuer­po es el in­ter­cam­bio de ener­gía y es­to se lo­gra gra­cias a la res­pi­ra­ción. Ade­más, es muy sen­ci­lla, por eso quie­ro que to­dos la apren­dan, es una ma­ne­ra de agra­de­cer­le a to­dos aque­llos que me si­guen, es­pe­cial­men­te a los lec­to­res, por su apo­yo y con­fian­za. Me gus­ta­ría mu­cho que quie­nes la apren­dan tam­bién la di­vul­guen, en­se­ñán­do­le a su fa­mi­lia y ami­gos, por­que así va a ha­ber mu­chas más per­so­nas sa­lu­da­bles”.

Los ejer­ci­cios

An­tes de co­men­zar es re­co­men­da­ble pre­pa­rar el cuer­po des­ti­nan­do unos mi­nu­tos a dos mo­vi­mien­tos de­no­mi­na­dos Yuan He, que sir­ven

pa­ra pu­ri­fi­car la ener­gía y reac­ti­var su cir­cu­la­ción.

Co­men­zar pa­rán­do­se con los pies bien apo­ya­dos en el sue­lo y se­pa­ra­dos al an­cho de los hom­bros, la ca­be­za ali­nea­da con la co­lum­na, la mi­ra­da al frente. Los bra­zos des­can­san a los cos­ta­dos del cuer­po, ali­nea­dos con co­dos y ma­nos; las pal­mas mi­ran­do ha­cia el cuer­po, sin apo­yar­las.

Ins­pi­rar por la na­riz, le­van­tar los bra­zos por el cos­ta­do del cuer­po, bien alto; sen­tir co­mo se ex­pan­de el Chi y ca­da ar­ti­cu­la­ción se abre.

Ex­ha­lar por la na­riz y ba­jar los bra­zos, el Chi pa­sa por to­do el cuer­po y lle­ga has­ta la Tie­rra, a la raíz.

En es­te ejer­ci­cio se usa la ener­gía pu­ra del Cie­lo y la tie­rra, lim­pia el cuer­po y pre­pa­ra el es­pa­cio.

Lue­go de re­pe­tir dos se­ries de 8 (al su­bir y ba­jar se cuen­ta 1) es­ta­mos lis­tos pa­ra el ejer­ci­cio de Chi Kung que el maes­tro Liu pro­po­ne a con­ti­nua­ción:

Co­men­zar ali­nean­do ca­da de­do de la mano con el bra­zo, es­tos de­ben con­for­mar una lí­nea con­ti­nua (Fo­to 1) . A su vez, el to­bi­llo y ca­da de­do del pie tam­bién de­ben ser una lí­nea y ca­da uno to­mar una for­ma re­don­dea­da; es de­cir, que la ener­gía de­be en­trar de­re­cha y, lue­go, al lle­gar a la pun­ta de los de­dos, gi­rar y des­car­gar en la tie­rra. En es­te mo­men­to del ejer­ci­cio se de­be ex­ha­lar.

Ins­pi­rar (Fo­to 2) , el Chi de la Tie­rra sube des­de la raíz y ex­pan­de el cuer­po, ade­lan­te, atrás, de­re­cha, iz­quier­da. Al mis­mo tiem­po los bra­zos se abren ha­cia el cos­ta­do a la al­tu­ra de la panza y los ta­lo­nes se ele­van. Al ins­pi­rar al má­xi­mo se trans­for­ma en ex­ha­la­ción.

Ex­ha­lar (Fo­to 3) , los bra­zos se jun­tan ade­lan­te de la panza y al ha­cer­lo el Chi ba­ja, cu­bre el cuer­po has­ta en­con­trar­se con la raíz. Al ex­ha­lar al mí­ni­mo la res­pi­ra­ción se trans­for­ma en ins­pi­ra­ción.

Ins­pi­ra­mos nue­va­men­te. En es­te mo­men­to el Chi sube y desa­rro­lla la par­te su­pe­rior del cuer­po, ex­pan­de los ór­ga­nos y vís­ce­ras. En es­te mo­men­to los bra­zos se abren a la al­tu­ra del pe­cho y los ta­lo­nes se ele­van (Fo­to 4). Lle­gar has­ta el má­xi­mo de la ins­pi­ra­ción.

Ex­ha­la­mos, se lle­van los bra­zos ade­lan­te del cuer­po,, el Chi re­co­rre el cuer­po des­de afue­ra has­ta aba­jo, lue­go al centro (Fo­to 5). Lle­gar al má­xi­mo de la ex­ha­la­ción.

Ins­pi­ra­mos, los bra­zos se abren ha­cia el cos­ta­do a la al­tu­ra de la ca­be­za y y el Chi sube des­de la raíz, ex­pan­de el pe­cho, irri­ga los ór­ga­nos, lle­ga a la pro­fun­di­dad de las

cé­lu­las, de los hue­sos y de la mé­du­la mis­ma. El cuer­po es co­mo un aba­ni­co que se abre (Fo­to 6).

Vol­ve­mos a ex­ha­lar, los bra­zos se cie­rran y el Chi pa­sa por el centro de la ca­be­za, el pun­to Dan Tien (Fo­to 7. Al es­ti­mu­lar­lo se reac­ti­van to­dos los pun­tos re­fle­jos del cuer­po y las neu­ro­nas; to­do el ce­re­bro se ex­pan­de. Con­cen­trar to­da la ener­gía en es­te pun­to. Lle­gar al má­xi­mo de la ex­ha­la­ción, has­ta la tie­rra.

Ins­pi­ra­mos nue­va­men­te abri­mos los bra­zos por arri­ba de la ca­be­za y sen­ti­mos­có­mo el Chi de la raíz sube por la par­te in­ter­na, el cuer­po se ex­pan­de nue­va­men­te (Fo­to 8)7297. La ener­gía se con­cen­tra en el centro de Dan­tien y lle­ga a to­dos los rin­co­nes del ce­re­bro. Ins­pi­rar al má­xi­mo.

Ex­ha­la­mos, los bra­zos se cie­rran bien arri­ba ha­cia el centro del cuer­poy el Chi ba­ja ha­cia la raíz, la ener­gía se con­cen­tra en la lí­nea cen­tral del cuer­po (Fo­to 9).

Fi­nal­men­te,vol­ve­mos ins­pi­rar y sen­ti­mos que el Chi se ex­pan­de tan alto co­mo pa­ra in­ten­tar lle­gar al cie­lo (Fo­to 10).

Con­clui­da es­ta pri­me­ra par­te, re­pe­ti­mos to­dos los ejer­ci­cios an­te­rio­res pe­ro al re­vés, es de­cir, co­men­za­mos por el fi­nal y va­mos ha­cien­do uno a uno has­ta lle­gar al que se mues­tra en la Fo­to 1.

“To­do el ejer­ci­cio es un ida y vuel­ta, co­mo una rue­da que gi­ra; la ener­gía ba­ja por la par­te ex­ter­na del cuer­po y sube por la in­ter­na en un mo­vi­mien­to con­ti­nuo.

Es­ta ru­ti­na de ejer­ci­cios se de­be re­pe­tir ocho ve­ces, es­pe­cial­men­te en es­ta es­ta­ción; es­te nú­me­ro se re­la­cio­na con la Ma­de­ra, el cre­ci­mien­to y la pri­ma­ve­ra. Pa­ra la cul­tu­ra chi­na el 8 tam­bién re­pre­sen­ta la bue­na suer­te; por ejem­plo, los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jin 2008 , se inau­gu­ra­ron el día 8, del mes 8 a la ho­ra 8 con 8 mi­nu­tos, 8 se­gun­dos, mo­men­to en que to­da la ener­gía es­ta­ba al má­xi­mo de su desa­rro­llo”, ex­pli­ca Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.