EL LA­DO OS­CU­RO DE LA LE­CHE

La in­cor­po­ra­ción de lác­teos a la die­ta de los adul­tos no ase­gu­ra co­mo se cree la for­ta­le­za de los hue­sos. Por el con­tra­rio, es­tu­dios cien­tí­fi­cos re­cien­tes de­mues­tran que pue­de ace­le­rar la pér­di­da de cal­cio. Có­mo re­em­pla­zar­los.

TAO - Tomo IV - - Prevención -

Mu­cho se ha­bla de la im­por­tan­cia del con­su­mo de lác­teos en adul­tos, es­pe­cial­men­te en mu­je­res, pa­ra pro­veer al or­ga­nis­mo del cal­cio que ne­ce­si­ta y ase­gu­rar la sa­lud de los hue­sos y pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos tiem­pos una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes po­nen en du­da es­ta teo­ría, ya que se­gún se­ña­lan las es­ta­dís­ti­cas, en aque­llos paí­ses don­de el con­su­mo de lác­teos per cá­pi­ta es in­fe­rior a la me­dia nor­mal, la os­teo­po­ro­sis es­tá me­nos ex­ten­di­da que en los Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, don­de pe­se a que la ali­men­ta­ción se ba­sa en la le­che, la su­fren el 55 por cien­to de las mu­je­res ma­yo­res de 50 años.

Aten­tos a es­tos da­tos, el ga­bi­ne­te de en­fer­me­ría de la Uni­ver­si­dad de Har­vard reali­zó un se­gui­mien­to a 78.000 mu­je­res du­ran­te un pe­río­do de 12 años y de­mos­tró que la le­che no las pro­te­gía contra las frac­tu­ras y la os­teo­po­ro­sis. In­clu­so las que be­bie­ron tres va­sos dia­rios su­frie­ron más frac­tu­ras que aque­llas que lo ha­cían even­tual­men­te. El es­tu­dio con­clu­ye que una die­ta ri­ca en lác­teos ge­ne­ra aci­dez en la san­gre, lo que in­cre­men­ta la ex­pul­sión de cal­cio a tra­vés de la ori­na, y que el apor­ta­do me­dian­te su­ple­men­tos es mal ab­sor­bi­do por el or­ga­nis­mo, pu­dien­do fi­jar­se en las ar­te­rias o afec­tar a los ri­ño­nes.

La Re­vis­ta Ame­ri­ca­na de Nu­tri­ción Clí­ni­ca de­cla­ró que la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber cal­cio es más al­ta pa­ra el co­li­flor que pa­ra la le­che y que el con­su­mo ha­bi­tual de gra­nos, ve­ge­ta­les ver­des y ju­go de na­ran­ja su­ple el apor­te de es­te mi­ne­ral.

“El pe­li­gro de in­ge­rir de­ma­sia­do cal­cio a tra­vés de los ali­men­tos y más aún de su­ple­men­tos, es que el or­ga­nis­mo de­ja de asi­mi­lar­lo na­tu­ral­men­te, se vuel­ve pe­re­zo­so y es­to pro­vo­ca fi­nal­men­te el dé­fi­cit”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Cues­tión de ener­gía

La le­che po­see ener­gía Yin, por lo cual es el ali­men­to más ade­cua­do pa­ra los be­bés y los ni­ños, que ellos po­seen mu­cha ener­gía Yang y per­mi­te que su cuer­po se desa­rro­lle en equi­li­brio Yi­nYang. Sin em­bar­go, es­te ali­men­to no es tan con­ve­nien­te pa­ra los adul­tos, don­de pre­ci­sa­men­te pre­do­mi­na es­ta ener­gía. “Re­cor­de­mos que Y-ang es mo­vi­mien­to y lí­qui d-o y Yin lo con­tra­rio, en­ton ces si se le apor­ta aún más Yin, el or­ga­nis­mo su­fri­ría un des­equi­li­brio que im­pe­di­ría una co­rrec­ta cir­cu­la­ción de la ener­gía y la san­gre. La con­se­cuen­cia de es­to es la acu­mu­la­ción de fle­mas y la po­si­bi­li­dad de que se for­men quis­tes”, ex­pli­ca Liu.

Cuan­do de to­das ma­ne­ras se desea be­ber le­che, es re­co­men­da­ble bus­car una al­ter­na­ti­va saludable pa­ra que no da­ñe al or­ga­nis­mo; por ejem­plo, agre­gán­do­le un com­ple­men­to de Yang co­mo el ca­fé o la ca­ne­la.

Al­gu­nas per­so­nas tie­nen una na­tu­ra­le­za una pre­va­len­cia de ener­gía Yang, es de­cir po­seen mu­cho Fue­go in­te­rior; en ese ca­so be­ber le­che ayu­da­rá a lo­grar el equi­li­brio, por­que apor­ta Yin. Los lác­teos tam­bién jue­gan a fa­vor de aque­llos que tie­nen el mal há­bi­to de con­su­mir be­bi­das frías.

“Cuan­do una be­bi­da o co­mi­da con una tem­pe­ra­tu­ra me­nor a los 37 gra­dos in­gre­sa al or­ga­nis­mo, és­te de­be ge­ne­rar una ma­yor can­ti­dad de ener­gía Yang, e-nton­ces la le­che la equi li­bra, siem­pre y cuan­do se la be­ba ca­lien­te. De to­das ma­ne­ras es in­dis­pen­sa­ble co­rre­gir el mal há­bi­to de to­mar be­bi­das frías, he­la­dos, etc.”, afir­ma Liu.

Los de­ri­va­dos co­mo yo­gu­res y que­sos son la esen­cia mis­ma de es­ta ener­gía, por lo cual se de­be ser cui­da­do­so en su con­su­mo.

“Es­tos pro­duc­tos no só­lo des­equi­li­bran el or­ga­nis­mo sino que tam­bién al­gu­nos, co­mo los que­sos du­ros, ele­van el por­cen­ta­je de gra­sa en la san­gre, que pro­du­ce co­les­te­rol”.

Cui­dar el cal­cio

El cal­cio pre­sen­te en el or­ga­nis­mo pue­de per­der­se ba­jo si se con­su­men en ex­ce­so de­ter­mi­na­dos ti­pos de ali­men­tos; por ejem­plo, aque­llos que con­ten­gan un alto por­cen­ta­je de azú­car re­fi­na­da, ya que aci­di­fi­can la san­gre. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do la die­ta se ba­sa en un alto con­su­mo de pro­teí­nas ani­ma­les y ba­jo en ve­ge­ta­les, y cuan­do se in­gie­re de­ma­sia­do so­dio, ya que al­te­ra el me­ta­bo­lis­mo del cal­cio.

Con res­pec­to a es­te te­ma, en Ho­lan­da se reali­zó ha­ce un tiem­po un es­tu­dio en­tre dos gru­pos de per­so­nas que con­su­mían 6.000 ó 3.000 mi­li­gra­mos de so­dio dia­rios, res­pec­ti­va­men­te. El re­sul­ta­do de­mos­tró que el pri­me­ro eli­mi­nó un 20 por cien­to más de cal­cio que el se­gun­do.

El ex­ce­so de fós­fo­ro pre- sen­te en al­gu­nas ga­seo­sas o ju­gos em­bo­te­lla­dos tam­bién di­fi­cul­ta la ab­sor­ción de cal­cio; lo mis­mo ocu­rre con las be­bi­das al­cohó­li­cas y to­mar de­ma­sia­do ca­fé.

Co­nó­ce­te a ti mis­mo

Las opi­nio­nes con res­pec­to al con­su­mo o no de lác­teos son mu­chas y muy di­sí­mi­les en­tre sí, pe­ro de to­das ma­ne­ras lo más im­por­tan­te es apren­der a co- no­cer de bue­na ma­ne­ra el pro­pio cuer­po.

“Ca­da per­so­na po­see una ener­gía especial y de­be sa­ber apro­ve­char­la, en­ten­der qué es lo más apro­pia­do y qué no y de qué ma­ne­ra in­cor­po­rar los ali­men­tos es la cla­ve pa­ra vi­vir sa­lu­da­ble­men­te. Y en es­te sen­ti­do es bueno re­cor­dar la an­ti­gua fá­bu­la del po­tri­llo que que­ría cru­zar un río cuan­do lle­gó un ra­tón y le di­jo:

-¡No te atre­vas a cru­zar­lo, es muy pro­fun­do! Mi her­mano qui­so ha­cer­lo y mu­rió aho­ga­do.

El ca­ba­llo se de­tu­vo asus­ta­do, pe­ro en ese mo­men­to lle­gó un ele­fan­te. En­ton­ces apro­ve­chó pa­ra pre­gun­tar­le si era cier­to lo que de­cía el ra­tón.

-No, pa­ra na­da- di­jo el pa­qui­der­mo. Es­te río es muy ba­jo, el agua so­la­men­te lle­ga a las ro­di­llas.

Fi­nal­men­te el por­ti­llo se ani­mó y se aven­tu­ró al agua y se dio cuen­ta de que en reali­dad el río no era tan pro­fun­do co­mo le de­cía el ra­tón, pe­ro tam­po­co tan ba­jo co­mo di­jo el ele­fan­te.

Ló­gi­ca­men­te, es­ta his­to­ria se re­la­cio­na con el cuer­po de ca­da uno de no­so­tros, hay que to­mar con­cien­cia del pro­pio or­ga­nis­mo y te­ner la su­fi­cien­te cla­ri­dad pa­ra sen­tir co­rrec­ta­men­te aque­llo que es­tá bien pa­ra ca­da uno”.con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.